DI­VER­SI­DAD

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Bár­ba­ra Main­zer (*) (*) Bar­ba­ra Main­zer, Eco­no­mis­ta, CFA Char­ter­hol­der. Pre­si­den­te de CFA So­ciety Uru­guay. Sus opi­nio­nes son per­so­na­les y no ne­ce­sa­ria­men­te re­fle­jan las del di­rec­to­rio.

Afir­ma Bár­ba­ra Main­zer que va­rios es­tu­dios han mos­tra­do que, em­pre­sas con fuer­zas de tra­ba­jo más di­ver­sas, tie­nen me­jo­res re­sul­ta­dos que el pro­me­dio del mer­ca­do.

Igual­dad de gé­ne­ro, igual­dad de opor­tu­ni­da­des pa­ra per­so­nas de di­fe­ren­te ori­gen, orien­ta­ción se­xual, edad, cul­tu­ra o re­li­gión: la di­ver­si­dad es un va­lor so­cial po­si­ti­vo ge­ne­ral­men­te acep­ta­do por ser “jus­to”. Pe­ro de­je­mos por un mo­men­to a un la­do las con­si­de­ra­cio­nes mo­ra­les: ¿y si la di­ver­si­dad, ade­más, fue­ra ren­ta­ble pa­ra las em­pre­sas? En los úl­ti­mos años, di­fe­ren­tes es­tu­dios han pre­sen­ta­do prue­bas de al­go que no ne­ce­sa­ria­men­te era evi­den­te: em­pre­sas con fuer­zas de tra­ba­jo más di­ver­sas tie­nen me­jo­res re­sul­ta­dos que el pro­me­dio del mer­ca­do.

Mc Kin­sey, que ha­ce más de 10 años es­tu­dia el im­pac­to de la di­ver­si­dad en los re­sul­ta­dos de las cor­po­ra­cio­nes, en­con­tró que las em­pre­sas con ma­yor di­ver­si­dad ra­cial y ét­ni­ca tie­nen un 30% más de pro­ba­bi­li­da­des de ob­te­ner ren­di­mien­tos su­pe­rio­res a su sec­tor de mer­ca­do .

En el mis­mo sen­ti­do, Cre­dit Suis­se, que en su re­por­te CS Gen­der 3000 ana­li­za el im­pac­to de la pre­sen­cia de mu­je­res en pues­tos ge­ren­cia­les o en di­rec­to­rios, re­sal­ta que las com­pa­ñías co­ti­za­das don­de las mu­je­res es­tán re­pre­sen­ta­das tie­nen ma­yo­res re­tor­nos de mer­ca­do y ga­nan­cias cor­po­ra­ti­vas su­pe­rio­res

¿CÓMOSE EX­PLI­CA ES­TO?

En un mun­do cre­cien­te­men­te com­ple­jo y com­pe­ti­ti­vo, con­tar con di­ver­si­dad cog­ni­ti­va e in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va es un ac­ti­vo. Gru­pos de per­so­nas con di­fe­ren­te ex­pe­rien­cia, ha­bi­li­da­des y co­no­ci­mien­to, apor­tan di­fe­ren­te pers­pec­ti­va a un mis­mo pro­ble­ma, lo que pue­de de­ri­var en me­jo­res for­mas de re­sol­ver­los. Por eso las com­pa­ñías con li­de­raz­go di­ver­so son más exi­to­sas.

Las em­pre­sas di­ver­sas son tam­bién más in­no­va­do­ras. Com­pa­ñías di­ver­sas e in­clu­si­vas es­tán me­jor po­si­cio­na­das pa­ra atraer ta­len­to, tie­nen em­plea­dos más sa­tis­fe­chos y el po­ten­cial de dar me­jor ser­vi­cio a una ba­se de clien­tes tam­bién ca­da vez más di­ver­sa, lo cual lle­va a un­círcu­lo vir- tuo­so que re­dun­da en ma­yor ren­ta­bi­li­dad.

FAC­TOR AL­FA.

En in­ver­sio­nes, si pa­ra ob­te­ner al­fa (un re­torno adi­cio­nal por en­ci­ma de lo que co­rres­pon­de a su ries­go) es ne­ce­sa­rio ha­cer al­go di­fe­ren­te, se­gu­ra­men­te te­ner di­fe­ren­tes pers­pec­ti­vas sea una ven­ta­ja: equi­pos di­ver­sos ob­ten­drán me­jo­res re­sul­ta­dos.

In­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les ya lo ven, y lo po­nen en prác­ti­ca. El ma­yor fon­do de pen­sio­nes en EE.UU. —Cal­pers, que ad­mi­nis­tra las pres­ta­cio­nes de los em- plea­dos pú­bli­cos de Ca­li­for­nia y ma­ne­ja ac­ti­vos por US$ 360 mil mi­llo­nes—, anun­ció en 2011 que in­cor­po­ra­ba for­mal­men­te fac­to­res de go­ber­nan­za a la ho­ra de de­ci­dir en qué com­pa­ñías in­ver­tir sus cuan­tio­sos re­cur­sos.

