Con ma­nos tem­blo­ro­sas y voz cor­ta­da, Bian­chi vo­tó su pro­pio desafue­ro

El Se­na­do le qui­tó la in­mu­ni­dad lue­go de ha­ber cho­ca­do al­coho­li­za­do a fi­nes de enero, pe­ro el le­gis­la­dor pre­ten­de vol­ver si es ab­suel­to o lue­go de cum­plir con­de­na

El Observador - - Actualidad - Na­ta­lia Gold @Na­tiGold13

ADa­niel Bian­chi se le cortaba la voz cuan­do ha­bla­ba. Que­ría de­cir una ora­ción y de­bía vol­ver a em­pe­zar por­que no po­día ter­mi­nar­la. Las ma­nos le tem­bla­ban y le com­pli­ca­ban to­mar el mi­cró­fono de su ban­ca, la que en po­cos mi­nu­tos de­be­ría de­jar obli­ga­do por su vo­to y el de los de­más se­na­do­res. La cá­ma­ra al­ta apro­bó es­te mar­tes el desafue­ro de Bian­chi, a pe­di­do del Juz­ga­do de Paz De­par­ta­men­tal de Mal­do­na­do de Se­gun­do Turno, que de­ter­mi­na­rá qué res­pon­sa­bi­li­dad le com­pe­te por ha­ber pro­ta­go­ni­za­do un ac­ci­den­te múl­ti­ple mien­tras ma­ne­ja­ba al­coho­li­za­do.

El 24 de enero de ma­ña­na, el se­na­dor sa­lió de una reunión y se subió a su au­to con 1,3 gra­mos de al­cohol por li­tro de san­gre. Mien­tras ma­ne­ja­ba, cho­có dos au­tos y si­guió de lar­go has­ta que im­pac­tó con­tra la ca­ja de una ca­mio­ne­ta es­ta­cio­na­da. El gol­pe rom­pió el tan­que de naf­ta del vehícu­lo es­ta­cio­na­do y cuan­do el se­na­dor qui­so vol­ver pren­der su au­to pa­ra ir­se de ahí, lo in­cen­dió. Fi­nal­men­te, los bom­be­ros tu­vie­ron que apa­gar el fue­go de su vehícu­lo, que se con­vir­tió en cha­ta­rra.

Pa­sa­ron más de dos me­ses de aque­lla ma­ña­na, que de­ri­vó en su ex­pul­sión del Par­ti­do de la Gen­te. Bian­chi lle­gó tem­prano al Par­la­men­to y par­ti­ci­pó de la dis­cu­sión de un pro­yec­to de ley pa­ra apro­bar

un prés­ta­mo a la em­pre­sa ci­trí­co­la sal­te­ña Ca­put­to. El se­na­dor vo­tó a fa­vor –co­mo el res­to de los pre­sen­tes–, es­cu­chó las ar­gu­men­ta­cio­nes de sus com­pa­ñe­ros y se pre­pa­ró pa­ra el pun­to del or­den del día que lo te­nía co­mo pro­ta­go­nis­ta.

El se­na­dor del Par­ti­do Na­cio­nal Car­los Camy fue el en­car­ga­do de leer el in­for­me ela­bo­ra­do por la co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción y Le­gis­la­ción del Se­na­do en el que se re­co­men­da­ba el desafue­ro de Bian­chi. En el in­for­me re­la­ta­ban lo ocu­rri­do a fi­nes de enero y la so­li­ci­tud de la Jus­ti­cia de que pier­da la in­mu­ni­dad que le da ser se­na­dor.

A su turno, pi­dió la pa­la­bra el se­na­dor co­lo­ra­do Pe­dro Bor­da­berry. Sen­ta­do al la­do de Bian­chi, co­mo sus ban­cas lo dis­po­nen, el se­na­dor qui­so ir un pa­so más del desafue­ro y pi­dió re­mo­ver­lo de su car­go. Bor­da­berry se ba­só en el ar­tícu­lo 115 de la Cons­ti­tu­ción, que en su se­gun­do in­ci­so in­di­ca que los le­gis­la­do­res po­drán re­mo­ver a uno de los miem­bros de la cá­ma­ra que in­te­gran “por im­po­si­bi­li­dad fí­si­ca o in­ca­pa­ci­dad men­tal su­per­vi­nien­te a su in­cor­po­ra­ción, o por ac­tos de con­duc­ta que le hi­cie­ran in­digno de su car­go, des­pués de su pro­cla­ma­ción”. Su pro­pues­ta que­dó pa­ra ser ana­li­za­da en la Co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción y Le­gis­la­ción an­tes de que pa­se a la cá­ma­ra. Bian­chi, en tan­to, es­tá dis­pues­to a vol­ver al Se­na­do una vez que la Jus­ti­cia se ex­pi­da y cum­pla la con­de­na que le asig­nen, si es que lo en­cuen­tran cul­pa­ble de al­gu­na fal­ta.

