Tra­ta­dos de in­ver­sión han fa­vo­re­ci­do al país

Ar­bi­tra­je in­ter­na­cio­nal fa­vo­re­ció en más opor­tu­ni­da­des a Es­ta­dos que a las em­pre­sas de­man­dan­tes

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA -

Los ca­si trein­ta tra­ta­dos bi­la­te­ra­les de in­ver­sio­nes que ha fir­ma­do Uru­guay des­de fi­na­les de los ochen­ta, se han con­ver­ti­do en un ele­men­to a fa­vor a la ho­ra de que ca­pi­ta­les ex­tran­je­ros evalúan in­gre­sar al país y pla­ni­fi­can la es­truc­tu­ra­ción in­ter­na­cio­nal de su in­ver­sión, sos­tie­ne el Dr. San­tia­go Ga­ti­ca, abo­ga­do es­pe­cia­li­za­do en te­mas de ar­bi­tra­je in­ter­na­cio­nal, área en la que se de- sem­pe­ña en la fir­ma Fresh­fields Bruck­haus De­rin­ger en Nue­va York.

Es­te me­ca­nis­mo fue el usado por la bri­tá­ni­ca Phi­lip Mo­rris pa­ra de­man­dar al Es­ta­do uru­gua­yo a co­mien­zos de es­ta dé­ca­da; con­tra­ria­men­te a la creen­cia po­pu­lar de que se tra­ta de un me­ca­nis­mo de pro­tec­ción uni­di­rec­cio­nal pa­ra las em­pre­sas, el tri­bu­nal pri­va­do que en­ten­dió en el ca­so fa­lló a fa­vor de Uru­guay. Pre­ci­sa­men­te, Ga­ti­ca co­men­tó que de los más de 500 ca­sos fi­na­li­za­dos al año pa­sa­do, el 37% ha­bían si­do de­ci­di­dos a fa­vor del Es­ta­do de­man­da­do y un 27% a fa­vor del in­ver­sor. “Y cuan­do el Es­ta­do pier­de, las com­pen­sa­cio­nes eco­nó­mi­cas a fa­vor de las em­pre­sas sue­len ser de me­nos del 50% del re­cla­mo to­tal”, sos­tu­vo el ex­per­to.

Por la vía de es­te ins­tru­men­to de ar­bi­tra­je, Uru­guay en­fren­ta en la actualidad otras dos de­man­das.

Los paí­ses evalúan si el be­ne­fi­cio de atraer in­ver­sio­nes su­pera el cos­to de una even­tual pér­di­da de so­be­ra­nía.

Cuan­do una em­pre­sa ex­tran­je­ra con­si­de­ra in­ver­tir en el país y pla­ni­fi­ca la es­truc­tu­ra­ción in­ter­na­cio­nal de di­cha in­ver­sión, sue­le te­ner en cuen­ta la exis­ten­cia o no de un tra­ta­do bi­la­te­ral de in­ver­sio­nes con el país del que son ori­gi­na­rios, y a me­nu­do, “de­ci­den es­truc­tu­rar­la a tra­vés de un país con el cual Uru­guay ten­ga es­te ti­po de tra­ta­do bi­la­te­ral”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta San­tia­go Ga­ti­ca, quien tra­ba­ja en una fir­ma glo­bal en Nue­va York. A con­ti­nua­ción, un re­su­men de la en­tre­vis­ta.

—Uru­guay tie­ne más de trein­ta acuer­dos de es­ta na­tu­ra­le­za. ¿Cuá­les son sus ca­rac­te­rís­ti­cas?

—Ge­ne­ral­men­te son tra­ta­dos en­tre dos o más paí­ses que es­ta­ble­cen que un in­ver­sor de uno de los paí­ses que ra­ti­fi­có el tra­ta­do in­vier­te en el otro país, con­ta­rá con de­ter­mi­nas pro­tec­cio­nes mí­ni­mas: pro­tec­ción con­tra la ex­pro­pia­ción de la in­ver­sión sin jus­ta com­pen­sa­ción, plena pro­tec­ción y se­gu­ri­dad, tra­ta­mien­to jus­to y equi­ta­ti­vo, tra­ta­mien­to no me­nos fa­vo­ra­ble que el otor­ga­do a in­ver­so­res na­cio­na­les o de otros paí­ses, li­bre trans­fe­ren­cia de in­ver­sio­nes, ren­tas y di­vi­sas, etc. La prin­ci­pal par­ti­cu­la­ri­dad es que en el ca­so de que el Es­ta­do vio­le al­gu­na de esas pro­tec­cio­nes, los in­ver­so­res pue­den re­cu­rrir a un me­ca­nis­mo al­ter­na­ti­vo de re­so­lu­ción de dispu­tas co­mo es el ar­bi­tra­je in­ter­na­cio­nal, con­du­ci­do por un tri­bu­nal in­de­pen­dien­te de to­do juz­ga­do na­cio­nal com­pues­to por tres in­di­vi­duos pri­va­dos, que di­ri­mi­rá so­bre la cues­tión en li­ti­gio. Los asun­tos en li­ti­gio pue­den te­ner que ver con te­mas de po­lí­ti­cas pú­bli­cas en el país, re­gu­la­cio­nes lo­ca­les, y el tra­ta­mien­to de in­ver­sio­nes en el país.

