PRO­DUC­TI­VI­DAD

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Néstor Gan­del­man

Néstor Gan­del­man ex­pli­ca por qué es muy útil con­tar con me­di­cio­nes pe­rió­di­cas de pro­duc­ti­vi­dad, que per­mi­tan una eva­lua­ción de las po­lí­ti­cas de desa­rro­llo pro­duc­ti­vo.

La pro­duc­ti­vi­dad es una me­di­da de efi­cien­cia del pro­ce­so pro­duc­ti­vo. Pro­duc­ti­vi­dad y pro­duc­ción no son si­nó­ni­mos. La pro­duc­ti­vi­dad es una re­la­ción en­tre la pro­duc­ción fi­nal y los fac­to­res de pro­duc­ción que se uti­li­zan. En in­glés, se di­ría que es la re­la­ción en­tre out­put e in­put (lo que sa­le vs. lo que en­tra enel pro­ce­so pro­duc­ti­vo). Se pue­de me­dir a ni­vel na­cio­nal, a ni­vel sec­to­rial o a ni­vel de fir­mas. ¿Qué di­cen, qué po­drían de­cir y qué no van a de­cir nun­ca las es­ta­dís­ti­cas?

NA­CIO­NAL.

A ni­vel na­cio­nal, la me­di­ción más usa­da es la pro­duc­ti­vi­dad to­tal de los fac­to­res (PTF). Ella sur­ge de una me­to­do­lo­gía que ya tie­ne mu­chas dé­ca­das, lla­ma­da con­ta­bi­li­dad del cre­ci­mien­to. Se bus­ca des­com­po­ner cuán­to del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co (va­ria­ción del PIB) se de­be a cam­bios en los fac­to­res de pro­duc­ción (ca­pi­tal, tra­ba­jo, la in­ten­si­dad de su uso y me­jo­ras cua­li­ta­ti­vas en ellos) y cuán­to no pue­de ser ex­pli­ca­do. La PTF es es­to úl­ti­mo. Es una me­di­ción que sa­le por re­si­duo en­tre co­sas que co­no­ce­mos. Es una me­di­da de nues­tra ig­no­ran­cia; no obs­tan­te, es la me­jor apro­xi­ma­ción que te­ne­mos a la efi­cien­cia pro­duc­ti­va, in­clu­yen­do los cam­bios tec­no­ló­gi­cos.

Los datos que se re­quie­ren para es­ta me­di­ción son re­le­va­dos por el BCU y el INE. Con­ta­mos con se­ries lar­gas, con­fia­bles y ac­tua­li­za­das. Más allá de re­fi­na­mien­tos me­to­do­ló­gi­cos, no se­ría com­ple­jo me­dir pe­rió­di­ca­men­te la PTF na­cio­nal. Sin em­bar­go, no sue­le pu­bli­car­se con la fre­cuen­cia de otras es­ta­dís­ti­cas. Ge­ne­ral­men­te, se en­cuen­tra en es­tu­dios pun­tua­les y de cir­cu­la­ción más bien res­trin­gi­da en­tre aca­dé­mi­cos, téc­ni­cos gu­ber­na­men­ta­les y de or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les.

SEC­TO­RIAL Y EM­PRE­SA­RIAL

A ni­vel de sec­to­res de ac­ti­vi­dad, el in­te­rés es tan­to en la PTF co­mo en la pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral. Exis­ten dos gran­des for­mas de me­dir­las. Una es ob­te­ner datos agre­ga­dos para ca­da sec­tor y allí pro­ce­der en for­ma si­mi­lar a la des­crip­ta en los pá­rra­fos an­te­rio­res (me­to­do­lo­gía de ín­di­ces). La otra es pro­cu­rar me­dir eco­no­mé­tri­ca­men­te la pro­duc­ti­vi­dad de las fir­mas y lue­go pro­me­diar para ob­te­ner los sec­to­res. Es­ta úl­ti­ma apro­xi­ma­ción re­suel­ve los lla­ma­dos ses­gos de se­lec­ción y ses­go por si­mul­ta­nei­dad, pe­ro es más di­fí­cil de im­ple­men­tar, com­pren­der por el pú­bli­co ge­ne­ral y re­quie­re de re-es­ti­ma­cio­nes pe­rió­di­cas. Por tan­to, para pu­bli­ca­ción y se­gui­mien­to pe­rió­di­co es re­co­men­da­ble el uso de nú­me­ros ín­di­ces.

La me­di­ción de la pro­duc­ti­vi­dad sec­to­rial en­tró fuer­te­men­te en la agen­da pú­bli­ca du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción pa­sa­da, cuan­do ac­to­res em­pre­sa­ria­les co­men­za­ron a ma­ni­fes­tar di­fi­cul­ta­des con la evo­lu­ción sa­la­rial.

