FRA­CA­SO CO­MO OP­CIÓN

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA -

Se­gún Paul Krug­man, re­sul­ta evi­den­te que a Trump le dis­gus­ta to­do aque­llo que hue­la a que el Es­ta­do de de­re­cho se apli­ca por igual al dé­bil y al fuer­te. Pa­ra Trump, cau­sar al­te­ra­ción en la OTAN, o una gue­rra co­mer­cial, pa­re­ce ser un fin en sí mis­mo.

Cuan­do Do­nald Trump fue a la cum­bre de la OTAN, in­sul­tó a nues­tros alia­dos, exi­gió ab­sur­da­men­te no so­lo que au­men­ten su gas­to mi­li­tar —lo cual de­be­rían ha­cer—, sino que lo au­men­ten un 4% del PIB, que es muy por en­ci­ma del gas­to mi­li­tar in­fla­do de su pro­pio pre­su­pues­to. Lue­go afir­mó, de ma­ne­ra fal­sa, ha­ber ga­na­do con­ce­sio­nes im­por­tan­tes y de­cla­ró con mag­na­ni­mi­dad que con­si­de­rar aban­do­nar la alian­za es “in­ne­ce­sa­rio en es­te mo­men­to”.

¿Nues­tros alia­dos po­drían ha­ber he­cho al­go que lo cal­ma­ra? La res­pues­ta, sin du­da, es que no. Pa­ra Trump, cau­sar al­te­ra­ción en laOTANno pa­re­ce ser un me­dio pa­ra un fin; es un fin en sí mis­mo.

¿To­do es­to les sue­na fa­mi­liar? En esen­cia, es igual a la no­ti­cia de la gue­rra co­mer­cial en au­men­to. Aun­que Trump des­po­tri­ca so­bre las prác­ti­cas co­mer­cia­les in­jus­tas de los de­más paí­ses —una que­ja que tie­ne al­go de va­li­dez en el ca­so de Chi­na, pe­ro ca­si nin­gu­na en lo que res­pec­ta a Ca­na­dá o la Unión Eu­ro­pea— no ha he­cho nin­gu­na de­man­da cohe­ren­te. Es de­cir, no ha da­do in­di­ca­ción al­gu­na de lo que po­drían ha­cer los paí­ses gol­pea­dos por sus aran­ce­les pa­ra sa­tis­fa­cer­lo, lo cual los de­ja sin más op­ción que las re­pre­sa­lias.

No es­tá ac­tuan­do co­mo al­guien que ame­na­za con una gue­rra co­mer­cial pa­ra ga­nar con­ce­sio­nes; lo ha­ce co­mo al­guien que so­lo quie­re una gue­rra co­mer­cial.

To­do cua­dra. Sin im­por­tar lo que di­ga Trump so­bre la ma­la con­duc­ta de los de­más paí­ses, sin im­por­tar las de­man­das que ha­ga un día cual­quie­ra, to­das son evi­den­te­men­te de ma­la fe. El Se­ñor del “Ar­te de la Ne­go­cia­ción” no quie­re nin­gún acuer­do. So­lo quie­re echar to­do por tie­rra.

To­das las ins­ti­tu­cio­nes que Trump es­tá tra­tan­do de des­truir se crea­ron ba­jo el li­de­raz­go es­ta­dou­ni­den­se des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Aque­llos eran los años de la ha­bi­li­dad po­lí­ti­ca épi­ca; los años del trans- por­te aé­reo de Ber­lín y el Plan Mars­hall, en los que Es­ta­do­sU­ni­dos de­mos­tró su ver­da­de­ra gran­de­za. Aun­que ha­bía­mos ga­na­do la gue­rra, ele­gi­mos no com­por­tar­nos co­mo conquistadores, sino más bien cons­truir las ba­ses pa­ra una paz du­ra­de­ra.

Por en­de, el Acuer­do Ge­ne­ral so­bre Aran­ce­les Adua­ne­ros y Co­mer­cio, fir­ma­do en 1947 — una épo­ca de abru­ma­dor do­mi­nio eco­nó­mi­co es­ta­dou­ni­den­se— no bus­ca­ba una pos­tu­ra pri­vi­le­gia­da pa­ra los pro­duc­tos es- ta­dou­ni­den­ses, sino más bien es­ta­ble­cía las re­glas del jue­go pa­ra pro­mo­ver la pros­pe­ri­dad en to­do el mun­do. De igual mo­do, la OTAN, crea­da en 1949 —en una épo­ca de abru­ma­dor do­mi­nio mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se— no bus­ca­ba fi­jar he­ge­mo­nía. En cam­bio, crea­ba un sis­te­ma de res­pon­sa­bi­li­dad mu­tua que alen­ta­ba a los alia­dos, in­clu­yen­do a nues­tros an­ti­guos enemi­gos de­rro­ta­dos, a ver­se co­mo igua­les pa­ra pre­ser­var la se­gu­ri­dad mu­tua.

