Las es­tu­fas de al­to ren­di­mien­to le ha­cen fren­te al frío y al bol­si­llo

SON TRES VE­CES MÁS ECO­NÓ­MI­CAS Y MÁS EFI­CIEN­TES QUE LAS TRA­DI­CIO­NA­LES, SE INS­TA­LAN EN EL DÍA Y LA IN­VER­SIÓN SE PUE­DE RE­CU­PE­RAR EN DOS AÑOS; EN EL ÚL­TI­MO QUINQUENIO SE CUADRUPLICARON LAS IM­POR­TA­CIO­NES Y LA OFER­TA DE PRO­DUC­TOS SE AM­PLIÓ A UNOS 40 MO­DE­LOS, QU

El Pais (Uruguay) - El empresario - - Informe - AN­TO­NIO LARRONDA ala­rron­daa@el­pais.com.uy

Lle­gó el frío, un po­co más tar­de de lo ha­bi­tual, pe­ro lle­gó. Y con ello la preo­cu­pa­ción, tar­día tam­bién, de los uru­gua­yos de bus­car al­ter­na­ti­vas pa­ra ca­le­fac­cio­nar sus ho­ga­res. Y las es­tu­fas a le­ña de al­to ren­di­mien­to (de me­tal y ce­rra­das) es­tán ga­nan­do es­pa­cio en las pre­fe­ren­cias del con­su­mi­dor.

Los nú­me­ros mues­tran un sec­tor que cre­ce. A mo­do de ejem­plo, en 2011 la im­por­ta­ción de es­tu­fas y ca­le­fac­to­res a le­ña de al­to ren­di­mien­to su­pe­ra­ban ape­nas las 1.000 uni­da­des, se­gún da­tos de Uru­guay XXI. Seis años más tar­de, la ci­fra ro­zó las 4.000. Es que, a pe­sar de que es­tos pro­duc­tos es­tán en el mer­ca­do des­de ha­ce al­gu­nas dé­ca­das, el boom de con­su­mo no tie­ne más de tres o cua­tro años. De he­cho, Bla­són, la em­pre­sa uru­gua­ya que las ela­bo­ra en el país des­de la dé­ca­da de 1980, eva­lúa in­clu­so im­por­tar al­gún mo­de­lo.

El ar­gu­men­to que ter­mi­nó de con­ven­cer al pú­bli­co uru­gua­yo es­tá en la ecua­ción fi­nal ren­di­mien­to/cos­to. Se­gún un in­for­me de la con­sul­to­ra SEG In­ge­nie­ría, las es­tu­fas de al­to ren­di­mien­to son la op­ción más con­ve­nien­te jun­to a los equi- pos de ai­re acon­di­cio­na­do (ver

ta­bla). El sis­te­ma re­quie­re de una in­ver­sión de $ 2,2 ca­da 1.000 ki­lo­ca­lo­rías, al­go me­nos de la mi­tad que in­su­me la es­tu­fa a le­ña tra­di­cio­nal abier­ta, que que­ma $ 5,6 ca­da 1.000 ki­lo­ca­lo­rías.

La cla­ve es la do­ble com­bus­tión ce­rra­da. Mien­tras que las es­tu­fas a le­ña tra­di­cio­na­les tie­nen un ren­di­mien­to de un 30% por­que gran par­te se pier­de por la chi­me­nea, los ca­le­fac­to­res ce­rra­dos más que du­pli­can esa ca­pa­ci­dad y lle­gan a un 75%. «El sis­te­ma de do­ble com­bus­tión ha­ce que se que­me la le­ña y los ga­ses que se pro­du­cen an­tes de que se pier­dan en el ai­re. Eso ca­lien­ta la es­tu­fa y ge­ne­ra más ca­lor», ex­pli­có Ar­man­do Villalba, di­rec­tor de Bla­són.

Se­gún SEG In­ge­nie­ría, ca­le­fac­cio­nar un es­pa­cio de 15 me­tros cua­dra­dos du­ran­te un mes re­quie­re de $ 516 con una es­tu­fa de al­to ren­di­mien­to con­tra $ 1.290 de la es­tu­fa a le­ña con­ven­cio­nal.

Es más, quie­nes se pa­sen de la es­tu­fa a le­ña abier­ta a la nue­va, re­cu­pe­ran la in­ver­sión en dos años, se­gún coin­ci­die­ron em­pre­sas del ru­bro. A ese cálcu­lo hay que ha­cer­le una sal­ve­dad: de­pen­de del ti­po de le­ña que se con­si­ga (cuan­to más se­ca, me­jor ren­di­mien­to)

Pe­ro los be­ne­fi­cios no se aco­tan al cos­to; la se­gu­ri­dad y la sa­lud jue­gan su par­ti­do. Al ser ce­rra­das y con do­ble com­bus­tión, es­tas es­tu­fas evi­tan el es­ca­pe de ga­ses y hu­mo.

CA­LOR EN CUO­TAS

En el mer­ca­do hay pa­ra ele­gir en­tre más de 40 mo­de­los (se­gún la em­pre­sa). El más bá­si­co par­te de los US$ 500 pa­ra unos 60 me­tros cua­dra­dos (m2) y se lle­ga a los US$ 2.800 pa­ra vi­vien­das de unos 200 m2. Pa­ra ad­jun­tar un sis­te­ma de ca­le­fac­ción cen­tral, hay que des­em­bol­sar unos US$ 4.000.

