La aper­tu­ra co­mer­cial be­ne­fi­ció a Uru­guay

Un 3% del con­su­mo anual pro­me­dio de uru­gua­yos es con­se­cuen­cia de la po­lí­ti­ca de des­gra­va­ción aran­ce­la­ria

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA -

Año a año, el 3% del con­su­mo pro­me­dio de los uru­gua­yos se de­be a la aper­tu­ra co­mer­cial en­tre los años 1990 y 2010, a par­tir de la re­duc­ción de aran­ce­les. El do­cen­te e in­ves­ti­ga­dor uru­gua­yo de la Uni­ver­si­dad de Ya­le en Es­ta­dos Uni­dos, Lo­ren­zo Ca­lien­do, in­ves­ti­gó los efec­tos de la aper­tu­ra co­mer­cial en los 20 años men­cio­na­dos, a ni­vel glo­bal.

El pro­me­dio mun­dial arro­ja un be­ne­fi­cio de 2% en el con­su­mo a par­tir de los pro­ce­sos de des­gra­va­ción aran­ce­la­ria, un gua­ris­mo me­nor al es­pe­cí­fi­co pa­ra nues­tro país. Más allá de va­lo­rar el da­to que re­fle­ja la aper­tu­ra co­mer­cial de Uru­guay, Ca­lien­do se pre­gun­ta cuán­to más po­día ha­ber ga­na­do el país si el pro­ce­so de aper­tu­ra hu­bie­ra si­do dis­tin­to.

El tra­ba­jo rea­li­za­do por el pro­fe­sio­nal uru­gua­yo con­clu­ye ade­más que los be­ne­fi­cios de la des­gra­va­ción aran­ce­la­ria que cuan­ti­fi­có, obe­de­cen en ma­yor me­di­da al pro­ce­so mul­ti­la­te­ral en el seno de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio, que a la mul­ti­pli­ci­dad de acuer­dos bi­la­te­ra­les fir­ma­dos en­tre paí­ses.

Asi­mis­mo, ad­vier­te que los ma­yo­res in­cen­ti­vos pa­ra se­guir avan­zan­do en ma­te­ria de des­gra­va­ción aran­ce­la­ria lo tie­nen los paí­ses en desa­rro­llo, por­que el ni­vel de avan­ce que ya tie­nen en esa ma­te­ria los paí­ses desa­rro­lla­dos, les lle­va a prio­ri­zar otros ob­je­ti­vos. Ca­lien­do sos­tie­ne que es­ta reali­dad hay que te­ner­la en cuen­ta a la ho­ras de ana­li­zar el ac­tual con­tex­to mun­dial, don­de al­gu­nos pro­ce­sos de ne­go­cia­ción co­mer­cial van muy len­tos e in­clu­si­ve han apa­re­ci­do pos­tu­ras pro­tec­cio­nis­tas.

“La idea de que va­mos a abrir­nos al co­mer­cio y to­dos es­ta­re­mos me­jor no es cier­ta”, ad­vier­te Ca­lien­do, afir­man­do que se pue­den iden­ti­fi­car con pre­ci­sión los sec­to­res, em­pre­sas y tra­ba­ja­do­res más vul­ne­ra­bles, pa­ra de­fi­nir lue­go las po­lí­ti­cas que mi­ni­mi­cen esos da­ños.

No se pue­de te­ner una dis­cu­sión se­ria de país pro­duc­ti­vo si no se ha­bla de aper­tu­ra co­mer­cial

Un mun­do más abier­to ha ge­ne­ra­do múl­ti­ples be­ne­fi­cios a to­dos los paí­ses. Esos be­ne­fi­cios, se­gún una in­ves­ti­ga­ción desa­rro­lla­da por el economista uru­gua­yo Lo­ren­zo Ca­lien­do en la Uni­ver­si­dad de Ya­le, res­pon­de en ma­yor me­di­da a la aper­tu­ra mul­ti­la­te­ral en el ám­bi­to de la OMC que a la mul­ti­pli­ci­dad de acuer­dos bi­la­te­ra­les exis­ten­tes. En ese con­tex­to, el be­ne­fi­cio pa­ra Uru­guay es­tá por en­ci­ma del pro­me­dio a ni­vel glo­bal. Pa­ra el in­ves­ti­ga­dor, el es­tu­dio de 20 años (1990-2010) de aper­tu­ra co­mer­cial in­di­ca que, al fi­nal de es­te ca­mino, los in­cen­ti­vos pa­ra se­guir pro­fun­di­zan­do esa li­be­ra­li­za­ción es­tán ma­yor­men­te en los paí­ses me­nos desa­rro­lla­dos. A con­ti­nua­ción, un re­su­men de la en­tre­vis­ta.

