Re­tos pa­ra li­de­rar

EX­PER­TOS PRE­SEN­TA­RON SU VI­SIÓN EN EL XXII CON­GRE­SO IN­TER­NA­CIO­NAL DE GES­TIÓN HU­MA­NA

El Pais (Uruguay) - El empresario - - Portada -

Las ame­na­zas y opor­tu­ni­da­des que ge­ne­ran la tec­no­lo­gía y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial en el mun­do del tra­ba­jo de la mano de una re­va­lo­ri­za­ción de lo hu­mano, fue­ron al­gu­nos de los te­mas que abor­da­ron las po­nen­cias y ac­ti­vi­da­des del XXII Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Ges­tión Hu­ma­na, que tu­vo lu­gar el jue­ves 18 y vier­nes 19 en el Ho­tel She­ra­ton. Al even­to se acer­ca­ron más de 300 pro­fe­sio­na­les de ges­tión hu­ma­na (ge­ren­tes y di­rec­to­res de esa área así co­mo ge­ren­tes ge­ne­ra­les), y 47 pro­fe­sio­na­les in­vo­lu­cra­dos en la agen­da aca­dé­mi­ca.

Ga­briel Pa­ra­di­so, di­rec­tor de la con­sul­to­ra ar­gen­ti­na Uma­na

En un mun­do la­bo­ral en tran­si­ción, don­de los em­pleos des­apa­re­cen an­te la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, cre­ce la mo­da­li­dad free­lan­ce, la ho­lo­cra­cia, la co­crea­ción y el co­wor­king, ¿qué rol le de­pa­ra al lí­der? «Ya no hay lí­de­res po­de­ro­sos», ad­vir­tió Pa­ra­di­so, quien sin em­bar­go re­sal­tó que «el li­de­raz­go es más ne­ce­sa­rio que nun­ca», pe­ro con ca­rác­ter «adap­ta­ti­vo». Ex­pli­có que an­tes las fun­cio­nes re­que­ri­das pa­ra li­de­rar eran «ges­tio­nar, ne­go­ciar y mo­ti­var», mien­tras que aho­ra es ne­ce­sa­rio «ob­ser­var, diag­nos­ti­car, in­no­var, ex­pe­ri­men­tar y apren­der». Pe­ro el rol de «es­tra­te­ga» no bas­ta y se de­be po­ner el ojo en la cul­tu­ra em­pre­sa­rial, re­sal­tó Pa­ra­di­so, quien ase­gu­ró que «las em­pre­sas que cie­rran hoy que­bra­ron emo­cio­nal­men­te dos años atrás».

Juan Pa­blo Quin­ta­na, ge­ren­te de pre­ven­ta de Raet La­ti­noa­mé­ri­ca

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial se es­tá con­fi­gu­ran­do co­mo un gran alia­do del área de re­cur­sos hu­ma­nos. «Hay un mon­tón de da­tos que dan una vi­sión in­te­gral del em­plea­do. Si lo en­tien­do más, con­si­go más en­ga­ge­ment y, se­gún es­tu­dios, aque­llas em­pre­sas que lo lo­gren tie­nen 2,3 más de in­gre­sos pro­me­dio, los co­la­bo­ra­do­res son un 57% más efec­ti­vos y un 87% me­nos pro­cli­ves a de­jar la com­pa­ñía. Ade­más, con tec­no­lo­gía pre­dic­ti­va se pue­de sa­ber qué per­so­nas tie­nen un ries­go de sa­li­da al­to en un pe­río­do de seis me­ses y es po­si­ble su­ge­rir una ac­ción en­tre au­men­to de suel­do, coaching o una ac­ción pa­ra re­du­cir­le el es­trés», ase­gu­ró.

Al­ber­to Levy, di­rec­tor de Levy Di­ná­mi­ca Em­pre­sa­rial

El ex­per­to en ges­tión hu­ma­na Al­ber­to Levy ce­rró el con­gre­so con un men­sa­je cla­ro: a pe­sar de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos que ame­na­zan los tra­ba­jos, el va­lor de las em­pre­sas es­tá en lo hu­mano. Re­mar­có que el va­lor emo­cio­nal mar­ca la di­fe­ren­cia: «Es lo que ha­rá que las per­so­nas se apro­pien de las em­pre­sas», di­jo, y lla­mó a que se cons­tru­ya «un res­pe­to irres­tric­to por la gen­te». En ese ca­mino, in­di­có que una em­pre­sa es exi­to­sa no so­lo por te­ner una es­tra­te­gia exi­to­sa sino por­que és­ta sea «trans­pa­ren­te pa­ra to­dos». «Los gran­des ob­je­ti­vos y la vi­sión de la em­pre­sa de­ben es­tar com­par­ti­das, di­ri­gi­das y com­pren­di­das por to­dos. Y se de­be ha­cer en el mo­men­to, al ins­tan­te, pa­ra cap­tar­las, por­que la gen­te no es­pe­ra. Cuan­do las per­so­nas en­tran a las em­pre­sas ya es­tán vien­do otras pro­pues­tas, si hay ofer­tas me­jo­res afue­ra».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.