Un éxi­to di­plo­má­ti­co en Ar­gen­ti­na

El Observador - - OPINIÓN - Ig­na­cio Bar­te­sag­hi @i_­bar­te­sag­hi Es­pe­cial para ElOb­ser­va­dor

Por pri­me­ra vez en la his­to­ria se reali­zó una cum­bre del G20 en Amé­ri­ca del Sur. La semana pa­sa­da, Bue­nos Ai­res re­ci­bió a los prin­ci­pa­les lí­de­res mun­dia­les, lo que ya de por sí es un éxi­to di­plo­má­ti­co para el go­bierno de Ma­cri. Ca­be re­sal­tar ade­más, que se­me­jan­te acon­te­ci­mien­to se desa­rro­lló sin in­con­ve­nien­tes ma­yo­res en cuan­to a la se­gu­ri­dad y or­ga­ni­za­ción, lo que por cier­to se ha­bía pues­to exa­ge­ra­da­men­te en cues­tio­na­mien­to, tras los in­ci­den­tes ocu­rri­dos unos días an­tes en la fi­nal de la Co­pa Libertadores de Amé­ri­ca.

La dé­ci­ma cum­bre del G20 que en­tre sus miem­bros reúnen na­da me­nos que el 85% del PIB mun­dial, 66% de la po­bla­ción, 75% del co­mer­cio y cer­ca del 80% de las in­ver­sio­nes, es­tá con­for­ma­do por

19 paí­ses más la Unión Eu­ro­pea, ade­más de los in­vi­ta­dos per­ma­nen­tes e in­vi­ta­dos es­pe­cia­les y re­pre­sen­tan­tes de or­ga­nis­mos re­gio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Los miem­bros por Amé­ri­ca La­ti­na son Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Mé­xi­co (Chi­le es país in­vi­ta­do pe­ro no in­te­gra el

G20). Co­mo an­fi­trión, Ar­gen­ti­na tu­vo el desafío de re­ci­bir a las de­le­ga­cio­nes en el mar­co de un con­tex­to glo­bal muy con­vul­sio­na­do de­bi­do a las cre­cien­tes di­fe­ren­cias eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas. De he­cho, to­das las cum­bres re­cien­tes en la que ha par­ti­ci­pa­do Es­ta­dos Uni­dos, cul­mi­na­ron sin una de­cla­ra­ción con­sen­sua­da, co­mo ocu­rrió en el G7 y la cum­bre del Fo­ro de Coo­pe­ra­ción Eco­nó­mi­ca de Asia Pa­cí­fi­co (APEC). To­man­do en cuen­ta las di­fe­ren­cias en­tre las po­ten­cias de ma­yor en­ver­ga­du­ra a ni­vel in­ter­na­cio­nal, el go­bierno ar­gen­tino pre­sen­tó una agen­da para per­mi­tir al­can­zar con­sen­sos mí­ni­mos para ce­rrar la reunión con una de­cla­ra­ción. Los te­mas de­fi­ni­dos para la cum­bre fue­ron: el fu­tu­ro del tra­ba­jo, la in­fra­es­truc­tu­ra para el de­sa­rro­llo, un fu­tu­ro ali­men­ta­rio sos­te­ni­ble y la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro. Si bien se tra­ta de asun­tos re­le­van­tes para la agen­da glo­bal, lo cier­to es que las di­fe­ren­cias en­tre las po­ten­cias fue­ron las que cen­tra­ron la aten­ción de la cum­bre. Ade­más de los te­mas an­te­rior­men­te men­cio­na- dos, los de­ba­tes en­tre las de­le­ga­cio­nes es­tu­vie­ron cen­tra­dos en aque­llos asun­tos de ma­yor sen­si­bi­li­dad, co­mo la gue­rra co­mer­cial desata­da en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na, el cam­bio cli­má­ti­co, la cri­sis mi­gra­to­ria, la re­for­ma de los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les en par­ti­cu­lar la OMC. A su vez, una se­rie de he­chos po­lí­ti­cos han ten­sio­na­do los in­ter­cam­bios, co­mo el re­cien­te in­ci­den­te en­tre Ru­sia y Ucra­nia en el mar de Azov (lo que lle­vó a la sus­pen­sión de la reunión bi­la­te­ral en­tre Trump y Pu­tin) o la in­có­mo­da pre­sen­cia del prín­ci­pe sau­di­ta por el ho­rro­ro­so ase­si­na­to de un pe­rio­dis­ta en el con­su­la­do de Ara­bia Sau­di­ta en Es­tam­bul.