—Un re­cien­te tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción su­yo, apun­ta a cla­ri­fi­car si los efec­tos de la aper­tu­ra co­mer­cial mul­ti­la­te­ral han si­do más im­por­tan­tes pa­ra el­mun­do, que el avan­ce en el te­rreno de los acuer­dos bi­la­te­ra­les….

—No­so­tros bus­ca­mos en­ten­der, en el pro­ce­so de aper­tu­ra del mun­do, en­tre 1990 y 2010 (que es el pe­río­do pa­ra el cual te­ne­mos in­for­ma­ción) cuál ha si­do el pro­ce­so que tu­vo más im­pac­to. Lo que en­con­tra­mos es, en pri­mer lu­gar, que ha ha­bi­do ga­nan­cias al co­mer­cio en el mun­do, aun­que muy he­te­ro­gé­neas en­tre los paí­ses; en pro­me­dio, la aper­tu­ra co­mer­cial ha ge­ne­ra­do un in­cre­men­to en el con­su­mo agre­ga­do del mun­do, cer­cano al 2% del pro­duc­to.

Des­pués, tra­ta­mos de en­ten­der si las ga­nan­cias agre­ga­das, en tér­mi­nos de gru­po de paí­ses, vie­nen por in­te­grar la OMC o por los acuer­dos co­mer­cia­les. Y en­con­tra­mos que los ma­yo­res be­ne­fi­cios vie­nen por ha­ber in­te­gra­do los acuer­dos mul­ti­la­te­ra­les de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio.

—¿Cuál es el ca­so­deU­ru­guay res­pec­to de los be­ne­fi­cios de la aper­tu­ra co­mer­cial?

—Se­gún nues­tro tra­ba­jo, to­dos los años, 3% de con­su­mo pro­me­dio de los uru­gua­yos, se de­be a la aper­tu­ra co­mer­cial (en el ca­so del es­tu­dio, en­tre 1990 y 2010). Ese da­to ubi­ca a Uru­guay por en­ci­ma del pro­me­dio de los paí­ses fa­vo­re­ci­dos por la aper­tu­ra co­mer­cial. Ca­be acla­rar, que lo que es­ta­mos cuan­ti­fi­can­do es el efec­to de re­duc­ción de aran­ce­les. No lo po­de­mos to­mar co­mo si ha­blá­ra­mos de aper­tu­ra co­mer­cial en ge­ne­ral, don­de hay que te­ner en cuen­ta otras va­ria­bles.

El da­to pue­de ser im­por­tan­te, pe­ro yo me ha­ría otra pre­gun­ta: ¿cuán­to más po­día ha­ber ga­na­do el país si el pro­ce­so de aper­tu­ra hu­bie­ra si­do dis­tin­to? Bá­si­ca­men­te lo que es­te nú­me­ro re­fle­ja es que la glo­ba­li­za­ción ha si­do muy im­por­tan­te pa­ra Uru-

guay. No se pue­de te­ner una dis­cu­sión se­ria del Uru­guay pro­duc­ti­vo, sino se ha­bla de aper­tu­ra co­mer­cial.

Por otro la­do, ese 3% de Uru­guay es un buen da­to. Pe­ro qui­zás se hu­bie­ra ga­na­do mu­cho más si en ese mis­mo lap­so hu­bie­ra re­du­ci­do ba­rre­ras in­ter­nas. El co­mer­cio glo­bal tie­ne 10 ve­ces más pa­ra ga­nar en la eli­mi­na­ción de ba­rre­ras in­ter­nas que en lo que que­da por avan­zar en ma­te­ria aran­ce­la­ria. To­do aque­llo que tie­ne que ver con me­jo­res con­di­cio­nes de pro­duc­ción, con in­fraes­truc­tu­ra lo­gís­ti­ca, su trans­por­te, etc.

To­mar en cuen­ta eso cam­bia el eje de la dis­cu­sión: si fué­ra­mos al ca­so de Es­ta­dos Uni­dos, Trump de­be­ría pa­rar­se fren­te a su elec­to­ra­do y en lu­gar de de­cir­le có­mo se pe­lea con Chi­na, de­be­ría plan­tear­se de qué for­ma se me­jo­ran las con­di­cio­nes in­ter­nas pa­ra com­pe­tir.

—Vues­tro es­tu­dio tam­bién bus­ca res­pues­tas acer­ca de los in­cen­ti­vos que tie­nen los paí­ses del mun­do pa­ra se­guir avan­zan­do en li­be­ra­li­za­ción del co­mer­cio…

—Nos im­por­ta­ba sa­ber si real­men­te, des­pués de ese pro­ce­so, exis­tían “ga­nan­cias dis­po­ni­bles” arri­ba de la me­sa que in­cen­ti­va­ran se­guir avan­zan­do en pro­ce­sos de aper­tu­ra. En­con­tra­mos que sí, que hay in­cen­ti­vos, pe­ro es­pe­cial­men­te pa­ra los paí­ses en desa­rro­llo y no tan­to los desa­rro­lla­dos.

