Se­gún Nés­tor Gan­del­man, la nue­va nor­ma­ti­va pro­pues­ta so­bre De­fen­sa de la Com­pe­ten­cia es un gran avan­ce, pe­ro fal­tan con­di­cio­nes pa­ra un re­sul­ta­do más efec­ti­vo.

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Nés­tor Gan­del­man (*) (*) En coau­to­ria co­nD­ra. en Economia Fla­via Roldán

El pa­sa­do mes de agos­to, el Po­der Eje­cu­ti­vo pre­sen­tó un pro­yec­to de ley que mo­di­fi­ca la ley 18.159 (Ley de De­fen­sa de la Com­pe­ten­cia). En es­ta no­ta re­fle­xio­na­mos so­bre sus vir­tu­des y ca­ren­cias.

PRÁC­TI­CAS PROHI­BI­DAS. El pro­yec­to de ley pre­sen­ta una nue­va re­dac­ción pa­ra el lis­ta­do de las prác­ti­cas prohi­bi­das. Es­to es una me­jo­ra im­por­tan­te pues tien­de a evi­tar in­ter­pre­ta­cio­nes que pue­dan vul­ne­rar el es­pí­ri­tu de la ley y los prin­ci­pios bá­si­cos de la com­pe­ten­cia.

Otro cam­bio pro­pues­to, que es cier­ta­men­te tras­cen­den­tal, es la mo­di­fi­ca­ción en las re­glas que se de­ben apli­car pa­ra el aná­li­sis de even­tua­les prác­ti­cas an­ti­com­pe­ti­ti­vas. A ni­vel in­ter­na­cio­nal, es usual que las au­to­ri­da­des de de­fen­sa de la com­pe­ten­cia uti­li­cen dos gran­des re­glas lla­ma­das: re­gla de la ra­zón y re­gla per se. Exis­ten prác­ti­cas que se pre­su­men que siem­pre son per­ju­di­cia­les pa­ra la com­pe­ten­cia y, por lo tan­to, no se ad­mi­te pa­ra ellas nin­gu­na jus­ti­fi­ca­ción. Es­tán prohi­bi­das per se.

Otras con­duc­tas ge­ne­ran efec­tos am­bi­guos so­bre la com­pe­ten­cia y no se sa­be con cer­te­za si se­rán bue­nas o ma­las pa­ra los con­su­mi­do­res. En es­tos ca­sos se usa la re­gla de la ra­zón, acep­tan­do la po­si­bi­li­dad que al­go que pa­re­ce an­ti­com­pe­ti­ti­vo ofrez­ca al­gu­na ven­ta­ja com­pen­sa­to­ria ( por ejem­plo, ge­ne­rar eco­no­mías de es­ca­la que per­mi­tan pro­du­cir a me­nor cos­to).

Si bien has­ta el mo­men­to en Uru­guay só­lo se usa la re­gla de la ra­zón, el pro­yec­to de ley pro­po­ne, en con­so­nan­cia con las bue­nas prác­ti­cas in­ter­na­cio­na­les, in­tro­du­cir la re­gla per se pa­ra el ca­so de cár­te­les. Los cár­te­les son acuer­dos en­tre em­pre­sas del mis­mo sec­tor cu­yo fin es re­du­cir la com­pe­ten­cia. Den­tro de las prác­ti­cas más co­mu­nes (y pe­na­das) son los acuer­dos de fi­ja­ción de pre­cios y el re­par­to de cuo­tas de mer­ca­do.

En los ca­sos en que se apli­ca la re­gla de la ra­zón, la re­dac­ción vi­gen­te su­ge­ri­ría que es el ór­gano de apli­ca­ción (el en­car­ga­do de apli­car la ley) el que de­be de­mos­trar las ga­nan­cias de efi­cien­cia de las con­duc­tas ana­li­za­das. Se­ría con­ve­nien­te co­rre­gir es­ta re­dac­ción en la ley. Lue­go, de­be­ría re­gla­men­tar­se que es la em­pre­sa in­ves­ti­ga­da, en fa­cul­tad de ale­gar, la que de­be­ría en­car­gar­se de de­mos­trar las bon­da­des de su con­duc­ta. El ór­gano de apli­ca­ción só­lo de­be­ría en­fo­car­se en de­mos­trar sus efec­tos an­ti­com­pe­ti­ti­vos.

CON­CEN­TRA­CIÓN. Re­gu­lar la con­cen­tra­ción (fu­sión y ad­qui­si­ción) de em­pre­sas es un tra­ba­jo de­li­ca­do en el que se de­ben mi­ti­gar los pro­ble­mas de com­pe­ten­cia pro­duc­to de la con­cen­tra­ción de em­pre­sas y, a la vez, per­mi­tir la efi­cien­cia eco­nó­mi­ca de ope­rar con ma­yor vo­lu­men de pro­duc­ción. La pro­pues­ta de mo­di­fi­ca­ción de la ley me­jo­ra los cri­te­rios a con­si­de­rar­se.

