SOS­TE­NI­BLE

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Car­los Ste­ne­ri

Pa­ra Car­los Ste­ne­ri, con un cre­ci­mien­to del 3%, la economía pue­de sos­te­ner un dé­fi­cit fiscal del 2,5%, que es­ta­bi­li­ce la re­la­ción deu­da/pro­duc­to y lo­gre re­ver­tir su de­te­rio­ro.

En los al­bo­res del cie­rre de ges­tión de la ad­mi­nis­tra­ción ac­tual, ya es­tán de­li­nea­das tres asig­na­tu­ras pen­dien­tes que de­be­rá re­sol­ver el pró­xi­mo go­bierno: se­gu­ri­dad, edu­ca­ción e in­ser­ción in­ter­na­cio­nal, a lo cual se le agre­ga una cuar­ta que es la tran­si­ción ha­cia una ma­cro­eco­no­mía sus­ten­ta­ble en el tiem­po, en­ten­dien­do por ello un dé­fi­cit fiscal que no re­quie­ra au­men­tos del en­deu­da­mien­to ne­to pa­ra fi­nan­ciar­se.

A pe­sar de los es­fuer­zos del go­bierno vía au­men­tos im­po­si­ti­vos so­la­pa­dos, ta­ri­fas pú­bli­cas ele­va­das e in­ver­sión pú­bli­ca in­su­fi­cien­te, la reali­dad mues­tra que la bre­cha fiscal y el en­deu­da­mien­to ne­to cre­cie­ron sin pau­sa, he­cho in­sos­te­ni­ble en el tiem­po.

La ren­di­ción de cuen­tas en vías de apro­ba­ción es la con­ti­nua­ción del mis­mo de­rro­te­ro, pues el gas­to au­men­ta y los re­cur­sos pa­ra fi­nan­ciar­lo de­cli­nan por obra de la con­trac­ción del ci­clo eco­nó­mi­co.

Un quin­que­nio atrás ad­ver­tía­mos de lle­gar al es­ce­na­rio don­de nos en­con­tra­mos, pues la pro­yec­cio­nes es­ta­ban fun­da­das con su­pues­tos op­ti­mis­tas, en par­ti­cu­lar la re­fe­ri­da al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas de cre­ci­mien­to en­dó­geno del gas­to ex­pli­ca­do por la re­for­ma del sis­te­ma de sa­lud, la se­gu­ri­dad so­cial, au­men­to del em­pleo pú­bli­co y al de­te­rio­ro de la si­tua­ción re­gio­nal.

An­te la si­tua­ción, hay quie­nes en el Eje­cu­ti­vo di­cen que unas dé­ci­mas más de dé­fi­cit no es re­le­van­te pues re­suel­ven ur­gen­cias so­cia­les im­pos­ter­ga­bles. En tan­to, el Mi­nis­te­rio de Economía so­li­ci­ta cau­te­la an­te los em­ba­tes por ex­pan­dir el gas­to, a lo que agre­ga una vez más pro­yec­cio­nes de con­so­li­da­ción fiscal re­ñi­das con la reali­dad im­pe­ran­te. Aña­de tam­bién que la si­tua­ción de li­qui­dez del go­bierno es muy có­mo­da pa­ra en­fren­tar even­tua­les ad­ver­si­da­des, da­da la al­ta dis­po­ni- bi­li­dad de re­ser­vas del BCU y del Go­bierno Cen­tral. Aquí co­rres­pon­de ha­cer al­gu­nas pre­ci­sio­nes pa­ra en­ten­der de qué se tra­ta. Las re­ser­vas del BCU, ne­tas de en­ca­jes ban­ca­rios, tie­nen co­mo con­tra­par­ti­da los pasivos de la ins­ti­tu­ción con­sis­ten­tes en su ma­yo­ría por el cir­cu­lan­te (emi­sión mo­ne­ta­ria), el en­deu­da­mien­to en letras de re­gu­la­ción y, co­mo uso al­ter­na­ti­vo en si­tua­cio­nes ex­tre­mas, la ca­pa­ci­dad de ac­tuar co­mo pres­ta­mis­ta de úl­ti­ma ins­tan­cia an­te di­fi­cul­ta­des de li­qui­dez del sis­te­ma ban­ca­rio, prin­ci­pal­men­te los ban­cos pú­bli­cos. Pe­ro por ley, tie­ne prohi­bi­do fi­nan­ciar al go­bierno, sal­vo en un por­cen­ta­je me­nor por ra­zo­nes co­yun­tu­ra­les de fal­ta de ca­ja.

La li­qui­dez dis­po­ni­ble del go­bierno, acu­mu­la­da con más en­deu­da­mien­to, equi­va­le a un se­gu­ro an­te la even­tua­li­dad de un cor­te abrup­to en el fi­nan­cia­mien­to ex­terno. Al res­pec­to, con­vie­ne re­cor­dar que el re­sul­ta­do fiscal an­tes de pa­gar in­tere­ses (re­sul­ta­do pri­ma­rio) no al­can­za pa­ra cu­brir el pa­go de los in­tere­ses. En buen ro­man­ce im­pli­ca que se re­cu­rre a más en­deu­da­mien­to pa­ra cu­brir­los. En con­se­cuen­cia, las re­ser­vas son se­gu­ros con­tra ac­ci­den­tes pe­ro que no re­suel­ven el te­ma de fon­do: un re­sul­ta­do fiscal que de­vie­ne en en­deu­da­mien­to ne­to cre­cien­te.