Es­te ré­gi­men sur­gió en 1966 con el con­ve­nio in­ter­na­cio­nal que creó al Cia­di ( Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Arre­glo de Di­fe­ren­cias re­la­ti­vas a In­ver­sio­nes), el bra­zo es­pe­cia­li­za­do del Ban­co Mun­dial. Has­ta ese mo­men­to, si una em­pre­sa de un país in­ver­tía en otro en el que lue­go ha­bía un gi­ro po­lí­ti­co don­de se de­ci­día, por ejemplo, la ex­pro­pia­ción o cam­bios en re­glas de jue­go, el re­cla­mo del in­ver­sor de­bía di­ri­mir­se en los juz­ga­dos de ese Es­ta­do, a ve­ces en paí­ses don­de la jus­ti­cia no go­za de la in­de­pen­den­cia o trans­pa­ren­cia ne­ce­sa­ria.

—Pa­ra Uru­guay, los pri­me­ros tra­ta­dos de in­ver­sión se fir­ma­ron ha­ce 30 años…

—Uru­guay co­men­zó a fir­mar tra­ta­dos de es­te ti­po a fi­nes de los años ochen­ta, con Ale­ma­nia y Sui­za pri­me­ro. Es­te úl­ti­mo, fir­ma­do en 1989, fue el que uti­li­zó Phi­lip Mo­rris pa­ra ini­ciar su re­cla­mo an­te Uru­guay en 2010.

—Uno de los as­pec­tos más con­tro­ver­sia­les es la cues­tión de la so­be­ra­nía...

—Hay paí­ses que de­ci­die­ron, con to­tal va­li­dez, no ra­ti­fi­car tra­ta­dos de es­te ti­po. Por ejemplo, Bra­sil. Otros, la ma­yo­ría de los la­ti­noa­me­ri­ca-

nos, en­ten­die­ron que el be­ne­fi­cio de atraer in­ver­sio­nes su­pera el cos­to de cier­ta pér­di­da de so­be­ra­nía que por cier­to exis­te. Se tra­ta de acep­tar que la pa­la­bra fi­nal so­bre cier­tas dispu­tas re­la­ti­vas a in­ver­sio­nes, la ten­gan tri­bu­na­les fue­ra de su ju­ris­dic­ción. En un prin­ci­pio, es­tos tra­ta­dos so­lían ser­muy­si­mi­la­res y ba­sar­se en un acuer­do mo­de­lo. Sin em­bar­go, han ido evo­lu­cio­nan­do pa­ra aten­der as­pec­tos vin­cu­la­dos con las preo­cu­pa­cio­nes de los Es­ta­dos re­la­ti­vas a de­fi­ni­cio­nes más con­cre­tas de las pro­tec­cio­nes e in­cluir ex­pre­sa­men­te, por ejemplo, te­mas sen­si­bles­co­mo­me­dio am­bien­te, o enU­ru­guay cues­tio­nes de sa­lud pú­bli­ca. En los pri­me­ros tra­ta­dos es­tos es­tán­da­res re­sul­ta­ban más va­gos, y eso hoy se es­tá modificando.

—¿Quie­re de­cir que se han he­cho co­rrec­cio­nes pa­ra aten­der las preo­cu­pa­cio­nes de los Es­ta­dos?

