CON­CIEN­CIA

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Ju­lio Pre­ve Fo­lle

Sub­ra­ya Ju­lio Pre­ve que el mis­mo go­bierno que des­de enero es acu­sa­do de no en­ten­der al cam­po es el que aho­ra plan­tea di­fun­dir su vi­sión de con­cien­cia agro­pe­cua­ria.

An­tes del aná­li­sis que en el pro­yec­to de ley se re­fie­re al sec­tor agro­pe­cua­rio, ca­ben un par de re­fle­xio­nes glo­ba­les. To­mo pa­ra ello las pa­la­bras de Ro­dol­fo Nin, quien se mos­tró mo­les­to cuan­do un pe­rio­dis­ta le pre­gun­tó so­bre el dé­fi­cit pre­vis­to de U$S 2.000 mi­llo­nes. Afir­mó que el 80% del dé­fi­cit se de­be a las po­lí­ti­cas so­cia­les y desafió a los que, desean­do un me­nor gas­to, se­ña­la­ran qué po­lí­ti­ca so­cial re­du­cir: si la sa­lud, la en­se­ñan­za o el em­pleo. Así, el mi­nis­tro Nin to­mó dis­tan­cia de la ra­cio­na­li­dad eco­nó­mi­ca, jus­ti­fi­can­do el sui­ci­dio co­lec­ti­vo que su­po­ne es­te pro­yec­to de ren­di­ción.

En pri­mer lu­gar, sin du­da que ha­bría que re­vi­sar las po­lí­ti­cas so­cia­les si es­tas ex­pli­can el dé­fi­cit. Ob­via­men­te, si co­mo fru­to del dé­fi­cit se dis­pa­ra la in­fla­ción, o se pier­de el gra­do in­ver­sor por más deu­da, es cla­ro que el re­sul­ta­do pa­ra to­dos y es­pe­cial­men­te pa­ra los su­pues­tos be­ne­fi­cia­rios de las po­lí­ti­cas so­cia­les se­ría el peor. Ade­más, có­mo no re­vi­sar las po­lí­ti­cas so­cia­les de un go­bierno que pier­de U$S 700 mi­llo­nes en un en­te mo­no­pó­li­co co­mo An­cap, o que pier­de 80 en un horno que no an­da, o en una ae­ro­lí­nea co­mo Plu­na, que nie­ga co­mi­sio­nes in­ves­ti­ga­do­ras, y es­pe­cial­men­te que una vez y otra si­gue pri­vi­le­gian­do lo po­lí­ti­co so­bre lo ju­rí­di­co. Có­mo no re­vi­sar. Más aún; si co­mo di­ce Nin las po­lí­ti­cas so­cia­les van a la sa­lud, o a la edu­ca­ción, o al em­pleo, hay ob­via­men­te mu­cho que re­vi­sar.

Ha­bién­do­se du­pli­ca­do la pre­sión fiscal des­de fi­nes de los ‘ 90 has­ta aho­ra ( de 16,5% del PIB en 1990, o 20,2% en 1994 a más del 32% del PIB hoy), véa­se có­mo es­tá —con es­ta pre­sión— la edu­ca­ción, o co­mo es­tá la sa­lud, aun con una trans­fe­ren­cia de 1,5 pun­tos del PBI.

En lo que sí tie­ne ra­zón Nin es en que el gas­to es­ta­tal so­por­ta el em­pleo... pú­bli­co. Es la gran po­lí­ti­ca so­cial, el em­pleo pú­bli­co: por lo me­nos 75 mil em­plea­dos pú­bli­cos más sin con­tar en los en­tes pa­ra­es­ta­ta­les. ¡Si ha­brá que re­vi­sar las po­lí­ti­cas so­cia­les!

EN EL MGAP. Me­nos im­por­tan­te que lo an­te­rior, vea­mos el ca­pí­tu­lo del MGAP en la ren­di­ción de cuen­tas. Lo peor es el ar­tícu­lo 136 que obli­ga a la DGI y al BPS a pro­por­cio­nar al MGAP a su pe­di­do, in­for­ma­ción so­bre los in­gre­sos de los pro­duc­to­res ru­ra­les. Es una bar­ba­ri­dad ins­ti­tu­cio­nal que el mi­nis­te­rio pue­da co­no­cer in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da a la DGI o al BPS pa­ra ve­ri­fi­car si un pro­duc­tor cae o no en la de­fi­ni­ción que por de­cre­to in­ven­tó el MGAP so­bre la con­di­ción de pro­duc­tor fa­mi­liar. Si el mi­nis­te­rio du­da so­bre los in­gre­sos de un pro­duc­tor pa­ra sa­ber si pue­de ser ti­tu­lar de ayu­das, que pi­da de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das, que de­nun­cie. Pe­ro cam­biar pa­ra el MGAP el des­tino de una in­for­ma­ción que se en­tre­ga a la DGI o al BPS con un ob­je­to tri­bu­ta­rio, pa­re­ce un abu­so se­ve­ro de le­ga­li­dad du­do­sa que no de­be­ría pros­pe­rar. Es­tán tam­bién el ar­tícu­lo 131 y en es­pe­cial el 132, que pa­ra va­riar, crean nue­vos re­gis­tros obli­ga­to­rios, que son cohe­ren­tes con la po­lí­ti­ca so- cia­lis­ta con­sis­ten­te en con­ce­der la fa­cul­tad de tra­ba­jar a quien se ins­cri­be y pi­de per­mi­so, li­mi­tan­do así la li­ber­tad de tra­ba­jo, con­vir­tien­do es­te de­re­cho en una con­ce­sión del Es­ta­do, al­go in­ver­so al en­fo­que re­pu­bli­cano.

