¡QUÉ VERANOS!

La Co­pa Mon­te­vi­deo, con fút­bol y fi­gu­ras

El Pais (Uruguay) - Ovacion - - OVA­CIÓN­DO­MIN­GO - LUIS PRATS

Es­tre­llas ar­gen­ti­nas, bra­si­le­ñas y eu­ro­peas pa­sa­ron por un Cen­te­na­rio siem­pre re­ple­to, aun­que en las cin­co edi­cio­nes el tí­tu­lo que­dó en ca­sa

Des­de la ins­tau­ra­ción del pro­fe­sio­na­lis­mo se su­po bien que la pa­sión de los hin­chas por el fút­bol nun­ca se to­mó va­ca­cio­nes. La or­ga­ni­za­ción de tor­neos in­ter­na­cio­na­les de ve­rano se vol­vió una cos­tum­bre mon­te­vi­dea­na, es­ti­mu­la­da por cer­tá­me­nes de gran atrac­ción co­mo el Noc­turno de 1938 que ga­nó Na­cio­nal. Y si no ha­bía na­da en el Cen­te­na­rio, la gen­te se arri­ma­ba a la ram­bla a se­guir la Li­ga Pa­ler­mo, que a me­nu­do con­gre­ga­ba a cracks de pri­me­ra di­vi­sión defendiendo a los co­lo­res del ba­rrio. Pe­ro el fút­bol es­ti­val tu­vo su ex­pre­sión ma­yor en la Co­pa Mon­te­vi­deo.

Hu­bo mu­chas co­pas Mon­te­vi­deo, in­clu­so al­gu­nos tor­neos lo­ca­les así lla­ma­dos, pe­ro la que se con­vir­tió en si­nó­ni­mo de fút­bol ve­ra­nie­go tu­vo cin­co edi­cio­nes que se re­co­no­cie­ron co­mo una con­ti­nui­dad: 1953, 1954, 1969, 1970 y 1971. El Es­ta­dio Cen­te­na­rio lu­ció lleno mu­chas no­ches de enero y fe­bre­ro pa­ra ver a fi­gu­ras in­ter­na­cio­na­les, aun­que el tro­feo siem­pre que­dó en ca­sa: Na­cio­nal con­quis­tó tres y Pe­ña­rol dos.

El cer­ta­men na­ció por ini­cia­ti­va de los clu­bes gran­des, en tiem­pos en que Uru­guay era cam­peón del mun­do. Esa cir­cuns­tan­cia, en vez de ha­cer lle­gar ofer­tas des­de el ex­te­rior pa­ra ver a los cracks ce­les­tes, pro­vo­có que los uru­gua­yos con­vo­ca­ran a clu­bes ex­tran­je­ros. En 1953, in­clu­so, la rea­li­za­ción de la Co­pa obli­gó a pos­ter­gar la fi­nal del Cam­peo­na­to Uru­gua­yo del 52 has­ta que se mar­cha­ran los in­vi­ta­dos.

Di­ri­gen­tes tri­co­lo­res y au­ri­ne­gros for­ma­ron la co­mi­sión or­ga­ni­za­do­ra en aquel 1953. Allí es­ta­ban, en­tre otros, el fu­tu­ro lí­der blan­co Wil­son Fe­rrei­ra Al­du­na­te y Luis Vidal Za­glio, can­ci­ller de los go­bier­nos blan­cos en la dé­ca­da de 1960.

ASÍ ARRAN­CÓ.

La pri­me­ra edi­ción con­tó con ocho par­ti­ci­pan­tes. Ade­más de los dos an­fi­trio­nes, fue­ron Co­lo Co­lo de Chi­le, Pre­si­den­te Ha­yes (des­co­no­ci­do hoy pe­ro en­ton­ces cam­peón pa­ra­gua­yo), Bo­ta­fo­go y Flu­mi­nen­se de Río de Ja­nei­ro, First Vien­na de Aus­tria y Dí­na­mo Za­greb de Yu­gos­la­via.

Pe­se a tra­tar­se de un cer­ta­men noc­turno, la inau­gu­ra­ción tu­vo lu­gar de tar­de, el 17 de enero. Lue­go del em­pa­te en­tre Vien­na y Di­na­mo, Pe­ña­rol de­rro­tó a Ha­yes por 2 a 1. El Es­ta­dio es­tu­vo lleno y se re­gis­tró una re­cau­da­ción que la pren­sa ca­ta­lo­gó co­mo “ré­cord”: 77.000 pe­sos.

