La ecua­ción ga­na­do­ra que se ocul­ta en la ges­tión de ac­ti­vos

PER­MI­TE AHO­RRAR HAS­TA 15% DEL CI­CLO DE VI­DA DE UN EQUI­PO

El Pais (Uruguay) - El empresario - - Empresas - DIE­GO FE­RREI­RA dfe­rrei­ra@el­pais.com.uy

La ges­tión de los ac­ti­vos en las em­pre­sas, su man­te­ni­mien­to y con­fia­bi­li­dad no son las áreas de la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial que acaparen más re­flec­to­res. «Es co­mo en la Fór­mu­la 1, el que sa­le en la fo­to es (Le­wis) Ha­mil­ton, no los mecánicos», com­pa­ró con hu­mor San­tia­go So­tu­yo. Pe­ro am­bas fun­cio­nes, ex­pli­có ya en se­rio, com­par­ten una de­ci­si­va im­por­tan­cia en el ca­mino ha­cia el má­xi­mo ren­di­mien­to.

So­tu­yo es in­ge­nie­ro in­dus­trial y pre­si­den­te de Uru­man, la So­cie­dad Uru­gua­ya de Man­te­ni­mien­to, Ges­tión de Ac­ti­vos y Con­fia­bi­li­dad. Es­ta or­ga­ni­za­ción se en­cuen­tra en los pre­pa­ra­ti­vos del 14° Con­gre­so Uru­gua­yo de Man­te­ni­mien­to, Ges­tión de Ac­ti­vos y Con­fia­bi­li­dad, que se­rá del 5 al 9 de no­viem­bre en el La­tu.

So­bre la te­má­ti­ca, So­tu­yo ar­gu­men­ta que te­ner bue­nas prác­ti­cas y apli­car téc­ni­cas de man­te­ni­mien­to y con­fia­bi­li­dad de los ac­ti­vos des­de las eta­pas tem­pra­nas de un pro­yec­to em­pre­sa­rial, tie­ne un ré­di­to eco­nó­mi­co pa­ra la com­pa­ñía. Se­gún es­ti­mó, es­to pue­de ge­ne­rar aho­rros de has­ta el 10% o 15% del ci­clo vi­tal de una má­qui­na, es de­cir, «de to­do lo que vas a gas­tar en ese equi­po» a lo lar­go de su fun­cio­na­mien­to.

Si bien los nú­me­ros cam­bian en fun­ción del por­te de la em­pre­sa, la ló­gi­ca de aho­rro se man­tie­ne cuan­do ese abor­da­je se apli­ca en fir­mas más pe­que­ñas, ase­gu­ró.

Al ana­li­zar el mer­ca­do, So-

tu­yo afir­mó que en Uru­guay es muy po­co fre­cuen­te que las em­pre­sas adop­ten ese en­fo­que des­de el co­mien­zo del pro­yec­to. Por el con­tra­rio, se abo­can a es­tos te­mas cuan­do la fá­bri­ca, por ejem­plo, ya es­tá en mar­cha.

En un vis­ta­zo ge­ne­ral, la ma­yo­ría de las em­pre­sas uru­gua­yas se ubi­can en los cuar­ti­les tres y cua­tro en la es­ca­la de «ma­du­rez de con­fia­bi­li­dad» de sus ac­ti­vos, eva­luó So­tu­yo. Esos per­fi­les se ca­rac­te­ri­zan por rea­li­zar ma­yor­men­te ta­reas reac­ti­vas y al­gu­nas proac­ti­vas (pre­ven­ti­vas, pre­dic­ti­vas, re­pa­ra­cio­nes pla­nea­das y me­jo­ras). En ese mar­co, el re­sul­ta­do no siem­pre es el más efec­ti­vo por­que «mu­chas de las de­ci­sio­nes que lle­van a esas es­tra­te­gias son y no ba­sa­das en da­tos cuan­ti­ta­ti­vos. Y ade­más no siem­pre las me­jo­res prác­ti­cas de con­fia­bi­li­dad son to­das rea­li­za­das co­rrec­ta­men­te y de for­ma ali­nea­da en­tre sí», am­plió.

Sin em­bar­go, el es­ce­na­rio re­ve­la un avan­ce; So­tu­yo re­cor­dó que en los años 90 cuan­do era pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio en­car­gó un es­tu­dio de cam­po a sus alum­nos que arro­jó que ca­si el 100% de las em­pre­sas (re­le­va­das) tra­ba­ja­ba bá­si­ca­men­te en la ges­tión de los ac­ti­vos an­te la ro­tu­ra de su equi­pa­mien­to.

«Del man­te­ni­mien­to y la con­fia­bi­li­dad na­die se acuer­da cuan­do to­do va bien», ra­zo­nó el ex­per­to, quien des­ta­có que la pro­por­ción en­tre «lo que cues­ta ha­cer al­go co­rrec­ti­va­men­te res­pec­to a ha­cer­lo de ma­ne­ra pre­ven­ti­va es de tres a uno».

So­tu­yo afir­mó que exis­ten már­ge­nes de me­jo­ra en las dis­tin­tas fa­ses de la ges­tión de ac­ti­vos. En la eta­pa de ope­ra­ción y man­te­ni­mien­to, por ejem­plo, es po­si­ble a tra­vés de bue­nas prác­ti­cas evi­tar pro­ble­mas co­mo la de­ten­ción for­zo­sa de la pro­duc­ción de un equi­po por­que sus pie­zas no fue­ron mon­ta­das ade­cua­da­men­te, lo que lle­va a una me­nor du­ra­ción de esos en­gra­na­jes y even­tual­men­te a fa­llas de fun­cio­na­mien­to.

Es­tos efec­tos pue­den tras­la­dar­se no so­lo a la eco­no­mía de la em­pre­sa sino que ade­más pue­den ge­ne­rar ries­gos a ni­vel am­bien­tal o in­clu­so de vi­da.

Por eso, So­tu­yo ubi­có la con­fia­bi­li­dad de los ac­ti­vos co­mo un pi­lar pa­ra la competitividad de las em­pre­sas. «Es lo que ga­ran­ti­za que vas a ser pro­duc­ti­vo, de ca­li­dad, se­gu­ro y am­bien­tal­men­te co­rrec­to, to­dos los días de tu vi­da», fi­na­li­zó.

«Los co­rrec­ti­vos

cues­tan tres ve­ces más que apli­car pre­ven­ti­vos»

So­tu­yo. «Del man­te­ni­mien­to na­die se acuer­da cuan­do to­do va bien», sen­ten­ció.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.