Cua­tro áreas de dis­rup­ción y al­gu­nas fór­mu­las pa­ra so­bre­vi­vir

SUSAN FON­SE­CA, MIEM­BRO FUN­DA­DOR DE SINGULARITY UNI­VER­SITY, DI­SER­TÓ EN URU­GUAY

El Pais (Uruguay) - El empresario - - Tendencias - MARCELA DOBAL mdo­bal@el­pais.com.uy

Su pa­dre ne­ce­si­ta­ba un trans­plan­te de hí­ga­do y no apa­re­cía uno com­pa­ti­ble. Co­rría 2011 y ella ya per­te­ne­cía a una co­mu­ni­dad de lí­de­res que le da­ban in­for­ma­ción de vanguardia so­bre las úl­ti­mas in­no­va­cio­nes en im­pre­sión 3D de ór­ga­nos. «To­da­vía es­ta­mos a cin­co o 10 años de te­ner ese

match per­fec­to. Mi pa­dre se es­ta­ba mu­rien­do y yo pen­sa­ba: ‘Si pu­die­ra vi­vir unos años más, ten­dría ac­ce­so a ese hí­ga­do», di­ce Susan Fon­se­ca.

Ella, una de los miem­bros fun­da­do­res de la van­guar­dis­ta Singularity Uni­ver­sity (que na­ció en Si­li­con Va­lley en 2008 pa­ra co­nec­tar a los lí­de­res que se en­fo­can en los gran­des desafíos de la hu­ma­ni­dad), se re­fie­re a esa ex­pe­rien­cia tan per­so­nal pa­ra ilus­trar por qué es im­por­tan­te iden­ti­fi­car el im­pac­to que ten­drán las tec­no­lo­gías ex­po­nen­cia­les en nues­tras vi­das.

Esa es una de las cua­tro áreas don­de hay «opor­tu­ni­dad de te­ner cam­bios po­si­ti­vos», di­jo al di­ser­tar en Mar­ke­ters el jueves 10. La ex­per­ta hon­du­re­ña com­ple­tó la lis­ta con el «ter­cer bi­llón» (1.000 mi­llo­nes de mu­je­res co­nec­ta­das in­for­ma­das), los mi­llen­nials y la de­man­da de ma­yor trans­pa­ren­cia.

EX­PO­NEN­CIA­LES

Ro­bó­ti­ca, reali­dad vir­tual, in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, bio­tec­no­lo­gía. La ex­per­ta las con­si­de­ró re­le­van­tes por lo rá­pi­do que es­tán evo­lu­cio­nan­do, pe­ro so­bre to­do por có­mo es­tá cre­cien­do el ac­ce­so a ellas, lle­gan­do «a las ma­nos de to­dos». Mien­tras que al te­lé­fono le tar­dó 75 años al­can­zar los 50 mi­llo­nes de usua­rios, a la app Angry Birds le in­su­mió 35 días, gra­fi­có.

La reali­dad vir­tual y au­men­ta­da tie­ne «una pro­yec­ción de cre­ci­mien­to increíble, con más de 100% anual aho­ri­ta y una pro­yec­ción de que va a te­ner un im­pac­to en US$ 200.000 mi­llo­nes en los si­guien­tes años», di­jo Fon- se­ca. Su po­ten­cial radica en que pue­den ge­ne­rar «más em­pa­tía» so­bre «las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que real­men­te im­por­tan». Ejem­pli­fi­có que se po­drían uti­li­zar pa­ra sen­tir lo que es te­ner un ni­ño su­frien­do y mu­rien­do en bra­zos por no te­ner su­fi­cien­te co­mi­da. «Se­ría un lla­ma­do increíble a cam­biar el mun­do», va­ti­ci­nó.

Otra tec­no­lo­gía ex­po­nen­cial que men­cio­nó es la ener­gía so­lar. «Es­tá cre­cien­do a más de 100% anual y se pro­yec­ta que se­rá la ener­gía do­mi­nan­te en los si­guien­tes 10 años. Su cos­to es­tá ba­jan­do a un ni­vel muy im­pre­sio­nan­te», afir­mó. Tam­bién se re­fi­rió a los au­tos au­tó­no­mos, que lle­van a dis­cu­tir qué nor­mas crear pa­ra evi­tar tra­ge­dias en las ca­lles.

Y en torno a las im­pre­so­ras 3D Fon­se­ca di­jo que el de­ba­te pen­dien­te es so­bre quién tie­ne ac­ce­so y qué pro­duc­tos ela­bo­rar. «¿Qué pa­sa si al­guien aga­rra un po­co de tu ca­be­llo, de tu san­gre y pue­de im­pri­mir tu ór­gano sin tu per­mi­so?», plan­teó.

TER­CER «BI­LLÓN»

Es­te con­cep­to en­glo­ba el gru­po de mu­je­res que pa­ra 2020 «ten­drán un ni­vel de edu­ca­ción más al­ta y se es­tán in­cor­po­ran­do en las de­ci­sio­nes de la eco­no­mía re­gio­nal y glo­bal». In­ver­tir en mu­je­res «es cen­tral, es una es­tra­te­gia pa­ra que tu em­pre­sa pue­da so­bre­vi­vir», afir­mó Fon­se­ca, y dio da­tos de im­pac­to.

«Co­mo blo­que eco­nó­mi­co, rein­vier­ten más del 90% de ca­da dó­lar que se ga­na en áreas es­pe­cí­fi­cas de fa­mi­lia, edu­ca­ción, sa­lud y nu­tri­ción. Son un poder de más de US$ 70.000 mi­llo­nes en es­tos años que vie­nen», di­jo. Aña­dió que las in­ver­so­ras án­ge­les mu­je­res es­tán cre­cien­do «más de 300% al año, com­pa­ra­do con el 13% de in­ver­so­res hom­bres» (es de­cir, son quie­nes es­tán to­man­do de­ci­sio­nes del ca­pi­tal se­mi­lla pa­ra las si­guien­tes star­tups).

El ter­cer bi­llón «real­men­te, pue­de com­pe­tir co­mo blo­que a un ni­vel más grande que Chi­na e In­dia com­bi­na­dos y es­tán to­man­do más del 80% de las de­ci­sio­nes de to­dos los pro­duc­tos, en par­ti­cu­lar en sa­lud, me­di­ci­na y tec­no­lo­gía», ilus­tró quien ade­más creó la or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro Wo­men at the Fron­tier, que bus­ca iden­ti­fi­car y vi­si­bi­li­zar a mu­je­res que es­tán de­trás de «in­ven­tos que pue­den cam­biar el mun­do» (ver apar­te).

MI­LLEN­NIALS

Es­te ge­ne­ra­ción na­ci­da en­tre me­dia­dos de los ‘80 y el 2000 se­rá «una fuerza increíble y po­ten­te en 2025», cuan­do re­pre­sen­ta­rá «más del 75% de los em­plea­dos». «Es­te gru­po es­tá cam­bian­do la es­truc­tu­ra de la ofi­ci­na. A ellos no les in­tere­sa una ofi­ci­na con ven­ta­nas, con un es­cri­to­rio, lo que quie­ren es una ofi­ci­na abier­ta de co­la­bo­ra­ción. Quie­ren ideas, quie­ren co­crear pro­duc­tos, quie­ren que les ten­ga­mos en cuen­ta y que sean apre­cia­dos. Pe­ro tam­bién son los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.