Cre­di­bi­li­dad en ja­que

LA VE­RA­CI­DAD DE LOS DA­TOS QUE DAN FA­CE­BOOK Y GOO­GLE ES­TÁ EN CUES­TIÓN

El Pais (Uruguay) - El empresario - - Portada - ANA LAU­RA PÉ­REZ ape­rez@el­pais.com.uy

Aprin­ci­pios de sep­tiem­bre, Brian Ac­ton —uno de los fun­da­do­res de What­sapp— di­jo en una en­tre­vis­ta con For­bes que se arre­pen­tía de «ha­ber ven­di­do la pri­va­ci­dad» de sus usua­rios a Mark Zuc­ker­berg, CEO y fun­da­dor de Fa­ce­book. Ac­ton se mos­tró preo­cu­pa­do por có­mo Fa­ce­book ma­ne­ja los da­tos pri­va­dos y sem­bró du­das acer­ca de la ve­ra­ci­dad de las pro­me­sas so­bre lo que What­sapp ha­ce y, so­bre to­do, no ha­ce con los da­tos de los 1.500 mi­llo­nes de usua­rios.

Pe­ro el pro­ble­ma de Fa­ce­book, y tam­bién de Goo­gle, no es so­lo que es­tas com­pa­ñías sa­ben de no­so­tros más que no­so­tros mis­mos, sino que ca­da día más du­das se cier­nen so­bre lo que nos di­cen que sa­ben. Es que am­bas em­pre­sas son quie­nes ven­den pu­bli­ci­dad y tam­bién re­por­tan los re­sul­ta­dos que esas ven­tas tie­nen.

En 2016 The Wall Street Jour­nal hi­zo pú­bli­co que Fa­ce­book ha­bía es­ta­do in­flan­do el tiem­po pro­me­dio de vi­sua­li­za­ción de vi­deos de sus anun­cian­tes en­tre 60% y 80%. Pre­sio­na­do por la in­for­ma­ción, Fa­ce­book ad­mi­tió el pro­ble­ma pe­ro di­jo que es­ta­ba pa­san­do «des­de ha­cía apro­xi­ma­da­men­te un mes» y que «se re- pa­ró en cuan­to se des­cu­brió». Es­ta se­ma­na, en el mar­co de un jui­cio ci­vil que va­rios de los anun­cian­tes que se con­si­de­ra­ron da­ña­dos pre­sen­ta­ron, se su­po que hay do­cu­men­tos in­ter­nos que mues­tran que los in­ge­nie­ros de Fa­ce­book sa­bían des­de por lo me­nos un año que se es­ta­ban re­por­tan­do re­sul­ta­dos «abe­rran­tes» en vi­sua­li­za­cio­nes de vi­deo con mé­tri­cas in­fla­das en­tre 150% y 900% y que la em­pre­sa no hi­zo na­da pa­ra cam­biar­lo.

Co­mo con­se­cuen­cia, un gru­po de ac­cio­nis­tas le pi­dió a Zuc­ker­berg que de­je de pre­si­dir el di­rec­to­rio y va­rios CEO de em­pre­sas de me­dios hi­cie­ron re­cla­mos.

DA­TOS ¿PRI­VA­DOS?

Mu­chas ve­ces la con­cen­tra­ción de da­tos en ma­nos de dos de las com­pa­ñías de tec­no­lo­gía más gran­des del mun­do es­tá en­mas­ca­ra­da por una red de em­pre­sas sub­si­dia­rias que, por ejem­plo, re­co­lec­tan da­ta en nues­tros te­lé­fo­nos. Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de Ox­ford y pu­bli­ca­do es­ta se­ma­na en Fi­nan­cial Ti­mes, 88% de las apli­ca­cio­nes de los te­lé­fo­nos An­droid trans­mi­ten da­tos a com­pa­ñías de ter­ce­ros pro­pie­dad de Alp­ha­bet (Goo­gle), mien­tras que 43% lo ha­cen al gru­po Fa­ce­book.

«Es­to es im­por­tan­te pa­ra en­ten­der los pro­ble­mas de mo­no­po­lio de las em­pre­sas que re­co­lec­tan da­tos», ase­gu­ró al Fi­nan­cial Ti­mes Ni­gel Shad­bolt, co­fun­da­dor del Open Da­ta Ins­ti­tu­te que reali­zó la in­ves­ti­ga­ción. Co­mo los da­tos son trans­mi­ti­dos a em­pre­sas del mis­mo gru­po, pue­den ser uni­fi­ca­dos pa­ra crear per­fi­les de­ta­lla­dos. Shad­bolt agre­ga un ejem­plo preo­cu­pan­te: Si te­ne­mos in­for­ma­ción de una app de ci­tas que per­te­ne­ce a la mis­ma com­pa­ñía que los da­tos de una app ban­ca­ria, po­de­mos sa­ber los com­por­ta­mien­tos se­xua­les de los clien­tes de un ban­co.

En esa mis­ma lí­nea es­tu­vo el dis­cur­so de Tim Cook, el mar­tes pa­sa­do en la Con­fe­ren­cia In­ter­na­cio­nal de Pro­tec­ción de Da­tos en Bru­se­las. El CEO de Ap­ple pi­dió una «am­plia ley fe­de­ral de pro­tec­ción de da­tos» y di­jo que la pri­va­ci­dad es «un de­re­cho hu­mano fun­da­men­tal».

Pe­ro si son va­rias las vo­ces que aler­tan so­bre al­gu­nas prác­ti­cas de es­tas dos em­pre­sas, que con­tro­lan ade­más más del 60% de la pu­bli­ci­dad di­gi­tal en el mun­do, pi­dien­do in­clu­so le­yes an­ti­mo­no­po­lio, ¿por qué pa­re­ce no es­tar pa­san­do na­da?

Por va­rias ra­zo­nes. La prin­ci­pal es que Fa­ce­book con­tro­la las re­des so­cia­les más gran­des del mun­do fue­ra de Chi­na. Ins­ta­gram tie­ne 1.000 mi­llo­nes, What­sapp 1.500. Si bien en es­ta úl­ti­ma Fa­ce­book aún no en­con­tró el mo­do de mos­trar pu­bli­ci­dad, va­rios es­pe­cia­lis­tas di­cen que em­pe­zó a ex­plo­rar ca­mi­nos de mo­ne­ti­za­ción.

Aun­que tí­mi­dos, Eu­ro­pa es­tá li­de­ran­do los es­fuer­zos pa­ra po­ner al­gún lí­mi­te pe­ro so­lo pa­re­ce apun­tar a Goo­gle. A las re­des aún no les ha pa­sa­do na­da. Mu­chos ase­gu­ran que la ra­zón es que se ha­ce di­fí­cil ar­gu­men­tar que hay da­ño al con­su­mi­dor si el ser­vi­cio es gra­tui­to. Pe­ro tal vez la cues­tión sea jus­ta­men­te esa, ¿es gra­tui­to o es­ta­mos pa­gan­do con da­tos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.