ECO­NO­MÍA Y PO­LÍ­TI­CA

Pue­de ser una al­ter­na­ti­va, si Bei­jing es­tá dis­pues­ta a pa­gar el pre­cio de to­car el ren­min­bi

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA -

Pau­lo Levy re­la­ta que la eco­no­mía bra­si­le­ña ha per­di­do fuer­za, sin so­lu­ción a sus prin­ci­pa­les desafíos, en mo­men­tos en que la co­rrup­ción a gran es­ca­la ha lle­va­do al re­cha­zo in­dis­cri­mi­na­do de la cla­se po­lí­ti­ca, y con es­ca­sas ex­pec­ta­ti­vas de una pron­ta re­no­va­ción.

El go­bierno chino

re­cha­za las acu­sa­cio­nes

de Trump de una ba­ja de­li­be­ra­da del ren­min­bi pa­ra ob­te­ner

ven­ta­jas

co­mer­cia­les

Chi­na cuen­ta con un ar­ma muy sen­ci­lla que pue­de em­plear pa­ra in­ten­tar con­tra­rres­tar los aran­ce­les del pre­si­den­te Do­nald Trump.

Des­de me­dia­dos de abril, el va­lor de la mo­ne­da de Chi­na, el ren­min­bi, ha­ba­ja­do­más del 7% con res­pec­to al dó­lar, una­mag­ni­tu­di­nu­sual. Al bajar el va­lor del ren­min­bi, las ex­por­ta­cio­nes chi­nas se aba­ra­tan pa­ra los com­pra­do­res ex­tran­je­ros, lo cual es par­ti­cu­lar­men­te útil en es­te mo­men­to, cuan­do los aran­ce­les de Trump en­ca­re­cen mu­chos pro­duc­tos chi­nos en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se. Pues­to que el go­bierno de Chi­na se en­car­ga de con­tro­lar el va­lor desumo­ne­da, es evi­den­te­que es­tá de acuer­do con es­ta ba­ja.

Trump tui­teó días pa­sa­dos que la debilidad del ren­min­bi ero­sio­na­ba las ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas de EE.UU.

Las au­to­ri­da­des chi­nas de­cla­ra­ron que no han pro­vo­ca­do una ba­ja de­li­be­ra­da en el va­lor del ren­min­bi pa­ra ob­te­ner ven­ta­jas en el con­flic­to co­mer­cial. Lo cier­to es que la ba­ja re­cien­te en es­ta mo­ne­da qui­zá se ha­ya de­bi­do a fac­to­res eco­nó­mi­cos sin re­la­ción al­gu­na con el co­mer­cio. Sin em­bar­go, el ren­min­bi no se cam­bia li­bre­men­te. Su pre­cio de­be au- men­tar o bajar a dia­rio den­tro de un ran­go es­tric­to fi­ja­do por el ban­co cen­tral. Ese ran­go se ha ido re­du­cien­do de ma­ne­ra cons­tan­te. La re­duc­ción más re­cien­te, que co­lo­có al ren­min­bi al ni­vel que te­nía el año pa­sa­do, co­men­zó cuan­do se agra­vó el cru­ce de de­cla­ra­cio­nes .

Si bien una mo­ne­da de­bi­li­ta­da pue­de ayu­dar a sua­vi­zar los gol­pes eco­nó­mi­cos, tam­bién hay que pa­gar un pre­cio. Chi­na lo vi­vió cuan­do de­va­luó su mo­ne­da ha­ce tres años. No obs­tan­te, per­mi­tir la caí­da del ren­min­bi pue­de te­ner más ven­ta­jas que otras po­si­bles reac­cio­nes a los aran­ce­les es­ta­dou­ni­den­ses. Co­mo Chi­na ex­por­ta mu­cho más a EE.UU. de lo que im­por­ta, no pue­de res­pon­der con aran­ce­les so­bre can­ti­da­des si­quie­ra com­pa­ra­bles de pro­duc­tos es­ta­dou­ni­den­ses.

Sin em­bar­go, las de­va­lua­cio­nes in­vo­lu­cran mu­chí­si­mos ries­gos. Pa­ra em­pe­zar, no se sa­be con exac­ti­tud cuán­to ten­dría Chi­na que de­jar bajar su mo­ne­da. Es po­si­ble que la ba­ja de los tres me­ses re­cien­tes ha­ya be­ne­fi­cia­do las ex­por­ta­cio­nes de Chi­na a EE.UU., que el año pa­sa­do su­pe­raron los U$S 500.000 mi­llo­nes y com­pen­sa­do en par­te los efec­tos de los aran­ce­les del 25% impuestos has­ta aho­ra, pa­ra pro­duc­tos chi­nos por un va­lor de U$S 34.000 mi­llo­nes.

Sin em­bar­go, lo más pro­ba­ble es que los en­car­ga­dos de las po­lí­ti­cas chi­nas quie­ran evi­tar que los in­ver­sio­nis­tas crean que el ti­po de cam­bio se ha vis­to afec­ta­do di­rec­ta­men­te por el desa­rro­llo de la guerra co­mer­cial.

Un des­plo­me del ren­min­bi se­ría un pro­ble­ma pa­ra la eco­no­mía de ese país. La de­va­lua­ción apli­ca­da en 2015 que pro­vo­có una gran fu­ga de ca­pi­ta­les, de­jó en­se­ñan­zas. Chi­na es­ta­ble­ció nue­vos “con­tro­les de ca­pi­tal” que de­tu­vie­ron­la fu­ga de ca­pi­ta­les y, gra­cias a un au­men­to en la eco­no­mía glo­bal y los pre­cios, se tem­pla­ron las preo­cu­pa­cio­nes acer­ca de la po­si­ble ba­ja en los pre­cios de los pro­duc­tos chi­nos. De­bi­do a los con­tro­les adi­cio­na­les y a que la eco­no­mía glo­bal es­tá en me­jo­res con­di­cio­nes, Chi­na po­dría dar­se el lujo de apli­car otra de­va­lua­ción sin crear tan­to re­vue­lo. De cual­quier for­ma, se­ría una tarea difícil, en par­te por­que las per­so­nas y las em­pre­sas siem­pre en­cuen­tran la for­ma de eva­dir las re­glas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.