La ra­dio­gra­fía de los em­pleos per­di­dos

Se­gún Ig­na­cio Mun­yo, son 55 mil pues­tos de tra­ba­jo que se per­die­ron des­de 2014 en la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra, la cons­truc­ción, el sec­tor pri­ma­rio y tam­bién el co­mer­cio

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - LUIS CUS­TO­DIO lcus­to­dio@el­pais.com.uy

La pér­di­da de pues­tos de tra­ba­jo du­ran­te los úl­ti­mos tres años y me­dio es­tá con­cen­tra­da en de­ter­mi­na­dos gru­pos de per­so­nas, per­fi­les y sec­to­res de ac­ti­vi­dad. Los prin­ci­pa­les per­de­do­res en el ajus­te a la ba­ja de las per­so­nas que tie­nen un pues­to de tra­ba­jo en el país, son los me­no­res de 30 años, las per­so­nas que tie­nen so­lo edu­ca­ción pri­ma­ria, y aque­llas cu­yos car­gos se en­mar­can en­tre los que son al­ta o me­dia­na­men­te au­to­ma­ti­za­bles.

Es­tas con­clu­sio­nes co­rres­pon­den al eco­no­mis­ta Ig­na­cioMun­yo, di­rec­tor del Cen­tro de Eco­no­mía de la Es­cue­la de Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad de Mon­te­vi­deo (IEEM), en ba­se a da­tos del INE.

Por sec­to­res, las prin­ci­pa­les caí­das en­tre fi­nes de 2014 y me­dia­dos de 2018 se ubi­can en la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra, los sec­to­res pri­ma­rios, la cons­truc­ción y el co­mer­cio. El es­tu­dio mues­tra ade­más que den­tro del he­te­ro­gé­neo com­por­ta­mien­to del mer­ca­do de tra­ba­jo, hay co­lec­ti­vos de tra­ba­ja­do­res que in­cre­men­ta­ron su pre­sen­cia, con la ge­ne­ra­ción de pues­tos en la sa­lud o los ser­vi­cios —ade­más del sec­tor pú­bli­co— ma­yo­ri­ta-

” La gran ma­yo­ría de los jó­ve­nes que se vuel­can mer­ca­do de al tra­ba­jo cuen­ta so­la­men­te con ha­bi­li­da­des que­son au­to­ma­ti­za­bles ”

ria­men­te cu­bier­tos por per­so­nas de más de 30 años y con for­ma­ción se­cun­da­ria co­mo mí­ni­mo.

La au­to­ma­ti­za­ción de ta­reas ya se no­ta en el mer­ca­do la­bo­ral lo­cal, a par­tir de la eli­mi­na­ción de pues­tos de tra­ba­jo re­pe­ti­ti­vos o de ba­ja exi­gen­cia crea­ti­va.

Un cam­bio en la es­tra­te­gia edu­ca­ti­va y la ins­tru­men­ta­ción de un ré­gi­men más fle­xi­ble pa­ra la con­tra­ta­ción la­bo­ral for­ma­rían par­te de la so­lu­ción al pro­ble­ma ac­tual, se­gú­nMun­yo.

Un es­tu­dio ela­bo­ra­do por el eco­no­mis­ta Ig­na­cio Mun­yo, Di­rec­tor del Cen­tro de Eco­no­mía, So­cie­dad y Em­pre­sa del IEEM, es­cue­la de ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad de Mon­te­vi­deo, en ba­se a los mi­cro­da­tos de la en­cues­ta con­ti­nua de ho­ga­res del INE, apun­ta a las ca­rac­te­rís­ti­cas de los mo­vi­mien­tos ge­ne­ra­dos en el mer­ca­do de tra­ba­jo des­de fi­nes de 2014 has­ta me­dia­dos de 2018, don­de el número de em­pleos per­di­dos su­pera am­plia­men­te los nue­vos pues­tos ge­ne­ra­dos. Mun­yo sos­tie­ne que los in­cen­ti­vos pa­ra mo­di­fi­car en for­ma sos­te­ni­da esa reali­dad de­ben ve­nir de la mano de cam­bios en la edu­ca­ción y en la re­gu­la­ción de la con­tra­ta­ción de tra­ba­ja­do­res. A con­ti­nua­ción, un re­su­men de la en­tre­vis­ta.

—¿Qué con­clu­sio­nes ob­tu­vo al es­tu­diar la evo­lu­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo en la úl­ti­ma dé­ca­da y me­dia?

—Al ob­ser­var lo que su­ce­dió con el mer­ca­do de tra­ba­jo des­de me­dia­dos de 2004, una vez su­pe­ra­da la cri­sis, en­cuen­tra tres fa­ses bien di­fe­ren­cia­das. La pri­me­ra, has­ta prin­ci­pios de 2001, don­de tan­to el sa­la­rio y el em­pleo cre­cían en for­ma si­mi­lar. Una se­gun­dag fa­se don­de el em­pleo se fre­na y el sa­la­rio si­gue cre­cien­do, has­ta fi­nes de 2014; la úl­ti­ma, y has­ta el día de hoy, la que nos mues­tra que el sa­la­rio si­gue cre­cien­do y el em­pleo cae. En es­te úl­ti­mo pe­río­do los pues­tos per­di­dos, se­gún la com­pa­ra­ción en­tre el tri­mes­tre mó­vil a di­ciem­bre de 2014 fren­te a ju­nio de 2018, nos da 55 mil pues­tos de tra­ba­jo me­nos.

