La vi­sión uru­gua­ya de Sin­gu­la­rity, la «uni­ver­si­dad» que pro­yec­ta el fu­tu­ro

CIN­CO EM­PREN­DE­DO­RES RE­LA­TAN SU EX­PE­RIEN­CIA EN EL INS­TI­TU­TO MÁS INNOVADOR DEL MUN­DO

El Pais (Uruguay) - El empresario - - Informe - DIE­GO FE­RREI­RA dfe­rrei­ra@el­pais.com.uy

La hu­ma­ni­dad siem­pre ha mi­ra­do a las estrellas en bus­ca de res­pues­tas, des­de los an­ti­guos ma­yas, pa­san­do por Ga­li­leo, a Step­hen Haw­king. Esa mi­le­na­ria cu­rio­si­dad tras­cien­de el in­te­rés por el es­pa­cio en el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Ames de la NA­SA (en Si­li­con Va­lley), don­de fun­cio­na Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity (SU). El ins­ti­tu­to, fun­da­do en 2008 por el cien­tí­fi­co compu­tacio­nal, in­ven­tor y es­cri­tor Ray Kurz­weil y el in­ge­nie­ro y em­pren­de­dor Pe­ter Dia­man­dis, na­ció con el pro­pó­si­to de for­mar e ins­pi­rar a lí­de­res mun­dia­les a tra­vés del uso de tec­no­lo­gías ex­po­nen­cia­les, pen­san­do en un ho­ri­zon­te de 30, 40 o 50 años, pa­ra ayu­dar «a re­sol­ver los gran­des desafíos de la hu­ma­ni­dad».

Aun­que se de­fi­ne co­mo Uni­ver­si­dad y al fi­nal de sus cur­sos otor­ga un di­plo­ma sim­bó­li­co a sus egre­sa­dos, Sin­gu­la­rity es un ins­ti­tu­to que con­ju­ga pro­gra­mas edu­ca­ti­vos y con­fe­ren­cias, con la ac­ti­vi­dad de un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción y una in­cu­ba­do­ra de star­tups. Pero no cual­quier star­tup: SU bus­ca pro­yec­tos con el po­ten­cial de cam­biar po­si­ti­va­men­te la vi­da de al me­nos 1.000 mi­llo­nes de per­so­nas.

Su cur­so prin­ci­pal, el Glo­bal Star­tup Pro­gram (GSP), de ocho se­ma­nas y US$ 30.000 de cos­to, tie­ne cu­pos pa­ra 80 per­so­nas aun­que ca­da año re­ci­be unas 3.000 apli­ca­cio­nes.

IN­TERE­SES COMPARTIDOS

La ex­clu­si­vi­dad que ca­rac­te­ri­za al ins­ti­tu­to no ha im­pe­di­do que al­gu­nos uru­gua­yos ha­yan pa­sa­do por sus ins­ta­la­cio­nes y com­par­ti­do la ex­pe­rien­cia con per­so­nas de to­do el mun­do y de per­fi­les bien di­sí­mi­les. Esa di­ver­si­dad pro­vo­ca una pri­me­ra im­pre­sión de des­con­cier­to.

«¿Qué ha­go acá?», se pre­gun­tó al lle­gar Ma­xi­mi­li­ano Pé­rez, co­fun­da­dor de Si­ner­gia Co­work, quien cur­só el GSP en 2013. En su cla­se te­nía a cien­tí­fi­cos que in­ves­ti­ga­ban una po­si­ble cu­ra pa­ra el cán­cer de ma­ma y a em­pre­sa­rios que ha­bían ven­di­do sus star­tups en ci­fras mul­ti­mi­llo­na­rias, re­cor­dó. La res­pues­ta que sur­gió na­tu­ral­men­te tras los pri­me­ros días de in­ter­cam­bio con sus com­pa­ñe­ros era que to­dos los es­tu­dian­tes allí es­ta­ban «en la mis­ma», es de­cir, com­par­tían el in­te­rés por en­ca­rar pro­yec­tos que ge­ne­ren un im­pac­to po­si­ti­vo en la hu­ma­ni­dad con ba­se en la tec­no­lo­gía. Pé­rez se en­fo­ca­ba en desa­rro­llar em­pren­di­mien­tos so­cia­les, tras su ex­pe­rien­cia en Un Te­cho Pa­ra Mi País, que lo lle­vó a tra­ba­jar co­mo vo­lun­ta­rio en Hai­tí tras el te­rre­mo­to de 2010. Allí co­no­ció a un pro­fe­sor del MIT que le su­gi­rió que apli­ca­ra a SU.