Una ma­ne­ra de de­cir es­to es que Es­ta­dos Uni­dos tra­tó de crear un sis­te­ma in­ter­na­cio­nal que re­fle­ja­ra nues­tros pro­pios idea­les, uno que so­me­tie­ra a los paí­ses po­de­ro­sos —in­clui­do Es­ta­dos Uni­dos— al Es­ta­do de de­re­cho, mien­tras pro­te­gía a las na­cio­nes más dé­bi­les de los aco­sa­do­res. Los paí­ses pe­que­ños pue­den y de he­cho ga­nan los ca­sos que lle­van an­te laOMCen con­tra de paí­ses gran­des; los miem­bros pe­que­ños de la OTAN re­ci­ben las mis­mas ga­ran­tías de se­gu­ri­dad in­con­di­cio­nal que las gran­des po­ten­cias. Y lo que Trump es­tá tra­tan­do de ha­cer es so­ca­var ese sis­te­ma, pa­ra ha­cer al aco­so gran­dio­so de nue­vo.

¿Qué lo mo­ti­va? Par­te de la res­pues­ta es que to­do aque­llo que de­bi­li­ta la alian­za del Oc­ci­den­te ayu­da a Vla­di­mir Pu­tin; si Trump no es li­te­ral­men­te un agen­te ru­so, sin du­da se com­por­ta co­mo uno a la me­nor opor­tu­ni­dad.

Ade­más de eso, re­sul­ta evi­den­te que a Trump le dis­gus­ta to­do aque­llo que hue­la a que el Es­ta­do de de­re­cho se apli­ca de ma­ne­ra igua­li­ta­ria al dé­bil y al fuer­te. En ca­sa, per­do­na a de­lin­cuen­tes in­to­le­ran­tes mien­tras arre­ba­ta a ni­ños de sus pa­dres. En las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, con­ti­nua­men­te elo­gia a los au­tó­cra­tas bru­ta­les mien­tras col­ma­de des­pre­cios a los lí­de­res de­mo­crá­ti­cos.

Por tan­to, odia a las ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les crea­das por una ge­ne­ra­ción in­fi­ni­ta­men­te más sa­bia de es­ta­dis­tas es­ta­dou­ni­den­ses, que en­ten­die­ron que el mis­mo Es­ta­dos Uni­dos se be­ne­fi­cia­ba de usar su po­der con res­pe­to y mo­de­ra­ción, y de ape­gar­se a las re­glas pa­ra ga­nar la con­fian­za del mun­do.

Tal ve­zT­rum­pse que­je de que otros paí­ses es­tán en­ga­ñan­do y apro­ve­chán­do­se de Es­ta­do­sU­ni­dos, de que es­tán im­po­nien­do aran­ce­les in­jus­tos o de que no es­tán pa­gan­do la par­te de los cos­tos de de­fen­sa que les co­rres­pon­den. Sin em­bar­go, no quie­re arre­glar esas ins­ti­tu­cio­nes; quie­re des­truir­las.

¿Ha­brá al­go que pon­ga freno a los ins­tin­tos des­truc­ti­vos de Trump? Tal vez ha­yan pen­sa­do que el Con­gre­so pon­dría al­gu­nos lí­mi­tes, que que­da­ban al me­nos al­gu­nos le­gis­la­do­res pa­trio­tas y res­pon­sa­bles. Pe­ro se equi­vo­can.

Tam­bién pue­de ser que ha­yan pen­sa­do que el mun­do de los gran­des ne­go­cios, que es­tá tan pro­fun­da y li­te­ral­men­te com­pro­me­ti­do con el or­den mun­dial exis­ten­te, pro­tes­ta­ría de ma­ne­ra efi­caz. No obs­tan­te, has­ta aho­ra ha si­do to­tal­men­te in­fruc­tuo­so. Ade­más, aun­que ha­blar de la gue­rra co­mer­cial a ve­ces ha­ga que el mer­ca­do de va­lo­res se tam­ba­lee, has­ta don­de sé, los in­ver­sio­nis­tas to­da­vía no se lo to­man en se­rio: se ima­gi­nan que Trump fan­fa­rro­nea­rá y tui­tea­rá por un tiem­po, y lue­go acep­ta­rá al­gu­nos cam­bios su­per­fi­cia­les a las po­lí­ti­cas y di­rá que ga­nó.

Sin em­bar­go, es­te ti­po de re­sul­ta­do be­nigno pa­re­ce ca­da vez me­nos pro­ba­ble, por­que Trump no acep­ta un sí por res­pues­ta. No quie­re que las ne­go­cia­cio­nes con nues­tros alia­dos y so­cios co­mer­cia­les ten­gan éxi­to; quie­re que fra­ca­sen y, pa­ra cuan­do to­dos se den cuen­ta de ello, pue­de que el da­ño sea irre­ver­si­ble.

El se­ñor del “ar­te de la ne­go­cia­ción” no quie­re nin­gún acuer­do, so­lo echar quie­re to­do por tie­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.