Una fic­ción rea­lis­ta

UN NUE­VO LI­BRO POS­TU­LA QUE EL VER­DA­DE­RO PRO­BLE­MA ES SU «MONOCULTURA DEL PEN­SA­MIEN­TO»

El Pais (Uruguay) - El empresario - - Portada - FARHAD MANJOO The New York Times

Ha­ce po­co, el tra­ba­jo de Jes­si­ca Po­well era de­fen­der a Si­li­con Valley de quie­nes cues­tio­na­ban su cos­mo­vi­sión. Co­mo di­rec­to­ra de Re­la­cio­nes Pú­bli­cas en Goo­gle di­ri­gía un ex­ten­so equi­po que bus­ca­ba pu­lir la ima­gen de la em­pre­sa de bús­que­das en la red y man­te­ner a ra­ya las crí­ti­cas con­tra el co­lo­so tec­no­ló­gi­co que do­mi­na el mun­do y ha­ce de to­do.

Ha­ce un año, Po­well re­nun­ció a Goo­gle. Su par­ti­da no si­guió el guión de Si­li­con Valley; en vez de em­pe­zar a tra­ba­jar pa­ra un ri­val del mo­tor de bús­que­das o una exi­to­sa em­pre­sa emer­gen­te, de­ci­dió ha­cer una maes­tría en crea­ción li­te­ra­ria.

Aho­ra la edi­to­rial di­gi­tal Me­dium pu­bli­ca­rá la no­ve­la de­but de Po­well: The Big Dis­rup­tion, una alo­ca­da sá­ti­ra am­bien­ta­da den­tro de un gi­gan­te tec­no­ló­gi­co que se pa­re­ce mu­cho a cier­ta em­pre­sa de bús­que­das on­li­ne.

(Se tra­ta del pri­mer li­bro ín­te­gro de Me­dium; pue­de leer­se gra­tis en In­ter­net.)

La no­ve­la no es un vehe­men­te gri­to re­ve­la­dor con­tra Goo­gle; Po­well aún le guar­da una gran es­ti­ma a la em­pre­sa de bús­que­das, y se­ña­la que pa­ra es­cri­bir su li­bro tam­bién se ins­pi­ró en una te­rri­ble ex­pe­rien­cia an­te­rior que vi­vió en Ba­doo, una em­pre­sa emer­gen­te eu­ro­pea de ci­tas don­de ejer­ció co­mo di­rec­to­ra de Mar­ke­ting.

El sub­tí­tu­lo de su li­bro ex­pli­ca có­mo de­be leer­se: Una his­to­ria to­tal­men­te fic­ti­cia pe­ro bá­si­ca­men­te ve­rí­di­ca de Si­li­con Valley. A gran­des ras­gos, Po­well su­gie­re que mu­chos de sus pro­ble­mas pue­den acha­cár­se­le a una monocultura ob­se­sio­na­da con la in­ge­nie­ría y los da­tos, que no fo­men­ta la par­ti­ci­pa­ción de per­so­nas ex­ter­nas a esa bur­bu­ja.

Eso no es na­da nue­vo. Goo­gle y sus ri­va­les han pu­bli­ca­do in­for­mes anua­les de di­ver­si­dad du­ran­te años, pe­ro sus es­ta­dís­ti­cas glo­ba­les ape­nas se han mo­vi­do. De acuer­do con un aná­li­sis de Car­ta, una em­pre­sa que ges­tio­na las ac­cio­nes de los em­plea­dos, a las mu­je­res les dan sis­te­má­ti­ca­men­te par­ti­ci­pa­cio­nes más pe­que­ñas en las em­pre­sas emer­gen­tes, y un es­tu­dio de la fir­ma de se­lec­ción de per­so­nal

Hi­red ha­lló que tam­bién hay una bre­cha sa­la­rial per­sis­ten­te en la in­dus­tria.

A tra­vés de la fic­ción, Po­well re­co­no­ce con in­te­li­gen­cia una ver­dad que mu­chos en la in­dus­tria evaden: la fal­ta de di­ver­si­dad no so­lo es uno de va­rios asun­tos que Si­li­con Valley de­be so­lu­cio­nar, sino tam­bién se tra­ta del pro­ble­ma cla­ve, la fuen­te de mu­chas otras aflic­cio­nes en la tec­no­lo­gía, des­de su ce­lo des­pia­da­da­men­te ex­pan­sio­nis­ta has­ta las ma­ne­ras en que sus más bri­llan­tes com­pa­ñías si­guen tro­pe­zán­do­se con obs­tácu­los que ellas mis­mas pro­vo­ca­ron.

Se­gún el re­la­to de Po­well, no ten­dre­mos una in­dus­tria me­jor ni más res­pon­sa­ble sino has­ta que ten­ga­mos otra in­te­lec­tual­men­te más di­ver­sa. «Si hay una je­rar­quía en la que los in­ge­nie­ros es­tán en la ci­ma y las per­so­nas que in­ter­ac­túan con el mun­do ex­te­rior es­tán más aba­jo, en­ton­ces en ver­dad se pier­de al­go im­por­tan­te cuan­do esos em­plea­dos no tie­nen voz ni vo­to igua­li­ta­rios en la me­sa». «Es una monocultura del pen­sa­mien­to; ese es un ver­da­de­ro pro­ble­ma», co­men­tó Po­well en una en­tre­vis­ta.

