Con­se­jos

El Observador - - TENDENCIAS -

○ EL POS­TRE

El he­la­do es in­elu­di­ble co­mo pos­tre en las fies­tas pe­ro agre­gar a la lis­ta en­sa­la­da de fru­ta o ge­la­ti­nas es una bue­na op­ción para achi­car la pro­por­ción y com­ple­men­tar­lo con ali­men­tos más nu­tri­ti­vos y li­via­nos. Bro­der re­co­mien­da re­ser­var si se quie­re los pos­tres tra­di­cio­na­les (por ejem­plo, tu­rrón) para la ho­ra del brin­dis por­que son su­ma­men­te pe­sa­dos e hi­per­ca­ló­ri­cos.

○ AN­TES DE SA­LIR DE CA­SA

Las nu­tri­cio­nis­tas coinciden en que ir con ham­bre a una ce­le­bra­ción es un error. “No hay que lle­gar a las fies­tas con el pen­sa­mien­to de que se ter­mi­na el mun­do y hay que co­mer to­do lo ha­bi­do y por ha­ber”, se­ña­ló La­sus. Le­jos de lo que sue­len ha­cer mu­chas per­so­nas –que no co­men du­ran­te el día para per­mi­tir­se in­ge­rir lo que quie­ran en la ce­na– las nu­tri­cio­nis­tas di­cen que no se de­be sal­tear nin­gu­na co­mi­da. Si la co­mi­da es tar­de, La­sus re­co­mien­da con­su­mir an­tes una ta­za de cal­do.

○ BE­BI­DAS

El al­cohol no hi­dra­ta y apor­ta ca­lo­rías va­cías (un gra­mo de al­cohol pu­ro tie­ne 7 ca­lo­rías). La­sus ex­pli­có que al in­ge­rir­lo, se trans­for­ma en re­ser­va y el cuer­po las guarda en for­ma de gra­sa. “Una co­sa es ex­ce­der­se en al­cohol en un ca­sa­mien­to, otra muy dis­tin­ta es en ca­da reunión de di­ciem­bre”, ad­vier­te Pe­dra­na. Lo más re­co­men­da­do por las es­pe­cia­lis­tas es con­su­mir agua; des­pués aguas sa­bo­ri­za­das na­tu­ra­les, in­dus­tria­li­za­das ce­ro y re­fres­cos light. ○ SIN CULPAS

Las es­pe­cia­lis­tas coin­ci­die­ron en que las ce­le­bra­cio­nes se disfrutan, no se pa­de­cen. Sen­tir cul­pa por lo que se co­me no ha­ce más que au­men­tar el de­seo por lo prohi­bi­do y ele­var la an­sie­dad. Ser cons­cien­te de lo que se co­me per­mi­te dis­tin­guir ex­ce­sos y dis­fru­tar las in­ges­tas. ○ EL TA­MA­ÑO SÍ IM­POR­TA

Si en la me­sa hay de to­do, no hay que co­mer de to­do. “No exis­ten ali­men­tos prohi­bi­dos, se tra­ta de me­dir la por­ción y la ca­li­dad. Si uno no se con­tro­la y con­su­me mu­cho más de lo que el cuer­po gas­ta en ca­da ce­le­bra­ción, pue­de ter­mi­nar di­ciem­bre con cin­co ki­los arri­ba”, ad­vier­te Pe­dra­na. ○ EN­SA­LA­DAS

Co­lo­res y va­rie­da­des de ver­du­ras pue­den acom­pa­ñar las car­nes, in­clu­so in­cluir en la pa­rri­lla mo­rro­nes, ce­bo­llas, be­ren­je­nas, za­pa­lli­tos, ca­la­ba­za u otras ver­du­ras es una muy bue­na al­ter­na­ti­va de acom­pa­ña­mien­to –que no tie­ne por qué ser una en­sa­la­da ru­sa–. Las en­sa­la­das ge­ne­ran ma­yor sa­cie­dad apor­tan­do me­nor can­ti­dad de ca­lo­rías que otros ali­men­tos. ○ HEMISFERIO SUR

En di­ciem­bre en Uru­guay ha­ce ca­lor en­ton­ces, aun­que en las gón­do­las abun­den, no es ne­ce­sa­rio acu­dir a los tí­pi­cos ali­men­tos na­vi­de­ños co­mo el bu­dín in­glés, el pan dul­ce y el tu­rrón que con­tie­nen por por­ción–se­gún agre­gó Bro­der– un apro­xi­ma­do de 400, 380 y 220 ca­lo­rías, res­pec­ti­va­men­te. ○ SO­BRE LA ME­SA

Pe­dra­na re­co­mien­da servir el pla­to y de­jar las ban­de­jas fue­ra de la me­sa por­que cuan­do la en­sa­la­da ru­sa o el asa­do es­tán al la­do, es muy fá­cil caer en la ten­ta­ción de ser­vir­se una y otra vez sin no­tar real­men­te to­do lo que se es­tá in­gi­rien­do. ○ LA PA­RRI­LLA

En el país del asa­do, las fies­tas de fin de año sue­len te­ner co­mo pro­ta­go­nis­ta a la pa­rri­lla. Las nu­tri­cio­nis­tas re­co­mien­dan apos­tar a los cor­tes de car­ne más ma­gras co­mo la co­li­ta de cua­dril, el bi­fe al va­cío o po­llo sin piel. Ro­drí­guez su­gi­rió co­mo op­ción “ex­qui­si­ta y sa­lu­da­ble” co­ci­nar el asa­do en pa­pel aluminio con hier­bas aro­má­ti­cas.

○ EJER­CI­CIO FÍ­SI­CO

Ro­drí­guez acla­ró que, en un plan de des­cen­so de pe­so, siem­pre que hay un in­gre­so, de­be ha­ber un gas­to. Por lo tan­to, si in­cre­men­ta el con­su­mo de ali­men­tos, se de­be­ría in­cre­men­tar la ac­ti­vi­dad. La nu­tri­cio­nis­ta re­co­men­dó rea­li­zar ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos co­mo co­rrer, ca­mi­nar o an­dar en bi­ci­cle­ta, en­tre otros. “Ejer­ci­tar­se tam­bién per­mi­te des­in­to­xi­car el or­ga­nis­mo de to­do lo que in­ge­ri­mos en ex­ce­so; ade­más sir­ve para cal­mar la an­sie­dad y li­be­rar hor­mo­nas que in­hi­ben el ape­ti­to”.

○ LA PI­CA­DA

Para no caer en las clá­si­cas pa­pas fri­tas o fiam­bres gra­sos, en­tre los re­co­men­da­dos de las nu­tri­cio­nis­tas para pi­car se en­cuen­tran op­cio­nes co­mo: sticks de za­naho­ria, to­ma­ti­tos cherry, hue­vos de co­dor­niz, fiam­bres ma­gros, que­sos no ma­du­ra­dos, chips de ve­ge­ta­les hor­nea­dos, dips li­via­nos, hum­mus, gua­ca­mo­le y fru­tos se­cos (con­tro­lan­do las por­cio­nes por­que son fuen­tes de gra­sas sa­lu­da­bles muy ca­ló­ri­cas).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.