«En una fir­ma, los so­cios no se pue­den eter­ni­zar en los car­gos»

Ba­ker Tilly se re­nue­va y apun­ta a ser una de las cin­co ma­yo­res con­sul­to­ras del mun­do

El Pais (Uruguay) - El empresario - - En Acción -

Ha­ce 30 años, cua­tro con­ta­do­res jó­ve­nes se aso­cia­ron y crea­ron un es­tu­dio ju­rí­di­co con­ta­ble an­te las cons­tan­tes con­sul­tas que re­ci­bían de clien­tes ex­tran­je­ros so­bre negocios en Uru­guay. Hoy esa fir­ma tie­ne 80 em­plea­dos, in­te­gra una red de ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les con pre­sen­cia en 147 paí­ses, y uno de esos fun­da­do­res es­tá al fren­te del ne­go­cio en la re­gión de una con­sul­to­ra de es­ca­la mun­dial.

La his­to­ria tra­ta de la fi­lial lo­cal de Ba­ker Tilly y de Gon­za­lo Hor­de­ña­na, un contador uru­gua­yo que ocupa el car­go de chair­man re­gio­nal para Amé­ri­ca La­ti­na de la fir­ma in­ter­na­cio­nal. A su car­go tie­ne 17 paí­ses, cerca de 2.000 per­so­nas y la res­pon­sa­bi­li­dad de li­de­rar en la re­gión la eta­pa 3.0 de Ba­ker Tilly.

Tras co­men­zar tam­bién en 1988 sus ope­ra­cio­nes glo­ba­les y te­ner el cen­tro de con­trol ini­cial­men­te en Nueva York, en 2001 con el cam­bio de nom­bre y el tras­la­do de su se­de a Lon­dres es que Ba­ker Tilly co­men­zó a po­si­cio­nar­se co­mo una red de ser­vi­cios con­ta­bles, au­di­to­ría, im­pues­tos y ser­vi­cios le­ga­les de re­le­van­cia en el mun­do. En la ac­tua­li­dad tie­ne 38.000 per­so­nas tra­ba­jan­do en las dis­tin­tas fi­lia­les lo­ca­les y el ob­je­ti­vo es po­si­cio­nar­se en­tre las cin­co ma­yo­res con­sul­to­ras del mun­do.

En ese con­tex­to, lan­zó de for­ma si­mul­tá­nea en to­dos los paí­ses un nue­vo lo­go «que ape­la a lo nue­vo y mi­ra al fu­tu­ro», cuen­ta Hor­de­ña­na, jun­to con la de­ci­sión de eli­mi­nar de la de­no­mi­na­ción de las fi­lia­les el lu­gar geo­grá­fi­co, es de­cir que to­das pa­san a de­no­mi­nar­se so­lo con el nom­bre Ba­ker Tilly. «La idea es cam­biar la iden­ti­dad. Si uno ve un au­to­mó­vil de los 80’ se da cuen­ta por el di­se­ño, lo mis­mo si ve uno del 90’ o del 2000. El nue­vo lo­go bus­ca po­si­cio­nar­se en 2018 y ha­cia ade­lan­te», des­ta­ca el di­rec­tor re­gio­nal de Ba­ker Tilly.

El chair­man re­gio­nal ve el re­fresh de la mar­ca co­mo par­te de un pro­ce­so que sin­to­ni­za a la per­fec­ción con el ADN de la or­ga­ni­za­ción. «Las prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti- ca de la red es­tán re­fle­ja­das en la nueva ima­gen: je­rar­qui­za­mos y pri­vi­le­gia­mos las great con­ver­sa­tions y la co­la­bo­ra­ción in­ter-red. Te­ne­mos so­cios y ami­gos con­fia­bles en cual­quier país de la tie­rra que res­pon­den rá­pi­do y con los mis­mos es­tán­da­res de ca­li­dad. Ese es nues­tro di­fe­ren­cial, el fac­tor humano».

RE­CAM­BIO

En la ac­tua­li­dad Hor­de­ña­na se en­cuen­tra en­fo­ca­do en su la­bor co­mo en­car­ga­do de Amé­ri­ca La­ti­na de Ba­ker Tilly, al tiem­po que del tra­ba­jo en la fi­lial lo­cal se encargan los so­cios más jó­ve­nes. Pre­ci­sa­men­te, el rol de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y la su­ce­sión al fren­te de las empresas es un te­ma que lo des­ve­la. «To­dos nos cree­mos in­mor­ta­les, pe­ro en una fir­ma los so­cios no se pue­den eter­ni­zar en los car­gos. Es­tá com­pro­ban­do que si una com­pa­ñía no se va re­no­van­do y los so­cios en­ve­je­cen, la em­pre­sa va en­ve­je­cien­do tam­bién», sos­tie­ne.

Por eso, una de las prio­ri­da­des en su ges­tión co­mo chair­man re­gio­nal se­rá que «to­das las fir­mas ten­gan pla­nes de su­ce­sión ela­bo­ra­dos y apro­ba­dos, don­de los so­cios es­ta­blez­can a qué edad se re­ti­ran y có­mo lo ha­cen». En­tien­de que por la idio­sin­cra­sia la­ti­na es al­go que cues­ta más, pe­ro to­ma de ejem­plo mo­de­los de EE.UU. y Eu­ro­pa don­de los res­pon­sa­bles de una em­pre­sa se re­ti­ran en­tre los 55 y 60 años de edad.

«Si no hay mo­vi­mien­tos den­tro de la fir­ma, los so­cios más jó­ve­nes no es­tán es­ti­mu­la­dos a que­dar­se en la or­ga­ni­za­ción. Y eso no es bueno para una red glo­bal que es­tá en ex­pan­sión co­mo Ba­ker Tilly, que pre­ci­sa de fi­lia­les pu­jan­tes con gente jo­ven y am­bi­cio­sa que quie­ra cre­cer y apos­tar por la mar­ca», sub­ra­ya Hor­de­ña­na.

El mis­mo en­tu­sias­mo que mues­tra hoy al ha­blar de es­tos pla­nes es el que lo im­pul­só ha­ce 30 años y con el que de­fien­de su pro­fe­sión fren­te al avan­ce de la tec­no­lo­gía. «Hoy hay soft­wa­re que re­suel­ve to­da la par­te de con­ta­bi­li­dad, pe­ro la par­te de con­sul­to­ría es dis­tin­to: hay que sen­tar­se, es­cu­char al clien­te, ver sus pro­ble­mas y bus­car la so­lu­ción», con­clu­ye el res­pon­sa­ble re­gio­nal de la fir­ma.

Li­de­raz­go. Gon­za­lo Hor­de­ña­na, chair­man re­gio­nal para Amé­ri­ca La­ti­na de la fir­ma in­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.