Con es­to no hay apo­lo­gía a una si­tua­ción de cri­sis eco­nó­mi­ca in­mi­nen­te, sino ad­ver­tir so­bre el dre­na­je de la ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to y el agre­ga­do de vul­ne­ra­bi­li­da­des. En la dé­ca­da de los ‘ 80 el pe­so ex­ce­si­vo del en­deu­da­mien­to ( bur­den of the debt) se lo con­si­de­ró una de las cau­sa­les del po­bre desem­pe­ño de Amé­ri­ca La­ti­na, pues su ser­vi­cio de­traía re­cur­sos que po­dían ser des­ti­na­dos a la in­ver­sión. Ello de­ri­vó en efec­tos que na­die desea re­pe­tir.

A es­ta al­tu­ra, es lí­ci­to pre­gun­tar­se cuál se­ría el ni­vel de dé­fi­cit fiscal pa­ra lo­grar la con­so­li­da­ción ma­cro­eco­nó­mi­ca y los me­dios pa­ra lo­grar­lo. Res­pon­der­lo se­rá el desafío del equi­po eco­nó­mi­co del nue­vo go­bierno.

Pa­ra te­ner un or­den de mag­ni­tud, las ma­te­má­ti­cas de la ma­cro­eco­no­mía di­cen que la economía cre­cien­do a su po­ten­cial del 3% pue­de sos­te­ner un dé­fi­cit fiscal del 2,5% del PIB que es­ta­bi­li­za la re­la­ción deu­da/pro­duc­to y lo­gra re­ver­tir su de­te­rio­ro.

Acep­tán­do­lo co­mo re­fe­ren­cia, es­ta­mos ha­blan­do de achi­car una bre­cha fiscal del 1,5% del PIB, equi­va­len­te a ca­si 1000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les.

La ad­mi­nis­tra­ción ac­tual in­ten­tó ini­cial­men­te ese ob­je­ti­vo apli­can­do ajus­tes fis­ca­les y ta­ri­fa­rios que fue­ron in­su­fi­cien­tes pa­ra lue­go, for­za­do por los he­chos, mo­di­fi­car me­tas y pla­zos que al fi­nal tras­la­da­ron el desafío ha­cia la me­sa del equi­po eco­nó­mi­co del nue­vo go­bierno.

Al res­pec­to co­rres­pon­den va­rias con­si­de­ra­cio­nes. La pri­me­ra es que re­sol­ver­lo no se tra­ta de un te­ma ideo­ló­gi­co. Es una cues­tión de res­pon­sa­bi­li­dad in­elu­di­ble, des­nu­da­do por lo que mues­tran las ma­te­má­ti­cas ma­cro­eco­nó­mi­cas im­permea­bles de cual­quier ideo­lo­gía. Un quin­que­nio más con la mis­ma tó­ni­ca de de­te­rio­ro fiscal con­du­ce a vul­ne­ra­bi­li­da­des que se de­ben evi­tar. Bas­ta mi­rar al ve­cin­da­rio.

Ob­via­men­te que en el pro­ce­so de con­so­li­da­ción fiscal hay una di­men­sión so­cial que ha­ce al trá­mi­te más com­ple­jo. Bue­na par­te del au­men­to del gas­to se ex­pli­ca por re­mu­ne­ra­cio­nes, se­gu­ri­dad so­cial y trans­fe­ren­cias que más allá de su per­ti­nen­cia es­tric­ta, nues­tra so­cie­dad las con­si­de­ra un de­re­cho ad­qui­ri­do he­cho pie­dra. El pe­so de las pro­pues­tas re­cae­rá en co­rre­gir la ges­tión del sec­tor pú­bli­co, ta­rea que lle­va su tiem­po de­tec­tar­la y tam­bién en re­co­ger sus efec­tos. El nue­vo go­bierno de­be­rá ba­lan­cear cual es la ve­lo­ci­dad op­ti­ma en re­equi­li­brar las cuen­tas sin des­car­tar nin­gu­na op­ción, in­clu­yen­do la im­po­si­ti­va, aten­dien­do al mis­mo tiem­po las de­man­das pen­dien­tes en se­gu­ri­dad, edu­ca­ción e in­ver­sión. Sin du­das, un desafío enor­me don­de la po­lí­ti­ca en su di­men­sión más am­plia de­be­rá con­ju­gar­se en ma­yús­cu­la pa­ra lo­grar los gran­des con­sen­sos so­cia­les ne­ce­sa­rios.

” bre­cha La fiscal y el en­deu­da­mien­ne­to to sin cre­cie­ron pau­sa, he­cho in­sos­te­ni­ble en el tiem­po ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.