La eco­no­mía cir­cu­lar avan­za

EL AR­QUI­TEC­TO Y DI­SE­ÑA­DOR WI­LLIAM MC­DO­NOUGH PRO­MUE­VE ELI­MI­NAR EL CON­CEP­TO DE «DESECHOS», HA­CER COM­POST EN CA­SA Y ES­TÁ EN CON­TRA DE COM­PRAR­SE AU­TOS Y LA­VA­DO­RAS

El Pais (Uruguay) - El empresario - - Portada - CAR­LA MANDIOLA El Mer­cu­rio / GDA

Sen­ta­do en una ofi­ci­na en Pro­vi­den­cia (Chi­le), el ar­qui­tec­to y di­se­ña­dor Wi­lliam Mc­Do­nough to­ma un lá­piz y di­ce: «Tie­ne plás­ti­co, ace­ro. Pe­ro cuan­do se aca­be la tin­ta se tie­ne que trans­for­mar en otra co­sa».

Con­si­de­ra­do un rocks­tar del mo­vi­mien­to am­bien­tal, en­tre otros pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos Mc­Do­nough re­ci­bió en 1996 el pre­mio pre­si­den­cial por el Desa­rro­llo Sus­ten­ta­ble de ma­nos de Bill Clin­ton y tres años des­pués la re­vis­ta Ti­me lo nom­bró «Hé­roe del pla­ne­ta». Y des­de que en 2002 pu­bli­có —jun­to al quí­mi­co ale­mán Mi­chael Braun­gart— el li­bro Crad­le to Crad­le: Re­ma­king the Way We Ma­ke Things, Mc­Do­nough se con­vir­tió en el pa­dre de la lla­ma­da «eco­no­mía cir­cu­lar», que pro­mue­ve la re­uti­li­za­ción de las co­sas y su fa­bri­ca­ción pen­san­do en un se­gun­do uso de los ma­te­ria­les.

A sus 67 años, Mc­Do­nough vi­si­tó Chi­le por pri­me­ra vez. «Nos ma­la­cos­tum­bra­mos a que uno ex­traía, pro­du­cía, usa­ba y desecha­ba. Ese tiem­po se aca­bó, aho­ra te­ne­mos que apren­der a reu­ti­li­zar, a re­cir­cu­lar los re­cur­sos na­tu­ra­les”, di­jo el pre­si­den­te chi­leno Se­bas­tián Pi­ñe­ra an­tes de di­ri­gir­se a Mc­Do­nough. «Wi­lliam, mu­chas gra­cias, por­que es­ta­mos com­pro­me­ti­dos con lo que us­ted lla­ma eco­no­mía cir­cu­lar, y va­mos a sa­car el ma­yor pro­ve­cho a su sa­bi­du­ría y co­no­ci­mien­to».

DOS MUN­DOS

Una de las co­sas que mar­ca­ron la in­fan­cia de Mc­Do­nough fue­ron las can­cio­nes que su ma­má can­ta­ba pa­ra dor­mir. Él na­ció en 1951, en Ja­pón, y re­cuer­da que se des­per­ta­ba a mi­tad de la no­che cuan­do iban a re­co­lec­tar los desechos acu­mu­la­dos en la le­tri­na de su ca­sa. Pa­ra dor­mir­los otra vez, su ma­má can­ta­ba can-

ame­ri­ca­nas folk con pa­la­bras re­la­cio­na­das con los desechos.

Su pa­dre tra­ba­ja­ba en ex­por­ta­cio­nes pa­ra una com­pa­ñía ca­na­dien­se y, más tar­de, se fue­ron a Hong Kong, don­de vi­vió has­ta ado­les­cen­te. Los ve­ra­nos, cuen­ta, los pa­sa­ba en Washington, don­de vio las di­fe­ren­cias en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te. «Vi­vía­mos en Hong Kong, una is­la de­sier­ta, con agua ca­da cua­tro días, so­lo por cua­tro ho­ras, du­ran­te la tem­po­ra­da se­ca. Un mun­do de lí­mi­tes, pe­ro com­par­tía­mos el agua. Mis ve­ra­nos, en cam­bio, eran en un mun­do de abun­dan­cia, con agua en to­dos la­dos. El res­to del año vi­vía­mos en un lu­gar con re­fu­gia­dos, pe­ro to­dos se preo­cu­pa­ban del res­to», re­cuer­da.

Lue­go, la fa­mi­lia par­tió a Mon­treal, Ca­na­dá, don­de vi­vie­ron tres años an­tes de ate­rri­zar en for­ma de­fi­ni­ti­va en EE.UU. «Pro­ba­ble­men­te, co­men­cé a pen­sar en la eco­no­mía cir­cu­lar en el co­le­gio», cuen­ta Mc­Do­nough, an­tes de re­cor­dar una no­che en que mi­ra­ba el fue­go de la chi­me­nea.

«Mi­ra­ba los pa­los ar­der y pen­sa­ba que eso era en­tro­pía: to­do es un caos y na­da vuel­ve a ser lo que era. Y yo soy de Asia, en­ton­ces, sé que tie­ne que ha­ber un opues­to. Te­ne­mos el yin y el yang, así que si hay en­tro­pía, tie­ne que ha­ber or­den. Lue­go, fui a la bi­blio­te­ca de fí­si­ca a bus­car so­bre en­tro­pía ne­ga­ti­va, y no en­con­tré na­da. Y la ra­zón por la que no es­ta­ba era por­que no era la bi­blio­te­ca co­rrec­ta. Más tar­de, cuan­do fui a la bi­blio­te­ca de ar­te, en­ten­día que la vi­da es el or­den del caos», re­ve­la el ex­per­to.

