RES­TRIC­CIO­NES

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Jor­ge Cau­mont

Es una po­lí­ti­ca fis­cal ses­ga­da, di­ce Jor­ge Cau­mont: so­lo se pue­den au­men­tar im­pues­tos, su­bir el gas­to y ma­ne­jar el en­deu­da­mien­to pa­ra cu­brir el des­equi­li­brio in­he­ren­te.

La con­duc­ción eco­nó­mi­ca ac­tual men­cio­na reite­ra­da­men­te la ne­ce­si­dad de cier­tos cam­bios a rea­li­zar du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de go­bierno que re­sul­te de las elec­cio­nes de 2019, pa­ra me­jo­rar el com­por­ta­mien­to fis­cal. A ca­si un año y me­dio que asu­ma la nue­va ad­mi­nis­tra­ción, sor­pren­de que no se ini­cien ya las ac­cio­nes que pro­vo­quen el re­sul­ta­do bus­ca­do: aba­ti­mien­to del dé­fi­cit de las cuen­tas pú­bli­cas.

Uno de esos ajus­tes con­sis­te en la re­de­fi­ni­ción del sis­te­ma ju­bi­la­to­rio, que hoy tie­ne un dé­fi­cit que con­tri­bu­ye sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te y de ma­ne­ra cre­cien­te al des­equi­li­brio fi­nan­cie­ro de las cuen­tas pú­bli­cas, de­bi­do, en­tre otras co­sas, a que el “bono de­mo­grá­fi­co” se­gún la con­duc­ción eco­nó­mi­ca, se va a aca­bar. La re­fe­ren­cia es a que con el au­men­to de la ex­pec­ta­ti­va de vi­da y el ba­jo cre­ci­mien­to de la po­bla­ción, la re­la­ción ac­ti­vos con­tri­bu­yen­tes a pa­si­vos re­ci­pien­tes —ya muy ba­ja— de­cli­na a me­di­da que pa­sa el tiem­po y agra­va al pro­ble­ma de la sol­ven­cia del sis­te­ma.

Pe­ro exis­ten otras ac­ti­vi­da­des o ges­tio­nes que con­tri­bu­yen al dé­fi­cit y, en al­gu­nos de esos ca­sos, tam­bién sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te y de ma­ne­ra cre­cien­te, co­mo el que se de­ri­va de la po­lí­ti­ca monetaria del Ban­co Cen­tral pa­ra al­can­zar el re­nuen­te ob­je­ti­vo in­fla­cio­na­rio.

Tam­bién se ha­bla de la ne­ce­si­dad de se­guir pro­gre­san­do en una ma­yor pre­sión fis­cal, au­men­tan­do los im­pues­tos di­rec­tos ac­tua­les o crean­do nue­vos. El pun­to es, en­ton­ces, que el des­equi­li­brio fi­nan­cie­ro del sec­tor pú­bli­co de­bi­do al dé­fi­cit y a las obli­ga­cio­nes fi­nan­cie­ras que ven­cen y se de­ben re­pa­gar, es tan im­por­tan­te que no so­la­men­te obli­ga­rá a una­jus­te por el la­do de pro­duc­ti­va. Es un aho­rro cu­yo mon­to se re­trae de la in­ver­sión, que de­ja de con­tri­buir al em­pleo y que cuan­do lle­ga a los su­pues­tos be­ne­fi­cia­rios por equi­dad, ha que­da­do en bue­na me­di­da por el ca­mino. ¿O aca­so no es ne­ce­sa­rio un apa­ra­to es­ta­tal con al­to cos­to, que reali­ce la trans­fe­ren­cia del ori­gen —el gra­va­do—, al des­tino de los fon­dos —el be­ne­fi­cia­rio—? ¿O aca­so no es ne­ce­sa­rio ade­más, in­cu­rrir en cos­tos adi­cio­na­les por los con­tri­bu­yen­tes pa­ra es­ti­mar, de­cla­rar y vol­car los fon-

dos que le co­rres­pon­de tri­bu­tar a ca­da uno?

En de­fi­ni­ti­va, se­guir gra­van­do más con los mis­mos o con nue­vos im­pues­tos no es otra co­sa que re­du­cir el efec­to mul­ti­pli­ca­dor de la in­ver­sión pri­va­da, siem­pre mu­cho ma­yor que el que pue­de te­ner el mer­ma­do mon­to de la re­cau­da­ción y de los cos­tos adi­cio­na­les que pa­ga el con­tri­bu­yen­te.

MA­NE­JA­BLE.

En­ton­ces, ¿por qué no apa­gar el dé­fi­cit y su in- los gas­tos sino tam­bién por el de los in­gre­sos tri­bu­ta­rios, por el de la re­cau­da­ción im­po­si­ti­va. Son inevi­ta­bles los cam­bios en la po­lí­ti­ca fis­cal, que con­tri­bu­yan más al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y al em­pleo, que com­pro­me­tan me­nos a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes por el pe­so de la deu­da que cre­ce y pa­ra que el ob­je­ti­vo re­dis­tri­bu­ti­vo que pue­da te­ner es­ta po­lí­ti­ca, se cum­pla inexo­ra­ble­men­te.

