El di­ne­ro su­cio ha­ce tiem­po que no pa­sa por los pa­raí­sos fis­ca­les

Las ju­ris­dic­cio­nes de ba­ja tri­bu­ta­ción tie­nen ra­zón de ser por­que exis­ten es­ta­dos con ex­tre­ma vo­ra­ci­dad fis­cal

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - ENTREVISTA - LUIS CUS­TO­DIO lcus­to­dio@el­pais.com.uy

En su li­bro “Có­mo pro­te­gen sus ac­ti­vos los más ri­cos y por qué de­be­ría­mos imi­tar­los”, el abo­ga­do ar­gen­tino Mar­tín Lit­wak de­fien­de la ne­ce­si­dad de la pla­ni­fi­ca­ción pa­tri­mo­nial “en un mun­do mu­cho más trans­pa­ren­te”, al tiem­po que le qui­ta re­le­van­cia a la ma­la fa­ma de los pa­raí­sos fis­ca­les y ase­gu­ra que Es­ta­dos Uni­dos, es “el más opa­co de to­dos”. A con­ti­nua­ción, un re­su­men de la en­tre­vis­ta.

—¿A qué obe­de­ce la ma­yor ne­ce­si­dad de pla­ni­fi­ca­ción que us­ted re­sal­ta?

—Pa­sa­mos de una épo­ca don­de no ha­bía co­mu­ni­ca­ción en­tre los paí­ses, no exis­tía in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción fis­cal y no ha­bía am­nis­tías, a una don­de, a raíz del in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción, hay am­nis­tías tri­bu­ta­rias que traen co­mo con­se­cuen­cia que la ma­yo­ría de las fa­mi­lias con ac­ti­vos en el ex­te­rior ter­mi­nan blan­quean­do los pa­tri­mo­nios y apa­re­ce la ne­ce­si­dad de op­ti­mi­zar el te­ma fis­cal, te­ner la ma­yor pri­va­ci­dad po­si­ble y so­bre to­do en La­ti­noa­mé­ri­ca, ma­yor se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca. Aun­que se pue­da pen­sar que el co­mún de las fa­mi­lias ar­ma su pa­tri­mo­nio de for­ma­tal de no pa­gar im­pues­tos o re­du­cir­los, la ma­yo­ría de las con­sul­tas se de­ben a que las fa­mi­lias quie­ren evi­tar la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que hay en Ar­gen­ti­na, Mé­xi­co o Pe­rú, así co­mo la vio­len­cia que pre­sen­te en mu­chos paí­ses de la re­gión, y por eso tra­tan de pro­te­ger­se.

—Es­te con­cep­to de pro­tec­ción y re­ser­va pa­re­ce ir en el sen­ti­do con­tra­rio de la ten­den­cia de los go­bier­nos y or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les ha­cia una ma­yor trans­pa­ren­cia…

—Da­do que los paí­ses de al­ta tri­bu­ta­ción, reuni­dos en G20, OCDE, etc., es­tán pre­sio­nan­do ca­da vez más a los paí­ses de

ba­ja tri­bu­ta­ción, e in­clu­si­ve le han im­pues­to el in­ter­cam­bio au­to­má­ti­co de in­for­ma­ción, hoy los pa­tri­mo­nios son mu­cho más pú­bli­cos. Si yo an­tes te­nía el 10% de mi pa­tri­mo­nio de­cla­ra­do y el res­to no, de al­gu­na ma­ne­ra ese 90% es­ta­ba “pro­te­gi­do”, fue­ra de la ór­bi­ta del país de re­si­den­cia. Eso no preo­cu­pa­ba en de­ma­sía. En la ac­tua­li­dad, don­de el 100% es trans­pa­ren­te, lo ten­ga o no en el país, el go­bierno, el pe­rio­dis­mo, mu­cha gen­te sa­be lo que ten­go, allí sur­ge la ne­ce­si­dad de planificar.

—¿Y por qué no, el 100% del pa­tri­mo­nio en for­ma trans­pa­ren­te?

—No ten­go nin­gún pro­ble­ma en que el 100% de mi pa­tri­mo­nio sea trans­pa­ren­te, el pro­ble­ma acá es­tá en los pre­jui­cios que la gen­te en­fren­ta, en el sen­ti­do de que si ten­go di­ne­ro afue­ra “al­go es­toy ocul­tan­do”. Na­die pien­sa que pue­do te­ner in­te­rés en ocul­tar­lo por un te­ma fa­mi­liar, o has­ta por te­mor de que se­cues­tren a mi fa­mi­lia. La reali­dad es que el de­re­cho a la pri­va­ci­dad es­tá con­sa­gra­do en to­das las cons­ti­tu­cio­nes de Amé­ri­ca La­ti­na. Ten­go de­re­cho a pre­ser­var lo mío, con tal que el di­ne­ro sea lí­ci­to y que pa­gue los im­pues­tos que co­rres­pon­den. In­clu­so en al­gu­nos paí­ses, en el en­ten­di­do que se pa­ga ren­ta mun­dial, te­ner el di­ne­ro fue­ra o aden­tro es lo mis­mo.