Na­cio­nal se que­dó con el tro­feo gra­cias a una gran cam­pa­ña: seis vic­to­rias y un em­pa­te (an­te Flu­mi­nen­se, en la úl­ti­ma fe­cha). El clá­si­co re­gis­tró el triun­fo tri­co­lor por 2-1, con go­les de Ju­lio Pé­rez y Rial, más el des­cuen­to de Ro­may. No fue pre­ci­sa­men­te un amistoso: Schiaf­fino y Car­ba­llo re­sul­ta­ron ex­pul­sa­dos por agre­sión mu­tua. La in­dis­ci­pli­na re­sul­tó el pun­to os­cu­ro de la Co­pa Mon­te­vi­deo a lo lar­go de ca­si to­das sus edi­cio­nes. En aquel 1953, Bo­ta­fo­go re­ci­bió du­ras crí­ti­cas por su jue­go “su­cio y des­leal”, y la com­ple­tó al no pre­sen­tar­se al úl­ti­mo en­cuen­tro, an­te Pe­ña­rol.

La edi­ción 1954 vol­vió a con­tar con ocho equi­pos: Alian­za Li­ma, Amé­ri­ca y Flu­mi­nen­se de Río, el cam­peón pa­ra­gua­yo Spor­ti­vo Lu­que­ño, Norrkö­ping de Sue­cia, Ra­pid de Vie­na y los dos or­ga­ni­za­do­res.

Pe­ña­rol ga­nó los sie­te par­ti­dos y mar­có 30 go­les pa­ra con­quis­tar el tí­tu­lo. A Alian­za Li­ma le hi­zo ocho , cua­tro a Amé­ri­ca y cin­co al Ra­pid. El clá­si­co fue su­yo por 2 a 0, gra­cias a go­les de Bor­ges y Míguez. Na­cio­nal que­dó a tres pun­tos. Y los me­jo­res ex­tran­je­ros fue­ron Flu­mi­nen­se y Alian­za Li­ma.

LA SE­GUN­DA ERA.

Des­pués de 15 años de pau­sa, la Co­pa Mon­te­vi­deo se reanu­dó en enero de 1969, ya ba­jo la or­ga­ni­za­ción del em­pre­sa­rio ar­gen­tino Sa­muel Ra­ti­noff, res­pon­sa­ble de cer­tá­me­nes si­mi­la­res en San­tia­go de Chi­le y Mar del Pla­ta. Los gran­des uru­gua­yos se mi­die­ron en­ton­ces con In­de­pen­dien­te y Vé­lez (fla­man­te cam­peón na­cio­nal) de Ar­gen­ti­na, Spar­ta de Pra­ga y Torpe­do de Mos­cú. Los par­ti­ci­pan­tes pa­sa­ron a ser seis, lo cual se re­pe­ti­ría en las dos edi­cio­nes si­guien­tes. La pre­sen­cia de clu­bes ar­gen­ti­nos per­mi­tió la emi­sión en di­rec­to por te­le­vi­sión ha­cia Bue­nos Ai­res por Ca­nal 11, con los re­la­tos de Juan Car­los Rous­se­lot y la par­ti­ci­pa­ción de un jo­ven Jor­ge Da Silveira.

Aca­so en aquel tor­neo Na­cio­nal dio los pri­me­ros pa­sos ha­cia su gran equi­po de 1971. Por ejem­plo, fren­te a Vé­lez de­bu­tó Luis Cu­bi­lla, re­cién lle­ga­do de Ri­ver ar­gen­tino. Y el clá­si­co le dio un triun­fo por 3 a 1, tan cla­ro co­mo ha­cía mu­cho no se da­ba tras una dé­ca­da de pre­do­mi­nio au­ri­ne­gro. El pri­mer tiem­po ter­mi­nó 3-0, con go­les de Mu­gi­ca de pe­nal, Prie­to y Ma­nei­ro. So­bre el fi­nal des­con­tó El Tan­que Ro­jas, go­lea­dor ar­gen­tino re­cién lle­ga­do a Pe­ña­rol.