Pa­ra pos­tu­lar­se, de­bió atra­ve­sar un pro­ce­so in­ten­si­vo: pri­me­ro, en­viar su can­di­da­tu­ra por es­cri­to acom­pa­ña­da de un vi­deo don­de es­gri­mía por qué de­bían acep­tar­lo; y lue­go pa­sar por cua­tro en­tre­vis­tas (re­mo­tas) que in­da­ga­ban en su rol em­pren­de­dor, su per­so­na­li­dad y vi­da fa­mi­liar.

El GSP se des­glo­sa en tres eta­pas: la pri­me­ra, de in­duc­ción, su­mer­ge a los par­ti­ci­pan­tes en el eco­sis­te­ma em­pren­de­dor de Si­li­con Va­lley —a tra­vés de vi­si­tas a em­pre­sas de pun­ta— y en tec­no­lo­gías emer­gen­tes co­mo bio­tec­no­lo­gía, na­no­tec­no­lo­gía, im­pre­sión 3D o ro­bó­ti­ca de la mano de con­fe­ren­cias a car­go de re­fe­ren­tes de ca­da in­dus­tria o es­pe­cia­li­dad. La fa­se dos pa­sa por ele­gir un área de tra­ba­jo —Pé­rez, por ejem­plo, se in­cli­nó por edu­ca­ción— y fi­nal­men­te desa­rro­llar un Pro­duc­to Mí­ni­mo Via­ble. En su ca­so y jun­to a un gru­po (las di­ná­mi­cas en equi­pos son ha­bi­tua­les en Sin­gu­la­rity), creó un la­bo­ra­to­rio de tec­no­lo­gía ro­dan­te (en un bus) que re­co­rría es­cue­las de Ba­ja Ca­li­for­nia.

El GSP du­ra ocho se­ma­nas y cues­ta US$ 30.000; tie­ne so­lo 80 lu­ga­res

«ABRIR LA CA­BE­ZA»

Ya sea un cur­so de unos po­cos días de du­ra­ción o de un pro­gra­ma de al­gu­nas se­ma­nas, las jor­na­das en SU son siem­pre «in­ten­sas», con ac­ti­vi­da­des que co­mien­zan a las 8 o 9 de la ma­ña­na (pre­via se­sión de yo­ga) y si­guen has­ta la no­che.

«¡Te bom­bar­dea­ban!», re­cor-

dó el em­pre­sa­rio tec­no­ló­gi­co Pa­blo Bren­ner, in­te­gran­te de la se­gun­da ge­ne­ra­ción de SU y el pri­mer uru­gua­yo en ca­pa­ci­tar­se en el ins­ti­tu­to. «En­tré en 2010, Sin­gu­la­rity re­cién arran­ca­ba y yo jus­to es­ta­ba en una eta­pa en tran­si­ción». Por en­ton­ces, tra­ba­ja­ba en el fon­do de ca­pi­tal de ries­go Pros­pé­ri­tas.

Bren­ner, que reali­zó el Pro­gra­ma Eje­cu­ti­vo (de 10 días, di­ri­gi­do a lí­de­res em­pre­sa­ria­les), apli­có so­bre el cie­rre de ins­crip­cio­nes y sin mu­chas ex­pec­ta­ti­vas de que lo acep­ta­ran. Cua­tro días des­pués fue con­fir­ma­do. In­tu­ye que ser uru­gua­yo fue una ven­ta­ja «por­que sos un bi­cho lo su­fi­cien­te­men­te ra­ro» y lo que SU bus­ca es, pre­ci­sa­men­te, per­fi­les he­te­ro­gé­neos. El de Bren­ner —em­pre­sa­rio de la tec­no­lo­gía, con in­te­rés en el seg­men­to de ven­tu­re ca­pi­tal y con co­no­ci­mien­to del eco­sis­te­ma em­pren­de­dor de Is­rael, don­de vi­vió— con­ta­ba en­ton­ces con bue­nas «cre­den­cia­les».

«Lo que más va­lo­ro de Sin­gu­la­rity es que me abrió la ca­be­za. Sabía mu­cho de compu­tación, y de pron­to me dio otra pers­pec­ti­va so­bre un mon­tón de nue­vas tec­no­lo­gías que no las veía li­ga­das y pu­de en­ten­der có­mo ca­da una afec­ta a la otra», res­ca­tó Bren­ner.