Se plan­teó que una po­si­ble so­lu­ción se­ría in­cor­po­rar cláu­su­las de pro­duc­ti­vi­dad den­tro de los Con­se­jos de Sa­la­rios. En­tien­do que es­to no es una bue­na idea por lo me­nos por dos ra­zo­nes. Pri­me­ro, en cuan­to a su na­tu­ra­le­za, la pro­duc­ti­vi­dad de las fir­mas es su­ma­men­te he­te­ro­gé­nea.

Aún den­tro de sec­to­res de­fi­ni­dos en for­ma res­trin­gi­da con­vi­ven em­pre­sas su­ma­men­te dis­tin­tas des­de el pun­to de vis­ta de los ni­ve­les y evo­lu­ción de la pro­duc­ti­vi­dad. Es­to ha­ce des­acon­se­ja­ble atar la evo­lu­ción sa­la­rial ne­go­cia­da a ni­vel de gru­po del MTSS con una me­di­da que es­con­de gran dis­pa­ri­dad. Al­gu­nas fir­mas no ten­drán in­con­ve­nien­tes y otras no so­bre­vi­vi­rán. Se­gun­do, las en­cues­tas que se re­quie­ren para efec­ti­vi­zar la me­di­ción no tie­nen nin­gu­na opor­tu­ni­dad real de es­tar dis­po­ni­bles en tiem­po y for­ma para ne­go­cia­ción sa­la­rial. So­lo para ilus­trar, los úl­ti­mos datos pú­bli­cos de la En­cues­ta Anual de Ac­ti­vi­dad Eco­nó­mi­ca son de 2012.

En cam­bio, exis­ten ra­zo­nes al­ter­na­ti­vas para pre­ten­der con­tar con me­di­cio­nes sectoriales de pro­duc­ti­vi­dad. Son un ele­men­to bá­si­co para la eva­lua­ción de las po­lí­ti­cas de desa­rro­llo pro­duc­ti­vo que cual­quier gobierno lle­ve ade­lan­te. Sin ellas, no hay in­su­mos reales para sa­ber si se ge­ne­ran los re­sul­ta­dos bus­ca­dos ni la sus­ten­ta­bi­li­dad de la ac­ti­vi­dad sec­to­rial.

Otra uti­li­dad se­ría brin­dar un mar­co de com­pa­ra­ción para fir­mas in­di­vi­dua­les. La pro­duc­ti­vi­dad pro­me­dio del sec­tor se trans­for­ma­ría en el es­pe­jo en que las em­pre­sas pue­den mi­rar­se y con­si­de­rar su efi­cien­cia re­la­ti­va.

El Bu­reau of La­bor Sta­tis­tics de Es­ta­dos Uni­dos pre­sen­ta es­ti­ma­cio­nes de pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral des­de 1959 y de PTF des­de 1987. La OCDE tie­ne pu­bli­ca­do un ma­nual me­to­do­ló­gi­co de­ta­lla­do al me­nos des­de el 2001. No es ne­ce­sa­rio in­ven­tar na­da. So­lo te­ne­mos que co­piar lo que ya se ha­ce en otros lu­ga­res.

En es­te pun­to de la no­ta es­ti­mo­que el lec­tor de­du­ci­rá, que si­mi­lar a lo ya ex­pre­sa­do, es tam­bién me­to­do­ló­gi­ca­men­te fac­ti­ble me­dir pro­duc­ti­vi­dad a ni­vel de fir­mas. El pro­ble­ma, es que se re­quie­re in­for­ma­ción que no es pú­bli­ca. Es­to ge­ne­ra que las me­di­cio­nes exis­ten­tes o son pro­pie­dad par­ti­cu­lar de ca­da fir­ma o son cons­trui­das res­pe­tan­do el se­cre­to es­ta­dís­ti­co pro­pio de los mi­cro­da­tos que le­van­ta el INE.

CON­CLU­SIO­NES.

Se­ría de uti­li­dad con­tar con me­di­cio­nes pe­rió­di­cas de pro­duc­ti­vi­dad. A ni­vel na­cio­nal co­no­ce­mos la me­to­do­lo­gía y te­ne­mos los datos re­que­ri­dos. Sin em­bar­go, no es prác­ti­ca ha­bi­tual re­por­tar es­tas me­di­cio­nes. A ni­vel sec­to­rial, hay me­to­do­lo­gías que se po­drían adap­tar sim­ple­men­te co­pian­do lo que se ha­ce en otros paí­ses. Para im­ple­men­tar es­to, de­be­mos re­sol­ver se­rios pro­ble­mas con el le­van­ta­mien­to de datos. Fi­nal­men­te, a ni­vel de las fir­mas hay va­rias apro­xi­ma­cio­nes po­si­bles, pe­ro los em­pre­sa­rios sue­len en­ten­der que no es­tán da­das las con­di­cio­nes para com­par­tir la in­for­ma­ción de ba­se. En­de­fi­ni­ti­va, es­ta­mos muy atra­sa­dos. Co­mo di­cen las maes­tras: pue­de y de­be ren­dir más.

In­cor­po­rar cláu­su­las de pro­duc­ti­vi­dad den­tro de los Con­se­jos de no Sa­la­rios re­sul­ta una bue­na idea

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.