ANAHATA, LA «FIC­CIÓN»

Po­well co­men­zó a es­cri­bir The Big Dis­rup­tion en 2012, du­ran­te su tran­si­ción de Ba­doo a Goo­gle, don­de ya ha­bía tra­ba­ja­do co­mo con­tra­tis­ta. Su em­pre­sa fic­ti­cia, Anahata, es una suer­te de amal­ga­ma de am­bas. Co­mo Goo­gle, Anahata tu­vo mu­chí­si­mo éxi­to co­mo mo­tor de bús­que­da, pe­ro aho­ra ha in­cur­sio­na­do en ca­da as­pec­to de la tec­no­lo­gía, des­de las re­des so­cia­les has­ta la in­te- li­gen­cia ar­ti­fi­cial e in­clu­so en Ge­nie, una apli­ca­ción que pre­di­ce el fu­tu­ro.

Al igual que Larry Pa­ge — uno de los fun­da­do­res de Goo­gle y aho­ra di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Alp­ha­bet, su em­pre­sa ma­triz— el fun­da­dor de Anahata, Bobby Bonilla, es do­lo­ro­sa­men­te tor­pe. Pre­fie­re sos­te­ner reunio­nes en el ba­ño pa­ra ca­ba­lle­ros y habla con acer­ti­jos gran­di­lo­cuen­tes que con­fun­den a sus su­bor­di­na­dos. Ade­más, co­mo en Goo­gle y to­dos los de­más gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos, los eje­cu­ti­vos y em­plea­dos de Anahata se sien­ten aplas­ta­dos por la ame­na­za dia­ria de la ob­so­les­cen­cia. Una em­pre­sa emer­gen­te más ágil lla­ma­da Galt si­gue ro­bán­do­se a los em­plea­dos de Anahata y desa­rro­llan­do nue­vas tec­no­lo­gías an­tes que ella.

«No es­ta­mos tra­ba­jan­do en la pro­lon­ga­ción de la vi­da, y es­toy se­gu­ro de que Galt ya lo es­tá ha­cien­do», se que­ja el in­ge­nie­ro prin­ci­pal de Anahata. (Re­sul­ta que una de las em­pre­sas aso­cia­das de Goo­gle es­tá tra­ba­jan­do en la pro­lon­ga­ción de la vi­da).

En sus es­fuer­zos pa­ra su­pe­rar a Galt to­dos en Anahata pier­den de vis­ta el mun­do ex­te­rior. Ca­da vez se vuel­ven más im­pru­den­tes con su po­der, cie­gos an­te el efec­to que pue­de te­ner so­bre cual­quier co­sa más allá de la tec­no­lo­gía, e ig­no­ran cual­quier voz que les acon­se­je al­gún sen­de­ro nue­vo.

Sin em­bar­go, se­gún Po­well, lo ha­cen más a cau­sa de una es­tre­chez cul­tu­ral que por la ma­li­cia que ins­pi­ra a otras sá­ti­ras de Si­li­con Valley, co­mo

The Cir­cle, de Dave Eg­gers. «Creo que les ad­ju­di­ca­mos de­ma­sia­das ma­las in­ten­cio­nes a las gran­des com­pa­ñías, co­mo si se des­per­ta­ran to­das las ma­ña­nas pen­san­do que quie­ren ser amos y se­ño­res al es­ti­lo de Darth Va­der», se­ña­ló Po­well. «Creo que es un de­seo mu­cho más bá­si­co e im­pul­sa­do por el ego de ser las más gran­des y las me­jo­res».

Des­cri­bió la di­ná­mi­ca co­mo un cons­tan­te ti­ra y aflo­je por un es­pa­cio den­tro de una in­dus­tria que so­lo habla con­si­go mis­ma. «Se tra­ta en gran me­di­da de ver qué es­tán ha­cien­do tus com­pe­ti­do­res… ¿tie­nes in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial? En­ton­ces yo tam­bién ten­go in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. ¿Tie­nes un dron? En­ton­ces yo tam­bién», co­men­tó.

UN CAM­BIO CUL­TU­RAL

«Ha­bía un ele­men­to que ha­bía es­ta­do acu­mu­lán­do­se du­ran­te al­gún tiem­po, un sen­ti­mien­to de que, en al­gu­nos ca­sos, em­pe­za­ba a adop­tar el pa­pel del abo­ga­do del dia­blo», di­jo Po­well so­bre su sa­li­da de Goo­gle (ver re­cua­dro).

Se­ña­ló el ex­tre­mis­mo pro­gre­si­vo de YouTu­be, pro­pie­dad de Goo­gle: la ma­ne­ra en que sus al­go­rit­mos de recomendaciones, ajus­ta­dos pa­ra ma­xi­mi­zar un mo­de­lo de ne­go­cios ba­sa­do en la in­ter­ac­ción, pue­den arrin­co­nar a los usua­rios pa­ra que vean con­te­ni­do ca­da vez más ex­tre­mis­ta; po­drías co­men­zar vien­do a Do­nald Trump pa­ra des­pués to­par­te con que el ser­vi­cio te su­gie­re un vi­deo con vo­ci­fe­ra­cio­nes de su­pre­ma­cis­tas blan­cos.

El de­ba­te al res­pec­to — ¿cuál es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad?— se es­ta­ba in­cre­men­tan­do y no siem­pre sen­tí que ac­tuá­ra­mos «con la in­me­dia­tez su­fi­cien­te», co­men­tó. (Goo­gle ha se­ña­la­do que ha des­ti­na­do re­cur­sos pa­ra so­lu­cio­nar es­te pro­ble­ma.)

La au­to­ra no tie­ne nin­gu­na idea fá­cil ni evi­den­te acer­ca de có­mo abor­dar el pro­ble­ma de la monocultura en el sec­tor tec­no­ló­gi­co. Cree que su li­bro es una con­ver­sa­ción pa­ra em­pe­zar. Sin em­bar­go, cual­quier so­lu­ción in­vo­lu­cra­rá «un cam­bio cul­tu­ral fun­da­men­tal y as­cen­den­te», uno que no va­mos a ver de la no­che a la ma­ña­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.