Fue tan bue­na la ex­pe­rien­cia que se la re­co­men­dó a su co­le­ga, Pa­blo Sa­lo­món. En 2011, el em­pre­sa­rio aca­ba­ba de des­vin­cu­lar­se de la star­tup que ha­bía fun­da­do, In­te­rac­ti­ve Net­works, lue­go de ven­der­la en 2009. «Me pa­re­ció una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad de abrir la ca­be­za y apren­der so­bre las tec­no­lo­gías que iban a im­pac­tar a fu­tu­ro», di­jo Sa­lo­món, que hi­zo el GSP. «¿Quién se hu­bie­ra ima­gi­na­do 25 años atrás el im­pac­to que iba a te­ner In­ter­net en la vi­da dia­ria de to­dos no­so­tros? De la mis­ma for­ma, los avan­ces en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y bio­tec­no­lo­gía van a te­ner im­pac­tos ra­di­ca­les en nues­tras vi­das en las pró­xi­mas dos o tres dé­ca­das que hoy nos cues­ta ver o ima­gi­nar», ra­zo­nó.

Sa­lo­món cuen­ta que su víncu­lo con el ins­ti­tu­to se man­tie­ne; de he­cho, par­ti­ci­pó re­cien­te­men­te del «SU Glo­bal Sum­mit», un en­cuen­tro de ac­tua­li­za­ción so­bre la evo­lu­ción de las tec­no­lo­gías emer­gen­tes.

RED DE CON­TAC­TOS

Pa­sear en el au­to sin con­duc­tor de Goo­gle y pi­lo­tear un avión (in­clu­so si se tra­ta del jet de Dia­man­dis, el co­fun­da­dor de SU) son dos anéc­do­tas que le que­da­ron a Vic­to­ria Alon­so­pe­rez de su pa­sa­je por la ins­ti­tu­ción.

La emprendedora, crea­do­ra de la star­tup Chip­sa­fer, reali­zó el GSP en 2013 alen­ta­da por la ex­pe­rien­cia que ha­bía te­ni­do en la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal del Es­pa­cio, otro pro­yec­to aca­dé­mi­co fun­da­do por Dia­man­dis.

Du­ran­te el pro­gra­ma, se in­terio­ri­zó de la tec­no­lo­gía de dro­nes, que re­sul­tó cen­tral pa­ra crear el sis­te­ma de mo­ni­to­reo sa­te­li­tal de ga­na­do en que se apoya Chip­sa­fer.

La red de con­tac­tos es otro de los ac­ti­vos que Sin­gu­la­rity le de­ja a sus «alum­nos», coin­ci­die­ron los em­pren­de­do­res. Alon­so­pe­rez co­no­ció a tra­vés de un pro­fe­sor del ins­ti­tu­to a su so­cio, el bra­si­le­ño Ga­briel Kla­vin.

Pa­blo Bue­la, di­rec­tor de la agen­cia de pu­bli­ci­dad di­gi­tal Pi­mod, des­ta­có la po­si­bi­li­dad de co­no­cer en per­so­na a gran­des re­fe­ren­tes de la tec­no­lo­gía y la in­no­va­ción, mu­chos de los cua­les veía por You­tu­be. Bue­la, que con­cu­rrió al Pro­gra­ma Eje­cu­ti­vo en 2011, tu­vo co­mo com­pa­ñe­ros al fun­da­dor de Boo­king.com y el CEO de So­de­xo, y re­ci­bió cla­ses de Dia­man­dis y Kurz­weil.

«Le­jos de que­dar­te to­do cla­ro, te sur­gen más pre­gun­tas. Pero eso lo veo co­mo al­go bueno, te abre el ape­ti­to so­bre las po­si­bi­li­da­des que hay (en tec­no­lo­gía) y te da a en­ten­der que no to­do es­tá es­cri­to sino en cons­truc­ción», re­fle­xio­nó Bue­la a ma­ne­ra de ba­lan­ce.

Dar un vis­ta­zo a las ten­den­cias del mun­do que ven­drá es­ti­mu­la la crea­ti­vi­dad y la in­quie­tud de em­pren­der. El con­tras­te en­tre esa reali­dad fu­tu­ris­ta y la del mun­do de ne­go­cios en Uru­guay obli­ga a pen­sar có­mo y cuán­to de lo vis­to y apli­ca­do en SU pue­de im­ple­men­tar­se en Uru­guay. «Uno vie­ne con pi­las, hay que do­si­fi­car­las, pero tam­bién apro­ve­char­las», ob­ser­vó Pé­rez, de Si­ner­gia Co­work. Su ob­je­ti­vo es «de a po­co trans­for­mar Uru­guay», pero no re­pli­can­do al pie de la letra el mo­de­lo de Sin­gu­la­rity sino «adap­tán­do­lo a la idio­sin­cra­cia lo­cal».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.