Ese par­ti­do tu­vo un epi­so­dio in­só­li­to. Cuan­do fal­ta­ban 10 mi­nu­tos, un pe­lo­ta­zo del la­te­ral mi­ra­sol Omar Cae­tano dio de lleno en la ca­be­za del ár­bi­tro Ale­jan­dro Ote­ro y lo des­ma­yó. Ote­ro se re­pu­so, di­ri­gió los mi­nu­tos que fal­ta­ban y tras dar el pi­ta­zo fi­nal, vol­vió a caer des­va­ne­ci­do. Ote­ro era ade­más un al­to je­fe po­li­cial, en­car­ga­do por esos días del com­ba­te al mo­vi­mien­to tu­pa­ma­ro.

La pre­sen­cia de los so­vié­ti­cos del Torpe­do des­per­tó ex­pec­ta­ti­va, pe­ro el me­jor equi­po de los ex­tran­je­ros fue Spar­ta, que de­rro­tó a

Pe­ña­rol y que­dó a un pun­to de Na­cio­nal en la ta­bla.

En 1970, los in­vi­ta­dos fue­ron Ri­ver y San Lorenzo ar­gen­ti­nos, Es­tre­lla Ro­ja de Belgrado y Co­rint­hians de San Pa­blo. En el equi­po yu­gos­la­vo ju­ga­ba el pun­te­ro zur­do Dra­gan Dja­zic, con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res fut­bo­lis­tas de ori­gen ser­bio de la his­to­ria, en tan­to Co­rint­hians lle­gó con Ro­ber­to Ri­ve­lino, cam­peón mun­dial con Bra­sil po­cos me­ses más tar­de.

Na­cio­nal re­pi­tió el tí­tu­lo, ya con Luis Ar­ti­me en sus fi­las. El po­der go­lea­dor de aquel tri­co­lor que­dó re­fle­ja­do en dos re­sul­ta­dos: le ga­nó 6-1 a Ri­ver y 7-2 a San Lorenzo (con cin­co de Ar­ti­me).

El clá­si­co ter­mi­nó en un 2-2 que le dio la co­pa a Na­cio­nal, con cua­tro go­les de ca­be­za: dos de Pe­dro Ro­cha, uno de Ati­lio An­che­ta y otro de Cas­ca­ri­lla Mo­ra­les.

La edi­ción 1971 en­fren­tó a Pe­ña­rol y Na­cio­nal con San Lorenzo y Vé­lez, Cru­zei­ro de Be­lo Ho­ri­zon­te (con tres cam­peo­nes mun­dia­les: Tos­tão, Piaz­za y Bri­to) e In­ter­na­cio­nal de Bra­tis­la­va (una ciu­dad de la en­ton­ces Che­cos­lo­va­quia, hoy ca­pi­tal de Es­lo­va­quia).

Pe­ña­rol fue cam­peón mos­tran­do dos no­ve­da­des en el ata­que: el di­mi­nu­to pe­ro efec­ti­vo cen­tro­de­lan­te­ro ar­gen­tino Raúl Cas­tro­no­vo, lle­ga­do a prés­ta­mo de Ro­sa­rio Cen­tral, y el ha­bi­li­do­so pun­te­ro yu­gos­la­vo Ili­ja Pet­ko­vic. Por otro la­do, aque­lla co­pa mar­có la des­pe­di­da de Al­ber­to Spen­cer de la ca­mi­se­ta au­ri­ne­gra.

Es­te cer­ta­men re­sul­tó ac­ci­den­ta­do por la ma­la con­duc­ta de al­gu­nos pro­ta­go­nis­tas. Hu­bo un to­tal de 14 ex­pul­sa­dos en los 15 par­ti­dos, ca­si uno ca­da no­ven­ta mi­nu­tos. Cru­zei­ro per­dió su par­ti­do an­te Pe­ña­rol al ne­gar­se a sa­car del me­dio tras un gol de Cas­tro­no­vo, pues re­cla­ma­ba po­si­ción ade­lan­ta­da. Y el clá­si­co de­ci­si­vo ter­mi­nó 35 mi­nu­tos an­tes, al que­dar Na­cio­nal con so­lo seis ju­ga­do­res cuan­do per­día 2 a 0 (go­les de Er­min­do One­ga y Cas­tro­no­vo), de­bi­do a cin­co ex­pul­sio­nes.