Se tra­ta de evi­tar que ven­ga un co­rra­li­to, o que un go­bierno me ex­pro­pie, que es lo que ha pa­sa­do en va­rios paí­ses de la re­gión.

—Se tien­de a pen­sar que pri­va­ci­dad va de la mano de opa­ci­dad…

—Sin du­das que se le da esa con­no­ta­ción ne­ga­ti­va. Yo ha­blo de planificar y hay quie­nes lo en­tien­den co­mo elu­dir; yo pue­do ha­blar de pro­te­ger y pue­den de­cir­me que se tra­ta de ocul­tar. Acá hay un cam­bio cul­tu­ral im­por­tan­te. En los úl­ti­mos años, des­pués de los Pa­na­má Pa

pers, la gen­te co­men­zó a en­ten­der por qué exis­ten los pa­raí­sos fis­ca­les. Se cues­tio- na mu­cho a los paí­ses de ba­ja tri­bu­ta­ción, pe­ro po­co se se­ña­la a aque­llos paí­ses que co­bran im­pues­tos al­tos. Tam­po­co se ha­ce re­fe­ren­cia a paí­ses con ba­ja o nu­la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca. El fo­co de­be ser di­fe­ren­te. Hay un de­re­cho in­na­to a in­ten­tar pro­te­ger lo que se tie­ne, y si hay un Es­ta­do que me ata­ca, yo me voy a de­fen­der. Y un as­pec­to muy im­por­tan­te que aten­der es que los pa­raí­sos fis­ca­les, lo que ha­cen es po­ner un lí­mi­te a los paí­ses de al­ta tri­bu­ta­ción. Si aque­llos de ba­ja tri­bu­ta­ción no exis­tie­ran, los de­más, los vo­ra­ces, su­birían sus im­pues­tos sin nin­gún lí­mi­te.

—¿Dón­de es­tá el lí­mi­te pa­ra la ili­ci­tud, de­trás de una ju­ris­dic­ción offs­ho­re?

—De he­cho, los de­trac­to­res de es­tas ju­ris­dic­cio­nes ya no ha­blan de ili­ci­tud, lo que di­cen es que son in­mo­ra­les.

—¿Y lo son?

—Hay un ca­pí­tu­lo en el li­bro que yo ti­tu­lo “mo­ra­li­dad tri­bu­ta­ria”. El con­cep­to es: no hay re­la­ción en­tre mo­ral e im­pues­tos. El te­ma cen­tral es que yo ga­ne mi di­ne­ro le­gal­men­te y pa­gue mis im­pues­tos; des­pués, dón­de pon­go el di­ne­ro, es un asun­to que me co­rres­pon­de de­ci­dir a mí.

En Ar­gen­ti­na, re­cien­te­men­te hu­bo mu­cho re­vue­lo con fun­cio­na­rios pú­bli­cos que te­nían su di­ne­ro afue­ra. Y mi pre­gun­ta es: ¿por qué un fun­cio­na­rio ten­dría me­nos de­re­chos que una per­so­na que tra­ba­ja en la ac­ti­vi­dad pri­va­da?, y si la tie­nen en Ar­gen­ti­na, la que­ja es por el con­flic­to de in­te­rés. Que­re­mos que lle­guen in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras, o sea, el di­ne­ro de un fran­cés, un in­glés o un es­ta­dou­ni­den­se. ¿Y por qué ve­mos mal en­ton­ces que un uru­gua­yo ten­ga el di­ne­ro en Fran­cia o Es­ta­dos Uni­dos?

—Pe­ro no se pue­de ase­gu­rar que a tra­vés de las ju­ris­dic­cio­nes fis­ca­les con­si­de­ra­das pa­raí­sos, no se­mo­vi­li­ce di­ne­ro ile­gal…

—Pue­de ha­ber al­gún ca­so, es cier­to. Pe­ro es una vi­sión “ochen­to­sa” de los pa­raí­sos fis­ca­les. Hoy, Pa­na­má, Is­las Cai­mán, Is­las Vír­ge­nes Bri­tá­ni­cas, in­ter­cam­bian in­for­ma­ción con Uru­guay, Ar­gen­ti­na, Bra­sil. Y mu­cho más que con Es­ta­dos Uni­dos. Pre­ci­sa­men­te, el pa­raí­so fis­cal más gran­de del mun­do, en cuan­to a la opa­ci­dad, es Es­ta­dos Uni­dos. Y no se ha­ce tan­to hin­ca­pié en eso. Y en­ci­ma de eso, hoy han ba­ja­do los im­pues­tos a las cor­po­ra­cio­nes.

