IN­CER­TI­DUM­BRE

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Car­los Ste­ne­ri

Se­gui­mos sien­do una re­gión ines­ta­ble, afir­ma Car­los Ste­ne­ri, por la erra­ti­ci­dad de los ci­clos eco­nó­mi­cos y po­li­ti­cos, es­tos úl­ti­mos con co­que­teos po­pu­lis­tas sig­ni­fi­ca­ti­vos.

Cuan­do nos ha­ce­mos la pre­gun­ta de có­mo es con­si­de­ra­da Amé­ri­ca La­ti­na en el con­cier­to mun­dial, se nos pre­sen­ta la ima­gen de un con­ti­nen­te que lu­ce des­li­ga­do de las fuer­zas mo­vi­li­za­do­ras de la di­ná­mi­ca mun­dial. No por­que ca­rez­ca de po­ten­cial, pro­ble­mas pro­fun­dos a re­sol­ver, sino por­que aun no ha lo­gra­do en­gra­nar­se co­mo una pie­za im­por­tan­te del fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía glo­bal. Sal­vo Mé­xi­co, por su pro­xi­mi­dad geo­grá­fi­ca con EE.UU., el res­to de los paí­ses del con­ti­nen­te es vi­sua­li­za­do co­mo un es­pa­cio po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co pe­cu­liar y com­ple­jo, que lo con­di­cio­na pa­ra in­ci­dir en el res­to del mun­do.

Es­tas úl­ti­mas dé­ca­das han si­do elo­cuen­tes en apor­tar ejem­plos. Los ‘90 fue­ron el pun­to de arran­que de una gran apues­ta pa­ra mo­der­ni­zar­las, or­de­nar sus ma­cro­eco­no­mías, abrir­se al co­mer­cio y ca­ta­pul­tar paí­ses co­mo lí­de­res na­tu­ra­les del con­ti­nen­te, que pu­die­ran ele­var a la re­gión ha­cia pla­nos más al­tos en el cam­po don­de se to­man las de­ci­sio­nes mun­dia­les.

Tam­bién fue un pe­río­do don­de la glo­ba­li­za­ción se hi­zo pre­sen­te a tra­vés de cri­sis fi­nan­cie­ras, ca­ta­pul­ta­das por he­chos le­ja­nos co­mo la cri­sis del sud­es­te asiá­ti­co de 1996 en el ca­so de Mé­xi­co, o la del de­fault de Ru­sia de 1998 que afec­tó a nues­tra re­gión y a no­so­tros a co­mien­zos de es­te si­glo. He­chos que des­nu­da­ron las ca­ren­cias pa­ra ope­rar den­tro de la nueva reali­dad de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les, don­de el con­ta­gio apa­re­cía co­mo una di­men­sión iné­di­ta de su com­por­ta­mien­to. Aun así, Ar­gen­ti­na fue in­clui­da al G20, Mé­xi­co li­de­ró su par­ti­ci­pa­ción en la OCDE y lue­go Bra­sil, no­mi­na­do co­mo in­te­gran­te del club ex­clu­si­vo de eco­no­mías emer­gen­tes (Brics) que se con­ver­ti­ría en uno de los mo­to­res del cre­ci­mien­to mun­dial de co- mien­zos del si­glo XXI. En re­su­men, la re­gión pa­re­cía que ha­bía en­tra­do por fin en la an­te­sa­la de ám­bi­tos re­le­van­tes del mun­do. En lo sus­tan­cial de to­do ello que­do po­co, sal­vo el apren­di­za­je que el or­de­na­mien­to ma­cro­eco­nó­mi­co, el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y los mar­cos re­gu­la­to­rios de los sis­te­mas fi­nan­cie­ros son esen­cia­les pa­ra lo­grar cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble que pue­da lue­go apa­lan­car po­lí­ti­cas de dis­mi­nu­ción de po­bre­za per­ma­nen­tes.

En ese trans­cur­so a prin­ci­pios de si­glo irrum­pe Chi­na con su fe­no­me­nal e ines­pe­ra­da de­man­da por ma­te­rias pri­mas, au­na­do con una bo­nan­za fi­nan­cie­ra ex­cep­cio­nal y ba­jas ta­sas de in­te­rés. Eso re­lan­za el cre­ci­mien­to re­gio­nal y ade­más con­fun­de, pues ge­ne­ró dos efec­tos. Pri­me­ro, la per­cep­ción de que las eco­no­mías ha­bían lle­ga­do a una me­se­ta de cre­ci­mien­to de ni­vel al­to y per­ma­nen­te, que ha- cía in­ne­ce­sa­rio o al me­nos pos­ter­ga­ba las in­ver­sio­nes pa­ra mo­der­ni­zar su sis­te­ma pro­duc­ti­vo. A su vez, po­si­bi­li­ta­ba au­men­tos del gas­to pú­bli­co de ín­do­le per­ma­nen­te, co­mo he­rra­mien­ta de dis­tri­bu­ción pa­ra me­jo­rar el bie­nes­tar ge­ne­ral.