—¿Esa pér­di­da de tra­ba­jo fue ho­mo­gé­nea en el mer­ca­do la­bo­ral?

—Bus­ca­mos co­no­cer có­mo se dis­tri­bu­yen los em­pleos per­di­dos. Lle­ga­mos a que, de ca­da 100 em­pleos per­di­dos, se per­die­ron 142 de la in­dus­tria, 72 del sec­tor pri­ma­rio, 71 de la cons­truc­ción y 40 del co­mer­cio. Co­mo con­tra­par­ti­da, se ge­ne­ra­ron 70 em­pleos en sa­lud de ca­da 100 per­di­dos en for­ma glo­bal, así co­mo 34 en el sec­tor pú­bli­co y 122 en los ser­vi­cios, que no fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra com­pen­sar la ba­ja.

—¿Si se ana­li­za por edad de los tra­ba­ja­do­res?

—La gran ma­yo­ría son jó­ve­nes. Es más, los pues­tos de tra­ba­jo per­di­dos en­tre los me­no­res de 30 años son mu­cho mas que esos 55 mil, lo que su­ce­de es que par­cial­men­te se com­pen­san con un buen número de tra­ba­jos crea­dos en­tre los ma-

yo­res de 30 años. Usan­do la mis­ma ló­gi­ca que cuan­do ob­ser­va­mos los sec­to­res, de ca­da 100 em­pleos per­di­dos,

346 se per­die­ron en­tre los me­no­res de 30 y se ga­na­ron

246 en­tre el res­to de los tra­ba­ja­do­res. Hay un cla­ro ses­go de dón­de es­tán las pér­di­das más im­por­tan­tes. Y hay un as­pec­to pa­ra su­mar aquí: no to­dos esos jó­ve­nes fue­ron a en­gro­sar la ta­sa de des­em­pleo, da­do que una par­te de ellos de­ja­ron de bus­car em­pleo y hoy es­tán en­tre los inac­ti­vos.

—¿Al des­agre­gar­lo por ni­ve­les edu­ca­ti­vos?

—La si­tua­ción tam­bién es muy ilus­tra­ti­va: por ca­da

100 pues­tos per­di­dos en el mer­ca­do de tra­ba­jo, hay 222 que co­rres­pon­den a per­so­nas con edu­ca­ción pri­ma­ria o me­nos, mien­tras que hay una crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo en­tre quie­nes tie­nen se­cun­da­ria o más, de 122 em­pleos ca­da 100 que se per­die­ron.

Por tan­to, la pér­di­da de em­pleo es­tá con­cen­tra­da en­tre jó­ve­nes por un la­do, y por otro en­tre per­so­nas que tie­nen ba­ja ca­li­fi­ca­ción. Por más que en­tre los ma­yo­res de 30 y los que tie­nen más es­tu­dio han apa­re­ci­do opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo, no es su­fi­cien­te pa­ra com­pen­sar la enor­me pér­di­da en los otros seg­men­tos.

Jus­to que se ha ha­bla­do en es­tos días de las prue­bas Pisa. Los jó­ve­nes que par­ti­ci­pa­ron en la edi­ción an­te­rior de es­tas prue­bas en

2015, que hoy es­tán por los

17- 18 años y a las puer­tas del mun­do la­bo­ral, un al­to por­cen­ta­je son per­fec­ta­men­te au­to­ma­ti­za­bles, por­que so­lo pue­den cum­plir ta­reas or­de­na­das, me­tó­di­cas, con ins­truc­cio­nes pre­ci­sas. De las prue­bas Pisa sur­ge que tan so­lo 1,5 de ca­da 100 de esos chi­cos, es­tán en con­di­cio­nes de cum­plir ta­reas más so­fis­ti­ca­das, de ba­ja au­to­ma­ti­za­ción. Es un da­to muy fuer­te...

— Otro cor­te po­si­ble es el vin­cu­la­do con la vul­ne­ra­bi­li­dad de los pues­tos de tra­ba­jo...

—Los tra­ba­jos que se per­die­ron des­de 2014 a aho­ra son los que te­nían al­tos ries­gos de au­to­ma­ti­za­ción. Don­de la au­to­ma­ti­za­ción es ba­ja, las po­si­cio­nes au­men­ta­ron en el pe­río­do de re­fe­ren­cia.

