ÁL­VA­RO SCARPELLI «EL PRO­FE­SIO­NAL DEL FU­TU­RO TEN­DRÁ QUE REAPREN­DER SIN PRECONCEPTOS»

SO­CIO DI­REC­TOR DE KPMG

El Pais (Uruguay) - El empresario - - Portada - MARCELA DOBAL mdo­[email protected]­pais.com.uy

Tie­ne 20 años de ex­pe­rien­cia co­mo so­cio, ¿ima­gi­na­ba su ca­rre­ra en la fir­ma cuan­do in­gre­só en 1986? Fue mi pri­mer tra­ba­jo, in­gre­sé a KPMG sien­do es­tu­dian­te. La fir­ma te for­ma des­de los co­mien­zos y fue un pro­ce­so en que cum­plí con to­das las eta­pas que se pre­vén, en un es­ca­la­fón que tie­ne co­mo 13 car­gos en los cua­les uno va as­cen­dien­do. En 1998 tu­ve el ho­nor de ser ele­gi­do co­mo so­cio. He te­ni­do la suer­te de li­de­rar va­rias áreas de la fir­ma. Es­tu­ve a car­go de la par­te de ban­ca y fi­nan­zas, he si­do so­cio de au­di­to­ría, de ries­go y cum­pli­mien­to. Los úl­ti­mos nue­ve años fui so­cio di­rec­tor ad­jun­to, sien­do Ma­rio Ame­lot­ti el so­cio di­rec­tor. Cuan­do en­tré, lo que sa­bía por con­se­jo de mi pa­dre es que era un ex­ce­len­te lu­gar pa­ra apren­der. No te­nía tan cla­ro si iba a ha­cer ca­rre­ra aquí. Tu­ve opor­tu­ni­da­des de ir­me, pe­ro me gus­tó lo que en­con­tré en KPMG. Se fue­ron acom­pa­san­do mis tiem­pos de desa­rro­llo con las opor­tu­ni­da­des que me dio la em­pre­sa y siem­pre hi­ce un aná­li­sis que cons­ta­ba de tres as­pec­tos: be­ne­fi­cios, se­gu­ri­dad y desa­rro­llo. Cuan­do com­pa­ra­ba KPMG con el mer­ca­do lo que en­con­tra­ba era muy va­lio­so. ¿Có­mo se pre­pa­ró pa­ra la su­ce­sión de Ma­rio Ame­lot­ti? Los úl­ti­mos nue­ve años yo era di­rec­tor ad­jun­to. Ma­rio me dio mu­cha par­ti­ci­pa­ción en mu­chas de­ci­sio­nes, en­ton­ces ha ocu­rri­do de for­ma na­tu­ral. En la fir­ma los so­cios es­ta­mos muy in­vo­lu­cra­dos en to­das las de­ci­sio­nes en ge­ne­ral. Com­par­to lo que se ha he­cho, ha si­do un pe­río­do muy exi­to­so. Sim­ple­men­te, los tiem­pos cam­bian y na­tu­ral­men­te ha­brá co­sas que ag­gior­nar, ajus­tar y pro­fun­di­zar, co­mo lo hu­bie­ra he­cho él si hu­bie­ra con­ti­nua-

do. Pro­ba­ble­men­te los pró­xi­mos cin­co años nos van a traer a KPMG y al mer­ca­do mu­chos más cam­bios que los que ocu­rrie­ron en los an­te­rio­res 15 o 20, pro­duc­to de la trans­for­ma­ción di­gi­tal. An­te la cre­cien­te dis­rup­ción tec­no­ló­gi­ca, los pro­fe­sio­na­les de­ben de­jar ta­reas más ru­ti­na­rias pa­ra de­di­car­se a otras de ma­yor va­lor agre­ga­do. ¿Có­mo lo ha­cen en KPMG? Es di­fí­cil lle­gar al ni­vel de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial don­de la to­ta­li­dad del aná­li­sis pue­da ser he­cho por má­qui­nas, al me­nos por aho­ra. En ese con­tex­to, en ca­da una de es­tas lí­neas de ne­go­cio es­ta­mos in­cor­po­ran­do tec­no­lo­gía que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo que nues­tros clien­tes se be­ne­fi­cien de un ser­vi­cio de cla­se mun­dial. En el área de con­sul­to­ría la for­ma de eje­cu­tar­la se­gu­ra­men­te sea más dis­rup­ti­va, pa­se más por el es­ta­ble­ci­mien­to de alian­zas, la in­cor­po­ra­ción de gen­te con ha­bi­li­da­des dis­tin­tas a las tra­di­cio­na­les y equi­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­rios. ¿A qué per­fi­les se re­fie­re?