Pa­ra la ins­ta­la­ción

Ar­qui­tec­tos y

cons­truc­to­res die­ron un em­pu­je adi­cio­nal al sec­tor

(que se ha­ce en el día), en pro­me­dio hay que su­mar otros US$ 500 o US$ 600 en­tre kit de ma­te­ria­les y mano de obra. Las fa­ci­li­da­des de pa­go tam­bién ayu­da­ron a la ex­pan­sión del ne­go­cio. La am­plia ma­yo­ría de las em­pre­sas ofre­ce fi­nan­cia­ción en 12 cuo­tas sin in­tere­ses y has­ta los ban­cos ofre­cen pla­nes de has­ta 18 cuo­tas y 10% o 15% de des­cuen­to. «No es so­lo la cla­se al­ta que com­pra, sino que lle­ga la cla­se me­dia», di­jo Na­ta­lia La­rro­sa, pro­pie­ta­ria jun­to a Mar­ce­lo Gau­dín de Gau­dín, re­pre­sen­tan­te de la chi­le­na Al­ca­zar. El otro es­la­bón cla­ve en es­ta es­ca­la­da vie­ne del sec­tor de la cons­truc­ción. Aun­que aún los clien­tes fi­na­les son el prin­ci­pal pú­bli­co, que los ar­qui­tec­tos lo im­pul­sen «dio un em­pu­je adi­cio­nal», sos­tu­vo Fran­cis­co Lu­ce­ro, quien re­pre­sen­ta a la mar­ca ar­gen­ti­na Ñu­ke y a la es­pa­ño­la La­kun­za. «Ar­qui­tec­tos y cons­truc­to­res en­con­tra­ron una so­lu­ción no so­lo pa­ra la par­te tér­mi­ca sino pa­ra evi­tar pro­ble­mas con el hu­mo», agre­gó.

AL IN­TE­RIOR

Si bien va­rias em­pre­sas se su­ma­ron al ne­go­cio, el mer­ca­do aún no se sa­tu­ró. Por ejem­plo, Ames­ti (que re­pre­sen­ta a la mar­ca chi­le­na con el mis­mo nom­bre y a la ita­lia­na Fron­tier) es­tá en el mer­ca­do ha­ce sie­te años y tu­vo un pri­mer im­pul­so en sus ven­tas en 2013 y otro más im­por­tan­te en 2016, re­co­no­ció Clau­dio Per­do­mo, res­pon­sa­ble co­mer­cial de la em­pre­sa. Hoy ofre­ce 38 mo­de­los a le­ña y otros 10 con la nue­va tec­no­lo­gía a pe­llets (ver re­cua­dro).

En Gau­dín, que tie­ne un ca­tá­lo­go de 40 mo­de­los, las ven­tas cre­cen en­tre un 10% y 20% por año, afir­mó La­rro­sa.

Por su par­te, Cir Ca­le­fac­ción, es­pe­cia­li­za­da en ca­le­fac­ción cen­tral, su­mó es­tos pro­duc­tos en ju­nio 2016 «al ver que el ne­go­cio au­men­ta­ba», re­cor­dó el je­fe de ven­tas, Juan Die­go Ca­nil. «No te­nía­mos un pro­duc­to tan ma­si­vo y la mar­ca Bos­ca nos dio la re­pre­sen­ta­ción. Ese pri­mer in­vierno ven­di­mos en­tre 200 o 300 uni­da­des. Pa­ra 2017 la ci­fra lle­gó a ca­si 1.300», in­di­có.

Las ven­tas se con­cen­tran en Mon­te­vi­deo, pe­ro el In­te­rior del país es adon­de apun­tan las es­tra­te­gias a fu­tu­ro. «Es un mer­ca­do po­ten­cial y el fu­tu­ro se­rá cre­cer ahí», ase­gu­ró La­rro­sa, de Gau­dín. Su em­pre­sa tie­ne en Mon­te­vi­deo el 70% de sus ven­tas, al igual que Ames­ti. «Acá es don­de más ven­de­mos, pe­ro el In­te­rior es don­de más ex­plo­ta el sis­te­ma», coin­ci­dió Per­do­mo.

DI­SE­ÑO A LA URU­GUA­YA

«No­so­tros de­sa­rro­lla­mos un pro­duc­to que atien­de a las ne­ce­si­da­des de los uru­gua­yos, por ejem­plo, in­cor­po­ra­mos la pa­rri­lla con un desa­rro­llo pro­pio», des­ta­có el di­rec­tor de Bla­són, cu­yos di­se­ños son de fa­bri­ca­ción na­cio­nal. De he­cho, po­der co­ci­nar en la es­tu­fa y ver el fue­go son de­ta­lles muy de­man­da­dos.

La­rro­sa lle­gó a so­li­ci­tar a la fá­bri­ca que di­se­ñe mo­de­los pa­ra uru­gua­yos. «En mer­ca­dos co­mo el chi­leno es un ac­ce­so­rio pa­ra ca­le­fac­cio­nar y po­co im­por­ta su di­se­ño. En Uru­guay es im­por­tan­te que se vea el fue­go, por eso tie­ne una puerta de vi­drio a pe­sar de que eso sig­ni­fi­que pér­di­da de ca­lor. Es más, a pe­di­do nues­tro la fá­bri­ca en Chi­le nos hi­zo mo­de­los de do­ble ca­ra de vi­drio pa­ra que el fue­go se vea des­de dos lu­ga­res, las to­nel (re­don­dea­das), apai­sa­das y has­ta en co­lo­res, por­que nos pe­dían que no sea so­lo de co­lor ne­gro», sub­ra­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.