—Así es. Pe­ro ca­be te­ner en cuen­ta que hay mu­cho mi­to acer­ca de que tra­di­cio­nal­men­te los tri­bu­na­les in­ter­na­cio­na­les han adop­ta­do una po­si­ción más fa­vo­ra­ble pa­ra los in­ver­so­res que pa­ra los Es­ta­dos. Si nos re­mi­ti­mos a Uru­guay, por ejemplo, el Es­ta­do sa­lió triun­fan­te an­te la de­man­da de Phi­li­pMo­rris. Se en­ten­dió que las me­di­das re­la­ti­vas al ta­ba­co to­ma­das por Uru­guay in­clui­das en sus po­lí­ti­cas pú­bli­cas de sa­lud no ha­bían si­do una ex­pro­pia­ción de las mar­cas ni dis­cri­mi­na­to­rias en par­ti­cu­lar con­tra la em­pre­sa, sino que eran un ejer­ci­cio vá­li­do de sus atri­bu­cio­nes de po­lí­ti­ca sa­ni­ta­ria, y por tan­to los tres ár­bi­tros pri­va­dos que in­te­gra­ron el tri­bu­nal en­ten­die­ron que no se le de­bía ni un dó­lar a la em­pre­sa.

De he­cho, las es­ta­dís­ti­cas de la Con­fe­ren­cia de las Na­cio­nes Uni­das so­bre Co­mer­cio y Desa­rro­llo (Un­ctad) mues­tran que el sis­te­ma es­tá bas­tan­te ba­lan­cea­do en cuan­to a las de­ci­sio­nes de los tri­bu­na­les in­ter­na­cio­na­les: has­ta el año pa­sa­do, de los más de 500 ca­sos con­clui­dos, el 37% ha­bían si­do a fa­vor del Es­ta­do de­man­da­do, 27% a fa- vor del in­ver­sor y el res­to tran­sa­do, dis­con­ti­nua­do, etc. Y cuan­do el Es­ta­do pier­de, las com­pen­sa­cio­nes eco­nó­mi­cas a fa­vor de las em­pre­sas sue­len ser de me­nos del 50% del re­cla­mo to­tal.

—¿En qué otras ins­tan­cias de li­ti­gio in­ter­na­cio­nal se en­cuen­tra Uru­guay?

—Hay otros dos ca­sos ini­cia­dos. Uno es el que la em­pre­sa de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes Ital­ba ini­ció con­tra Uru­guay en

2016 por la re­vo­ca­ción de una li­cen­cia de es­pec­tro ra­dio­eléc­tri­co a su sub­si­dia­ria uru­gua­ya Tri­go­sul S.A. en el año

2011, ba­jo el tra­ta­do EE.UU.Uru­guay. Y se­gún se le no­ti­fi­có al go­bierno el año pa­sa­do, los in­ver­so­res en el pro­yec­to mi­ne­ro de Ara­ti­rí tam­bién ini­cia­ron un ar­bi­tra­je si­mi­lar en el mar­co del tra­ta­do bi­la­te­ral Reino Uni­do-Uru­guay, por lo que con­si­de­ra una con­duc­ta ar­bi­tra­ria y no trans­pa­ren­te del Es­ta­do, así co­mo los cam­bios re­gu­la­to­rios, que lle­va­ron a que el pro­yec­to de hie­rro enVa­len­ti­nes no se con­cre­ta­ra.

—Un país tie­ne la li­ber­tad ab­so­lu­ta de de­fi­nir las po­lí­ti­cas que den­tro­de su­de­re­cho es­tén am­pa­ra­das...

—Sí. El pro­ble­ma es que si esas po­lí­ti­cas aten­tan con­tra la in­ver­sión que hi­zo un pri­va­do y los de­re­chos pro­te­gi­dos ba­jo un tra­ta­do, la dis­cu­sión pa­sa por si se tie­ne que compensar o no al in­ver­sor por los da­ños que su­fra, y por cuán­to. Esa es la dis­cu­sión, más allá de la bon­dad o no que ten­gan las po­lí­ti­cas que el país adop­te.

—Los cam­bios de po­lí­ti­cas por par­te de los Es­ta­dos han ge­ne­ra­do mu­chas dispu­tas en la re­gión…

—Du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da Bo­li­via, Ecua­dor y Ve­ne­zue­la han ge­ne­ra­do mu­chas dispu­tas de es­te ti­po, de­bi­do a la ola de ex­pro­pia­cio­nes o na­cio­na­li­za­cio­nes de in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras adop­ta­das por sus go­bier­nos. Es­to llevó a que en 2007, 2009 y 2012, res­pec­ti­va­men­te, es­tos paí­ses de­ci­die­ran de­nun­ciar el con­ve­nio que creó el Cia­di. Se re­ti­ra­ron, y co­men­za­ron a de­nun­ciar mu­chos de los tra­ta­dos de in­ver­sión que ha­bían si­do fir­ma­dos por go­bier­nos an­te­rio­res con los que no es­ta­ban de acuer­do.