Se es­ta­ble­ce que exis­ti­rá obli­ga­ción de no­ti­fi­car una ope­ra­ción de con­cen­tra­ción si la fac­tu­ra­ción bru­ta anual del con­jun­to de los par­ti­ci­pan­tes de la con­cen­tra­ción es su­pe­rior a 750 mi­llo­nes de uni­da­des in­de­xa­das (apro­xi­ma­da­men­te 100 mi­llo­nes de dó­la­res). Es­to es una me­jo­ra so­bre la ley vi­gen­te, que ha­ce men­ción a la con­for­ma­ción de un “mo­no­po­lio de he­cho” o re­quie­re un um­bral de la par­ti­ci­pa­ción de mer­ca­do del 50%. La nue­va ley al aban­do­nar la men­ción a mo­no­po­lio, trans­for­ma el con­trol de con­cen­tra­cio­nes de un ac­to teó­ri­co sin ca­si apli­ca­cio­nes prác­ti­cas en un con­trol sus­tan­ti­vo de de­fen­sa de la com­pe­ten­cia. Asi­mis­mo, la eli­mi­na­ción del re­qui­si­to de cuo­ta de mer­ca­do im­pli­ca en los he­chos que no se de­be abor­dar el siem­pre com­ple­jo te­ma de de­fi­ni­ción de mer­ca­do re­le­van­te. El cri­te­rio que que­da en la pro­pues­ta le­gis­la­ti­va es ob­je­ti­vo y de fá­cil ve­ri­fi­ca­ción.

LI­MI­TA­CIO­NES. Los cam­bios po­si­ti­vos enun­cia­dos re­sul­tan in­su­fi­cien­tes, pu­dien­do ase­me­jar­los a un au­to po­ten­te, pe­ro sin un con­duc­tor y sin una ru­ta pa­ra po­ner­lo en ver­da­de­ro mo­vi­mien­to. Es­to es, las mo­di­fi­ca­cio­nes pro­pues­tas son vi­ta­les, pe­ro fal­ta avan­zar so­bre di­men­sio­nes com­ple­men­ta­rias y ne­ce­sa­rias pa­ra la ver­da­de­ra y efec­ti­va de­fen­sa de la com­pe­ten­cia.

En pri­mer lu­gar, la Co­mi­sión de De­fen­sa de la Com­pe­ten­cia de­be ser do­ta­da de ma­yor in­de­pen­den­cia y au­to­no­mía. Ac­tual­men­te, de­pen­de pre­su­pues­ta­ria y ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y Fi­nan­zas. Asi­mis­mo, to­das sus apre­cia­cio­nes pue­den ser ape­la­das an­te su su­pe­rior je­rár­qui­co (el mi­nis­tro), con la cla­ra con­se­cuen­cia de que las de­ci­sio­nes po­drían prio­ri­zar cri­te­rios po­lí­ti­cos o de ín­do­le dis­tin­ta a la de la pu­ra de­fen­sa de la com­pe­ten­cia.

En se­gun­do tér­mino, es ne­ce­sa­rio am­pliar la ór­bi­ta de ac­tua­ción de la co­mi­sión so­bre sec­to­res re­gu­la­dos. En la ac­tua­li­dad, la ley le otor­ga en for­ma ex­clu­si­va a los ór­ga­nos re­gu­la­do­res (BCU pa­ra sis­te­ma fi­nan­cie­ro, Ur­sec pa­ra co­mu­ni­ca­cio­nes, Ur­sea pa­ra ener­gía y agua) la po­tes­tad de apli­car la ley 18.159. Es­te he­cho, jun­to con la in­ter­pre­ta­ción am­plia de los lí­mi­tes que tie­ne un sec­tor re­gu­la­do, ha­ce que las po­si­bi­li­da­des de ac­tua­ción de la Co­mi­sión de De­fen­sa de la Com­pe­ten­cia sean me­no­res y en sec­to­res de es­ca­so di­na­mis­mo. Por su pro­pia na­tu­ra­le­za, la de­fen­sa de la com­pe­ten­cia no es el ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio de los re­gu­la­do­res sec­to­ria­les y, peor aún, en oca­sio­nes sus ob­je­ti­vos pue­den en­trar en con­flic­to con el de la com­pe­ten­cia.

Por lo tan­to, una re­for­ma le­gal que es­ta­blez­ca un ór­gano úni­co de de­fen­sa de la com­pe­ten­cia y con au­to­no­mía e in­de­pen­den­cia pa­ra apli­car la ley se­ría un efec­ti­vo y ver­da­de­ro avan­ce en el ob­je­ti­vo de­cla­ra­do de la ley de pro­tec­ción y fo­men­to “del bie­nes­tar de los ac­tua­les y fu­tu­ros con­su­mi­do­res”.

” La nue­va nor­ma­ti­va pro­pues­ta es co­mo un au­to po­ten­te, pe­ro al que le fal­ta un con­duc­tor y ru­ta una pa­ra po­ner­lo en mo­vi­mien­to ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.