To­dos ya vi­ven la fi­nal MA­DRID PAL­PI­TA

Una ciu­dad en­tre la re­ven­ta y el ope­ra­ti­vo de se­gu­ri­dad

El Pais (Uruguay) - Ovacion - - #OVACIONENLAFINAL - JOR­GE AL­DEA

Ma­drid ya hue­le a fi­nal. Una ciu­dad fut­bo­le­ra que se­gún van pa­san­do las ho­ras ha­cia el gran due­lo del do­min­go va adop­tan­do el ca­rac­te­rís­ti­co aroma de las gran­des ci­tas. El de sen­tir có­mo el mun­do fut­bo­lís­ti­co la mi­ra a los ojos y de una for­ma to­tal­men­te es­pe­cial y ex­tra­or­di­na­ria.

En las ca­lles de la ca­pi­tal es­pa­ño­la, en los ba­res, en el me­tro y por su­pues­to en las re­des so­cia­les: po­co o na­da se ha­bla de que el Real Ma­drid vi­si­ta al Hues­ca por la fe­cha 15 del cam­peo­na­to li­gue­ro el do­min­go ni que el Atlé­ti­co re­ci­bi­rá al Ala­vés ma­ña­na.

La ines­pe­ra­da fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res Ri­ver-bo­ca en el San­tia­go Ber­na­béu ro­ba los fo­cos y la aten­ción no só­lo de los afi­cio­na­dos al fút­bol, que siem­pre ad­mi­ra­ron la le­gen­da­ria ri­va­li­dad en­tre xe­nei­zes y mi­llo­na­rios, sino tam­bién de quie­nes no lo son tan- to, pues los pro­ble­mas de se­gu­ri­dad en Bue­nos Ai­res que pro­vo­ca­ron es­te desen­la­ce fue­ron no­ti­cia mun­dial.

La ex­pec­ta­ti­va ge­ne­ra­da es má­xi­ma tan­to en Es­pa­ña co­mo en el res­to de Eu­ro­pa. Se es­pe­ra que, ade­más de Lio­nel Messi, fut­bo­lis­tas de los me­jo­res equi­pos del con­ti­nen­te que no ten­gan que ju­gar el do­min­go via­ja­rán a ver en vi­vo la ci­ta. Na­die quie­re per­dér­se­lo.

Eso ya ha pro­vo­ca­do que con­se­guir una de las 81.000 en­tra­das pa­ra in­gre­sar al feu­do ma­dri­dis­ta se ha­ya con­ver­ti­do en to­da una di­fi­cul­tad. Las que se re­par­tie­ron a ca­da equi­po volaron en ape­nas ho­ras, in­clui­das las 5.000 que ca­da club ven­dió en Ar­gen­ti­na, al igual que las que se ven­die­ron a re­si­den­tes ar­gen­ti­nos o a so­cios del Real Ma­drid. Cos­ta­ban en­tre 90 y 300 eu­ros, pe­ro las po­cas que aho­ra es­tán en la re­ven­ta on­li­ne pue­den lle­gar a al­can­zar los 2.000. En la tra­di­cio­nal re­ven­ta en los al­re­de­do­res del es­ta­dio se pue­de lle­gar a con­se­guir al­gu­na por unos 300, pe­ro con­lle­va mu­cho más ries­go por la vi­gi­lan­cia de las au­to­ri­da­des.

Y más aún cuan­do se es­tá pre­pa­ran­do el ma­yor dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad de la his­to­ria de Ma­drid pa­ra un even­to de­por­ti­vo. A fal­ta de la úl­ti­ma reunión de coor­di­na­ción en­tre las dis­tin­tas fuer­zas im­pli­ca­das, que se ce­le­bra­rá hoy, ya se co­no­cen al­gu­nos de­ta­lles que re­ve­lan la mag­ni­tud del mis­mo. Más allá del nú­me­ro to­tal de agen­tes de los dis­tin­tos cuer­pos de se­gu­ri­dad, que se es­pe­ra su­pere los 3.000, lla­ma la aten­ción el cor­te to­tal al trá­fi­co que se lle­va­rá a ca­bo en el Pa­seo de la Cas­te­lla­na, la ma­yor ave­ni­da de la ciu­dad, con­cre­ta­men­te en to­do el tra­mo que abar­ca al Ber­na­béu y con gran­des ex­ten­sio­nes a ca­da la­do al fi­nal de las cua­les se si­tua­ran las de ca­da equi­po.

Cor­tar el trá­fi­co en esa ca­lle es al­go nun­ca vis­to, ya que por ella siem­pre se man­tu­vo la cir­cu­la­ción fue­ra el que fue­ra el even­to en el es­ta­dio, des­de un Ma­drid-ba­rça a una fi­nal de Cham­pions League o un con­cier­to de los Ro­lling Sto­nes. El ob­je­ti­vo es que las hin­cha­das de Ri­ver y Bo­ca com­par­tan los me­nos es­pa­cios co­mu­nes po­si­bles pa­ra evi­tar cual­quier in­ci­den­te. Otra lla­ma­ti­va me­di­da Fox. Si bien ja­más se pu­so en du­da la con­fir­ma­ción de los jue­ces pa­ra la fi­nal del San­tia­go Ber­na­béu, el he­cho en con­cre­to es que hu­bie­sen desea­do ver aquel día a al­guno de los hom­bres de ne­gro preo­cu­pán­do­se por su es­ta­do de sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.