Mar­ca y pro­yec­ción

El Pais (Uruguay) - El empresario - - Informe -

Los días pre­vios al Mun­dial tran­si­tan sin des­per­tar un gran fer­vor en la afi­ción de Ru­sia, un pue­blo con una tra­di­ción fut­bo­le­ra po­co arrai­ga­da. Pe­se a ello, al­gu­nas em­pre­sas uru­gua­yas uti­li­za­rán el marco del tor­neo pa­ra po­si­cio­nar su mar­ca y pro­duc­tos en el país. Así, Es­ta­ble­ci­mien­to Joa­ni­có ha­rá pro­mo­cio­nes en los días que jue­gue Uru­guay con pre­cios es­pe­cia­les, happy hour en res­tau­ran­tes y de­gus­ta­cio­nes en tien­das es­pe­cia­li­za­das, di­jo San­tia­go Dei­cas, di­rec­tor de Es­tra­te­gia. Por su par­te, Mi­cro­su­les lan­za­rá des­pa­ra­si­tan­tes y an­ti­bió­ti­cos ve­te­ri­na­rios en Ru­sia, ade­lan­tó Pablo Brin­gas (h), ge­ren­te de Ex­por­ta­cio­nes, que vi­si­ta­rá «es­tan­cias» pa­ra di­fun­dir la mar­ca en­tre los pro­duc­to­res. En cam­bio, Martín Be­rrut­ti, de Es­tan­cias del La­go, con­fir­mó que irá a Ru­sia pe­ro so­lo co­mo hin­cha «no a ha­cer ne­go­cios». es que no te es­tán es­cu­chan­do, que no tie­nen in­te­rés, pe­ro es su for­ma de ser», des­cri­bió Brin­gas.

Pa­ra Pon­ce de León «la im­pron­ta per­so­nal pe­sa y si no po­dés man­te­ner una re­la­ción con al­guien por ba­rre­ras cul­tu­ra­les eso siem­pre te ale­ja un po­co». A la vez cues­tio­nó la «po­ca cris­ta­li­ni­dad» en la in­for­ma­ción so­bre el mer­ca­do. «Po­dés ac­ce­der a tra­vés del bo­ca a bo­ca, de otros co­le­gas o de los mis­mos clien­tes pe­ro hay po­ca in­for­ma­ción a ni­vel ofi­cial co­mo pue­de ser acá el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Car­nes (INAC)», di­jo.

Un ras­go lla­ma­ti­vo de los eje­cu­ti­vos ru­sos es su ba­jo do­mi­nio del in­glés, un re­qui­si­to ca­si in­dis­pen­sa­ble en el mun­do de los ne­go­cios. En esos ca­sos, su­man a las co­mi­ti­vas un in­te­gran­te (los em­pre­sa­rios con­sul­ta­dos coin­ci­die­ron en que en sus ex­pe­rien­cias ese rol re­ca­yó en una mu­jer) que ha­bla en in­glés y ha­ce de tra­duc­tor. «Pe­ro el ru­so en­tien­de per­fec­ta­men­te in­glés y ca­da tan­to ti­ra un bo­ca­do», acla­ró Dei­cas. El es­co­llo idio­má­ti­co, en oca­sio­nes, es un ar­did. «Jue­gan con eso de ha­cer­se que no en­tien­den mu­cho pa­ra (dis­cu­tir) el te­ma del pre­cio», re­ve­ló.

Esa va­ria­ble es sen­si­ble al ne­go­ciar con Ru­sia, tan­to por re­sis­tir­se a un au­men­to del ex­por­ta­dor co­mo por el plan­teo propio de que­rer cam­biar la mo­da­li­dad de pa­go por al­gún con­tra­tiem­po. Se­gún Ca­put­to, an­tes de ex­por­tar hay que to­mar pre­cau­cio­nes, por­que «la cuen­ta te pue­de sa­lir mal».

Be­rrut­ti tie­ne otra vi­sión. Sos­tie­ne que la ne­go­cia­ción a la ba­ja de los pre­cios es co­mún a «to­do em­pre­sa­rio», tam­bién a los ru­sos, y agre­gó que la ne­ce­si­dad de ac­ce­der a pro­duc­tos lle­va a que in­clu­so ten­gan que adap­tar­se a los pre­cios in­ter­na­cio­na­les. El eje­cu­ti­vo des­car­tó la idea de que ha­cer ne­go­cios con Ru­sia es di­fí­cil: «Es un país que se ha abier­to al mun­do», re­mar­có. Los ex­por­ta­do­res bus­can apro­ve­char esa aper­tu­ra pa­ra que su ti­ro su­pere la ba­rre­ra (geo­grá­fi­ca y cul­tu­ral) y se con­vier­ta en «gol».

La par­ti­ci­pa­ción de Uru­guay en el Mun­dial abre una opor­tu­ni­dad pa­ra que las em­pre­sas uru­gua­yas se des­ta­quen en Ru­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.