JUS­TI­CIA E IN­VER­SIÓN.

Des­de mu­chos ám­bi­tos, se pien­sa que los im­pues­tos di­rec­tos son los re­la­ti­va­men­te más “jus­tos”, que quien ga­na más y quien tie­ne más ri­que­za de­be pa­gar más. Co­mo con­sig­nan quie­nes asu­men esa po­si­ción y la rei­te­ran, en la vi­da real no ven que con­cre­tán­do­la se lo­gre dar ma­yor bie­nes­tar a quie­nes ga­nan me­nos o a quie­nes tie­nen me­nos. Por ello re­fuer­zan la con­sig­na y pi­den más: a ve­ces re­fi­rién­do­se al flu­jo —al in­gre­so— y otras al stock —a la ri­que­za—. Nun­ca ob­ser­van que ca­da vez son más los que re­sul­tan al­can­za­dos por los gra­vá­me­nes di­rec­tos y ca­da vez me­nos los que se be­ne­fi­cian de tan au­to­ri­ta­ria con­sig­na. Ca­da vez más pa­san a ser los gra­va­dos y por ello ca­da vez es me­nor su even­tual aho­rro, que se va car­co­mien­do por la cre­cien­te pre­sión tri­bu­ta­ria y co­mo con­se­cuen­cia des­apa­re­ce pa­ra la in­ver­sión fluen­cia ab­so­lu­ta so­bre el cre­cien­te en­deu­da­mien­to del sec­tor pú­bli­co re­du­cien­do el gas­to pú­bli­co? La con­duc­ción eco­nó­mi­ca pri­me­ro y la po­lí­ti­ca de in­me­dia­to, re­cha­zan que el gas­to pú­bli­co sea ma­ne­ja­ble a la ba­ja. En el ca­so de la po­lí­ti­ca, por las con­se­cuen­cias de cor­to pla­zo so­bre la ca­li­fi­ca­ción de los que se sien­tan des­pla­za­dos y an­te el si­len­cio de la am­plia ma­yo­ría, que al tiem­po sen­ti­ría los be­ne­fi­cios y que mu­cho des­pués, ale­ja­da la in­mi­nen­cia de las elec­cio­nes, se ex­pre­sa­ría va­lo­ran­do la de­ci­sión —i.e. la va­lien­te sa­li­da de la cri­sis del 2002 del go­bierno del Dr. Batlle y sus ase­so­res—. En el ca­so de la óp­ti­ca eco­nó­mi­ca, el re­cha­zo es so­lo con­ce­bi­ble si se in­cu­rre en un gro­se­ro error, no to­le­ra­ble da­da la pro­pia de­fi­ni­ción de lo que es la po­lí­ti­ca fis­cal. Cuan­do se di­ce y se reite­ra que el gas­to pú­bli­co es “en­dó­geno”, que es im­po­si­ble re­du­cir­lo por las nor­mas le­ga­les que le ajus­tan au­to­má­ti­ca­men­te su ni­vel, se es­tá ne­gan­do la ca­pa­ci­dad de ha­cer­lo por la con­duc­ción eco­nó­mi­ca.

Se es­tá an­te una po­lí­ti­ca fis­cal ses­ga­da: so­lo se pue­de au­men­tar im­pues­tos, su­bir el gas­to y ma­ne­jar el en­deu­da­mien­to re­sul­tan­te pa­ra cu­brir el des­equi­li­brio in­he­ren­te. Se tra­ta de una si­tua­ción que los tex­tos deMa­croe­co­no­mía —des­de los bá­si­cos a los más pro­fun­dos— con­si­de­ran un error sus­tan­cial: ¿qué pa­sa­ría si en un lap­so re­ce­si­vo e in­fla­cio­na­rio, con re­duc­ción del in­gre­so fis­cal, se de­be ajus­tar le­gal­men­te al al­za al gas­to pú­bli­co? Y si eso, con pro­ba­bi­li­dad aun­que más no sea ba­ja, se an­ti­ci­pa­ra por una con­duc­ción eco­nó­mi­ca y por una con­duc­ción po­lí­ti­ca, ¿en pleno pe­río­do de re­vo­lu­ción di­gi­tal, se au­men­ta­ría la do­ta­ción de per­so­nal del sec­tor pú­bli­co en al­re­de­dor de se­sen­ta mil per­so­nas co­mo ocu­rrie­ra en nues­tro país en los úl­ti­mos diez años?

No so­lo los im­pues­tos pue­den ser ajus­ta­bles al al­za. Tam­bién el gas­to en el sec­tor pú­bli­co de­be ser “exó­geno” y po­der ser re­du­ci­do.

” Se­guir gra­van­do más con los mis­mos o con nue­vos im­pues­tos no es otra co­sa que re­du­cir el efec­to mul­ti­pli­ca­dor de la in­ver­sión ” pri­va­da ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.