SIN APREMIO ELEC­TO­RAL

Ma­cri y Cam­bie­mos, sin exi­gen­cias elec­to­ra­les

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Ro­ber­to Ca­cha­nosky

Mien­tras el es­fuer­zo fis­cal se di­lu­ye por el au­men­to del gas­to en pa­go de in­teres, a es­ca­sas se­ma­nas de las Pri­ma­rias na­die es­pe­ra un cam­bio es­truc­tu­ral pro­fun­do en Ar­gen­ti­na, ad­vier­te Ro­ber­to Ca­cha­nosky. Cam­bie­mos des­can­sa en una apa­ren­te ven­ta­ja elec­to­ral.

Los nú­me­ros fis­ca­les de ju­lio si­guen con­fir­man­do que el es­fuer­zo fis­cal que hace el go­bierno por con­te­ner el gas­to co­rrien­te se di­lu­ye por el au­men­to de los gas­tos en in­tere­ses pa­ga­dos pa­ra fi­nan­ciar el gradualismo.

El re­sul­ta­do fi­nan­cie­ro, que es el que in­clu­ye los in­tere­ses de la deu­da pú­bli­ca y es el re­le­van­te, se du­pli­có en ju­lio de 2018 res­pec­to a ju­lio de 2017, fun­da­men­tal­men­te por el fuer­te in­cre­men­to de los in­tere­ses pa­ga­dos, tan­to fue­ra del sec­tor pú­bli­co co­mo los in­tra­sec­tor pú­bli­co.

Si bien al­gu­nos ar­gu­men­tan que in­tere­ses que ha­bía que pa­gar en ju­nio ca­ye­ron en ju­lio y por eso hu­bo un cre­ci­mien­to tan im­por­tan­te en los in­tere­ses pa­ga­dos en el sép­ti­mo mes del año, lo cier­to es que si uno to­ma los in­tere­ses pa­ga­dos en los pri­me­ros 7 me­ses del año en cur­so y los com­pa­ra con­tra los in­tere­ses pa­ga­dos en los pri­me­ros 7 me­ses de 2017, ob­ser­va un au­men­to del 58,7%. En el pe­río­do enero-ju­lio de 2017 se pa­ga­ron in­tere­ses por $ 121.892 mi­llo­nes con­tra los $ 193.463 mi­llo­nes de enero-ju­lio 2018.

En los pri­me­ros sie­te me­ses de 2017, los in­tere­ses pa­ga­dos re­pre­sen­ta­ron el 19,2% de los in­gre­sos tri­bu­ta­rios sin con­si­de­rar las con­tri­bu­cio­nes y apor­tes pa­tro­na­les, en tan­to que en los pri­me­ros 7 me­ses de 2018 los in­tere­ses pa­ga­dos re­pre­sen­ta­ron el 25,7% de los in­gre­sos tri­bu­ta­rios. En 2016 par­ti­mos de una re­la­ción del 13,8%, siem­pre en el pe­río­do enero-ju­lio, y ya lle­ga­mos al 25% ac­tual. Es­to hace que los es­fuer­zos por re­du­cir el gas­to pri­ma­rio (suel­dos, ju­bi­la­cio­nes y pen­sio­nes, pla­nes so­cia­les, sub­si­dios eco­nó­mi­cos, etc.) que­den neu­tra­li­za­dos por la ve­lo­ci­dad a la que cre­cen los in­tere­ses a pa­gar res­pec­to a la re­cau­da­ción. Y no es­toy to­man­do los in­tere­ses in­tra­sec­tor pú­bli­co, que de­be­ría ha­cer­lo, por­que la si­tua­ción se­ría más gra­ve.

Com­pa­ran­do los pri­me­ros 7 me­ses de es­te año con los de 2017, el ma­yor es­fuer­zo por re­duc­ción del gas­to es­tá en los sub­si­dios eco­nó­mi­cos y en la obra pú­bli­ca. En el pri­mer ca­so, el au­men­to fue de so­lo 9,9%. Los sub­si­dios en ener­gía subie­ron 20,2%, ca­yen­do en tér­mi­nos reales con­tra una in­fla­ción de 31% acu­mu­la­da, y en trans­por­te au­men­ta­ron el 10%.

Por otro la­do, co­mo con­se­cuen­cia de la ma­yor co­par­ti­ci­pa­ción que re­ci­ben las pro­vin­cias, tu­vie­ron trans­fe­ren­cias un 4,5% me­nos en tér­mi­nos ab­so­lu­tos que en los pri­me­ros 7 me­ses de 2017.

