PLENO EM­PLEO IRREAL

In­for­ma­li­dad y tra­ba­jo de ba­ja ca­li­dad es­tán pre­sen­tes en Ale­ma­nia, Reino Uni­do y EE.UU.

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA -

Pe­se a ta­sas mí­ni­mas de des­em­pleo que se re­gis­tran en Es­ta­dos Uni­dos, Reino Uni­do y Ale­ma­nia, la de­sigual­dad y los pues­tos de ba­ja ca­li­dad ame­na­zan con eter­ni­zar­se en el mer­ca­do la­bo­ral de los paí­ses más ri­cos, y la de­sigual­dad so­cial cre­ce.

Apri­me­ra vis­ta, el pre­si­den­te de EE. UU. tie­ne mo­ti­vos pa­ra des­cor­char el cham­pán. La ta­sa de des­em­pleo en su país, por de­ba­jo del 4%, ha­ce his­to­ria al arras­trar­se por los sue­los: en los úl­ti­mos 60 años so­lo ha ha­bi­do un pe­rio­do —a fi­na­les de los se­sen­ta— en el que el por­cen­ta­je se man­tu­vie­ra tan ba­jo por un pe­rio­do pro­lon­ga­do. No es un ca­so ais­la­do. The­re­sa May pue­de va­na­glo­riar­se de que, pe­se a las in­cer­ti­dum­bres del Bre­xit, el pa­ro en Reino Uni­do es­tá aho­ra en el me­nor ni­vel des­de 1975. Ale­ma­nia, con la ta­sa más ba­ja des­de la reuni­fi­ca­ción y con di­fi­cul­ta­des pa­ra en­con­trar mano de obra cua­li­fi­ca­da, ex­hi­be unas ci­fras de en­sue­ño. Y Ja­pón, con un por­cen­ta­je de des­em­plea­dos que en ma­yo ca­yó al 2,2%, tam­bién to­ca mí­ni­mos inex­plo­ra­dos en más de un cuar­to de si­glo.

¿Pue­den los tra­ba­ja­do­res ce­le­brar los éxi­tos de un mer­ca­do la­bo­ral cer­cano al pleno em­pleo? No exac­ta­men­te. Por­que la exu­be­ran­cia de es­tas ci­fras es­con­de una reali­dad con cla­ros­cu­ros. Los da­tos so­bre re­tri­bu­cio­nes, tra­ba­jo tem­po­ral, em­plea­dos po­bres o po­bla­ción en ries­go de ex­clu­sión no han ido me­jo­ran­do al mis­mo rit­mo. Y mu­chos eco­no­mis­tas se pre­gun­tan si la ta­sa de pa­ro ha per­di­do fuer­za co­mo el prin­ci­pal in­di­ca­dor de la sa­lud del mer­ca­do la­bo­ral.

“Ha­ce tiem­po que so­mos muy crí­ti­cos con la ta­sa de pa­ro, por­que no re­fle­ja va­ria­bles co­mo los des­ani­ma­dos que han de­ja­do de bus­car em­pleo por las ma­las con­di­cio­nes”, ex­pli­ca el in­ves­ti­ga­dor de Fe­dea Flo­ren­tino Fel­gue­ro­so. A la ho­ra de des­en­tra­ñar las ci­ca­tri­ces de la cri­sis, es­te doc­tor en Eco­no­mía in­sis­te so­bre to­do en la me­nor du­ra­ción de los con­tra­tos —de un mes, una se­ma­na o in­clu­so de unas ho­ras— crea­dos du­ran­te la re­cu­pe­ra­ción de la Gran Re­ce­sión, un fac­tor que im­pac­ta di­rec­ta­men­te en las me­no­res ren­tas de los em­plea­dos. “La me­nor du­ra­ción de los con­tra­tos es un fe­nó­meno glo­bal que ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se. Tie­ne que ver con las nue­vas tec­no­lo­gías, que po­si­bi­li­tan la exis­ten­cia de

es­tos con­tra­tos. Y los sis­te­mas pro­duc­ti­vos se es­tán adap­tan­do, con fe­nó­me­nos co­mo la ube­ri­za­ción de la econo

mía”, con­ti­núa Fel­gue­ro­so. La ca­da vez me­nor por­ción de tor­ta pa­ra los em­plea­dos vie­ne de le­jos: se­gún el FMI, la par­ti­ci­pa­ción en los in­gre­sos de los tra­ba­ja­do­res ha pa­sa­do de su­pe­rar el 50% de la ren­ta to­tal a prin­ci­pios de es­te si­glo a me­nos del 40% en 2015. Es­ta ten­den­cia de­cre­cien­te co­men­zó ya a me­dia­dos de los años se­ten­ta del si­glo XX.

La dé­bil suba de los sa­la­rios es­tu­vo en­tre los te­mas es­tre­lla de la reunión que ban­que­ros cen­tra­les ce­le­bran ca­da año en Jack­son Ho­le ( EE. UU.). ¿ Por qué ni sa­la­rios ni pre­cios cre­cen más con una ta­sa de pa­ro tan ba­ja, tal y co­mo de­be­rían ha­cer se­gún la teo­ría eco­nó­mi­ca tra­di­cio­nal?

De ello ha­bló Alan Krue­ger, an­ti­guo pre­si­den­te del Con­se­jo de Ase­so­res Eco­nó­mi­cos del pre­si­den­te Oba­ma, que pi­dió al Go­bierno ata­jar el ca­da vez me­nor po­der ne­go­cia­dor de tra­ba­ja­do­res y sin­di­ca­tos al tiem­po que au­men­ta el de las gran­des com­pa­ñías. Co­mo ejem­plo, Krue­ger di­jo que uno de ca­da cua­tro asa­la­ria­dos es­ta­dou­ni­den­ses han fir­ma­do res­tric­cio­nes que le im­pi­den tra­ba­jar pa­ra la com­pe­ten­cia, di­fi­cul­tan­do su ca­pa­ci­dad pa­ra bus­car ma­yo­res sa­la­rios. Y des­ta­có que el sa­la­rio mí­ni­mo en EE.UU. se ha man­te­ni­do in­va­ria­ble en los úl­ti­mos diez años en 7,25 dó­la­res la ho­ra, y que, en tér­mi­nos reales, des­de 1979 ha caí­do el 20%.

El por­cen­ta­je de tra­ba­ja­do­res po­bres se ha du­pli­ca­do en Ale­ma­nia des­de 2005. El ajus­te se cen­tró en el nú­me­ro de ho­ras tra­ba­ja­das: se des­pi­de po­co, pe­ro las em­pre­sas que más su­fren acuer­dan re­cor­tes de ho­ras (y sa­la­rio).

Trump ce­le­bra aho­ra los triun­fos por un pa­ro que no de­ja de caer. Pe­ro él mis­mo cri­ti­ca­ba es­te in­di­ca­dor en 2012, cuan­do tan so­lo era un mul­ti­mi­llo­na­rio ha­bi­tual de los pro­gra­mas de te­le­rrea­li­dad y crí­ti­co fu­ri­bun­do del pre­si­den­te Oba­ma. “La ta­sa de pa­ro so­lo ba­ja por­que más gen­te es­tá fue­ra del mer­ca­do la­bo­ral y ha de­ja­do de bus­car em­pleo. No es una re­cu­pe­ra­ción real. Ci­fras men­ti­ro­sas”, es­cri­bía en­ton­ces en Twit­ter.

Si­tua­ción. El em­pleo en Es­pa­ña me­jo­ra, pe­ro si­gue ha­bien­do pro­ble­mas de ca­li­dad en al­gu­nos sec­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.