«El fu­tu­ro es ser una pla­ta­for­ma mul­ti­mo­dal»

GEOR­GE GOR­DON, CEO DE UBER PA­RA AMÉ­RI­CA LA­TI­NA

El Pais (Uruguay) - El empresario - - Tendencias - AN­TO­NIO LARRONDA ala­rron­da@el­pais.com.uy

Amé­ri­ca La­ti­na es una de las re­gio­nes mi­ma­das de Uber. Ra­zo­nes no le fal­tan. Con 20 mi­llo­nes de usua­rios, ya su­peró en nú­me­ro a Amé­ri­ca del Nor­te y se ha trans­for­ma­do en un lu­gar ideal pa­ra pro­bar nue­vas pres­ta­cio­nes y ser­vi­cios, co­mo el pa­go en efec­ti­vo. Sis­te­mas de trans­por­te no desa­rro­lla­dos, seguridad y al­tos cos­tos han si­do los pi­la­res de la es­ca­la­da de la em­pre­sa, ase­gu­ró Geor­ge Gor­don, fla­man­te CEO de la com­pa­ñía pa­ra la re­gión, quien asu­mió el car­go ha­ce dos me­ses.

El eje­cu­ti­vo re­ve­ló que la em­pre­sa va ha­cia un sis­te­ma de trans­por­te mul­ti­mo­dal, que in­clu­ye la bi­ci­cle­ta, via­jes com­par­ti­dos, al­qui­ler de au­tos, he­li­cóp­te­ros y au­tos au­tó­no­mos, en­tre otros.

Gor­don se pre­sen­tó el pa­sa­do vier­nes en el Ame­ri­can Bu­si­ness Fo­rum, even­to que con­vo­có más de 2.500 em­pre­sa­rios de la re­gión en el Cen­tro de Con­ven­cio­nes de Pun­ta del Es­te.

De seguridad, es­tra­te­gia, pla­nes a fu­tu­ro y el pa­pel de Uru­guay en la re­gión, se ex­pla­yó Gor­don en en­tre­vis­ta con El Em­pre­sa­rio. A con­ti­nua­ción, un re­su­men de ese diálogo.

—¿En qué paí­ses del con­ti­nen­te se acep­tó más rá­pi­do Uber?

— Uru­guay. Fue uno de los de ma­yor acep­ta­ción en el me­nor tiem­po, en to­da la his­to­ria de la apli­ca­ción. Más de me­dio mi­llón de per­so­nas uti­li­zan el ser­vi­cio —más de 200.000 lo usan ca­da se­ma­na— y te­ne­mos re­gis­tra­dos ca­si 4.000 con­duc­to­res. El cre­ci­mien­to ha si­do muy bueno y es­ta­mos com­pro­me­ti­dos a se­guir in­ver­tien­do aquí.

—¿Por qué?

—En Uru­guay se pue­den pro­bar co­sas pri­me­ro pa­ra des­pués ex­pan­dir a la re­gión, por ejem­plo, el uso de di­ne­ro. Que­re­mos pro­bar el sis­te­ma mul­ti­mo­dal pa­ra fi­nal­men­te eli­mi­nar el uso del au­to par­ti­cu­lar. A su vez, la re­gu­la­ción no lo per­mi­te, pe­ro nos en­can­ta­ría traer el pa­go en efec­ti­vo a Montevideo; en Pun­ta del Es­te exis­te y mu­cha gen­te lo uti­li­za. Es un te­ma de de­mo­cra­cia de pa­go: si al­guien quie­re pa­gar con efec­ti­vo, que lo ha­ga. Ade­más, que­re­mos es­tar en los 19 de­par­ta­men­tos cuan- do sea po­si­ble. No hay una fe­cha ex­tac­ta, pe­ro me en­can­ta­ría de­cir que en 2018 lle­ga­mos a otro de­par­ta­men­to.

—En los úl­ti­mos años han su­ma­do va­rios ser­vi­cios, ¿ ha­cia dón­de se trans­for­ma Uber?

—El fu­tu­ro de la com­pa­ñía es ser una pla­ta­for­ma de ser­vi­cio mul­ti­mo­dal, con bi­ci­cle­tas, au­tos com­par­ti­dos, ca­mio­nes, me­tro, au­tos vo­la­do­res, de­li

very de co­mi­da a do­mi­ci­lio. Tam­bién es­ta­mos desa­rro­llan­do el ser­vi­cio de au­tos au­tó­no­mos, que por el te­ma del ac­ci­den­te ( N. de R.: en mar­zo un au­to au­tó­no­mo de Uber atro­pe­lló y ma­tó a una mu­jer en Tem­pe, Ari­zo­na, EE. UU.), te­ne­mos los au­tos pa­ra­dos. El fu­tu­ro de es­ta tec­no­lo­gía de­pen­de­rá de va­rios fac­to­res y la seguridad es uno. Aho­ra, si bien creo que al fi­nal va a pa- sar, el mun­do de los au­tos au­tó­no­mos es­tá muy le­jos aún.

—Se han ca­rac­te­ri­za­do por lle­gar a los mer­ca­dos e irrum­pir. ¿ Se­gui­rán con es­ta po­lí­ti­ca o se­rán más fle­xi­bles?

