El obre­ro que creó un im­pe­rio

UN COR­DO­BÉS CREÓ A PU­RO PUL­MÓN LA MA­YOR IN­DUS­TRIA DE MO­SAI­COS DE AMÉ­RI­CA LA­TI­NA

El Pais (Uruguay) - El empresario - - Portada - GABRIELA ORIGLIA La Nación / GDA

Ha­ce 52 años Juan Bau­tis­ta Blan­gino pen­só có­mo te­ner un se­gun­do in­gre­so, có­mo com­ple­tar «ha­cien­do al­go a la tar­de» lo que ga­na­ba en la Kai­ser (hoy Renault). No ima­gi­nó que ter­mi­na­ría fun­dan­do la fá­bri­ca de mo­sai­cos más gran­de de La­ti­noa­mé­ri­ca que, ha­ce dos años, em­pe­zó tam­bién a pro­du­cir ad­he­si­vos pa­ra ce­men­tos.

Don Juan iba to­das las ma­ña­nas des­de su ca­sa en Mon­te­cris­to, a 25 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Cór­do­ba, a la au­to­mo­triz y, co­mo te­nía la tar­de li­bre, pen­sa­ba «qué ne­go­cio po­día ha­cer, qué po­día trans­for­mar». Se cru­zó con un tío que le ofre­ció una pren­sa ma­nual pa­ra ha­cer mo­sai­cos. Co­mo Blan­gino no te­nía pa­ra pa­gar­la, le dio fa­ci­li­da­des. Ins­ta­ló la pren­sa en un gal­pón al fon­do de su ca­sa y con su es­po­sa em­pe­zó a fa­bri­car. «Era to­do a fuer­za de bra­zos», en­fa­ti­za Juan Jo­sé, su hi­jo de 28 años, quien jun­to a su her­mano, Juan An­to­nio (45), in­te­gra la em­pre­sa.

La plan­ta de 35.000 m2 em­plea 380 per­so­nas (la ma­yor ge­ne­ra­do­ra de em­pleo de la zo­na de Mon­te­cris­to) y tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra pro­du­cir 14.000 m2 de mo­sai­cos por día con seis má­qui­nas au­to­ma­ti­za­das y otras más chi­cas que com­ple­men­tan la lí­nea. Con­tro­la al­re­de­dor del 60% del mer­ca­do na­cio­nal de pi­sos de al­to trán­si­to.

A los po­cos me­ses de em­pe­zar en el gal­pón, Blan­gino de­jó la fá­bri­ca de au­tos. «En aque­llos años era co­mún que ca­da pue­blo tu­vie­ra su productora de mo­sai­cos; co­mo la pa­na­de­ría o la far­ma­cia. Ven­día a los ve­ci­nos y con la ex­pec­ta­ti­va de que le iría bien, re­nun­ció al em­pleo es­ta­ble», di­ce Juan Jo­sé.

En 1970 com­pró la pri­me­ra pren­sa se­mi­au­to­má­ti­ca que le per­mi­tía ha­cer unos 50 m2 de mo­sai­co por turno

(la ma­nual fa­bri­ca­ba 25 en ocho ho­ras) y una dé­ca­da des­pués in­vir­tió en una au­to­má­ti­ca con la que sal­tó a 800 m2. «Ya en ese en­ton­ces ha­bía dos tur­nos, ha­bía su­ma­do gen­te y ha­cía pi­sos con di­bu­jos».

LA JU­GA­DA DEL DES­TINO

Un via­je a Ita­lia con su pa­dre im­pul­só a Blan­gino a in­ver­tir; en su re­co­rri­da vio otras tec­no­lo­gías y mé­to­dos de tra­ba­jo más mo­der­nos. El año pa­sa­do la em­pre­sa avan­zó en una nue­va plan­ta de pro­duc­ción de ado­qui­nes (pa­ra quin­tu­pli­car su ca­pa­ci­dad), su­mó los ad­he­si­vos pa­ra ce­men­to y un ti­po de mo­sai­co que com­pi­te con los por­ce­la­na­tos y los ce­rá­mi­cos.

La fir­ma tie­ne unos 300 pro­duc­tos en su por­ta­fo­lio de stock per­ma­nen­te, pe­ro ade­más fa­bri­ca «a pe­di­do; pi­sos con di­se­ños es­pe­cia­les». Los años ‘80 mar­ca­ron el ini­cio de la im­por­ta­ción fuer­te de por­ce­la­na­tos y ce­rá­mi­cos de Bra­sil. «An­tes to­do era cal­cá­reo y en ese mo­men­to mu­chos fa­bri­can­tes op­ta­ron por de­jar de pro­du­cir y re­ven­der; mi pa­dre en vez de se­guir esa es­tra­te­gia de­ci­dió tec­no­lo­gi­zar­se y apro­ve­char el mer­ca­do que que­da­ba», ex­pli­ca Juan An­to­nio.

En la fa­mi­lia siem­pre bro­mean acer­ca de que si el tío hu­bie­ra te­ni­do una má­qui­na de ha­cer ca­ra­me­los en vez de una pren­sa, el fu­tu­ro hu­bie­ra si­do dul­ce. Blan­gino no te­nía en la ca­be­za ha­cer mo­sai­cos, sino agre­gar va­lor, trans­for­mar, di­cen los ac­tua­les ges­to­res.

Cer­ca del 25% de la pro­duc­ción se ex­por­ta a paí­ses li­mí­tro­fes. La em­pre­sa lo­gró su­pe­rar la cri­sis del 2001 cuan­do en­tró en con­cur­so de acree­do­res. «Sa­li­mos de esa; la his­to­ria fue de una evo­lu­ción cons­tan­te a pa­so me­di­do; no cre­ci­mos de la no­che a la ma­ña­na», en­fa­ti­za Blan­gino.

Los hi­jos sub­ra­yan que don Juan, hoy con 77 años, tu­vo la «vi­sión» de ca­pa­ci­tar­se «y ha­cer cre­cer a los que te­nía al la­do; in­cor­po­ra­ba tec­no­lo­gía y apren­día, ha­cía cur­sos; to­dos se en­tre­na­ban y así fue cre­cien­do».

Su plan­ta con­tro­la 60% del mer­ca­do na­cio­nal de pi­sos de al­to trán­si­to

Pro­duc­tos. Tie­ne 300 en stock y ha­ce di­se­ños es­pe­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.