Veo acá no so­lo una in­ver­sión de va­lo­res, sino una fa­cul­tad pa­ra re­cau­dar, pa­ra ad­mi­nis­trar po­der y, en el ca­so de los po­llos, sos­pe­cho que pa­ra ad­mi­nis­trar el co­mer­cio ex­te­rior. To­do el que tra­ba­je con pro­duc­tos y sub­pro­duc­tos cár­ni­cos de to­das las es­pe­cies, de le­che, de miel, tra­ba­je pa­ra el mer­ca­do in­terno o la ex­por­ta­ción, de­be­rá con­tar con su cer­ti­fi­ca­do aun­que no lo pi­da clien­te al­guno. Es co­mo mí­ni­mo una ab­sur­da tra­ba de pa­pel, pe­ro pue­de ser mu­cho más. Se pa­re­ce a los per­mi­sos que hay que lo­grar pa­ra tan­tas ac­ti­vi­da­des co­mo sem­brar, fu­mi­gar, pro­ce­sar se­mi­lla, im­por­tar fru­tas y ver­du­ras o vino, ex­por­tar car­ne, etc. La apo­teo­sis de es­te en­fo­que so­cia­lis­ta es la ex­por­ta­ción en pie, so­me­ti­da a per­mi­sos que se con­fie­ren o no, cua­ren­te­na, in­ter­ven­ción ve­te­ri­na­ria, cer­ti­fi­ca­cio­nes de es­cri­ba­nos, etc.: una bur­la.

Hay tam­bién ar­tícu­los —129 y 130— re­fe­ri­dos a la ya vi­gen­te acre­di­ta­ción de ve­te­ri­na­rios pa­ra tra­ba­jar con el MGAP, que no al­can­za con que sean re­ci­bi­dos en la uni­ver­si­dad, sino que de­be pe­dir per­mi­so al MGAP, otro abu­so. Y hay tam­bién una re­fe­ren­cia a los re­gis­tros de pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios y fer­ti­li­zan­tes, ex­clu­yen­do del trá­mi­te al­gu­nos ca­sos, y yo creo que es­ta­ría muy bueno ex­cluir a to­dos los pro­duc­tos con re­gis­tros en cual­quier país, por ejem­plo del Mer­co­sur, ya que ese re­gis­tro co­mo tan­tos trá­mi­tes no agre­ga va­lor, sal­vo en al­gún ra­ro pro­duc­to nue­vo.

CON­CIEN­CIA. De­jo pa­ra el fi­nal un ar­tícu­lo que no pa­re­ce es­cri­to en se­rio. Se tra­ta del 122, que pro­po­ne es­ta­ble­cer el Pro­gra­ma Na­cio­nal de Pro­mo­ción de la Con­cien­cia Agro­pe­cua­ria. Es muy fuer­te. El mis­mo go­bierno que des­de enero vie­ne sien­do acu­sa­do de no en­ten­der al cam­po es el que plan­tea di­fun­dir su vi­sión de con­cien­cia agro­pe­cua­ria. Quie­nes ca­li­fi­can a los pro­duc­to­res de te­rra­te­nien­tes, quie­nes creen que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de hoy de­ri­va de las ren­tas que se pa­gan, quie­nes ela­bo­ran el com­bus­ti­ble más ca­ro del mun­do, quie­nes co­mo aquel mi­nis­tro tie­nen una idea de cam­pe­si­na­do agra­rio sa­li­da de no sé qué fo­lle­tín se­sen­tis­ta… El mis­mo go­bierno que res­ta­ble­ció el im­pues­to al pa­tri­mo­nio o el de pri­ma­ria des­pués de pro­me­ter que no ha­bría más im­pues­tos; el mis­mo que es­ta­ble­ce to­dos es­tos per­mi­sos pre­vios, que con­si­de­ra, co­mo de­cía Mu­ji­ca, que ha­bía que pa­rar el desa­rro­llo agrí­co­la; que qui­tó to­dos los es­tí­mu­los a la fo­res­ta­ción; que lle­nó de trá­mi­tes inú­ti­les la ga­na­de­ría, ¿ se­rá que es­te go­bierno pue­de li­de­rar la di­fu­sión de una con­cien­cia agro­pe­cua­ria?

En de­fi­ni­ti­va, una ren­di­ción de cuen­tas que en lo glo­bal ace­le­ra cer­ca del abis­mo, y en lo sec­to­rial por sus re­gu­la­cio­nes, per­mi­sos, etc. su­po­ne más de lo mis­mo: otro sal­to 25 años atrás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.