Ga­nar di­ne­ro y cam­biar el mun­do

EL CREA­DOR DEL «BAN­CO PA­RA PO­BRES» RE­FLE­XIO­NA SO­BRE LAS EM­PRE­SAS SO­CIA­LES

El Pais (Uruguay) - El empresario - - Portada - SIL­VIA STANG

Mi­rar al otro. Ha­cer ne­go­cios y ge­ne­rar in­gre­sos, sí, pe­ro sin de­jar de mi­rar al otro y de sen­tir­se in­ter­pe­la­do por su reali­dad. In­cor­po­rar la em­pa­tía a la eco­no­mía. Im­pul­sor de las mi­cro­fi­nan­zas y de los ne­go­cios so­cia­les, re­co­no­ci­do en 2006 jun­to con su crea­ción (el Gra­meen Bank) con el Pre­mio No­bel de la Paz por sus ac­cio­nes con­tra la po­bre­za, Muham­mad Yu­nus di­ce que el sis­te­ma do­mi­nan­te par­te de un «error fun­da­men­tal» en su for­ma de ver al ser hu­mano. «El ca­pi­ta­lis­mo in­ter­pre­tó al ser hu­mano co­mo un ser mo­ti­va­do por su in­te­rés egoís­ta», afir­ma en una en­tre­vis­ta ex­clu­si­va es­te eco­no­mis­ta, ban­que­ro, em­pren­de­dor y lí­der so­cial na­ci­do en Ban­gla­desh ha­ce 78 años.

Yu­nus, a quien se le atri­bu­ye ser el crea­dor del mi­cro­cré­di­to (ver re­cua­dro), re­si­de en la ciu­dad de Dha­ka y vi­si­tó Bue­nos Ai­res en el ini­cio de los Jue­gos Olím­pi­cos de la Ju­ven­tud, pa­ra fir­mar un con­ve­nio con el Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal ten­dien­te a pro­mo­ver el es­pí­ri­tu em­pren­de­dor de los atle­tas. El acuer­do es­tá en lí­nea con su con­vic­ción de que uno de los pro­ble­mas cen­tra­les que lle­va a mu­chas per­so­nas a no desa­rro­llar­se es que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo se cen­tra en ge­ne­rar «bus­ca­do­res de em­pleo», sin mos­trar la op­ción por la au­to­no­mía. —Hay mo­vi­mien­tos que se orien­tan a lo sus­ten­ta­ble y a la con­cien­cia so­cial, pe­ro al mis­mo tiem­po tam­bién avan­zan com­pa­ñías que, prin­ci­pal­men­te a tra­vés de nue­vas tec­no­lo­gías, lle­van a una ma­yor con­cen­tra­ción de la ri­que­za. ¿Ve al­gu­na ten­den­cia de ha­cia dón­de va en de­fi­ni­ti­va la eco­no­mía en el mun­do? —La eco­no­mía ca­pi­ta­lis­ta si­gue igual; es bá­si­ca­men­te un mo­tor que chu­pa re­cur­sos des­de aba­jo y la em­pu­ja ha­cia arri­ba. Eso no pue­de cam­biar­se si no cam­bia el sis­te­ma mis­mo. To­da la ri­que­za del mun­do se con­cen­tra ca­da vez en me­nos ma­nos y la ve­lo­ci­dad a lo que es­to su­ce­de se ace­le­ra ca­da vez más. No im­por­ta lo que uno di­ga so­bre la eco­no­mía so­cial: a me­nos que cam­bie­mos ese flu­jo de la ri­que­za, na­da cam­bia­rá. Cuan­do se ha­bla de eco­no­mía so­cial es ver qué se ha­ce por la gen­te que que­da mar­gi­na­da. —Si la ne­ce­si­dad es el cam­bio de fon­do del sis­te­ma, ¿qué rol de­be­rían te­ner los es­ta­dos? —Los go­bier­nos no pue­den ha­cer na­da; son tem­po­ra­rios. El cam­bio pa­sa por el mar­co teó­ri­co, por lo in­te­lec­tual. Las uni­ver­si­da­des pue­den ha­cer el cam­bio; los aca­dé­mi­cos cons­tru­ye­ron el mo­tor y ten­drían que ha­cer que fun­cio­ne en el sen­ti­do con­tra­rio y que la ri­que­za se dis­tri­bu­ya en­tre la gen­te. Las re­gu­la­cio­nes pue­den ha­cer que los ri­cos que re­ci­ben 99 de ca­da 100 re­ci­ban 98... So­lo eso. —¿Có­mo se cons­tru­ye en la prác­ti­ca un ne­go­cio so­cial? —Pri­me­ro, hay que iden­ti­fi­car las fa­llas del sis­te­ma. El error fun­da­men­tal en el mo­tor que cons­trui­mos es la in­ter­pre­ta­ción del ser hu­mano. Quién es el ser hu­mano, qué quie­re. El sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta in­ter­pre­tó al ser hu­mano co­mo al­guien mo­ti­va­do por su in­te­rés egoís­ta. Su­po­ne que us­ted, yo, to­dos so­mos egoís­tas. Y lo que ha­ce­mos con la eco­no­mía es bus­car sa­tis­fa­cer nues­tro in­te­rés egoís­ta. Eso se tra­du­ce en la bús­que­da de ma­xi­mi­zar ga­nan­cias. Lo que no­so­tros de­ci­mos es que el ser hu­mano no so­lo tie­ne que ver con el egoís­mo; ese es so­lo un ni­vel. Y exis­te tam­bién el al­truis­mo. Los se­res hu­ma­nos so­mos egoís­tas y al­truis­tas, y si uno in­cor­po­ra eso, cam­bia el mo­tor. En el ne­go­cio so­cial el in­te­rés es re­sol­ver pro­ble­mas. To­dos te­ne­mos en nues­tro in­te­rior el ser egoís­ta y el ser al­truis­ta. Ver eso no es for­zar a na­die; es el sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta el que fuer­za a la gen­te a ol­vi­dar su al­truis­mo. Uno lo en­cie­rra, no lo sa­ca a la luz. ¿Qué ha­go con mi al­truis­mo? La teo­ría ca­pi­ta­lis­ta di­ce: ha­ga ca­ri­dad, no in­ter­fie­ra con los ne­go­cios. Y da­mos di­ne­ro, pe­ro eso no re­suel­ve mu­cho, por­que se man­tie­ne la má­qui­na que chu­pa la ri­que­za ha­cia la ci­ma. —Es­cri­bió el li­bro Un mun­do