A gen­te que en el pa­sa­do no so­lía­mos te­ner en los equi­pos, co­mo ma­te­má­ti­cos, es­pe­cia­lis­tas en di­se­ño o en re­gre­sio­nes, gen­te que apor­te una vi­sión crea­ti­va dis­rup­ti­va, es­to es, que ten­ga la ca­pa­ci­dad de tra­ba­jar sin preconceptos pa­ra abor­dar un pro­ble­ma. Es­ta­mos en ese pro­ce­so. Con­ta­mos con el apo­yo de nues­tra red in­ter­na­cio­nal en cuan­to a las me­jo­res for­mas de di­rec­cio­nar­lo, pe­ro es­ta­mos en ese pro­ce­so de con­tra­ta­cio­nes. Es do­cen­te ha­ce mu­chos años, ¿có­mo eva­lúa la for­ma­ción de los pro­fe­sio­na­les en ge­ne­ral?, ¿es­tá ag­gior­na­da a los nue­vos tiem­pos? Creo que ha ido cam­bian­do. La pre­gun­ta es si lo hi­zo a la ve­lo­ci­dad que el me­dio re­quie­re. Lo que se ve es que hay al­gu­nas ha­bi­li­da­des que va a te­ner que te­ner el pro­fe­sio­nal del fu­tu­ro y se va a po­ner én­fa­sis en otros as­pec­tos que an­tes no eran tan re­le­van­tes. Pon­go co­mo ejem­plo uno: la crea­ti­vi­dad. Se­rá ca­da vez un fac­tor más im­por­tan­te, aún en nues­tra pro­fe­sión (con­ta­dor pú­bli­co). El pro­fe­sio­nal del fu­tu­ro ten­drá que te­ner la ca­pa­ci­dad de reapren­der sin preconceptos e in­te­grar dis­tin­tas dis­ci­pli­nas. Y eso no es fá­cil. En con­tra­par­ti­da, hay un mon­tón de as­pec­tos que so­lían ocu­par nues­tra me­mo­ria que no va a ser tan ne­ce­sa­rios te­ner­los allí sino sa­ber­los usar cuan­do lle­gue el mo­men­to. El mun­do ha­cia el que va­mos va a con­tar con más in­for­ma­ción, tec­no­lo­gía y ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer, pe­ro eso va a re­que­rir una men­te abier­ta y con ca­pa­ci­dad pa­ra apren­der. El sa­ber coor­di­nar co­sas dis­tin­tas, no caer en un pre­con­cep­to don­de vos ata­cás un pro­ble­ma des­de lo que sa­bés o te­nés pa­ra ven­der, sino ata­car­lo des­de don­de el clien­te o el usua­rio ne­ce­si­ta, con apertura de men­te o de cri­te­rio. Pa­ra con­tri­buir a la in­no­va­ción, KPMG lan­zó ha­ce po­co una pla­ta­for­ma que une em­pre­sas, star­tups e in­ver­so­res. ¿Cuál es su en­fo­que? Lo que pro­cu­ra­mos ha­cer con eso es con­tri­buir a desa­rro­llar un eco­sis­te­ma que fun­cio­ne, que se desa­rro­lle y ge­ne­re in­ter­ac­ción y es un con­cep­to dis­tin­to al tra­di­cio­nal por­que el ac­ce­so a esa ba­se es gra­tui­to. Es­to tie­ne que ver con que par­ti­ci­pa­mos de una par­te del eco­sis­te­ma que es más am­plio y lo que te­ne­mos que ha­cer es con­tri­buir a que se desa­rro­lle y crez­ca, por­que eso nos va a be­ne­fi­ciar a to­dos. Lo desa­rro­lla­mos pa­ra Uru­guay, pe­ro hay otras prác­ti­cas in­ter­na­cio­na­les de KPMG que lo tie­nen en otros la­dos y fun­cio­na. KPMG fue en Uru­guay la pri­me­ra con­sul­to­ra en acep­tar

«El pro­fe­sio­nal

ten­drá que reapren­der sin preconceptos»

«Es­ta­mos

su­man­do gen­te con ha­bi­li­da­des no tra­di­cio­na­les»

