Las apa­rien­cias en­ga­ñan

El Observador - - REFERÍ -

La jo­ven se subió al óm­ni­bus, pa­gó el bo­le­to y en­fi­ló ha­cia el fondo del co­che, don­de en­con­tró un asien­to li­bre. De­lan­te de ella una chi­ca vein­tea­ñe­ra ha­bla­ba por te­lé­fono. Por su to­na­da, pa­re­cía ser del in­te­rior. Con­ta­ba que el fin de semana se iba para afue­ra, y su for­ma de ha­blar se ase­me­ja­ba más a la de al­guien que no era de Mon­te­vi­deo. La con­ver­sa­ción du­ró va­rios mi­nu­tos y ella ha­bla­ba muy fuer­te, ca­si gri­tan­do. To­do los pa­sa­je­ros del óm­ni­bus la mi­ra­ban. Tras col­gar, lla­mó a otra per­so­na y de­jó a to­dos bo­quia­bier­tos y he­la­dos. “Ho­la, ami­gue, ¿có­mo es­tá tu no­vie?”, pre­gun­tó con una for­ma de ha­blar que se pa­re­cía más a la de una jo­ven de Ca­rras­co que de Ta­cua­rem­bó. Al­gu­nos no pu­die­ron aguan­tar­se an­te tal con­tra­dic­ción y lar­ga­ron la car­ca­ja­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.