Por ejemplo, en la fir­ma en que tra­ba­jo ac­tual­men­te es­toy in­vo­lu­cra­do en ca­sos vin­cu­la­dos al sec­tor de la mi­ne­ría en Bo­li­via y en el de los ali­men­tos en Ve­ne­zue­la, fru­to de ex­pro­pia­cio­nes de los go­bier­nos de Evo Mo­ra­les y Hu­go Chá­vez. En esos ca­sos, se re­cu­rrió al ar­bi­tra­je in­ter­na­cio­nal por par­te de las em­pre­sas, por­que los ci­ta­dos Es­ta­dos no pa­ga­ron na­da por la ex­pro­pia­ción de sus in­ver­sio­nes. Hay va­rios ca­sos en cur­so, con­tra Ve­ne­zue­la es­pe­cial­men­te.

Pe­ro el desa­rro­llo del ar­bi­tra­je de in­ver­sión en la re­gión sur­gió co­mo con­se­cuen­cia de la cri­sis de 2001 en Ar­gen­ti­na. Va­rios in­ver­so­res re­cu­rrie­ron a es­tos me­ca­nis­mos por en­ten­der que se vie­ron afec­ta­dos en sus de­re­chos ba­jo los tra­ta­dos que te­nía Ar­gen­ti­na en ese mo­men­to, por de­ci­sio­nes asu­mi­das por el Es­ta­do en el con­tex­to de la cri­sis. Que­dan po­cos ca­sos abier­tos de aquel en­ton­ces, pe­ro una vez ter­mi­na­dos, el in­te­rés pa­só a ser en có­mo co­brar­le a Ar­gen­ti­na cuan­do se le ga­na­ba, ya que no ha­bía pa­go mu­chos de es­tos lau­dos que fa­vo­re­cie­ron a los in­ver­so­res, y evi­den­te­men­te eso con­du­jo a que se lle­va­ran a ca­bo di­ver­sas ac­cio­nes por par­te de los in­ver­so­res.

—¿Có­mo­se le co­bra a un Es­ta­do?

—Se di­ce ge­ne­ral­men­te que re­sul­ta una cues­tión com­pli­ca­da, pe­ro la ten­den­cia por par­te de los paí­ses es pa­gar sus obli­ga­cio­nes in­ter­na­cio- na­les. Lo de Ar­gen­ti­na fue muy par­ti­cu­lar; va­rios años de ne­ga­ti­va, pe­ro con el pa­so del tiem­po se vio en la ne­ce­si­dad de tran­sar y pa­gar los ca­sos aún abier­tos.

Ocu­rre que las de­ri­va­cio­nes de no pa­gar pue­den ser muy com­pli­ca­das. Hay ca­sos en los cua­les los in­ver­so­res eran de EE.UU. y es­te país re­sol­vió ac­tuar en pro­tec­ción de sus em­pre­sas que te­nían un lau­do fa­vo­ra­ble con­tra Ar­gen­ti­na, y cuan­do el go­bierno ar­gen­tino re­cu­rrió al Ban­co Mun­dial en bus­ca de cré­di­tos, se en­con­tró con el vo­to en con­tra de EE.UU. Ade­más, en un ca­so, es­te país de­ci­dió in­clu­so sus­pen­der pre­fe­ren­cias arancelarias pa­ra lle­var a Ar­gen­ti­na a que si que­ría man­te­ner esos be­ne­fi­cios, pa­ga­ra sus lau­dos. Y efec­ti­va­men­te, los ter­mi­nó pa­gan­do.

Tar­de o tem­prano ter­mi­nan cum­plien­do los paí­ses, co­mo for­ma de man­te­ner, en­tre otros, ac­ce­so al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal de cré­di­to. Es­to hi­zo por ejemplo Ecua­dor, que a pe­sar de ha­ber cri­ti­ca­do du­ra­men­te a es­te sis­te­ma, cum­plió es­tric­ta­men­te con los lau­dos en su con­tra que ha te­ni­do.

Pa­ra fi­nan­ciar el pa­go de lau­dos en su con­tra, Ve­ne­zue­la y Ar­gen­ti­na, por ejemplo, han re­cu­rri­do a la emi­sión de bo­nos pa­ra cum­plir con los in­ver­so­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.