Ex­por­ta­do­res uru­gua­yos jue­gan en Ru­sia más allá del Mun­dial

EL PAÍS SE­DE DE LA CO­PA DEL MUN­DO ES UN DES­TINO ATRACTIVO PA­RA LA PRO­DUC­CIÓN DE UNA VEIN­TE­NA DE EM­PRE­SAS DE DI­VER­SAS IN­DUS­TRIAS; OB­SER­VAN MAR­GEN PA­RA CRE­CER AUN­QUE DE­BEN SOR­TEAR UN CLI­MA HOS­TIL Y UNA CUL­TU­RA DE NE­GO­CIOS DIS­TAN­TE

El Pais (Uruguay) - El empresario - - Informe - DIEGO FE­RREI­RA dfe­rrei­ra@el­pais.com.uy

En me­nos de un mes el mun­do po­sa­rá la mi­ra­da en Ru­sia, fes­te­jan­do o su­frien­do se­gún la suer­te que corra ca­da se­lec­ción en la Co­pa del Mun­do. Pe­ro mien­tras la gran ma­yo­ría de los uru­gua­yos ha re­pa­ra­do en Ru­sia re­cien­te­men­te y a cau­sa de la pe­lo­ta, va­rias em­pre­sas na­cio­na­les —al me­nos una vein­te­na— ya se ins­ta­ló en ese dis­tan­te mer­ca­do, in­clu­so en al­gu­nos ca­sos des­de ha­ce va­rios años, con un aba­ni­co de pro­duc­tos que abar­ca prin­ci­pal­men­te car­ne (y de­ri­va­dos), lác­teos y cí­tri­cos, pe­ro tam­bién otros co­mo vi­nos y me­di­ca­men­tos. Por su ta­ma­ño de mer­ca­do y aper­tu­ra co­mer­cial, Ru­sia es una «opor­tu­ni­dad» pa­ra la in­dus­tria uru­gua­ya, que en 2017 co­lo­có pro­duc­tos en ese des­tino por US$ 116,8 mi­llo­nes, se­gún da­tos del ins­ti­tu­to Uru­guay XXI.

El vino uru­gua­yo tie­ne en Ru­sia un mo­tor pa­ra sus ven­tas al ex­te­rior; de he­cho, va­rias bo­de­gas ex­por­tan a ese país. Es­ta­ble­ci­mien­to Jua­ni­có re­fle­ja la ten­den­cia: es­te año lle­va co­lo­ca­das 250.000 bo­te­llas y cre­ce a ra­zón de un 20% anual. La ex­pec­ta­ti­va de la em­pre­sa es man­te­ner la fa­se ex­pan­si­va por, al me­nos, los pró­xi­mos tres o cua­tro años. El desem­pe­ño «es im­pre­sio­nan­te», ca­li­fi­có San­tia­go Dei­cas, di­rec­tor de Es­tra­te­gia de Es­ta­ble­ci­mien­to Jua­ni­có. La bo­de­ga des­em­bar­có en Ru­sia en 2015 de la mano de un im­por­ta­dor lo­cal, co­mo sue­len ha­cer las em­pre­sas uru­gua­yas en ese país. El año pa­sa­do, la fir­ma cha­rrúa se alió a un se­gun­do im­por­ta­dor, que, co­mo el pri­me­ro, dis­tri­bu­ye en to­da Ru­sia.

«Es un mer­ca­do grande de vino, ellos im­por­tan mu­cho por­que pro­du­cen muy po­co y son gran­des con­su­mi­do­res», ex­pli­có Dei­cas. Los pri­me­ros con­tac­tos de la bo­de­ga con los em­pre­sa­rios ru­sos sur­gie­ron en fe­rias gas­tro­nó­mi­cas y, tras un año y me­dio de ne­go­cia­cio­nes, se con­cre­tó la pri­me­ra ven­ta.

Ci­trí­co­la Sal­te­ña, re­co­no­ci­da por su mar­ca Ca­put­to, tie­ne una his­to­ria de mu­chos años ven­dien­do a Ru­sia. El víncu­lo se ini­ció en la dé­ca­da de 1970 cuan­do la em­pre­sa co­men­zó su ac­ti­vi­dad ex­por­ta­do­ra. Hoy, co­mer­cia­li­za en ese des­tino un 10% de sus ex­por­ta­cio­nes to­ta­les de fru­ta fres­ca. «Pa­ra los cí­tri­cos es un mer­ca­do tra­di­cio­nal», des­ta­có Cé­sar Ca­put­to, ge­ren­te co­mer­cial de la ci­trí­co­la. El em­pre­sa­rio di­ce que no pre­vén cre­cer, pe­ro sí man­te­ner los ni­ve­les de ven­ta ac­tua­les.