En sín­te­sis, mien­tras el dé­fi­cit pri­ma­rio ba­jó $ 46.271 mi­llo­nes, los in­tere­ses a pa­gar au­men­ta­ron en $ 71.570 mi­llo­nes, lo que hace que el hi­per­gra­dua­lis­mo pon­ga en di­fi­cul­ta­des el equi­li­brio fis­cal y au­men­ten las pre­sio­nes so­bre el mer­ca­do de cam­bios an­te la in­cer­ti­dum­bre fis­cal. Si com­pa­ra­mos el ti­po de cam­bio res­pec­to a di­ciem­bre de

2001, úl­ti­mo mes de la con­ver­ti­bli­dad, en ju­lio el ti­po de cam­bio es­tu­vo un 53,4% por en­ci­ma del ti­po de cam­bio de di­ciem­bre de 2001 a pe­sos ac­tua­les. La suba del ti­po de cam­bio real a par­tir de abril de es­te año me­jo- ró al­go el co­mer­cio ex­te­rior, da­do que ya no caen las ex­por­ta­cio­nes, aun­que las im­por­ta­cio­nes si­guen su­bien­do más. En los pri­me­ros sie­te me­ses del año las ex­por­ta­cio­nes au­men­ta­ron el 4,9% y las im­por­ta­cio­nes el 11,3%.

A un mes de las PA­SO (Pri­ma­rias Abier­tas Si­mul­tá­neas y Obli­ga­to­rias) na­die ima­gi­na que el go­bierno va­ya a im­ple­men­tar me­di­das de re­for­mas es­truc­tu­ra­les pa­ra do­mi­nar la si­tua­ción fis­cal. Por ejem­plo, na­die ima­gi­na que en se­rio va­ya a ba­jar el gas­to pú­bli­co, to­can­do el clien­te­lis­mo de los pla­nes so­cia­les o el em­pleo pú­bli­co. Lo má­xi­mo que pue­de es­pe­rar­se de Cam­bie­mos de aquí a las elec­cio­nes de 2019 es que con­si­ga el fi­nan­cia­mien­to pa­ra evi­tar un des­bor­de cam­bia­rio y fi­nan­cie­ro.

Por otro la­do, habrá que se­guir aten­ta­men­te la si­tua­ción po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de Bra­sil, que pue­de em­pe­zar a im­pac­tar la eco­no­mía ar­gen­ti­na por un me­nor flu­jo de ex­por­ta­cio­nes ha­cia nues­tro so­cio del Mer­co­sur, en ca­so que en ese país con­ti­núe au­men­tan­do el ti­po de cam­bio, que es­tá pre­sio­na­do al al­za por la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca. Una suba del dó­lar en Bra­sil im­pli­ca una mer­ma de las im­por­ta­cio­nes de di­cho país, pegando en el ni­vel de ac­ti­vi­dad de Ar­gen­ti­na, ade­más de nues­tros pro­pios erro­res.

No obs­tan­te, por aho­ra, a pe­sar que Cam­bie­mos no vie­ne ha­cien­do una bue­na po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, la au­sen­cia de ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos de pe­so le de­ja abier­ta la puer­ta pa­ra una even­tual re­elec­ción de Ma­cri o, en su de­fec­to, de Vidal, sal­vo que apa­rez­ca un ter­ce­ro que hoy na­die ve.

De acuer­do a la úl­ti­ma en­cues­ta deGia­cob­be y Aso­cia­dos, Cris­ti­na Fer­nán­dez tie­ne una ima­gen po­si­ti­va del 34%, pe­ro una ne­ga­ti­va del 57% y po­si­ble­men­te el te­ma de la co­rrup­ción le pe­gue to­da­vía más en la ima­gen ne­ga­ti­va. De to­das ma­ne­ras, al día de hoy, Cris­ti­na Fer­nán­dez tie­ne un te­cho muy ba­jo pa­ra po­der cre­cer en in­ten­ción de vo­tos. Si­guien­do con di­cha en­cues­ta, Ma­cri tie­ne un 39% de ima­gen po­si­ti­va y 51% de ne­ga­ti­va; sin em­bar­go, cuan­do se le pre­gun­ta a la gen­te a quién vo­ta­ría si las elec­cio­nes fue­ran hoy, el 37,6% vo­ta­ría po­rMa­cri y el 31,8% por Cris­ti­na Fer­nán­dez. En ter­cer lu­gar y muy le­jos apa­re­ce Del Ca­ño, de un par­ti­do de iz­quier­da con un dis­cur­so de la era de la cor­ti­na de hie­rro, con un 4,2% de in­ten­ción de vo­to.

Al pre­gun­tar­se si hoy hu­bie­se una se­gun­da vuel­ta a pre­si­den­te a quién vo­ta­ría, el 44,6% di­ce que vo­ta­ría por Ma­cri y el 39,2% por Cris­ti­na Fer­nán­dez. El pá­ni­co a la vuel­ta K pe­sa en el elec­to­ra­do. Ob­via­men­te, en un es­ce­na­rio de con­fron­ta­ción de Cris­ti­na Fer­nán­dez con Vidal, la go­ber­na­do­ra tie­ne más chan­ces da­do que tie­ne una ima­gen po­si­ti­va del 45%, ca­si 10 pun­tos más que Cris­ti­na Fer­nán­dez.

Es en es­tas ven­ta­jas po­lí­ti­cas es que pa­re­ce des­can­sar Cam­bie­mos y su es­ca­so in­te­rés por rea­li­zar re­for­mas es­truc­tu­ra­les, por más que la gen­te eco­nó­mi­ca­men­te no la es­té pa­san­do muy bien.

” A un mes de las PA­SO, na­die ima­gi­na que el go­bierno va­ya a im­ple­men­tar re­for­mas de fon­do ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.