Un cul­to gas­tro­nó­mi­co a los aro­mas y sa­bo­res de la co­ci­na ita­lia­na

Una his­to­ria de em­pren­de­do­res que co­men­zó ha­ce 34 años y que si­gue aga­sa­jan­do con su ser­vi­cio de ca­li­dad

El Pais (Uruguay) - El empresario - - Inn Content Para Ruffino - ruf­fino.com.uy.

Pio­ne­ro en lle­var a la me­sa la tra­di­ción de la co­ci­na ita­lia­na, el res­tau­ran­te Ruf­fino es­tá ce­le­bran­do 34 años con una pro­pues­ta que si­gue cau­ti­van­do.

Tras una re­co­rri­da por los en­can­tos tu­rís­ti­cos de Ita­lia y vi­si­tar a sus fa­mi­lia­res en la ciu­dad de Va­re­se, en la re­gión de Lom­bar­día, la fa­mi­lia Cas­ti­glio­ni abrió en 1984 las puertas de Ruf­fino en el Cen­tro, en San Jo­sé 1166 es­qui­na Héc­tor Gu­tié­rrez Ruiz. El nom­bre del res­tau­ran­te es­tá ins­pi­ra­do en una de las bodegas del nor­te ita­liano más fa­mo­sas del mun­do: Ruf­fino di Chian­ti.

La tra­di­cio­nal gas­tro­no­mía ita­lia­na es­tá re­fle­ja­da en la car­ta de Ruf­fino. Hay una gran se­lec­ción de pas­tas y piz­ze­tas, que in­vi­tan a dis­fru­tar al me­dio­día y en la no­che del en­cuen­tro con una pro­pues­ta de pla­tos ar­te­sa­na­les que rin­den cul­to a la co­ci­na ita­lia­na.

Los so­rren­ti­nos de ja­món y que­so acom­pa­ña­dos por la cé­le­bre sal­sa Al­fre­do, son un ver­da­de­ro clá­si­co de Ruf­fino. Tam­po­co se pue­de pa­sar por al­to los so­rren­ti­nos de sal­món con sal­sa de ma­ris­cos ni la la­sag­na ver­di con sal­sa rosa, cham­pi­ño­nes y com­bi­na­ción de que­sos.

Pa­ra aque­llos que gus­tan de la car­ne y el pes­ca­do, tam­bién hay va­rias op­cio­nes, que tie­nen en co­mún una ca­va de vi­nos se­lec­cio­na­dos de las prin­ci­pa­les bodegas uru­gua­yas que real­zan aún más los pla­tos.

Re­co­rrien­do la car­ta, nos en­con­tra­mos pa­ra co­men­zar con el re­co­men­da­do An­ti­pas­to Ruf­fino —ca­zue­la de ca­la­ma­res y me­ji­llo­nes a la pro­ven­zal, que­so pi­mien­ta, ro­que­fort, acei­tu­nas, ja­món ar­te­sa­nal, pa­té de la ca­sa y huevos con golf—, las be­ren­je­nas a la na­po­li­ta­na y brus­chet­tas con un pan tos­ta­do re­bo­sa­do en ajo y ro­cia­do en acei­te de oli­va.

Al fren­te de Ruf­fino hoy es­tá Ni­co­lás Cas­ti­glio­ni, la se­gun­da ge­ne­ra­ción de es­te em­pren­di­mien­to fa­mi­liar que ha­ce de la hos­pi­ta­li­dad, la aten­ción per­so­na­li­za­da y la ca­li­dad del ser­vi­cio su se­llo de dis­tin­ción.

En un am­bien­te tan for­mal co­mo dis­ten­di­do, pro­pio de la re­crea­ción de una tí­pi­ca ca­ba­ña de los Al­pes del nor­te de Ita­lia, el comensal se sien­te aga­sa­ja­do co­mo en la pro­pia ca­sa.

Ruf­fino es un obli­ga­do lu­gar de en­cuen­tro pa­ra al­mor­zar y ce­nar. De lu­nes a vier­nes al me­dio­día, nos es­pe­ra con un me­nú eje­cu­ti­vo que in­clu­ye en­tra­da, pla­to prin­ci­pal, be­bi­das — re­fres­co, agua o vino — y ca­fé o té a un pre­cio de $ 390 y $ 430 con el pos­tre in­clui­do.

Y si de pos­tres ha­bla­mos, el ti­ra­mi­sú se lle­va los aplau­sos aun­que tam­bién de­jan ten­tar a los go­lo­sos pa­la­da­res los pro­fi­te­ro­les, esas de­li­cio­sas bom­bas re­lle­nas de he­la­do ba­ña­das en cho­co­la­te y dul­ce de le­che ca­lien­te, y el siem­pre ve­ne­ra­do flan de dul­ce de le­che gra­ni­za­do.

Jun­to al pla­to del día, tam­bién se pue­de ele­gir en­tre una va­rie­dad de pas­tas se­cas, piz­ze­tas y en­sa­la­das.

Al caer el sol, Ruf­fino tam­bién da la cor­dial bien­ve­ni­da, sal­vo los do­min­gos. Pa­ra dis­fru­tar de una ani­ma­da sa­li­da noc­tur­na, in­clu­si­ve lue­go de ir al tea­tro o el ci­ne, se pue­de re­ca­lar en es­te res­tau­ran­te que cap­ta el in­te­rés del tu­ris­ta que siem­pre se de­ja se­du­cir por los ro­mán­ti­cos en­can­tos de Ita­lia.

Pa­ra ma­yor co­mo­di­dad de sus clien­tes, Ruf­fino ade­más cuen­ta con es­ta­cio­na­mien­to en San Jo­sé 1224.

Si­tio web:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.