La fi­nal que fal­ta­ba en Ma­drid

El Pais (Uruguay) - Ovacion - - COPA LIBERTADORES - JOR­GE ALDEA

La ale­gría y la sor­pre­sa pe­san mu­cho más en­tre la ciu­da­da­nía ma­dri­le­ña por re­ci­bir la fi­nal de las fi­na­les de la Copa en­tre Ri­ver y Bo­ca que la preo­cu­pa­ción por­que los he­chos vio­len­tos de Bue­nos Ai­res pue­dan tras­la­dar­se a las ca­lles de la ca­pi­tal es­pa­ño­la. Ma­drid tie­ne una repu­tada cul­tu­ra fut­bo­le­ra que abra­za la ci­ta que le fal­ta­ba tras fi­na­les de Mun­dia­les, Eu­ro­co­pas y Cham­pions Lea­gue y con la que, por ló­gi­ca, ni se atre­vió a so­ñar.

Eso no quie­re de­cir que no se ha­ble del te­ma de la se­gu­ri­dad. Sin em­bar­go, re­sul­ta di­fí­cil creer que en­tre los 10 mil hin­chas ar­gen­ti­nos que vo­la­rán des­de su país en las pró­xi­mas ho­ras pue­dan co­lar­se de­ma­sia­dos ele­men­tos vio­len­tos. Tam­bién se pien­sa que sus com­pa­trio­tas re­si­den­tes en Es­pa­ña o en cual­quier otro país eu­ro­peo co­no­cen so­bra­da­men­te la vi­gi­lan­cia y las con­se­cuen­cias co­mo pa­ra arries­gar­se a gran­des es­cán­da­los.

En Es­pa­ña la vio­len­cia “ul­tra” aún exis­te, pe­ro se con­si­guió ale­jar de los par­ti­dos. Por eso es di­fí­cil pen­sar que el do­min­go pue­da su­ce­der al­go pe­li­gro­so en­tre hin­chas xe­nei­zes y mi­llo­na­rios den­tro del San­tia­go Ber­na­béu a pe­sar de que lo com­par­ti­rán.

Lo que to­do el mun­do desea es que sea una enor­me fies­ta fut­bo­lís­ti­ca y más Ma­drid, que es­ta temporada es se­de de la fi­nal de la Cham­pions Lea­gue en el Wan­da Me­tro­po­li­tano y de for­ma ines­pe­ra­da se ha en­con­tra­do un ma­ra­vi­llo­so an­ti­ci­po na­vi­de­ño que es­pe­ra dis­fru­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.