de tres ce­ros (ce­ro po­bre­za, ce­ro des­em­pleo, ce­ro emi­sión ne­ta de car­bono). ¿Có­mo pro­po­ne lle­gar a esas me­tas? —Pro­pon­go que em­pe­ce­mos a ana­li­zar las fa­llas del sis­te­ma. El ca­pi­ta­lis­mo su­po­ne que to­dos te­ne­mos que bus­car un em­pleo. Eso es, otra vez, una ma­la in­ter­pre­ta­ción del ser hu­mano. Los se­res hu­ma­nos no son bus­ca­do­res de em­pleo; son bá­si­ca­men­te em­pren­de­do­res. Pe­ro

an­da­mos pre­sen­tan­do so­li­ci­tu­des de em­pleo y no pen­san­do co­mo em­pren­de­do­res. Y los po­lí­ti­cos pro­me­ten que crea­rán em­pleos. De­be­ría­mos ac­tuar de otra ma­ne­ra: en las es­cue­las de­be­rían en­se­ñar que, al cre­cer, hay dos op­cio­nes: ser em­pren­de­dor o bus­ca­dor de em­pleo. En Ban­gla­desh crea­mos pa­ra los jó­ve­nes de­socu­pa­dos un fon­do de ca­pi­tal de ries­go pa­ra em­pre­sas so­cia­les. Y les pe­di­mos que trai­gan ideas de ne­go­cios pa­ra in­ver­tir en ellos. —¿Con qué re­cur­sos?