Pa­ra ex­pli­car lo que pien­sa, Mc­Do­nough di­bu­ja tron­cos ar­dien­do y a la Tie­rra sien­do im­pac­ta­da por una bom­ba ató­mi­ca. Aun­que se ve se­rio y usa cor­ba­tín, su tono de voz se ele­va cuan­do ha­bla de la eco­no­mía cir­cu­lar y ríe ca­da vez que pue­de. «Te­nía 18 años cuan­do co­men­cé a pen­sar así, y su­pe que que­ría ha­cer edi­fi­cios que pro­duz­can más ener­gía de la que ne­ce­si­tan», di­ce.

Su ma­ne­ra pe­da­gó­gi­ca pa­ra ex­pli­car fue la si­guien­te: «Quie­ro ha­blar de di­se­ño, por­que soy un di­se­ña­dor. Y los veo a to­dos co­mo di­se­ña­do­res. Es co­mo ese chis­te que cuan­do tie­nes so­lo un mar­ti­llo, to­do pa­re­ce un cla­vo. El di­se­ño es la pri­me­ra se­ñal de la in­ten­ción hu­ma­na. Es­to nos man­ten­drá ocu­pa­dos pa­ra siem­pre… pe­ro esa es, jus­ta­men­te, la idea de la eco­no­mía cir­cu­lar».

SIN PRO­PIE­DAD

Res­pon­sa­ble de di­se­ño de edi­fi­cios am­bien­tal­men­te res­pon­sa­bles pa­ra com­pa­ñías co­mo Goo­gle y Ford, ade­más de las se­des de YouTu­be, GAP y la ba­se sus­ten­ta­ble de la NASA, en 2002 Mc­Do­nough pu­bli­có Crad­le to Crad­le: Re­ma­king the Way We Ma­ke Things, en el que in­te­gran­do di­se­ño y cien­cia, fue uno de los pio­ne­ros en pos­tu­lar la eli­mi­na­ción del con­cep­to de desecho. El li­bro pre­sen­ta­ba tres prin­ci­pios: ce­le­brar la di­ver­si­cio­nes dad, el uso de ener­gía lim­pia y re­no­va­ble, y que to­do es un re­cur­so pa­ra al­go más.

—¿Cuán­to tar­da­rá en con­so­li­dar­se la eco­no­mía cir­cu­lar a ni­vel glo­bal?

—Mu­cho. Cuan­do co­men­za­mos a ha­blar de que real­men­te no tie­nes que ser due­ño de una la­va­do­ra ni de un au­to, es de­cir, de que no tie­nes que ser due­ño de las co­sas, so­lo ne­ce­si­tas usar sus ser­vi­cios, la gen­te nos acu­só de co­mu­nis­tas por­que no creía­mos en las pro­pie­da­des. Así era ha­ce 20 años, pe­ro aho­ra to­dos creen que es nor­mal.

—¿Cree que la ge­ne­ra­ción ac­tual en­ten­dió me­jor el con­cep­to?

—Sí, mis hi­jos creen que no tie­nen que ser due­ños de un au­to, no quie­ren pa­gar por es­ta­cio­na­mien­to, y di­cen que pa­ga­rán por las co­sas cuan­do las ne­ce­si­ten usar. Pe­ro mu­chas de es­tas co­sas pa­san cuan­do las tec­no­lo­gías se alinean. No po­drías te­ner Uber si no fue­ra por in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, GPS, sis­te­ma de pa­go elec­tró­ni­co.

—¿Có­mo pue­de una per­so­na co­mún ser par­te de la eco­no­mía cir­cu­lar?

—Ha­cer com­post es el ejem­plo per­fec­to, por­que es­tás tra­ba­jan­do en tu pro­pia vi­da, re­co­no­cien­do que las co­sas pue­den vol­ver a la tie­rra y lo ha­ces, ese es la mi­tad del jue­go. Por eso, el com­post es tan im­por­tan­te, por­que hu­mano, hum­mus y hu­mil­dad vie­nen de la mis­ma raíz. Al­guien que ha­ce com­post es una per­so­na co­nec­ta­da a la Tie­rra, por­que en­tien­de que el sue­lo es la fuen­te de la vi­da. Ser hu­mil­de es te­ner los pies en la Tie­rra.

—¿Có­mo se lo­gra con un mer­ca­do que ca­si ex­clu­si­va­men­te ofre­ce pro­duc­tos que van a ex­pi­rar?

—Es di­fí­cil, pe­ro vas a lle­gar a un pun­to en que pre­fe­ri­rás los pro­duc­tos «de la cu­na a la cu­na». Es­tas co­sas to­man tiem­po, la sus­ten­ta­bi­li­dad to­ma tiem­po, no es pa­ra siem­pre. No se­rá rá­pi­do, pe­ro lo va­mos a lo­grar.

Tra­ba­jó pa­ra GAP,

Goo­gle, Ford, YouTu­be y has­ta pa­ra la NASA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.