DOS MIE­DO

Gon­za­lo Ber­ges­sio y Lu­cas Via­tri pue­den per­fo­rar la red o ser el ges­tor de la ju­ga­da que de­fi­na el clá­si­co. Si los de­fen­sas se duer­men, ellos te li­qui­dan

El Pais (Uruguay) - Ovacion - - CLÁSICO - ED­WARD PI­ÑÓN

Las de­lan­te­ras con­va­le­cien­tes son aque­llas que no me­ten el ti­rón pa­ra lle­var al equi­po ha­cia la in­va­sión del área ri­val. Son esas que se ador­me­cen en los mo­vi­mien­tos y ter­mi­nan sien­do fá­ci­les de re­pe­ler. No pa­sa eso con los dos gran­des del fút­bol uru­gua­yo, al me­nos en la ac­ti­vi­dad lo­cal.

Por más que los ci­clos de efec­ti­vi­dad no sean tan cons­tan­tes o po­de­ro­sos pa­ra los má­xi­mos ex­po­nen­tes del ri­gor ofen­si­vo, po­co im­por­ta el nú­me­ro de con­ver­sio­nes cuan­do hay ama­gue, bue­nos cru­ces y cer­te­za en las pe­lo­tas que se sir­ven a los com­pa­ñe­ros.

Pa­ra ser más cla­ro: que Lu­cas Via­tri y Gon­za­lo Ber­ges­sio no te par­tan el ar­co, en la cuo­ta que se les pue­de de­man­dar por el pues­to que ocu­pan en la can­cha, no es tan exas­pe­ran­te pa­ra el hin­cha por­que su ac­cio­nar es tan ve­ne­no­so co­mo el de la ser­pien­te que en­ca­ja su mor­tal mor­di­da a la víc­ti­ma que se vio in­ti­mi­da­da por su so­la pre­sen­cia.

Y esa le­tal apa­ri­ción es lo que ha po­si­bi­li­ta­do, va­rias ve­ces, que am­bos equi­pos ha­yan sa­bi­do des­pe­jar los ca­mi­nos pa­ra me­ter­se en el ca­lle­jón que te lle­va a la red.

O, aca­so, es­tos dos ata­can­tes ar­gen­ti­nos no asu­mie­ron en va­rios par­ti­dos el ofi­cio de asis­ti­dor —co­mo se le di­ce aho­ra a quien se en­car­ga de ha­bi­li­tar al com­pa­ñe­ro pa­ra de­jar­lo de ca­ra al gol— o el pa­pel de pi­vot pa­ra trans­for­mar­se en el eje del ini­cio de una ju­ga­da que ter­mi­na sien­do de­ter­mi­nan­te en la his­to­ria del par­ti­do. La ima­gen de Via­tri ba­jan­do una pe­lo­ta o la de Ber­ges­sio gi­ran­do pa­ra me­ter un pa­se pre­ci­so de­be apa­re­cer con fa­ci­li­dad en el re­cuer­do de los hin­chas que acom­pa­ña­ron a los gran­des en el desa­rro­llo de es­te Cam­peo­na­to Uru­gua­yo.

No se tra­ta de ca­li­fi­car co­mo ex­cep­cio­nal su pro­duc­ción, pe­ro sí de cla­ve. Na­die pue­de des­co­no­cer que al fut­bo­lis­ta que se le con­ce­de en pro­pie­dad la po­si­ción de due­ño del área ad­ver­sa­ria se le re­cla­ma con­tun­den­cia, de he­cho un 9 sin gol es co­mo ju­gar con un ar­que­ro sin ma­nos. Pe­ro, uno y otro han apa­re­ci­do en la red y tam­bién han asu­mi­do un pa­pel de enor­me tras­cen­den­cia pa­ra la con­quis­ta de va­rios go­les de su equi­po.

Por ejem­plo, a Ber­ges­sio hay que dar­le el jus­to re­co­no­ci­mien­to por el go­la­zo de Se­bas­tián Fer­nán­dez en el úl­ti­mo clá­si­co y a Via­tri ha­bría que ad­ju­di­car­le, en un por­cen­ta­je ele­va­do, va­rias de las con­quis­tas que pu­do con­ver­tir Ga­briel Fer­nán­dez.

Y esa par­ti­ci­pa­ción tie­ne tan­ta fuer­za co­mo el ma­za­zo de­fi­ni­ti­vo que se ter­mi­na apli-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.