En 2017 fue más allá y anun­ció el en­vío de car­tas a 504 com­pa­ñías, don­de re­sal­tó la evi­den­cia cre­cien­te de que la di­ver­si­dad de los di­rec­to­rios tie­ne un im­pac­to eco­nó­mi­co po­si­ti­vo en los re­sul­ta­dos cor­po­ra­ti­vos. Y re­qui­rió a ca­da una de ellas que desa­rro­llen y co­mu­ni­quen su po­lí­ti­ca de di­ver­si­dad. “Cal­pers tie­ne in­te­rés en el cre­ci­mien­to de ca­da una de las com­pa­ñías y su po­si­bi­li­dad de crear va­lor pa­ra sus ac­cio­nis­tas en el lar­go pla­zo. Pa­ra po­der eje­cu­tar en for­ma exi­to­sa una es­tra­te­gia de ne­go­cios de lar­go pla­zo y mi­ti­gar el ries­go, el di­rec­to­rio de una com­pa­ñía de­be re­fle­jar una­mez­cla di­ver­sa de ha­bi­li­da­des, an­te­ce­den­tes y ex­pe­rien­cia” ver­sa­ba la car­ta.

En­los úl­ti­mos años se crea­ron ín­di­ces que si­guen fir­mas con ma­yo­res ni­ve­les de di­ver­si­dad de gé­ne­ro. En par­ti­cu­lar el fon­do ca­li­for­niano de pen­sio­nes de maes­tros (Calstrs) in­vir­tió US$ 250 mi­llo­nes en un vehícu­lo que si­gue uno de es­tos ín­di­ces.

¿Y POR CA­SA?

Se­gún el Ín­di­ce de Com­pe­ti­ti­vi­dad por el Ta­len­to Glo­bal que rea­li­za­ron Adec­co, In­sead yTa­taCom mu ni ca ti o ns, pu­bli­ca­do por El Ob­ser­va­dor (8/3/2018), Uru­guay se ubi­ca muy bien en cuan­to a can­ti­dad de mu­je­res gra­dua­das (64%) ocu­pan­do el pues­to 11 en­tre 119 paí­ses ana­li­za­dos. Sin em­bar­go, cuan­do se con­si­de­ra la bre­cha de sa­la­rios en­tre­hom­bres y mu­je­res, Uru­guay cae al pues­to 74. En otras pa­la­bras, si bien las mu­je­res ac­ce­den y se des­ta­can en el ám­bi­to edu­ca­ti­vo, aún que­da mu­cho por ha­cer pa­ra que exis­ta equi­dad en el mun­do la­bo­ral.

La par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en los di­rec­to­rios y car­gos ge­ren­cia­les de las prin­ci­pa­les em­pre­sas de Uru­guay es del 10%, mien­tras que la pre­sen­cia se re- du­ce al 4% en las di­rec­ti­vas de las cá­ma­ras em­pre­sa­ria­les. Los da­tos sur­gen del tra­ba­jo “De­sigual­da­des de gé­ne­ro en la cú­pu­la de las gran­des em­pre­sas: Uru­guay en pers­pec­ti­va com­pa­ra­da” y fue con­sig­na­do por El País (oc­tu­bre de 2016). Una no­ta­ble ex­cep­ción fue el ca­so de la ban­ca, don­de cua­tro mu­je­res ocu­pa­ron si­mul­tá­nea­men­te las ge­ren­cias ge­ne­ra­les de las fi­lia­les uru­gua­yas de Ci­ti­bank, HSBC, He­ri­ta­ge y Ban­co Re­pú­bli­ca.

EL CA­MINO.

Las de­sigual­da­des son par­ti­cu­lar­men­te agu­das en el mun­do de las fi­nan­zas. Amé­ri­ca La­ti­na se des­ta­ca co­mo uno de los lu­ga­res con me­nor par­ti­ci­pa­ción de mu­je­res en es­te sec­tor. Los hom­bres do­mi­nan es­ta in­dus­tria, so­bre to­do en los pues­tos je­rár­qui­cos. Nues­tra pro­fe­sión tie­ne un cla­ro pro­ble­ma de fal­ta de di­ver­si­dad. Una in­dus­tria que es­cu­cha di­fe­ren­tes pers­pec­ti­vas ob­ten­drá me­jo­res re­sul­ta­dos y sen­ta­rá las ba­ses pa­ra un me­jor fu­tu­ro de la pro­fe­sión de in­ver­sio­nes.

Sien­do la prin­ci­pal aso­cia­ción de pro­fe­sio­na­les de in­ver­sión del mun­do, CFA Ins­ti­tu­te es­tá in­me­jo­ra­ble­men­te po­si­cio­na­do pa­ra con­tri­buir a un cam­bio. Des­de CFA Ins­ti­tu­te y CFA So­ciety Uru­guay re­co­no­ce­mos que hay mu­cho ca­mino por re­co­rrer y que de­be­mos ha­cer más pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo la opor­tu­ni­dad que di­ver­sos equi­pos de li­de­raz­go re­pre­sen­tan. Bus­can­do atraer, desa­rro­llar, orien­tar a los fu­tu­ros pro­fe­sio­na­les de in­ver­sión en los di­fe­ren­tes ni­ve­les de las or­ga­ni­za­cio­nes. In­ver­tir en di­ver­si­dad es ren­ta­ble: re­dun­da en me­jo­res ga­nan­cias pa­ra las com­pa­ñías y me­jo­res re­tor­nos pa­ra los in­ver­so­res.

Las em­pre­sas di­ver­sas son tam­bién más in­no­va­do­ras; el ta­len­to siem­pre ha es­ta­do dis­trien bui­do va­rie­dad de lu­ga­res geo­grá­fi­cos, for­mas y cul­tu­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.