Cui­dar el pa­tri­mo­nio no sig­ni­fi­ca eva­dir

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - (*) Agus­tín Itu­rral­de - Di­rec­tor Aca­dé­mi­co. Ra­mi­ro Co­rrea - Asis­ten­te de In­ves­ti­ga­ción. Cen­tro de Es­tu­dios pa­ra el Desa­rro­llo.

El abo­ga­do es­pe­cia­lis­ta en pla­ni­fi­ca­ción pa­tri­mo­nial Mar­tín Lit­wak, aca­ba de pu­bli­car el li­bro “Có­mo pro­te­gen sus ac­ti­vos los más ri­cos y por qué de­be­ría­mos imi­tar­los”.

Apun­ta a la uti­li­za­ción de di­ver­sos ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros que brin­dan pri­va­ci­dad y se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca en un mun­do “ca­da vez más trans­pa­ren­te”.

Pa­ra el es­pe­cia­lis­ta, si el pa­tri­mo­nio es ob­te­ni­do lí­ci­ta­men­te y se pa­gan los im­pues­tos que co­rres­pon­den, es ló­gi­co que se in­ten­ten po­ner a res­guar­do de “Es­ta­dos vo­ra­ces”. En ese sen­ti­do, des­mi­ti­fi­ca el en­torno ne­ga­ti­vo que ro­dea a los pa­raí­sos fis­ca­les, ase­gu­ran­do que exis­ten por­que hay paí­ses que des­de el pun­to de vis­ta fis­cal van por ob­te­ner lo más que pue­dan de ese pa­tri­mo­nio. “Si los paí­ses de la OCDE acor­da­ran ba­jar los im­pues­tos al 15-20%, no ha­bría pa­raí­sos fis­ca­les”, sub­ra­yó.

Asi­mis­mo, sos­tie­ne que el di­ne­ro ile­gal ya no cir­cu­la por los lla­ma­dos pa­raí­sos fis­ca­les, por­que los in­ter­cam­bios de in­for­ma­ción han ter­mi­na­do con la po­si­bi­li­dad de ocul­ta­mien­to. “El di­ne­ro su­cio no es­tá ban­ca­ri­za­do,

” El ddi­ne­ro su­cio cir­cu­la en va­li­jas, no es­tá en los pa­raí­sos fis­ca­les ”

cir­cu­la en efec­ti­vo”, afir­mó. Y en­tien­de que si el mun­do no es más trans­pa­ren­te aun des­de el pun­to de vis­ta fis­cal, se de­be al “más opa­co de to­dos”: Es­ta­do­sU­ni­dos.

El li­bro, de re­cien­te dis­tri­bu­ción en Ar­gen­ti­na y dis­po­ni­ble tam­bién en so­por­te di­gi­tal, pro­fun­di­za en la ne­ce­si­dad de ase­so­ra­mien­to que tie­nen los gran­des de­por­tis­tas, quie­nes acu- mu­lan enor­mes for­tu­nas y po­cas ve­ces sa­ben ma­ne­jar­se. Co­mo ejem­plo de lo con­tra­rio ci­ta a Cris­tiano Ro­nal­do y ca­li­fi­ca de “bri­llan­te” la ope­ra­ción que cul­mi­nó con su pa­se a Ju­ven­tus de Ita­lia con una con­si­de­ra­ble re­duc­ción de sus obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias.

En ma­te­ria de in­ser­ción co­mer­cial, no avan­zar es re­tro­ce­der. Es­ta ex­pre­sión es muy opor­tu­na pa­ra en­ten­der la si­tua­ción de Uru­guay a la luz del Ín­di­ce de Vul­ne­ra­bi­li­dad Co­mer­cial (IVC) ela­bo­ra­do por el Cen­tro de Es­tu­dios pa­ra el Desa­rro­llo y pre­sen­ta­do el pa­sa­do mar­tes 24 de ju­lio en la Uni­ver­si­dad ORT. El tra­ba­jo fue rea­li­za­do por Ni­co­lás Al­ber­to­ni, Agus­tín Itu­rral­de y Ra­mi­ro Co­rrea.

