Dum­bo, la nue­va fan­ta­sía gó­ti­ca de Tim Bur­ton

El di­rec­tor de 60 años es el res­pon­sa­ble de la nue­va Dum­bo, que re­afir­ma su lu­gar co­mo un au­tor con es­té­ti­ca pro­pia in­ser­to en la má­qui­na de los gran­des es­tu­dios

El Observador - - Portada - Ni­co­lás Ta­bá­rez @ni­co­ta­ba­rez93

En un ex­tre­mo de la ciu­dad de Bur­bank es­tán los es­tu­dios de los gran­des con­glo­me­ra­dos de Holly­wood. Dis­ney, War­ner, Uni­ver­sal. En la otra pun­ta de ese su­bur­bio de Los Án­ge­les, en el que cru­zar una ca­lle te po­ne en Holly­wood, li­te­ral­men­te, hay un ce­men­te­rio. El Val­ha­lla Me­mo­rial Park, don­de es­tá en­te­rra­do, por ejem­plo, Oli­ver Hardy. En ese lu­gar se sen­ta­ba un ado­les­cen­te que vi­vía en la mis­ma ca­lle y que ter­mi­na­ría tra­ba­jan­do pa­ra los es­tu­dios que es­ta­ban del otro la­do de su ciu­dad: Tim Bur­ton.

Pri­me­ro co­mo ani­ma­dor, en una épo­ca frus­tran­te en la que, en­lo­que­ci­do por no po­der imi­tar el es­ti­lo de la ca­sa, lle­gó a ca­mi­nar por los pa­si­llos de Dis­ney echan­do san­gre por la bo­ca al sue­lo des­pués de que le sa­ca­ran las mue­las de jui­cio; lue­go co­mo di­rec­tor, pro­duc­tor y guio­nis­ta, Bur­ton ha lo­gra­do al­go que po­cos ci­neas­tas tie­nen en el ci­ne ac­tual: ser ta­qui­lle­ros y tra­ba­jar pa­ra los gran­des es­tu­dios mien­tras con­for­man y es­ta­ble­cen un es­ti­lo pro­pio que los di­fe­ren­cia del res­to.

En el ca­so del gó­ti­co de Bur­bank hay ras­gos que se re­pi­ten pe­lí­cu­la a pe­lí­cu­la. Se­ñas de iden­ti­dad. Des­de las re­fe­ren­cias es­ti­lís­ti­cas al pe­río­do vic­to­riano y al ex­pre­sio­nis­mo ale­mán, con el uso del blan­co y el ne­gro, los per­so­na­jes pá­li­dos, de ojos de­li­nea­dos y pe­lo ne­gro en­ma­ra­ña­do (co­mo Bur­ton), las es­pi­ra­les, las ra­yas, los cir­cos te­ne­bro­sos, la me­lan­co­lía y el ro­man­ti­cis­mo y nom­bres que fi­gu­ran una y otra vez en sus elen­cos co­mo Mi­chael Kea­ton, Danny DeVi­to, su exes­po­sa He­le­na Bon­ham Car­ter, su ac­tual pa­re­ja Eva Green y, so­bre to­do, Johnny Depp.

Po­co de eso hay en Dum­bo, su obra más re­cien­te. Su es­ti­lo no es­tá tan pre­sen­te co­mo en otros ca­sos, aun­que hay ele­men­tos y nom­bres que se re­pi­ten. Aquí que­da más su­pe­di­ta­do al mun­do Dis­ney, pa­ra el que ya ha­bía re­ver­sio­na­do otro de sus clá­si­cos, Ali­cia en el País de las Ma­ra­vi­llas, en 2010. Fue el éxi­to de

esa ver­sión que ini­ció la ava­lan­cha de re­ma­kes con ac­to­res de car­ne y hue­so, o al me­nos ani­ma­ción di­gi­tal, de las películas ani­ma­das del es­tu­dio, uno de los mé­to­dos del es­tu­dio del ra­tón Mic­key pa­ra acu­mu­lar mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res.