—¿Cuál es la ex­pli­ca­ción?

—Los desa­rro­lla­dos ya son eco­no­mías abier­tas, en cam­bio las eco­no­mías en desa­rro­llo si­guen to­da­vía con un ni­vel de caí­da de los aran­ce­les que es me­nor; por tan­to, tie­nen más pa­ra ga­nar. Ade­más, en ge­ne­ral los paí­ses en desa­rro­llo son eco­no­mías más pe­que­ñas, que tie­nen el in­cen­ti­vo de lle­gar al mer­ca­do gran­de, bas­tan­te ma­yor que el in­te­rés del gran­de de lle­gar al mer­ca­do pe­que­ño.

Por tan­to, no es sor­pren­den­te que es­tén es­tan­ca­das las ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les hoy día, ya que los paí­ses en desa­rro­llo tie­nen me­nos be­ne­fi­cios pa­ra avan­zar.

—Es un pro­ble­ma que en­fren­ta el pro­ce­so de aper­tu­ra co­mer­cial glo­bal…

—Es una ba­rre­ra. A la ho­ra de fo­ca­li­zar los re­cur­sos que ca­da país tie­ne pa­ra lo­grar ma­yor cre­ci­mien­to o bie­nes­tar, pa­ra los paí­ses desa­rro­lla­dos evi­den­te­men­te es­tos te­mas no ocu­pan el pri­mer lu­gar en la agen­da. Es más, po­de­mos ver que en al­gu­nos ca­sos —Es­ta­dos Uni­dos es el ejem­plo más cla­ro— el pro­ce­so es al re­vés.

Por tan­to, pa­ra paí­ses más chi­cos co­mo Uru­guay, se de­be te­ner en cuen­ta que de­be­rán bus­car­se pro­pues­tas más in­ge­nio­sas a la ho­ra de ir a ne­go­ciar, o ha­cer­lo con el res­to del mun­do que sí es­tá dis­pues­to a avan­zar.

—¿Hay otras ca­rac­te­rís­ti­cas que per­mi­tan de­fi­nir a aque­llos paí­ses con más in­cen­ti­vos a avan­zar en aper­tu­ra co­mer­cial?

—Los paí­ses más ais­la­dos tie­nen un gran in­te­rés en avan­zar en la li­be­ra­li­za­ción del co­mer­cio. Al pun­to que has­ta les po­dría con­ve­nir sub­si­diar la im­por­ta­ción de de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos.

—¿Por qué?

—De­bi­do a que por más que se ten­ga el fac­tor de pro­duc­ción y un acuer­do pa­ra ex­por­tar, los bie­nes in­ter­me­dios que ne­ce­si­to re­sul­tan im­por­ta­dos. Por tan­to, si no im­por­to, no pro­duz­co. Y si ten­go di­fi­cul­ta­des pa­ra ac­ce- der a ellos por mi ubi­ca­ción le­ja­na y ais­la­da, ten­dré que bus­car la ma­ne­ra de fa­ci­li­tar esa im­por­ta­ción.

—En ese con­tex­to de es­ca­sos in­cen­ti­vos a avan­zar en más co­mer­cio li­bre por par­te de eco­no­mías ma­yo­res, apa­re­ce el pro­tec­cio­nis­mo de Do­nald Trump...

—Es así. Ten­ga­mos en cuen­ta que la aper­tu­ra co­mer­cial ge­ne­ra efec­tos he­te­ro­gé­neos. No to­dos los sec­to­res de la eco­no­mía ni to­dos los tra­ba­ja­do­res se be­ne­fi­cian de igual ma­ne­ra. Acá hay un nú­me­ro con­cre­to: en el sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro de los Es­ta­dos Uni­dos, des­pués del año 2000 y has­ta 2007, se eli­mi­na­ron cer­ca de 3 mi­llo­nes de em­pleos. El año 2000 es el año en que Chi­na en­tra en la OMC y hay mu­chos in­ves­ti­ga­do­res y la opi­nión pú­bli­ca que apun­tan a que pre­ci­sa­men­te ese epi­so­dio es la prin­ci­pal ra­zón de ese pro­ce­so de des­truc­ción de em­pleos en el sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro es­ta­dou­ni­den­se. Y en mi ca­so, en­cuen­tro un co­rre­la­to, aun­que lo ubi­co en 400 mil em­pleos per­di­dos.

—¿Se pu­do ha­ber evi­ta­do?

