GI­GAN­TE EN­TRE ENANOS

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - OPINIÓN - Paul Krug­man

Por lo ge­ne­ral, un par­ti­do que re­ga­la dos bi­llo­nes de dó­la­res sin preo­cu­par­se de dón­de sal­drá el di­ne­ro pue­de ha­cer­se de al me­nos unos cuan­tos vo­tos. Sin em­bar­go, el re­cor­te fis­cal de Do­nald Trump si­gue sien­do con­si­de­ra­ble­men­te im­po­pu­lar y los re­pu­bli­ca­nos ape­nas lo men­cio­nan en las cam­pa­ñas; de he­cho, los de­mó­cra­tas es­tán usan­do el re­cor­te fis­cal más a su fa­vor que los re­pu­bli­ca­nos.

Los re­pu­bli­ca­nos tam­po­co es­tán ha­blan­do mu­cho de la gue­rra co­mer­cial de Trump, que tam­bién si­gue sien­do im­po­pu­lar.

En­ton­ces, ¿qué pue­de usar el Par­ti­do Re­pu­bli­cano en sus cam­pa­ñas elec­to­ra­les? Pue­de en­fa­ti­zar la su­pues­ta ame­na­za de los in­mi­gran­tes no au­to­ri­za­dos, pe­ro eso tam­po­co les ha da­do mu­cho im­pul­so. En cam­bio, los co­mer­cia­les de ata­que de los re­pu­bli­ca­nos se han con­cen­tra­do ca­da vez más en uno de sus dia­blos ha­bi­tua­les, o más bien, dia­bla: Nancy Pe­lo­si, la expresidente de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y quien po­si­ble­men­te vuel­va a ocu­par ese pues­to.

Así que pa­re­ce que es­te es un buen mo­men­to para re­cor­dar­les a to­dos que Pe­lo­si es sin du­da una de las más gran­dio­sas pre­si­den­tas de la era mo­der­na y se­gu­ra­men­te se en­cuen­tra en­tre las per­so­nas más im­pre­sio­nan­tes en desem­pe­ñar ese car­go. Ade­más, es in­tere­san­te pre­gun­tar­se por qué los me­dios y, por en­de, el pú­bli­co en ge­ne­ral, le dan tan po­co cré­di­to por sus lo­gros.

¿Cuá­les han si­do los lo­gros de Pe­lo­si? Pri­me­ro, co­mo lí­der de la mi­no­ría en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, desem­pe­ñó un pa­pel fun­da­men­tal en re­cha­zar el in­ten­to de Geor­geW. Bush de pri­va­ti­zar la Se­gu­ri­dad So­cial.

Lue­go fue la fi­gu­ra cla­ve, in­clu­so se po­dría de­cir, más im­por­tan­te que el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, para la apro­ba­ción de la Ley de Aten­ción Mé­di­ca Ase­qui­ble, que pro­du­jo una caí­da es­pec­ta­cu­lar en la can­ti­dad de es- ta­dou­ni­den­ses sin se­gu­ro mé­di­co y ha pro­ba­do ser só­li­da, para sor­pre­sa de mu­chos, in­clu­so an­te el sa­bo­ta­je de Trump y sus se­cua­ces. Ella ayu­dó a pro­mul­gar la re­for­ma fi­nan­cie­ra, que ha re­sul­ta­do ser más vul­ne­ra­ble a ser so­ca­va­da, pe­ro que a pe­sar de ello ayu­dó a es­ta­bi­li­zar la eco­no­mía y pro­te­gió a mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses del frau­de.

Pe­lo­si tam­bién ayu­dó a apro­bar el plan de es­tí­mu­los de Oba­ma que, en ge­ne­ral, se­gún los eco­no­mis­tas, mi­ti­gó la pér­di­da de em­pleos a par­tir de la cri­sis fi­nan­cie­ra, ade­más de ayu­dar a sen­tar las ba­ses para una re­vo­lu­ción de ener­gía ver­de.

Pro­ba­ble­men­te, tam­bién va­le la pe­na ob­ser­var que Pe­lo­si no se ha vis­to afec­ta­da por su­pues­tos es­cán­da­los per­so­na­les, lo cual es sor­pren­den­te da­da la ca­pa­ci­dad de la de­re­cha para fa­bri­car di­chas acu­sa­cio­nes de la na­da.

Así que, ¿en qué se com­pa­ra Pe­lo­si con los cua­tro re­pu­bli­ca­nos que han ocu­pa­do el car­go de pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes des­de que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano asu­mió el con­trol de es­te ór­gano en 1994?