Mien­tras que al­gu­nas han ido por el ca­mino de la re­crea­ción exac­ta, co­mo El li­bro de la sel­va, La be­lla y la bes­tia o las próx ima s Aladdín y El rey león, en el ca­so de Dum­bo la his­to­ria es di­fe­ren­te, en par­te pa­ra ac­tual izar una his­to­ria que tie­ne as­pec­tos que han en­ve­je­ci­do mal ( co­mo las ca­ri­ca­tu­ras ra­cis­tas que en­car­nan los cuer­vos, el he­cho de que el ele­fan­te se al­coho­li­ce y que los ani­ma­les sean usa­dos en cir­cos).

La nue­va Dum­bo tie­ne pro­ta­go­nis­tas hu­ma­nos, ade­más del ele­fan­te de las ore­jas gi­gan­tes, y co­mo otras películas de Bur­ton, de­ja co­mo men­sa­je la acep­ta­ción del di­fe­ren­te, un ele­men­to ex­tra­ño que in­gre­sa a un mun­do en apa­rien­cia idí­li­co –un ele­fan­te feo en un cir­co exi­to­so, un au­tó­ma­ta con ma­nos de ti­je­ras en un su­bur­bio de to­nos pas­te­les o un gru­po de fan­tas­mas en una ca­sa de cam­po– pe­ro que apren­de a adap­tar­se y a re­co­no­cer sus pro­pios ta­len­tos.

La aven­tu­ra fa­mi­liar del ele­fan­te ha si­do se­ña­la­da co­mo un re­gre­so a la me­jor for­ma de su di­rec­tor, lue­go de al­gu­nos tras­piés de la úl­ti­ma dé­ca­da y me­dia co­mo Som­bras te­ne­bro­sas, Char­lie y la fá­bri­ca de cho­co­la­te o la pro­pia Ali­cia, aun­que to­das fue­ron en pa­ra­le­lo res­pon­sa­bles de ha­cer ga­nar a sus es­tu­dios unos cuan­tos mi­llo­nes. Dum­bo es una pe­lí­cu­la só­li­da, en la que lo es­té­ti­co le ga­na al con­te­ni­do, aun­que tie­ne mo­men­tos emo­ti­vos. El ele­fan­te es­tá bien lo­gra­do tan­to en lo vi­sual co­mo en su ca­ris­ma, y Danny DeVi­to se ro­ba ca­da es­ce­na en la que apa­re­ce.

No lle­ga a los pun­tos al­tos de otras en­tre­gas de la obra del ci­neas­ta de 60 años co­mo Ed Wood, Beetle­jui­ce o El gran pez pe­ro mar­ca la vi­gen­cia del rea­li­za­dor, que ha si­do pro­lí­fi­co y cons­tan­te en su tra­ba­jo, tan­to en sus pro­yec­tos más pa­sio­na­les co­mo en los que pres­ta sus ser­vi­cios a una his­to­ria aje­na.

Bur­ton ha de­mos­tra­do ser ver­sá­til aun­que siem­pre con­ser­van­do (a ve­ces lle­gan­do a lo ex­ce­si­vo) sus tru­cos per­so­na­les. Es ca­paz de di­ri­gir des­de una pe­que­ña pe­lí­cu­la ani­ma­da cua­dro por cua­dro has­ta con­fec­cio­nar una his­to­ria de su­per­hé­roes co­mo Bat­man (o la fa­lli­da Su­per­man Li­ves).

Sus gran­des mé­ri­tos han si­do, por un la­do, el de ser ca­paz de crear mun­dos que rom­pen los ojos. Ca­da una de sus películas ge­ne­ra una cáp­su­la, una reali­dad pa­ra­le­la en la que lo tur­bio co­exis­te con lo tierno, en la que lo rea­lis­ta coin­ci­de con lo má­gi­co. Mun­dos pro­pios, con un al­to ni­vel de ima­gi­na­ción uni­do a re­fe­ren­cias a clá­si­cos del pa­sa­do, de Holly­wood y de afue­ra.

Por­que ade­más de di­rec­tor Bur­ton es es­cri­tor y di­bu­jan­te, y apli­ca to­dos sus ta­len­tos ar­tís­ti­cos a la crea­ción de sus obras. Y por en­ci­ma de to­do eso, es uno de los maestros ac­tua­les de la fan­ta­sía y lo fan­tás­ti­co. Una ra­re­za en el mun­do es­tan­da­ri­za­do de Holly­wood, que se ha ga­na­do su es­pa­cio y sus mi­llo­nes a fuer­za de com­bi­nar su mun­do con el que exis­tía al otro la­do de Bur­bank.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.