—¿A su jui­cio, los di­ne­ros ile­ga­les, usan otros vehícu­los pa­ra ocul­tar­se?

—En los úl­ti­mos años, co­mo to­dos los paí­ses sus­cri­bie­ron el nue­vo es­tán­dar de in­ter­cam­bio, nin­guno tie­ne opa­ci­dad. Esa vi­sión es desac­tua­li­za­da. Pre­ci­sa­men­te, hoy los ca­na­les son otros. El di­ne­ro su­cio hoy es di­ne­ro en efec­ti­vo, no es­tá ban­ca­ri­za­do. Son los “bol­sos de Ló­pez” en el con­ven­to en Ar­gen­ti­na, o aque­llos que se de­nun­cia­ron que in­gre­sa­ron a Uru­guay… hoy el “di­ne­ro ne­gro” se mue­ve en efec­ti­vo o sino, en bie­nes que no in­ter­cam­bian in­for­ma­ción, co­mo pue­de ser el real es­ta­te en al­gu­nos paí­ses. O paí­ses que no es­tán en el sis­te­ma mun­dial de ca­pi­ta­les, por ejem­plo Chi­na. Esas cuen­tas ya no es­tán en el Ca­ri­be.

El “di­ne­ro ne­gro” ban­ca­ri­za­do prác­ti­ca­men­te ya no exis­te en nin­gún la­do. Sal­vo Es­ta­dos Uni­dos.

—¿Ha­cia dón­de va­mos en tér­mi­nos del ma­ne­jo de ca­pi­ta­les?

— La ten­den­cia es a un mun­do ca­da vez más trans­pa­ren­te, y pa­ra eso ha­ce fal­ta que Es­ta­dos Uni­dos se aco­ple, aun­que eso no se­rá en el fu­tu­ro in­me­dia­to. Va a ser ne­ce­sa­rio ma­yor pla­ni­fi­ca­ción. Va­mos a ir ca­da vez más a pa­tri­mo­nios más blan­cos y trans­pa­ren­tes, y en to­do eso tie­ne mu­cho que ver tam­bién los avan­ces tec­no­ló­gi­cos.

Íba­mos tam­bién ha­cia un mun­do de im­pues­tos al­tos, pe­ro eso que­dó en cues­tión ha­ce un año y me­dio. La creen­cia ge­ne­ra­li­za­da se apo­ya­ba en que los sis­te­mas pre­vi­sio­na­les, en el mun­do, es­tán to­dos que­bra­dos o en vías de. Nin­gún país pue­de pa­gar las ju­bi­la­cio­nes que tie­ne que pa­gar al ni­vel de re­cau­da­ción que te­ne­mos hoy. Y los go­bier­nos pien­san que la úni­ca for­ma de in­cre­men­tar su re­cau­da­ción es su­bien­do im­pues­tos, lo que es­tá pro­ba­do que no es cier­to. In­clu­si­ve la OCDE es­ta­ba fan­ta­sean­do con la idea de un flat

tax, o sea una ta­sa pla­na, lo cual no es bueno pa­ra el con­tri­bu­yen­te. Con­fi­gu­ra un mo­no­po­lio que, se­gu­ra­men­te, apun­ta­ría ubi­car­se en ta­sas muy al­tas.

—¿Qué tor­ció ese rum­bo ha­cia los im­pues­tos al­tos?

—La gue­rra fis­cal que co­men­zó Trump. Ba­jó el im­pues­to cor­po­ra­ti­vo a 21% y re­vo­lu­cio­nó el mun­do. Aho­ra Chi­na es­tá ba­jan­do im­pues­tos a la mo­ne­da ex­tran­je­ra, Hun­gría ha­ce lo mis­mo, Ale­ma­nia y Aus­tra­lia ma­ne­jan pro­yec­tos en el mis­mo sen­ti­do, to­do el mun­do lo es­tá ha­cien­do con la in­ten­ción de com­pe­tir. Por tan­to, aho­ra es­ta­mos en un es­ta­do de in­cer­ti­dum­bre y el jue­go es­tá abier­to en ma­te­ria de im­pues­tos.

Mar­tín Lit­wak Abo­ga­do ar­gen­tino, es­pe­cia­li­za­do en fon­dos de in­ver­sión y so­cio fun­da­dor de Lit­wak & Part­ners en 2011. Fue res­pon­sa­ble del área la­ti­noa­me­ri­ca­na de Ogier, una fir­ma ase­so­ra de in­ver­sio­nes de Is­las Vír­ge­nes. Re­si­dió en Uru­guay. Hoy lo ha­ce...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.