bit­coins pa­ra el pa­go de ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les. ¿Han no­ta­do que los clien­tes pa­gan con esa di­vi­sa? Fue una co­sa muy pun­tual que en al­gún mo­men­to se plan­teó y es­tu­vi­mos abier­tos a acep­tar­lo, pe­ro no es lo ha­bi­tual. So­bre eso hay dis­tin­tas bi­blio­te­cas y no es un te­ma de mi es­pe­cia­li­dad, pe­ro es­tu­vi­mos dis­pues­tos a acep­tar­lo. De­trás del bit­coin es­tá el block­chain, uno de los gran­des mo­to­res de la Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial. ¿Có­mo lo es­tán abor­dan­do los em­pre­sa­rios uru­gua­yos? Sin du­da hay preo­cu­pa­cio­nes con es­tos te­mas. Block­chain brin­da una se­rie de se­gu­ri­da­des y ca­pa­ci­da­des de desa­rro­llo que an­tes no exis­tían con otras tec­no­lo­gías, pe­ro es dis­cu­ti­ble có­mo se ate­rri­za­rá es­to en dis­tin­tos ne­go­cios, co­mo por ejem­plo en la ban­ca. Hay to­da una gran dis­cu­sión de has­ta dón­de es­to va a cam­biar el mo­de­lo o no. Ob­via­men­te, si uno mi­ra el mun­do con­tra Uru­guay, creo que Uru­guay siem­pre va un po­co más len­to que el mun­do. Lo que pue­de apor­tar nues­tra fir­ma en al­gu­nos ca­sos es la ex­pe­rien­cia de la red a ni­vel in­ter­na­cio­nal y la uti­li­za­ción de he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas o mo­de­los de pres­tar los ser­vi­cios que fun­cio­nan en otros paí­ses, ge­ne­ral­men­te en los mer­ca­dos más desa­rro­lla­dos. ¿Cam­bió la for­ma en que KPMG tra­ba­ja los da­tos a la in­ter­na? Es­ta­mos in­cor­po­ran­do tec­no­lo­gía de cla­se mun­dial en los ser­vi­cios que pres­ta­mos. Eso es la cons­tan­te. Te­ne­mos un área de in­no­va­ción in­ter­na y tam­bién se tra­ba­ja la in­no­va­ción en las tres áreas de ne­go­cio. En EE.UU. y en Bra­sil, por ejem­plo, KPMG desa­rro­lla pro­duc­tos van­guar­dis­tas en el área de la con­sul­to­ría, que tie­nen mu­cho que ver con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, con ro­bo­ti­za­ción, y per­mi­ten lle­gar mu­cho más rá­pi­do a los ob­je­ti­vos que se plan­tean. ¿Qué as­pec­tos con­si­de­ra cla­ve pa­ra el desa­rro­llo de los ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les? Uru­guay tie­ne ven­ta­jas im­por­tan­tes y re­co­no­ci­das, pe­ro tam­bién hay des­ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas so­bre las que tra­ba­jar. Las dos más im­por­tan­tes a mi jui­cio: el cos­to país es ca­da vez más al­to en com­pa­ra­ción con la re­gión y re­sul­ta a ve­ces di­fí­cil en­con­trar su­fi­cien­te per­so­nal ca­li­fi­ca­do pa­ra pro­yec­tos gran­des. Ha­ce po­co es­cu­ché una con­fe­ren­cia del mi­nis­tro de Fi­nan­zas de Sin­ga­pur en una reunión glo­bal de nues­tra fir­ma. Es un país sor­pren­den­te con 700 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de te­rri­to­rio, 5 mi­llo­nes y me­dio de ha­bi­tan­tes y un Pro­duc­to In­terno Bru­to que es más o me­nos sie­te ve­ces el nues­tro. Con la pru­den­cia y hu­mil­dad con que sue­len ha­blar los asiá­ti­cos, ce­rró su di­ser­ta­ción con un so­lo con­se­jo: «no gas­ten po­co en edu­ca­ción de ca­li­dad, pues es la ba­se de cual­quier desa­rro­llo». Los mo­de­los de ne­go­cios es­tán cam­bian­do, ¿có­mo ve la nor­ma­ti­va ac­tual pa­ra for­mar em­pre­sas en Uru­guay? No soy ex­per­to en esos te­mas… lo que sí ten­go cla­ro es que bue­na par­te del desa­rro­llo del país pa­sa por cap­tar in­ver­sión ex­tran­je­ra y lo­cal. Hay que fa­ci­li­tar esos pro­ce­sos. En al­gu­nos in­di­ca­do­res que mi­den es­te ti­po de as­pec­tos, se­gún ten­go en­ten­di­do, Uru­guay no es de los lu­ga­res más sim­ples pa­ra ha­cer­lo pe­ro, si se com­pa­ra con la re­gión, el país sa­le bas­tan­te bien pa­ra­do. De­pen­de de con quién te quie­ras com­pa­rar, pe­ro fren­te a los paí­ses eu­ro­peos y asiá­ti­cos hay mu­cho pa­ra tra­ba­jar en sim­pli­fi­car pro­ce­sos pa­ra ra­di­car in­ver­sio­nes en el país. Jus­to leía ha­ce unos días en la pren­sa que es­tu­vo la mi­nis­tra de Co­mer­cio e In­dus­tria de Pa­ra­guay ex­pli­can­do que la in­ver­sión uru­gua­ya en Pa­ra­guay es de las más sig­ni­fi­ca­ti­vas y que hay US$ 200 mi­llo­nes in­ver­ti­dos por uru­gua­yos allá; ha­bría que pre­gun­tar­se por qué.

«In­cor­po­ra­mos

tec­no­lo­gía de cla­se mun­dial en nues­tros ser­vi­cios»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.