El IVC bus­ca apor­tar nueva in­for­ma­ción que con­tri­bu­ya con el de­ba­te so­bre la in­ser­ción co­mer­cial deU­ru­guay y de otros paí­ses. Des­de el CED, en­ten­de­mos que un aná­li­sis pro­fun­do so­bre la ca­li­dad de la in­ser­ción in­ter­na­cio­nal no so­lo de­be con­si­de­rar la di­ver­si­fi­ca­ción de des­ti­nos o pro­duc­tos, sino tam­bién to­mar en cuen­ta las pre­fe­ren­cias co­mer­cia­les. Es so­bre es­te úl­ti­mo pun­to que el IVC bus­ca apor­tar in­for­ma­ción, y ayu­da a en­ten­der có­mo ex­por­ta­mos.

El IVC pon­de­ra en­tre 0 y 1 a los paí­ses se­gún el gra­do en que sus ex­por­ta­cio­nes son rea­li­za­das con pre­fe­ren­cias co­mer­cia­les, es de­cir son he­chas en el mar­co de al­gún ti­po de acuer­do co­mer­cial. Un país en el que el

100% de sus ex­por­ta­cio­nes se rea­li­zan con al­gu­na pre­fe­ren­cia co­mer­cial ten­dría un IVC igual a

0. En el otro ex­tre­mo, un país don­de to­das las ex­por­ta­cio­nes se rea­li­zan sin pre­fe­ren­cias aran­ce­la­rias ten­dría un IVC igual a 100. Los si­guien­tes cua­dros mues­tran los re­sul­ta­dos de es­ta pri­me­ra edi­ción del IVC rea­li­za­da por el equi­po del CED. Me­di­mos el va­lor del in­di­ca­dor pa­ra el úl­ti­mo año dis­po­ni­ble:

2017 y com­pa­ra­mos con­tra una lí­nea de ba­se en el año 2006.

Los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos son bas­tan­te cla­ros. Mues­tran co­mo Uru­guay y Ar­gen­ti­na es­tu­vie­ron bá­si­ca­men­te es­tan­ca­dos en lo­grar am­pliar el ac­ce­so a mer­ca­dos con pre­fe­ren­cias en­tre 2006 y 2017. En el mis­mo pla­zo paí­ses co­mo Chi­le, Nueva Ze­lan­da y Aus­tra­lia han si­do muy ac­ti­vos en lo­grar es­te ti­po de acuer­dos y re­du­je­ron muy sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su vul­ne­ra­bi­li­dad co­mer­cial me­di­da por el IVC. Am­bas trayectorias del IVC mues­tran dos es­tra­te­gias mar­ca­da­men­te dis­tin­tas: mien­tras que en los úl­ti­mos 11 años, Chi­le, Aus­tra­lia y Nueva Ze­lan­da con­cre­ta­ron acuer­dos co­mer­cia­les con mer­ca­dos re­le­van­tes, co­mo Chi­na, el Mer­co­sur no ha te­ni­do la vo­lun­tad o ha si­do in­ca­paz de con­cre­ta­ron acuer­dos re­le­van­tes. Aus­tra­lia y Nueva Ze­lan­da, que pre­sen­ta­ban una vul­ne­ra­bi­li­dad ma­yor a la uru­gua­ya en 2006, re­vir­tie­ron to­tal­men­te la ten­den­cia en los úl­ti­mos años. El ca­so de Chi­le es pa­ra­dig­má­ti­co, da­do que más del 80% de sus ex­por­ta­cio­nes son a mer­ca­dos en los que cuen­ta con pre­fe­ren­cias.

Ca­be pre­gun­tar­se, ¿ cuá­les son las ven­ta­jas de con­tar con acuer­dos co­mer­cia­les?

En pri­mer lu­gar, co­rres­pon­de se­ña­lar lo ob­vio. No te­ner nin­gún acuer­do co­mer­cial im­pli­ca pa­gar ma­yo­res aran­ce­les. El MEF es­ti­mó en US$ 250 mi­llo­nes los aran­ce­les pa­gos por ex­por­ta­do­res uru­gua­yos en 2016. Es­to es ma­yor­men­te di­ne- ro que de­ja de en­trar a nues­tro país. Pe­ro tam­bién es una gran des­ven­ta­ja que te­ne­mos con­tra mu­chos de nues­tros com­pe­ti­do­res. A mo­do de ejem­plo, la car­ne uru­gua­ya pa­ga en­tre 15% y 20% de aran­cel pa­ra in­gre­sar al mer­ca­do chino, mien­tras que Nueva Ze­lan­da no pa­ga bá­si­ca­men­te na­da. En un con­tex­to de cam­bio de pre­cios es per­fec­ta­men­te po­si­ble que nues­tras ex­por­ta­cio­nes de­jen de ser ren­ta­bles y se pier­dan mer­ca­dos con­tra com­pe­ti­do­res que sí tie­nen pre­fe­ren­cia. Es ahí don­de es­tá la más cla­ra vul­ne­ra­bi­li­dad.

