La em­pre­sa que lo­gró ven­der cham­pio­nes co­mo si fue­ran dia­man­tes

CON PRE­CIOS EXOR­BI­TAN­TES, LA TIEN­DA DE EE.UU. STA­DIUM GOODS RIN­DE CUL­TO AL CAL­ZA­DO DE­POR­TI­VO DE AL­TA GA­MA Y DE EDI­CIÓN LI­MI­TA­DA; LOS FA­NÁ­TI­COS DE LA CA­TE­GO­RÍA ALI­MEN­TAN UN CRE­CIEN­TE NE­GO­CIO AL QUE LLE­GAN NUE­VOS JU­GA­DO­RES

El Pais (Uruguay) - El empresario - - Negocios - BEE SHAPIRO

En­trar a la tien­da Sta­dium Goods de 278 me­tros cua­dra­dos (m2) en el ba­rrio neo­yor­quino de SoHo es en­fren­tar­se a hi­le­ras e hi­le­ras de cal­za­do de­por­ti­vo prís­tino y en­vuel­to en plás­ti­co. Si mi­ra de cer­ca es po­si­ble que que­de un po­co atur­di­do por las eti­que­tas de pre­cios. Por ejem­plo, un par de Ni­ke Jor­dan 1 blan­cas fir­ma­das por el di­se­ña­dor de moda Vir­gil Abloh (fun­da­dor de la mar­ca de moda ur­ba­na Off-White y nue­vo di­rec­tor crea­ti­vo de la lí­nea mas­cu­li­na de Louis Vuit­ton), ori­gi­nal­men­te con un pre­cio de US$ 190, se ven­de por US$ 2.750. Cer­ca ha­bía un ra­ro par de Adi­das PW Hu­man Ra­ce NMD TR, di­se­ña­do por el mú­si­co Pha­rrell Wi­lliams. El pre­cio: US$ 12.350.

El mer­ca­do de za­pa­tos de­por­ti­vos de al­ta ga­ma es un gran ne­go­cio en es­tos días, y Sta­dium Goods, fun­da­da ha­ce tres años y de­di­ca­da a dis­tri­buir en­víos de edi­cio­nes li­mi­ta­das o ra­ras, se ha es­ta­ble­ci­do co­mo la tien­da Tiffany & Co. pa­ra los aman­tes de los cham­pio­nes.

Los in­ter­cam­bios y com­pras se han pro­du­ci­do his­tó­ri­ca­men­te en pla­ta­for­mas co­mo eBay o en transac­cio­nes per­so­na­les. Pe­ro en los úl­ti­mos años el mer­ca­do de re­ven­de­do­res ha pa­sa­do a un ni­vel su­pe­rior. John McPhe­ters, co­fun­da­dor de Sta­dium Goods con Jed Sti­ller, di­ce que el cam­bio ha si­do im­pul­sa­do por «hom­bres que aho­ra es­tán apren­dien­do des­de la in­fan­cia a tra­tar la moda co­mo un de­por­te, de la for­ma en que las mu­je­res siem­pre han tra­ta­do la moda».

La cla­ve aquí no es la uti­li­dad, sino la ex­pre­sión de la iden­ti­dad. «Las za­pa­ti­llas de­por­ti­vas son la for­ma más fle­xi­ble y acep­ta­ble de comunicar per­so­na­li­dad pa­ra es­tos nue­vos hom­bres ob­se­sio­na­dos con las com­pras», di­jo McPhe­ters.

Sta­dium Goods es­tá sur­fean­do esa ola. En enero de 2017, la com­pa­ñía ob­tu­vo US$ 4,6 mi­llo­nes en nue­vos fon­dos de ca­pi­tal por par­te de Fo­re­run­ner Ven­tu­res y el Gru­po Cher­nin. A prin­ci­pios de es­te año, el gru­po de lu­jo eu­ro­peo LVMH (Louis Vuit­ton, Dior, Gi­venchy) com- pró una par­ti­ci­pa­ción mi­no­ri­ta­ria por un mon­to no re­ve­la­do.

Los so­cios creen que el fu­tu­ro del re­tail en es­ta ca­te­go­ría se­rá un mo­de­lo hí­bri­do que com­bi­na­rá ca­na­les tra­di­cio­na­les y ven­tas en el mer­ca­do de ac­ce­so­rios. Sti­ller se­ña­la que, en el mun­do del cal­za­do de­por­ti­vo, lo que es ten­den­cia no es ne­ce­sa­ria­men­te el ele­men­to más nue­vo. «Mien­tras mu­chos mi­no­ris­tas de­pen­den de lo que lan­zan las mar­cas en ca­da mo­men­to, no­so­tros no. El 95% de nues­tras ac­cio­nes son es­ti­los que ya no es­tán en el mer­ca­do».