Newt Gin­grich fue un arro­gan­te que pa­ra­li­zó al gobierno en un in­ten­to fa­lli­do de chan­ta­jear a Bill Clin­ton para que re­du­je­ra Me­di­ca­re, y lue­go en­ca­be­zó el jui­cio po­lí­ti­co a Clin­ton por te­ner una re­la­ción fue­ra del ma­tri­mo­nio, aun­que él mis­mo en­ga­ña­ba a su es­po­sa.

Den­nis Has­tert, co­mo aho- ra se sa­be, aco­só se­xual­men­te a ado­les­cen­tes de se­xo masculino. De­jan­do de la­do el com­por­ta­mien­to per­so­nal, la “re­gla Has­tert”, con­for­me a la cual los re­pu­bli­ca­nos po­dían apo­yar so­lo las le­gis­la­cio­nes apro­ba­das por una ma­yo­ría de su pro­pio par­ti­do, em­po­de­ró a los ex­tre­mis­tas e hi­zo que Es­ta­dos Uni­dos fue­ra me­nos go­ber­na­ble.

John Boeh­ner no hi­zo mu­cho, ex­cep­to opo­ner­se a to­do lo que Oba­ma pro­pu­so, in­clu­yen­do me­di­das crí­ti­cas para li­diar con las con­se­cuen­cias de la cri­sis fi­nan­cie­ra.

Por úl­ti­mo, Paul Ryan, el ac­tual pre­si­den­te, que es­tá a pun­to de de­jar el car­go, es una es­ta­fa: un fal­so ca­za­dor de dé­fi­cit cu­yo úni­co lo­gro le­gis­la­ti­vo es un re­cor­te fis­cal que ha­rá es­ta­llar el pre­su­pues­to, un fal­so ana­lis­ta po­lí­ti­co cu­yas pro­pues­tas pre­su­pues­ta­rias siem­pre fue­ron pre­tex­tos y en­ga­ños a to­das lu­ces, que fin­gían abor­dar el dé­fi­cit pre­su­pues­tal, pe­ro en reali­dad so­lo re­dis­tri­buían el in­gre­so de los po­bres a los ri­cos.

Por en­de, lue­go de ver a los pre­si­den­tes mo­der­nos de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, Pe­lo­si se po­si­cio­na co­mo una gi­gan­te en­tre enanos. Sin em­bar­go, eso es al­go que la co­ber­tu­ra no­ti­cio­sa que se le ha­ce nun­ca nos di­rá.

¿Por­qué se ata­ca a Pe­los­si? Es cier­to que es una po­lí­ti­ca par­ti­da­ria, pe­ro no más que los re­pu­bli­ca­nos que ocu­pa­ron el car­go an­tes y des­pués de ella. Sus pos­tu­ras po­lí­ti­cas es­tán mu­cho me­nos en de­sa­cuer­do que, di­ga­mos, los in­ten­tos de Ryan de pri­va­ti­zar Me­di­ca­re y aca­bar con su fi­nan­cia­mien­to. Así que, ¿cuál es el he­cho de que los re­pu­bli­ca­nos la si­guen ata­can­do? Tal vez que es mu­jer; una mu­jer que pa­re­ce ha­ber desem­pe­ña­do mu­cho me­jor su tra­ba­jo que cual­quier hom­bre del que ten­ga­mos me­mo­ria en fe­chas re­cien­tes.

¿To­do es­to quie­re de­cir que Pe­lo­si de­be­ría ser pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de nue­vo, en ca­so de que los de­mó­cra­tas vuel­van a con­tro­lar­la? No ne­ce­sa­ria­men­te: se pue­den es­gri­mir ar­gu­men­tos a fa­vor de un nue­vo ros­tro a pe­sar de su his­to­rial ex­tra­or­di­na­rio.

No obs­tan­te, sus lo­gros real­men­te han si­do fue­ra de lo co­mún. Es la­men­ta­ble que los re­pu­bli­ca­nos no ten­gan me­jo­res ar­gu­men­tos de cam­pa­ña que sa­ta­ni­zar a una po­lí­ti­ca cu­yo his­to­rial los ha­ce ver­se pa­té­ti­cos. Y tam­bién es la­men­ta­ble que mu­chos de los re­por­ta­jes de me­dios no­ti­cio­sos re­pi­tan esos ata­ques in­fun­da­dos.

” Los re­pu­bli­ca­nos des­ca­li­fi­can a Nancy Pe­lo­si di­cien­do que es es­pe­cie una de iz­quier­dis­ta con los ojos desor­bi­ta­dos ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.