El en­cuen­tro fue vio­len­to. Pri­me­ro se fue­ron a ba­ñar An­che­ta y Al­fre­do La­mas por un en­con­tro­na­zo. Y los si­guie­ron Ma­nei­ro, Mon­te­ro Cas­ti­llo, Mu­gi­ca y Blan­co. Ade­más, Pet­ko­vic re­sul­tó frac­tu­ra­do y, al fi­nal, el técnico tri­co­lor Was­hing­ton Et­cha­men­di pro­vo­có una pe­lea a gol­pes de pu­ño con su co­le­ga au­ri­ne­gro Ro­que Más­po­li.

Pet­ko­vic, de­fi­ni­do co­mo “es­tre­lla ful­gu­ran­te” por la re­vis­ta De­por­tes de­bi­do a su ren­di­mien­to, pro­me­tió re­gre­sar tan pron­to le qui­ta­ran el ye­so. Pe­ro no vol­vió. Hi­zo ca­rre­ra en Fran­cia y en 1974 ju­gó el Mun­dial de Ale­ma­nia por Yu­gos­la­via.

Los años si­guien­tes, los gran­des pa­sa­ron a dispu­tar la Co­pa del Atlán­ti­co, que dio es­pa­cio a clu­bes del sur de Bra­sil, jun­to a los ha­bi­tua­les ar­gen­ti­nos.

En enero de 1975, la ac­ti­vi­dad cam­bió ra­di­cal­men­te: co­men­zó a dispu­tar­se la Li­gui­lla Pre Li­ber­ta­do­res en­tre los me­jo­res seis de la tem­po­ra­da. Era un tor­neo do­més­ti­co, aun­que du­ran­te al­gu­nos años des­per­tó gran atrac­ción: es­ta­ba es­cri­to que el fút­bol ve­ra­nie­go tie­ne buen pú­bli­co.

1971. Pri­mer gol au­ri­ne­gro fren­te a In­ter­na­cio­nal de Bra­tis­la­va: Lo­sa­da. La fo­to, pu­bli­ca­da en la por­ta­da de El País, mues­tra la tra­yec­to­ria de la pe­lo­ta, se­gún es­ti­la­ba la pren­sa en esos días. Co­mo el equi­po che­co­es­lo­va­co ju­gó de ama­ri­llo, Pe­ña­rol uti­li­zó una ca­mi­se­ta inusual: ver­de con vi­vos au­ri­ne­gros al es­ti­lo de la di­vi­sa del CURCC.Esa no­che, de­bu­tó el ar­gen­tino Cas­tro­no­vo: con dos go­les en po­cos mi­nu­tos co­men­zó pron­to a con­quis­tar a la tribuna.

1970. El sa­lu­do de dos gran­des fi­gu­ras an­tes de Na­cio­nal­co­rint­hians: Luis Ar­ti­me, con la ca­mi­se­ta ro­ja de al­ter­na­ti­va, y Ro­ber­to Ri­ve­lino, fu­tu­ro cam­peón mun­dial con Bra­sil. Las co­pas Mon­te­vi­deo de aque­llos años con­gre­ga­ban a nu­me­ro­sas fi­gu­ras ex­tran­je­ras, pe­ro el tí­tu­lo que­da­ba in­va­ria­ble­men­te en ca­sa. Na­cio­nal, por ejem­plo, ga­nó las edi­cio­nes de 1968 y 1970 con gran au­to­ri­dad.

Re­cuer­dos. Des­de arri­ba, los on­ce de Na­cio­nal que ga­na­ron el clá­si­co pa­ra lo­grar el tí­tu­lo en 1969, Jo­sé Emi­lio San­ta­ma­ría con el ca­pi­tán de Pre­si­den­te Ha­yes (1953) y el de­lan­te­ro yu­gos­la­vo de Pe­ña­rol Ili­ja Pet­ko­vic (1971).

Más re­cuer­dos. El au­ri­ne­gro Ro­may al ata­que fren­te a Co­lo Co­lo de Chi­le en 1953 (iz­quier­da). El tri­co­lor Il­do Ma­nei­ro se fre­na an­te la ata­ja­da del ar­que­ro del Torpe­do de Mos­cú en 1969.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.