La reali­dad mos­tró que el prin­ci­pal su­pues­to que con­va­li­da­ba esa vi­sión, un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ele­va­do, clau­di­có, de­jan­do co­mo re­sul­ta­do dé­fi­cit fis­ca­les ele­va­dos y una sen­sa­ción de frus­tra­ción so­cial an­te ex­pec­ta­ti­vas de me­jo­ra cu­ya per­ma­nen­cia re­sul­ta cues­tio­na­da. A eso co­rres­pon­de agre­gar­le la ex­pli­ci­ta­ción de la co­rrup­ción ram­pan­te en va­rios paí­ses, sos­pe­cha­da pe­ro nun­ca cuan­ti­fi­ca­da an­te la luz pú­bli­ca.

Más allá de las anéc­do­tas pun­tua­les, am­bos he­chos fue­ron el pun­to de par­ti­da de la cri­sis po­lí­ti­ca que ter­mi­nó con la des­ti­tu­ción de la Pre­si­den­te Rous­sef en Bra­sil y la caí­da del Kirch­ne­ris­mo. Y tam­bién son las con­di­cio­nan­tes que tie­nen por de­lan­te las ac­tua­les ad­mi­nis­tra­cio­nes de am­bos paí­ses pa­ra en­con­trar una sa­li­da al pro­ble­ma. Se­gui­mos sien­do una re­gión ines­ta­ble, por la erra­ti­ci­dad de sus ci­clos eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos, es­tos úl­ti­mos con co­que­teos po­pu­lis­tas sig­ni­fi­ca­ti­vos, aun de­jan­do de la­do a Ve­ne­zue­la por ser un ca­so anó­ma­lo ex­tre­mo. Es­to ero­sio­na el in­te­rés del res­to del mun­do so­bre nues­tro acon­te­cer, en par­ti­cu­lar a los in­ver­so­res, que pre­fie­ren en­tor­nos ma­cro­eco­nó­mi­cos pre­de­ci­bles, in­fra­es­truc­tu­ra mo­der­na, mar­cos ope­ra­ti­vos trans­pa­ren­tes y am­bien­te so­cial dis­ten­di­do. Por en­ci­ma de las de­cla­ra­cio- nes po­lí­ti­cas de apo­yo de los or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les an­te ca­sos co­mo el de Ar­gen­ti­na, o la ex­pec­ta­ti­va que se abre so­bre el acon­te­cer de Mé­xi­co o Bra­sil, la reali­dad es que, an­te cual­quier in­ten­to de acer­ca­mien­to a Eu­ro­pa o EE.UU., la reac­ción es de in­di­fe­ren­cia o re­cha­zo. Las ne­go­cia­cio­nes es­té­ri­les en­tre el Mer­co­sur y la Unión Eu­ro­pea son una prue­ba. Los ti­re y aflo­je en ru­bros dis­tin­tos con EE.UU., otra. Por tan­to, Chi­na y su pe­ri­fe­ria son la car­ta res­tan­te en ma­te­ria co­mer­cial, po­si­ble­men­te tam­bién co­mo ori­gen de in­ver­sión ex­ter­na y por arras­tre, pa­lan­ca de in­ser­ción en los ám­bi­tos de de­ci­sión mun­dial.

Ba­jo ese mar­co ex­terno nue­vo, Amé­ri­ca La­ti­na tie­ne por de­lan­te una agen­da com­ple­ja. Sin du­da el fo­co es­tá en Ar­gen­ti­na y Bra­sil por su im­por­tan­cia re­la­ti­va en la re­gión. Ahí, la po­lí­ti­ca tie­ne que re­sol­ver la con­so­li­da­ción ma­cro­eco­nó­mi­ca en un ám­bi­to car­ga­do de ex­pec­ta­ti­vas frus­tra­das por erro­res de ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­sa­das. Mé­xi­co se mo­ve­rá por an­da­ri­ve­les pro­pios de­ter­mi­na­dos por su re­la­ción bi­la­te­ral con EE.UU., y Ve­ne­zue­la es la in­cóg­ni­ta; allí, lo peor aun es­tá por ve­nir y el ti­po de sa­li­da ca­da vez es más in­cier­ta.

Fi­nal­men­te, un con­jun­to de paí­ses sin di­fi­cul­ta­des ex­tre­mas pe­ro con desafíos im­por­tan­tes. En nues­tro ca­so, aun­que sue­ne reite­ra­ti­vo, el dé­fi­cit fis­cal ele­va­do que se es­tá con­vir­tien­do en es­truc­tu­ral, es una es­tra­te­gia arries­ga­da pues se fi­nan­cia ma­yo­ri­ta­ria­men­te con en­deu­da­mien­to. Apos­tar a que las ta­sas de cre­ci­mien­to se ro­bus­te­ce­rán en el fu­tu­ro pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma, tam­bién es arries­ga­do por el mar­co ex­terno que se pro­yec­ta. Lo que acon­te­ce en nues­tro al­re­de­dor es un an­ti­ci­po de lo que pue­de su­ce­der si no se ac­túa en con­se­cuen­cia. Sin du­da, có­mo re­sol­ver­lo se­rá uno de los te­mas de los tiem­pos elec­to­ra­les que se ave­ci­nan.

Se nos vi­sua­li­za co­mo un es­pa­cio po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co pe­cu­liar y com­ple­jo, lo que lo con­di­cio­na pa­ra in­ci­dir en el res­to del mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.