En La­bo­ra­to­rios Mi­cro­su­les vis­lum­bran un cre­ci­mien­to. La em­pre­sa de me­di­ca­men­tos ve­te­ri­na­rios ex­por­ta «un par de pro­duc­tos» a Ru­sia des­de el año pa­sa­do, con unos US$ 100.000 en ven­tas, aun­que «la idea es lle­gar al mi­llón» pró­xi­ma­men­te, de­ve­ló el ge­ren­te de Ex­por­ta­cio­nes, Pablo Brin­gas (h). «Es­te año nos sa­lie­ron más pro­duc­tos y el mes que vie­ne voy a dar char­las y a ha­cer tra­ba­jos de campo allá», an­ti­ci­pó Brin­gas, que con­si­de­ra a Ru­sia una plaza «des­co­no­ci­da, pe­ro muy grande» pa­ra es­te ru­bro.

La jo­ven em­pre­sa lác­tea Es­tan­cias del La­go abrió el mer­ca­do ru­so en 2016, ape­nas un año des­pués de su fun­da­ción. Ac­tual­men­te, la com­pa­ñía ex­por­ta al país que al­ber­ga­rá el Mun­dial el 5% de su pro­duc­ción de le­che en pol­vo ba­jo la mar­ca Mag­na­lat. Ru­sia aca­pa­ra ven­tas pun­tua­les, ya que la em­pre­sa «no es­tá fo­ca­li­za­da» en ese país, ad­mi­tió el ge­ren­te co­mer­cial Mar-

tín Be­rrut­ti. Apun­ta a pla­zas que rea­li­zan com­pras «cons­tan­tes» co­mo Bra­sil, Cu­ba y Ar­ge­lia, por tan­to, se pien­sa en Ru­sia con una es­tra­te­gia di­fe­ren­te: ven­der en el pe­río­do de «en­tre za­fras», cuan­do los im­por­ta­do­res lo­ca­les pa­san de com­prar­le al mer­ca­do in­terno y a los pro­vee­do­res de Bie­lo­rru­sia, su prin­ci­pal abas­te­ce­dor, pa­ra traer le­che en pol­vo des­de Uru­guay, Ar­gen­ti­na, Chi­le o Nue­va Ze­lan­da.

Se­gún Be­rrut­ti, la em­pre­sa —que se dio a co­no­cer a tra­vés de fe­rias de ali­men­ta­ción in­ter­na­cio­na­les— po­dría lo- grar una ma­yor in­ser­ción en Ru­sia si se de­di­ca­ra a ela­bo­rar man­te­ca, ali­men­to del que el gi­gan­te eu­ro­peo es «el pri­mer com­pra­dor del mun­do».

TI­PO DE CAM­BIO

La in­dus­tria cár­ni­ca es un em­ba­ja­dor de Uru­guay en el mun­do, tam­bién en Ru­sia. Sin em­bar­go, las ex­por­ta­cio­nes han de­caí­do lue­go de años de au­ge. «La ac­ti­vi­dad ex­por­ta­do­ra a Ru­sia de­cre­ció ca­si a ce­ro» y ron­da el 2% o 3%, eva­luó Rodrigo Pon­ce de León, ge­ren­te co­mer­cial de Bree­ders & Pac­kers Uru­guay (BPU), em­pre­sa que ven­de a Ru­sia des­de que co­men­zó a ex­por­tar, en 2011.

El eje­cu­ti­vo ex­pli­có que si­tua­cio­nes co­mo la ba­ja del pre­cio del pe­tró­leo o la cri­sis de Cri­mea (pe­nín­su­la que se dispu­tan Ru­sia y Ucra­nia) con­du­je­ron a una de­va­lua­ción del ru­blo. Es­to pro­vo­có que Ru­sia de­ja­ra de com­prar car­ne de al­ta ca­li­dad en fa­vor de pro­duc­tos de pre­cios más ba­jos pro­ve­nien­tes de otros mer­ca­dos. En pa­ra­le­lo, los con­su­mi­do­res ru­sos em­pe­za­ron a sus­ti­tuir la car­ne va­cu­na en su die­ta con op­cio­nes más eco­nó­mi­cas, co­mo el po­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.