PODER DE RE­VEN­TA

Sta­dium Goods no es el úni­co ju­ga­dor en es­te campo de rá­pi­do cre­ci­mien­to.

GOAT (de­ri­va­do del po­pu­lar acró­ni­mo de­por­ti­vo, Grea­test of All Ti­me) re­cau­dó US$ 97,6 mi­llo­nes de in­ver­so­res pri­va­dos y fir­mas de ca­pi­tal de ries­go. La com­pa­ñía co­men­zó en 2015 co­mo un mer­ca­do en­fo­ca­do en dis­po­si­ti­vos mó­vi­les con lo que se lla­ma un mo­de­lo de «en­vío por ve­ri­fi­ca­ción» (una vez que se rea­li­za una ven­ta, el ven­de­dor en­vía el pro­duc­to a los cen­tros de dis­tri­bu­ción de GOAT pa­ra su ve­ri­fi­ca­ción, lue­go de lo cual se en­vía al com­pra­dor). La ini­cia­ti­va apun­ta­ba a re­sol­ver el cre­cien­te pro­ble­ma de las fal­si­fi­ca­cio­nes en el sec­tor. En fe­bre­ro,

GOAT se fu­sio­nó con Flight Club, y des­de en­ton­ces la nue­va com­pa­ñía ha si­do va­lo­ra­da en US$ 250 mi­llo­nes.

Stoc­kX, fun­da­da por Josh Lu­ber, un ex con­sul­tor de IBM, y Dan Gil­bert, el propietario de los Cle­ve­land Ca­va­liers, es un mo­de­lo de re­ven­de­dor ba­sa­do en el con­cep­to de que los pre­cios de los ar­tícu­los en de­man­da va­rían co­mo el mer­ca­do de ac­cio­nes. Tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad de una «sa­li­da a bol­sa de za­pa­ti­llas», di­jo Lu­ber, se­ña­lan­do una ven­ta de lan­za­mien­to muy li­mi­ta­do de los nue­vos za­pa­tos Ni­ke Le­Bron Ja­mes 14 que Stoc­kX ce­le­bró en enero pa­sa­do. Con so­lo 46 pa­res ofre­ci­dos, la li­ci­ta­ción se abrió du­ran­te tres días, y se ven­die­ron por un pro­me­dio de US$ 6.000 ca­da uno.

Es­tas com­pa­ñías es­tán sa­cu­dien­do la for­ma en que se ma­ne­ja el mer­ca­do de re­ven­ta, pe­ro su­fren res­tric­cio­nes, di­jo Matt Powell, ana­lis­ta de la in­dus­tria de­por­ti­va del Gru­po NPD.

Un pro­ble­ma es el ta­ma­ño del mer­ca­do. «Siem­pre ha­brá transac­cio­nes en­tre dos in­di­vi­duos pri­va­dos, pe­ro no creo que sea un mer­ca­do de US$ 1.000 mi­llo­nes co­mo mu­chos di­cen», in­di­có Powell. Con las ven­tas de cal­za­do de­por­ti­vo en EE.UU. en unos US$ 38.000 mi­llo­nes el año pa­sa­do, el mer­ca­do de re­ven­ta si­gue sien­do re­la­ti­va­men­te me­nor, es­ti­mó.

El otro obs­tácu­lo es el in­ven­ta­rio; los prin­ci­pa­les re­ven­de­do­res se es­pe­cia­li­zan en es­ti­los de lan­za­mien­to li­mi­ta­do. «Si el fa­bri­can­te co­mien­za a po­ner­se más co­di­cio­so» y au­men­ta el vo­lu­men de pro­duc­to, «po­dría co­lap­sar el in­ven­ta­rio», ad­vir­tió Powell. De he­cho, un ex­ce­so de Jor­dans en 2016 hi­zo que el mer­ca­do de re­ven­ta ca­ye­ra.

Los re­ven­de­do­res pa­re­cen cons­cien­tes de es­tas li­mi­ta­cio­nes. Fren­te a es­to, Stoc­kX ya ven­de re­lo­jes y ro­pa de ca­lle. Pe­ro don­de pue­den te­ner una ven­ta­ja es en su com­bi­na­ción de pro­duc­to, con­te­ni­do y con­ve­nien­cia, di­jo Joe La Pu­ma, vi­ce­pre­si­den­te se­nior de es­tra­te­gia de con­te­ni­do de la pla­ta­for­ma Com­plex. «El clien­te se es­tá vol­vien­do más exi­gen­te so­bre qué cal­za­do de de­por­te quie­re», di­jo La Pu­ma. «En lu­gar de com­prar pa­res to­das las se­ma­nas, aho­rran pa­ra com­prar un za­pa­to que real­men­te quie­ren».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.