El se­na­dor fue elec­to dipu­tado por el Par­ti­do Co­lo­ra­do –y asu­mió en el Se­na­do cuan­do mu­rió la ti­tu­lar Mart­ha Mon­ta­ner–, pe­ro eli­gió ir­se al Par­ti­do de la Gen­te y, pe­se a cam­biar­se a otras fi­las po­lí­ti­cas, man­tu­vo su ban­ca. Lue­go de que el lí­der del Par­ti­do de la Gen­te, Ed­gar­do No­vick, se en­te­ra­ra de lo su­ce­di­do el 24 de enero, de­ci­die­ron echar­lo y Bian­chi que­dó sin par­ti­do po­lí­ti­co. Tras per­der los fue­ros, Bian­chi ase­gu­ró a El Ob­ser­va­dor que es­tá en con­ver­sa­ción con di­ri­gen­tes de dis­tin­tos co­lo­res pa­ra po­der vol­car­se de nue­vo a la vi­da po­lí­ti­ca. “Aho­ra es­toy con­cen­tra­do en es­to”, sos­tu­vo so­bre el jui­cio que ten­drá que afron­tar.

Pa­ra el se­na­dor, le Jus­ti­cia le pe­di­rá que ha­ga tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio en al­gún cen­tro de sa­lud por­que es mé­di­co. La cau­sa es­ta­ba en pau­sa por­que se de­bía es­pe­rar a que se vo­ta­ra su desafue­ro.

Al mo­men­to de vo­tar si per­día los fue­ros, las mi­ra­das de quie­nes es­ta­ban en las ba­rras iban ha­cia él pa­ra ver si su mano se le­van­ta­ba. Y efec­ti­va­men­te se le­van­tó.

“He vo­ta­do afir­ma­ti­va­men­te por­que, tal co­mo lo he ma­ni­fes­ta­do es­toy pro­fun­da­men­te arre­pen­ti­do por ha­ber in­ge­ri­do al­cohol y des­pués con­du­ci­do”, di­jo an­te los de­más se­na­do­res. “Co­mo los fue­ros per­te­ne­cen al cuer­po, no a la per­so­na, ra­ti­fi­co que es­toy a dis­po­si­ción de lo que la Fis­ca­lía dic­ta­mi­ne. A las vic­ti­mas de los da­ños ma­te­ria­les, a la po­bla­ción y a es­te cuer­po les pi­do me dis­cul­pen y afron­ta­ré las con­se­cuen­cias”, agre­gó.

Una vez que se apro­bó el ce­se de sus fue­ros, Bian­chi du­dó qué ha­cer. No sa­bía si que­dar­se o ir­se. Por unos ins­tan­tes per­ma­ne­ció sen­ta­do en la ban­ca que aho­ra ocu­pa­rá la se­na­do­ra co­lo­ra­da Gra­cie­la Ma­tiau­de. Has­ta que un fun­cio­na­rio le in­for­mó que de­bía ir­se por­que, has­ta tan­to el ca­so ju­di­cial no ter­mi­ne, tie­ne sus­pen­di­dos sus de­re­chos co­mo se­na­dor.

Mi­nu­tos des­pués, con­sul­ta­do en rue­da de pren­sa, Bian­chi sos­tu­vo que creía que le ha­bían “pues­to al­go en la be­bi­da” aquel día por­que no re­cor­da­ba na­da de lo su­ce­di­do: “Es al­go que pien­so. Pue­de ser, no ten­go in­di­cio, nin­gu­na prue­ba”.

“La co­ro­ni­ta”

La si­tua­ción de Bian­chi dio lu­gar a un cor­to de­ba­te so­bre los fue­ros

Bor­da­berry pi­dió que ade­más del desafue­ro sea re­mo­vi­do de su car­go

par­la­men­ta­rios que dan in­mu­ni­dad a los le­gis­la­do­res. El se­na­dor del MPP Char­les Ca­rre­ra fue el pri­me­ro en po­ner el te­ma so­bre la me­sa y des­ta­có que si bien “los fue­ros pue­den ge­ne­rar in­dig­na­ción en la po­bla­ción, exis­ten en mu­chos paí­ses del mun­do” y vo­tar un desafue­ro im­pli­ca “ha­cer efec­ti­vo el prin­ci­pio de se­pa­ra­ción de po­de­res”.

En tan­to, el se­na­dor na­cio­na­lis­ta Luis La­ca­lle Pou de­fi­nió los fue­ros co­mo “un pri­vi­le­gio” que le da “co­ro­ni­ta” a los le­gis­la­do­res.

“No­so­tros crea­mos las le­yes y te­ne­mos co­ro­ni­ta”, sos­tu­vo, y re­afir­mó que se su­po­ne que los go­ber­na­do­res de­ben te­ner “más obli­ga­cio­nes y me­nos de­re­chos”.

L. CA­RRE­ÑO

A Bian­chi se le pi­dió sa­lir de sa­la lue­go de su desafue­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.