—Te­nía­mos al­go de di­ne­ro, ga­nan­cias de una com­pa­ñía que pu­si­mos en ese fon­do de ca­pi­tal de ries­go. Pe­ro otros pue­den ha­cer­lo: los go­bier­nos pue­den ha­cer­lo. Mu­chos paí­ses dan sub­si­dios pa­ra el bie­nes­tar so­cial. Es­ta­mos de­socu­pa­dos y en­ton­ces el Es­ta­do nos pa­ga. ¿Por qué no usan ese di­ne­ro pa­ra crear las con­di­cio­nes pa­ra fun­dar una em­pre­sa? Hay que orien­tar a las ins­ti­tu­cio­nes, los ban­cos, a que pres­ten di­ne­ro a los jó­ve­nes que quie­ren crear sus em­pren­di­mien­tos. El sis­te­ma fi­nan­cie­ro es otro mo­ti­vo de la con­cen­tra­ción de la ri­que­za; fun­cio­na de tal mo­do que cuan­to más di­ne­ro tie­ne al­guien, más le dan. Y de­be­ría ser al re­vés. Ne­ce­si­ta­mos ban­cos pa­ra los po­bres, y por eso apa­re­ció el mi­cro­cré­di­to. —Con su ex­pe­rien­cia de más de 40 años, ¿qué efec­tos con­cre­tos eva­lúa que tie­nen las mi­cro­fi­nan­zas so­bre la po­bre­za y la in­di­gen­cia? —Si us­ted ne­ce­si­ta di­ne­ro y an­tes iba al usu­re­ro; yo le doy el di­ne­ro mu­cho más ba­ra­to y us­ted lo to­ma. Así, us­ted tie­ne un ne­go­cio. He vis­to cam­biar com­ple­ta­men­te la vi­da de per­so­nas. El ban­co Gra­meen tie­ne 42 años y su­ma 9 mi­llo­nes de pres­ta­ta­rios. Al prin­ci­pio, las per­so­nas sue­len pe­dir US$ 20, US$ 30; año tras año la ci­fra cre­ce. Aho­ra hay quie­nes pi­den US$ 5.000, US$ 10.000... Al­go de­be ha­ber su­ce­di­do con esas per­so­nas. Yo lo veo to­dos los días. Y quien to­ma pres­ta­do tie­ne que te­ner una cuen­ta de aho­rro. El año pa­sa­do lle­gó a ha­ber al­re­de­dor de US$ 3.000 mi­llo­nes en aho­rros. Pa­ra las mu­je­res, to­do cam­bió com­ple­ta­men­te. En Ban­gla­desh, ellas so­lían es­tar siem­pre den­tro de sus ca­sas y aho­ra son muy abier­tas, muy se­gu­ras y tie­nen di­ne­ro en su cuen­ta. Si al­guien di­ce que no pa­sa na­da, no es­tá mi­ran­do el mi­cro­cré­di­to, es­tá mi­ran­do pa­ra otro la­do. —La me­ta de los tres ce­ros, ¿es cum­pli­ble, o el mun­do siem­pre se­rá una dua­li­dad en­tre la eco­no­mía so­cial y la eco­no­mía ca­pi­ta­lis­ta co­mo la co­no­ce­mos? —La eco­no­mía cam­bia si yo cam­bio y si us­ted cam­bia. Cam­bia si cam­bia la men­ta­li­dad. Nues­tra men­te es mol­dea­da en las uni­ver­si­da­des, en las es­cue­las y en las fa­mi­lias. Hay que de­cir­les a nues­tros hi­jos que hay ne­go­cios pa­ra ga­nar di­ne­ro y ne­go­cios pa­ra cam­biar el mun­do. Si se cam­bia el mar­co del pen­sa­mien­to, el mun­do po­drá cam­biar. —Hay em­pren­di­mien­tos y gran­des em­pre­sas que hoy se mues­tran en­fo­ca­dos a lo so­cial y am­bien­tal. ¿Con­fía en esa ten­den­cia, en ese mo­vi­mien­to? —Hay una acep­ta­ción gra­dual de los ne­go­cios so­cia­les. En mu­chas uni­ver­si­da­des se crean cen­tros de ne­go­cios so­cia­les que en­se­ñan que si se si­gue el ca­mino vie­jo, se ter­mi­na en el vie­jo des­tino. El mun­do ca­pi­ta­lis­ta nos pu­so an­te­ojos con el signo del dó­lar y por eso nos vol­vi­mos gen­te con ava­ri­cia. Al crear em­pre­sas so­cia­les da­mos an­te­ojos con len­tes bi­fo­ca­les: es­tá el signo del dó­lar y el del ser hu­mano. Us­ted de­ci­de con cuál ver más y con cuál ver me­nos. Hay 64 uni­ver­si­da­des en el mun­do que crea­ron cen­tros de ne­go­cios so­cia­les, y es­tán las cor­po­ra­cio­nes, las em­pre­sas que crean ne­go­cios so­cia­les. Eso es im­por­tan­te.

«Hay ne­go­cios pa­ra ga­nar di­ne­ro y otros pa­ra cam­biar el mun­do»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.