Si bien se es­ta­ba fren­te a un entorno po­co pro­pi­cio para al­can­zar acuer­dos, fi­nal­men­te la de­cla­ra­ción lo­gró in­cor­po­rar al­gu­nas men­cio­nes de su­ma im­por­tan­cia para la agen­da glo­bal, ya que con la ex­cep­ción de Es­ta­dos Uni­dos, se alu­dió al cam­bio cli­má­ti­co y al co­mer­cio, pe­ro es­pe­cial­men­te al fu­tu­ro rol de la OMC y la ne­ce­si­dad de re­for­mar­la, lo que es un avan­ce sus­tan­cial en com­pa­ra­ción con los re­sul­ta­dos al­can­za­dos en otras cum­bres. De he­cho, el pun­to 27 de la de­cla­ra­ción es­ta­ble­ce que “el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y la in­ver­sión son mo­to­res im­por­tan­tes del cre­ci­mien­to, la pro­duc­ti­vi­dad, la in­no­va­ción, la crea­ción de em­pleo y el de­sa­rro­llo. Re­co­no­ce­mos el apor­te que el sis­te­ma de co­mer­cio mul­ti­la­te­ral ha rea­li­za­do en pos de es­te ob­je­ti­vo. Ac­tual­men­te, el sis­te­ma no es­tá cum­plien­do sus ob­je­ti­vos, y exis­ten po­si­bi­li­da­des de me­jo­ra. Por lo tan­to, res­pal­da­mos la re­for­ma ne­ce­sa­ria de la OMC para me­jo­rar su fun­cio­na­mien­to. Re­vi­sa­re­mos el avan­ce en tal sen­ti­do en nues­tra próxima Cum­bre”. Más allá del im­pac­to en la po­lí­ti­ca in­ter­na que pue­da te­ner la cum­bre para la pre­si­den­cia de Ma­cri, lo cier­to es que para to­da Amé­ri­ca La­ti­na es po­si­ti­vo que los prin­ci­pa­les lí­de­res de las po­ten­cias mun­dia­les vi­si­ten la re­gión y de­ba­tan por dos días so­bre los te­mas cen­tra­les para la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. In­de­pen­dien­te­men­te de los avan­ces en­tre to­dos los miem­bros, el fo­co de la cum­bre es­tu­vo en el im­por­tan­te nú­me­ro de reunio­nes bi­la­te­ra­les, co­mo por ejem­plo la sos­te­ni­da en­tre Trump y Xi Jin­ping y la de es­tos con las po­ten­cias eu­ro­peas, es­pe­cial­men­te para evi­tar el ini­cio de una nue­va eta­pa de la gue­rra co­mer­cial por la suba de los aran­ce­les a las im­por­ta­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses de au­to­mó­vi­les, in­ter­cam­bios que de acuer­do a los re­sul­ta­dos anun­cia­dos por las de­le­ga­cio­nes fue­ron exi­to­sas y au­gu­ran un pro­gre­si­vo me­jo­ra­mien­to de la cri­sis ac­tual. A su vez, no es un he­cho me­nor que el nue­vo acuer­do T- MEC fir­ma­do en­tre Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos y Canadá ha­ya si­do sus­cri­to en Bue­nos Ai­res. Ar­gen­ti­na fue tam­bién el gran ganador en las cum­bres bi­la­te­ra­les si se lo com­pa­ra con los otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, ya que co­mo an­fi­trión lo­gró re­unir­se con los prin­ci­pa­les ac­to­res, pe­ro par­ti­cu­lar­men­te con Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na que le pre­sen­ta­ron una agen­da car­ga­da de anun­cios y acuer­dos. Es no­ti­cia que la po­ten­cia del nor­te se mues­tre tan ac­ti­va en sus con­tac­tos con el país sud­ame­ri­cano, lo que con­fir­ma la es­tre­cha re­la­ción de Ma­cri con Trump, que lo lle­vó a avan­ces con­cre­tos en la agen­da bi­la­te­ral. En ese sen­ti­do, ade­más de los an­te­rio­res re­sul­ta­dos en el ac­ce­so a la ex­por­ta­ción de li­mo­nes y de car­ne, Es­ta­dos Uni­dos si­gue apo­yan­do a Ar­gen­ti­na en su ne­go­cia­ción en el FMI y lo im­pul­sa para su in­gre­so a la OCDE. La re­la­ción tam­bién es­tra­té­gi­ca que po­see el país an­fi­trión de la cum­bre con Chi­na, lo lle­vó a Ma­cri a la búsqueda de un di­fí­cil equi­li­brio para evi­tar cual­quier error que pue­da ge­ne­rar el ma­les­tar en­tre al­gu­nas de las dos po­ten­cias, ya que aho­ra Es­ta­dos Uni­dos mues­tra ma­yor in­te­rés en re­cu­pe­rar su pre­sen­cia en Amé­ri­ca La­ti­na en al­gu­nos sec­to­res es­tra­té­gi­cos co­mo la ener­gía y el de­sa­rro­llo en in­fra­es­truc­tu­ra. Mien­tras tan­to, Chi­na si­gue fir­man­do un im­por­tan­te nú­me­ro de acuer­dos con Ar­gen­ti­na. Si bien aún exis­te un ele­va­do ni­vel de in­cer­ti­dum­bre res­pec­to a có­mo evo­lu­cio­na­ran las di­fe­ren­cias en­tre las prin­ci­pa­les eco­no­mías del pla­ne­ta, pa­re­ce cla­ro que la semana pa­sa­da se re­gis­tró un éxi­to di­plo­má­ti­co en Ar­gen­ti­na. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.