— Nues­tra for­ma de en­trar siem­pre ha si­do y se­gui­rá sien­do dar un ser­vi­cio que fun­cio­na muy bien pa­ra el usua­rio. La de­man­da es­tá y que­re­mos sa­tis­fa­cer­la. Mu­chas ve­ces ve­mos que la tec­no­lo­gía va mu­cho más rá­pi­do que la re­gu­la­ción, pe­ro des­de an­tes de lan­zar con­ver­sa­mos con el go­bierno por­que cree­mos que hay que cam­biar la for­ma de re­gu­lar es­te mer­ca­do. Con el nue­vo di­rec­tor ge­ne­ral de la com­pa­ñía, que en­tró ha­ce unos me­ses, es­ta­mos vien­do de bus­car una for­ma más di­rec­ta de tra­ba­jar con los go­bier­nos. Ser mul­ti­mo­dal, por ejem­plo, so­lo fun­cio­na si tra­ba­ja­mos en con­jun­to.

—En Ja­pón no lo­gra­ron tan­to éxi­to por­que la gen­te no los adop­tó, ¿se dio en otro país?

—En Ja­pon si bien hay ne­ce­si­dad y uso del ser­vi­cio, su sis­te­ma de trans­por­te es­tá muy desa­rro­lla­do y eso ju­gó en con­tra.

«Si bien va a pa­sar,

el fu­tu­ro de los au­tos au­tó­no­mos es­tá le­jos aún»

Aho­ra es­ta­mos vien­do la for­ma de in­te­grar­nos con ese sis­te­ma. El obs­tácu­lo no es la acep­ta­ción, sino có­mo se mue­ve la gen­te. Por ejem­plo, en la In­dia se acos­tum­bran a mo­ver en mo­to o tuk- tuks y pa­gar en efec­ti­vo. La tec­no­lo­gía y to­do lo que cons­trui­mos en EE.UU. no lo pu­di­mos im­ple­men­tar ahí, tu­vi­mos que ha­cer mu­chos ajus­tes. En Amé­ri­ca La­ti­na nos re­ci­bie­ron muy bien, por su­pues­to ajus­ta­mos el mo­de­lo, so­bre to­do en el pa­go en efec­ti­vo. El éxi­to en es­ta re­gión tie­ne tres pi­la­res; la seguridad, un sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co no desa­rro­lla­do y el cos­to; la ma­ne­ra de mo­ver­se era ca­ra o de di­fí­cil ac­ce­so pa­ra­mu­chos. —En EE.UU. uti­li­zan y ana­lí­ti­ca pa­ra dar me­jor ser­vi­cio al clien­te, ¿pien­san apli­car es­to en Amé­ri­ca La­ti­na? big da­ta —Ya es­ta­mos pro­ban­do va­rias co­sas. Por ejem­plo, ve­mos dón­de acos­tum­brás a ir (casa, tra­ba­jo) y po­de­mos su­ge­rir si lo deseás guar­dar co­mo uno de tus lu­ga­res fa­vo­ri­tos. Al si­guien­te pe­di­do si es a la ma­ña­na y acos­tum­brás a ir de tu casa al tra­ba­jo ya se car­ga au­to­má­ti­ca­men­te. Es­te año es­ta­mos vien­do có­mo seg­men­tar me­jor usua­rios y con­duc­to­res pa­ra dar­les el ser­vi­cio y las pro­mo­cio­nes que más quie­ren.

«Ya es­ta­mos in­vir­tien­do en los vehícu­los que vue­lan»

— ¿ Có­mo tra­ba­jan en el pi­lar de la seguridad? —Lo pri­me­ro es la seguridad en via­je, que to­dos ten­gan se­gu­ro tan­to pa­ra el con­duc­tor, el cho­fer y pa­ra ter­ce­ros. El otro te­ma es quién es­tá ma­ne­jan­do. En to­dos los paí­ses don­de ope­ra­mos te­ne­mos un pro­ce­so de se­lec- ción que im­pli­ca re­vi­sar an­te­ce­den­tes pe­na­les. Ade­más, ha­ce un par de me­ses co­men­za­mos a pe­dir que el cho­fer se sa­que una

sel­fie en for­ma alea­to­ria que se com­pa­ra con el per­fil y do­cu­men­tos pa­ra co­rro­bo­rar que la per­so­na que ma­ne­ja es quien di­ce ser. Y pa­ra confirmar quién es el usua­rio te­ne­mos va­rias he­rra­mien­tas co­mo so­cial connect, una he­rra­mien­ta de Fa­ce­book que ve­ri­fi­ca si la per­so­na es de ver­dad. Se com­bian va­rias he­rra­mien­tas pa­ra dar seguridad. — Di­di, el gi­gan­te chino del trans­por­te, lle­gó a la re­gión (Bra­sil y Mé­xi­co), ¿có­mo reacciona Uber a esa ju­ga­da? —La com­pe­ten­cia es bue­na, nos ayu­da a ofre­cer me­jor ser­vi­cios al usua­rio y al con­duc­tor. Por eso, no cam­bia nues­tra es­tra­te­gia. Te­ne­mos más de 20 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos en Amé­ri­ca La­ti­na, pe­ro son 634 mi­llo­nes las per­so­nas que vi­ven. Hay pa­ra cre­cer y la ba­rre­ra que te­ne­mos es que en es­ta zo­na no siem­pre se uti­li­zan equi­pos tan nue­vos ni to­dos es­tán ban­ca­ri­za­dos. —Se di­ce que «a to­dos les lle­ga su Uber » , ¿ es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra que les lle­gue el su­yo? —Es­ta­mos pensando en va­rias áreas dis­rup­ti­vas, una de ellas son los vehícu­los que vue­lan. Ya es­ta­mos in­vir­tien­do en es­to. Lo otro es el de las bi­ci­cle­tas, don­de re­cien­te­men­te in­cur­sio­na­mos al com­prar Jump en EE.UU. co­mo pri­mer pa­so. To­do se com­ple­men­ta, pe­ro hay que es­tar al tan­to de esas in­dus­trias. Son áreas que van a cam­biar es­te ne­go­cio, que lle­va so­lo ocho años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.