DE LAS DRO­GAS AL RUN­NING

El ba­te­ris­ta de Blink 182 di­jo que co­rrer lo hi­zo su­pe­rar un mo­men­to di­fí­cil

El Pais (Uruguay) - Ovacion - - TENIS - LA NA­CIÓN / GDA

Tra­vis Bar­ker, el ba­te­ris­ta de la ban­da es­ta­dou­ni­den­se de punk rock Blink 182 des­de 1998 (con su se­pa­ra­ción en­tre 2005 y 2009), con­tó a la re­vis­ta Run­ner’s World su ex­pe­rien­cia con las dro­gas y có­mo el run­ning lo ayu­dó a cal­mar los fan­tas­mas que lo ator­men­ta­ron des­de que in­gre­só al mun­do del con­su­mo de­sen­fre­na­do de es­tu­pe­fa­cien­tes. En to­do su re­la­to des­ta­có có­mo el he­cho de co­rrer de ma­ne­ra re­gu­lar le per­mi­tió su­pe­rar los mo­men­tos más di­fí­ci­les de su vi­da.

“El día que mi ex mu­jer que­dó em­ba­ra­za­da de nues­tro pri­mer hi­jo, Lan­don, me até las za­pa­ti­llas y co­men­cé a co­rrer. Vol­vi­mos a ca­sa tras ir al con­sul­to­rio del doc­tor y me fui a co­rrer cua­tro mi­llas (seis ki­ló­me­tros)”, con­tó. Y agre­gó: “Nun­ca ha­bía co­rri­do an­tes pe­ro, des­de ese día, tro­té a dia­rio has­ta que mi hi­jo na­ció. Iba a ser res­pon­sa­ble por al­guien, iba a ser ejem­plo. Ese fue el dis­pa­ra­dor pa­ra me­jo­rar mi es­ta­do fí­si­co”.

Pe­ro ha­ce diez años, Bar­ker tu­vo un gra­ve ac­ci­den­te aé­reo en Ca­ro­li­na del Sur en el que mu­rie­ron cua­tro per­so­nas y tam­bién re­sul­tó muy he­ri­do el fa­mo­so DJ de Es­ta­dos Uni­dos Adam Golds­tein, co­no­ci­do co­mo AM.

“Cuan­do su­ce­dió ese co­no­ci­do ac­ci­den­te aé­reo (en 2008), el 65 por cien­to de mi cuer­po se que­mó y ca­si de­ben ampu­tar­me el pie de­re­cho. Los doc­to­res me di­je­ron que po­si­ble­men­te no pu­die­ra co­rrer nun­ca más. Tam­po­co po­dría to­car la ba­te­ría. Des­de ese mo­men­to, vol­ver se con- vir­tió en un desafío per­so­nal pa­ra mí”, co­men­tó. Sin em­bar­go, el ba­te­ris­ta no se dio por ven­ci­do y lu­chó pa­ra vol­ver a sus dos pa­sio­nes. “Una vez que pu­de vol­ver a ca­mi­nar en el hos­pi­tal, so­la­men­te pen­sa­ba en to­car la ba­te­ría y a co­rrer. Seis me­ses más tar­de, es­ta­ba co­rrien­do. Era la se­gun­da opor­tu­ni­dad pa­ra te­ner una vi­da me­jor”, con­ti­nuó su cru­do re­la­to de su­per­vi­ven­cia.

Hoy, si no co­rre to­dos los días di­ce que sien­te mal, que al­go le fal­ta. “Es co­mo si fue­ra una co­mi­da. Lo ne­ce­si­to a dia­rio”, ex­pre­só. Por su trau­má­ti­ca ex­pe­rien­cia aé­rea de 2008 en la re­ci­bió pro­fun­das que­ma­du­ras en su cuer­po no to­ma más avio­nes así ten­ga que ha­cer via­jar en óm­ni­bus du­ran­te 10 o 12 ho­ras. “Cuan­do el cho­fer pa­ra a car­gar naf­ta, pre­gun­to en qué di­rec­ción irá, le pi­do que me re­co­ja cuan­do me vea y sal­go co­rrien­do ha­cia allí”, con­tó.

Ade­más con­tó uno de los lu­ga­res don­de le gus­ta ejer­ci­tar­se an­tes de los con­cier­tos. “Una de las me­jo­res co­sas de es­tar de tour son las es­ca­le­ras de los tea­tros y es­ta­dios. Des­pués de la prue­ba de so­ni­do es­tá to­do tan tran­qui­lo y seis ho­ras más tar­de ha­brá en­tre 20.000 y 30.000 per­so­nas gri­tan­do. Es la cal­ma que an­te­ce­de al hu­ra­cán”, apun­tó.

Y ce­rró: “Es­toy so­brio des­de el ac­ci­den­te de 2008 y des­de ese día re­em­pla­cé mis ma­los há­bi­tos por vi­cios más sa­nos. Amo co­rrer. Me ha­ce sen­tir que pue­do con­quis­tar to­do aque­llo que quie­ra. Nun­ca es­toy can­sa­do y pue­do com­par­tir con mis hi­jos. Se lo de­bo to­do al run­ning”.

Al lí­mi­te

Por el ac­ci­den­te ca­si de­be de­jar de la­do la ba­te­ría y el run­ning.

Vi­cio. Cuan­do su­po que iba a ser pa­dre de­jó las dro­gas y las sus­ti­tu­yó por otro há­bi­to: el de co­rrer. Des­de ahí no pa­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.