Es­to es con­fir­ma­to­rio de un tra­ba­jo que ha­bía­mos co­men­za­do en 2016 en ba­se a me­to­do­lo­gía de Ox­ford, don­de se ca­li­fi­ca a ca­da car­go de acuer­do con las ha­bi­li­da­des “no ro­bo­ti­za­bles” que se ne­ce­si­tan pa­ra su desem­pe­ño. Por tan­to, se to­man co­mo re­fe­ren­cia la ma­ni­pu­la­ción ar­te­sa­nal fina (co­mo la de un ci­ru­jano), la in­te­li­gen­cia so­cial o em­pa­tía y la ca­pa­ci­dad crea­ti­va, o sea la for­ma nue­va de re­sol­ver pro­ble­mas. To­dos los pues­tos de tra­ba­jo que no en­tran en es­ta ca­li­fi­ca­ción son los que tie­nen un po­ten­cial de au­to­ma­ti­za­ción al­ta o me­dia. cuan­do pre­sen­ta­mos el tra­ba­jo en 2016, nos da­ba que un 54% de los em­pleos en Uru­guay es­ta­ban en se­rio ries­go; no quie­re de­cir que to­dos esos em­pleos se fue­ran a au­to­ma­ti­zar en for­ma in­me­dia­ta, pe­ro sí lo vul­ne­ra­ble que eran.

Y pre­ci­sa­men­te, cuan­do se ob­ser­va có­mo se com­por­ta­ron los em­pleos que ca­li­fi­ca­mos co­mo de au­to­ma­ti­za­ción al­ta o me­dia, en am­bos ca­sos el em­pleo ca­yó, 180 en el pri­mer ca­so y 92 en el se­gun­do, siem­pre ca­da 100 em­pleos per­di­dos en ge­ne­ral. La com­pen­sa­ción par­cial es­tá por el la­do de los car­gos con au­to­ma­ti­za­ción ba­ja, que cre­cie­ron 172 ca­da 100 per­di­dos en ge­ne­ral.

Es­to nos de­mues­tra, en for­ma muy di­rec­ta, que la au­to­ma­ti­za­ción o ro­bo­ti­za­ción no es un fe­nó­meno que de­be preo­cu­par­nos por­que “se vie­ne”, sino que ya es­tá en­tre no­so­tros. Sus efec­tos ya se no­tan en el mer­ca­do de tra­ba­jo.

Es­to nos ubi­ca en un es­ta­do de gran preo­cu­pa­ción; cuan­do pu­bli­ca­mos aquel pri­mer tra­ba­jo, coin­ci­di­mos con OPP que hi­zo una pro­yec­ción si­mi­lar, y otra el Ban­co Mun­dial. A to­dos nos da­ba nú­me­ros pa­re­ci­dos, y en to­dos los ca­sos la ad­ver­ten­cia del desafío que re­pre­sen­ta­ba es­te fe­nó­meno. El te­ma es qué ha­cer, y has­ta el mo­men­to no se ha he­cho mu­cha co­sa.

—La sus­ti­tu­ción de pues­tos de tra­ba­jo bá­si­cos por tec­no­lo­gía ya se ob­ser­va en va­rios sec­to­res...

—Es así, pe­ro en otros to­da­vía no; du­ran­te al­gún tiempo, se­gu­ra­men­te hu­bo em­pre­sas que op­ta­ron por no mo­di­fi­car su for­ma de pro­du­cir o brin­dar un ser­vi­cio por­que los már­ge­nes que da­ba el ne­go­cio lo per­mi­tían, y siem­pre es pre­fe­ri­ble evi­tar un des­pi­do. Tam­bién se di­si­mu­la­ba es­ta si­tua­ción en sec­to­res don­de exis­te un de­ter­mi­na­do mer­ca­do cau­ti­vo. Pe­ro la si­tua­ción ac­tual es mu­cho más es­tre­cha, y si en al­gu­nos ca­sos no se des- pi­de, tam­po­co se crean nue­vos pues­tos o no se sus­ti­tu­ye a los que se van. El mar­gen de ren­ta­bi­li­dad se re­du­jo fuer­te­men­te en mu­chos sec­to­res, y el em­pre­sa­rio bus­ca al­ter­na­ti­vas pa­ra pro­du­cir en me­jo­res con­di­cio­nes. Y pa­ra al­gu­nas em­pre­sas, esa es la di­fe­ren­cia en­tre per­ma­ne­cer abier­tas o no.

En la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra, hay sec­to­res don­de las ho­ras tra­ba­ja­das ca­ye­ron más que la pro­duc­ción, hay una me­jo­ra de pro­duc­ti­vi­dad, fac­ti­ble­men­te con in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía. E in­clu­so en al­gu­nos sec­to­res ha au­men­ta­do la pro­duc­ción pe­ro con el per­so­nal ocu­pa­do y las ho­ras tra­ba­ja­das a la ba­ja.

Ig­na­cio Mun­yo Eco­no­mis­ta, Di­rec­tor del Cen­tro de Eco­no­mía, So­cie­dad y Em­pre­sa del IEEM, de la Uni­ver­si­dad de Mon­te­vi­deo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.