En se­gun­do lu­gar, no se tra­ta so­lo de re­du­cir la vul­ne­ra­bi­li­dad de lo que ya ex­por­ta­mos, tam­bién es so­bre am­pliar esas ex­por­ta­cio­nes. Con­tra­ria­men­te a lo que mu­chas ve­ces se ha sos­te­ni­do, la fal­ta de acuer­dos co­mer­cia­les pue­de re­for­zar pa­tro­nes ex­por­ta­do­res fuer­te­men­te con­cen­tra­dos en bie­nes de po­co va­lor agre­ga­do.

Son los sec­to­res con ma­yo­res ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas los que lo­gran ex­por­tar a pe­sar de te­ner que pa­gar aran­ce­les, más aún, los mer­ca­dos re­cep­to­res sue­len pro­te­ger­se con ta­sas más al­tas cuan­do se tra­ta de pro­duc­tos de ma­yor va­lor agre­ga­do. Con­tar con acuer­dos pro­mue­ve que pro­duc­tos y sec­to­res de ma­yor va­lor agre­ga­do y me­no­res ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas lo­gren ex­por­tar. Chi­le es pro­ba­ble­men­te el ma­yor ejem­plo de es­to. Si bien el co­bre si­gue sien­do su ma­yor ex­por­ta­ción, ha lo­gra­do au­men­tar la ex­por­ta­ción de va­rian­tes del co­bre de ma­yor va­lor agre­ga­do y ga­na­do gran­des mer­ca­dos con otros pro­duc­tos, lo que di­fí­cil­men­te hu­bie­ran si­do po­si­ble una es­tra­te­gia agre­si­va de in­ser­ción.

Fi­nal­men­te, que­re­mos des­ta­car otros be­ne­fi­cios no mo­ne­ta­rios. So­me­ter­se a dis­ci­pli­nas más du­ras que las del Mer­co­sur tam­bién im­pli­ca ga­nan­cias de pro­duc­ti­vi­dad, con­ver­gen­cias re­gu­la­to­rias, me­jo­ras nor­mas de de­fen­sa de la com­pe­ten­cia, etc. Los acuer­dos de hoy in­clu­yen tam­bién te­mas am­bien­ta­les y de gé­ne­ro. Nos ha­ce bien co­mo país es­te ti­po de in­fluen­cias exó­ge­nas.

En re­su­men, es­te ín­di­ce ana­li­za la vul­ne­ra­bi­li­dad de las ex­por­ta­cio­nes de los paí­ses con­si­de­ra­dos, de acuer­do a el ac­ce­so a mer­ca­dos con pre­fe­ren­cia co­mer­cial. Los re­sul­ta­dos con­fir­man que Uru­guay es­tá ab­so­lu­ta­men­te es­tan­ca­do en es­te sen­ti­do en un mun­do que avan­za muy rá­pi­do, en par­ti­cu­lar nues­tros com­pe­ti­do­res han ce­rra­do acuer­dos muy sig­ni­fi­ca­ti­vos en la úl­ti­ma dé­ca­da. Po­de­mos dis­cu­tir lar­go so­bre los mo­de­los idea­les de in­ser­ción in­ter­na­cio­nal que ca­da uno tie­ne, pe­ro na­da bueno sa­le de des­co­no­cer la reali­dad. Ca­da vez una ma­yor pro­por­ción del co­mer­cio se da en el mar­co de acuer­dos de pre­fe­ren­cia, y que­dar­se afue­ra de es­tos en un mun­do re­gi­do por ca­de­nas glo­ba­les de va­lor es el ries­go ma­yor a evi­tar.

Por cual­quier du­da a su­ge­ren­cia so­bre el ín­di­ce ro­ga­mos es­cri­bir a in­fo@ced.uy.

Con­tar con acuer­dos pro­mue­ve que pro­duc­tos y sec­to­res de ma­yor va­lor agre­ga­do y me­no­res ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas lo­gren ex­por­tar

Mar­tin Lit­wak Abo­ga­do es­pe­cia­li­za­do en pla­ni­fi­ca­ción pa­tri­mo­nial. So­cio de Lit­wak & Part­ners

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.