—Trump vie­ne con el ar­gu­men­to de que “co­mo los per­di­mos, los po­de­mos ga­nar”. La reali­dad es que la ofer­ta la­bo­ral que las em­pre­sas en­con­tra­ron en Chi­na es muy dis­tin­ta a la de Es­ta­dos Uni­dos. Eso no quie­re de­cir que qui­zás no se pue­da cam­biar, pe­ro es cos­to­so y lle­va tiem­po. Y con­de­nar a la edu­ca­ción de un país pa­ra ha­cer fo­co en el sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro es ries­go­so, por­que no es tan ob­vio que se pue­da lo­grar el cam­bio.

Nues­tros es­tu­dios de­mues­tran que, las re­gio­nes que vo­ta­ron a Trump, son es­ta­dos que es­tu­vie­ron mu­cho más ex­pues­tos a la com­pe­ten­cia ex­te­rior de bie­nes in­ter­me­dios. Esos vo­tos res­pon­den a que ellos sí, los tra­ba­ja­do­res de esas zo­nas, es­tán peor a la épo­ca an­te­rior a la aper­tu­ra co­mer­cial. Y es­tar peor sig­ni­fi­ca que per­die­ron sus em­pleos, aun­que sub­sis­ten hoy yen­do a un su­per­mer­ca­do o una tien­da que tie­ne pro­duc­tos con pre­cios ba­ra­tos… he­chos en Chi­na.

De to­dos mo­dos, el sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro en Es­ta­dos Uni­dos re­pre­sen­ta el 10-15% de la eco­no­mía. El res­to se be­ne­fi­cia de la aper­tu­ra co­mer­cial. Pe­ro el men­sa­je de Trump va di­ri­gi­do es­pe­cí­fi­ca­men­te a ese sec­tor, su elec­to­ra­do, que se sin­tió da­ña­do, que no vio los be­ne­fi­cios. Y si se agre­ga otro pun­to que es la in­mi­gra­ción, don­de de­bi­do a su ca­li­fi­ca­ción, com­pe­tían por los mis­mos pues­tos de tra­ba­jo, Allí es­tá el otro pun­to don­de ha­ce fo­co el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos.

Y es­to su­ce­de en la cu­na del mun­do abier­to… Si un país la­ti­noa­me­ri­cano tu­vie­ra un dis­cur­so así, ten­dría una con­de­na mun­dial y tam­bién sus re­pre­sa­lias.

—¿Có­mo su­pe­rar el des­fa­sa­je en­tre el im­pac­to fa­vo­ra­ble en el co­mer­cio y re­sul­ta­dos be­ne­fi­cio­sos en el bie­nes­tar y en el em­pleo?

—La gran in­te­rro­gan­te es pre­ci­sa­men­te có­mo dis­mi­nuir los cos­tos de ajus­te. Y cuá­les son las po­lí­ti­cas que se po­drían con­si­de­rar pa­ra que las ga­nan­cias del co­mer­cio le lle­guen a to­dos.

Aque­llos sec­to­res que pro­du­cen bie­nes que en prin­ci­pio se pue­den com­prar en otras par­tes del mun­do, es­tán más ex­pues­tos. De la mis­ma for­ma, los tra­ba­jos que son más es­pe­cí­fi­cos en esos sec­to­res.

La idea de que va­mos a abrir­nos al co­mer­cio y to­dos va­mos a es­tar me­jor, es un po­co idea­li­za­da. No es cier­to. Lo im­por­tan­te es que se iden­ti­fi­que bien qué sec­tor, qué em­pre­sa y que tra­ba­ja­do­res son vul­ne­ra­bles. Las me­to­do­lo­gías que he­mos desa­rro­lla­do per­mi­ten iden­ti­fi­car con bas­tan­te de­ta­lle ese fe­nó­meno. Esa es in­for­ma­ción cla­ve a la ho­ra de em­bar­car­se en una ne­go­cia­ción de aper­tu­ra co­mer­cial, y a par­tir de allí, desa­rro­llar las po­lí­ti­cas ne­ce­sa­rias.

Lo más im­por­tan­te aquí es la in­for­ma­ción. Cuán­to más da­tos ten­ga­mos más va­mos a en­ten­der cuán vul­ne­ra­ble po­de­mos ser y es­pe­cí­fi­ca­men­te en dón­de, y obrar en con­se­cuen­cia. En el ca­so de Uru­guay po­dría desa­rro­llar­se es­ta iden­ti­fi­ca­ción, por­que exis­te in­for­ma­ción de ca­li­dad. De­be­ría es­tar dis­po­ni­ble pa­ra la in­ves­ti­ga­ción.

PER­FIL Lo­ren­zo Ca­lien­doEconomista, egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Uru­guay. Ob­tu­vo su Maes­tría en la Uni­ver­si­dad de Auc­kland (Nue­va Ze­lan­da) y se doc­to­ró en la Uni­ver­si­dad de Chica­go (EE.UU.). Do­cen­te e in­ves­ti­ga­dor en la Uni­ver­si­dad de Ya­le (EE.UU.).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.