AÑO SA­BÁ­TI­CO

Pe­lus­so no di­ri­gi­rá en 2019

El Pais (Uruguay) - Ovacion - - OVACIÓNDOMINGO - SIL­VIA PÉ­REZ

“Des­pués de per­der 5 a 0 en el clá­si­co es­tu­ve un año y cua­tro me­ses en­ce­rra­do en mi ca­sa ha­cien­do el due­lo”, con­tó el flo­ri­den­se

Ge­rar­do Pe­lus­so de­ci­dió to­mar­se un año sa­bá­ti­co. La en­fer­me­dad y el fa­lle­ci­mien­to de su ex­ju­ga­dor y asis­ten­te téc­ni­co Lí­ber Ves­pa le pe­gó muy du­ro. Que no di­ri­ja no sig­ni­fi­ca que no tra­ba­je. Ve fút­bol de to­dos la­dos y la compu­tado­ra es­tá siem­pre abier­ta so­bre la me­sa de su her­mo­so apar­ta­men­to de la rambla de Po­ci­tos, en el que cum­plió —tras ir­se a Ca­tar, don­de es­tu­vo al fren­te del Al-ara­bi— el sue­ño de su vi­da: vi­vir fren­te a la cos­ta.

“Ha­ce va­rios años que lle­gué a la con­clu­sión que cuan­do un téc­ni­co ter­mi­na un ci­clo de tra­ba­jo, lo más con­ve­nien­te es pa­rar. Un en­tre­na­dor, aun los más jó­ve­nes, de­be­rían pa­rar por­que cuan­do ter­mi­na un ci­clo en un equi­po es­tá ago­ta­do. Y eso de sa­lir de un equi­po, ce­rrar la va­li­ja, ha­cer la mu­dan­za, ter­mi­nar con la do­cu­men­ta­ción y sa­lir co­rrien­do pa­ra otro club, no ter­mi­na bien. Cuan­do un téc­ni­co lle­ga a un club de­be es­tar fres­qui­to. Con la ca­be­za pues­ta allí pa­ra ar­mar el plan­tel, ver las com­pe­ten­cias, re­unir­se con los di­ri­gen­tes, ar­mar la pre­tem­po­ra­da, lo­grar que el equi­po fun­cio­ne. Y pa­ra to­do eso, pa­ra to­mar de­ci­sio­nes, hay que es­tar fres­co”, ex­pli­có Pe­lus­so, quien es­tu­vo al fren­te de De­por­ti­vo Ca­li has­ta ha­ce unos me­ses. “Lo he he­cho, has­ta que apren­dí que no ha­bía que ha­cer­lo. Y cuan­do pu­de ha­cer­lo, por­que a ve­ces uno no tie­ne más re­me­dio que tra­ba­jar en­se­gui­da por­que lo ne­ce­si­ta pa­ra vi­vir”, in­sis­tió, aun­que ad­mi­tió que es nor­mal que a los po­cos me­ses de es­tar sin equi­po a un en­tre­na­dor le em­pie­ce a pi­car el bi­chi­to. “Es el gran pro­ble­ma de un téc­ni­co cuan­do no tra­ba­ja: la an­sie­dad. Y la an­sie­dad trae otras co­sas, co­mo la in­se­gu­ri­dad. Por­que cuan­do te to­mas un tiem­po li­bre no sa­bés si va a ser seis me­ses, un año o tam­bién pue­de ser que no tra­ba­jes más. Pe­ro cuan­do te car-

gás de cier­ta ex­pe­rien­cia y te­nés una pla­ti­ta guar­da­da pa­ra vi­vir tran­qui­lo, no te preo­cu­pa”. CORRALITO. Pe­ro no siem­pre fue así. Hu­bo un mo­men­to bi­sa­gra en la ca­rre­ra del flo­ri­den­se. “Te pue­do dar has­ta la fe­cha. El 15 de ju­lio de 2002 me echa­ron de Ma­ca­rá de Am­ba­to. De­ci­dí que­dar­me en Quito a vi­vir una sol­te­ría en­tre ami­gos, has­ta que apa­re­cie­ra otra opor­tu­ni­dad. Pe­ro en agos­to me lla­mó mi hi­ja pa­ra de­cir­me que ha­bían ce­rra­do los ban­cos. Era el corralito. En 15 días me que­dé sin tra­ba­jo y sin na­da de pla­ta. Es­tu­ve un año vi­vien­do en un mo­no­am­bien­te que le ha­bía com­pra­do a mis hi­jos que es­ta­ban es­tu­dian­do en Mon­te­vi­deo, con ellos. Te­nía dos po­si­bi­li­da­des: o me iba al fon­do del mar o apro­ve­cha­ba pa­ra cam­biar al­gu­nas co­sas. Lo del ban­co no ha­bía si­do cul­pa mía, pe­ro te­nía 50 años y me tu­ve que re­plan­tear mu­chas co­sas. Em­pe­cé a mi­rar pa­ra aden­tro y me di cuen­ta de las mu­chas co­sas que ha­bía he­cho mal”, re­la­tó.

“Lo pri­me­ro que en­ten­dí fue que es­to era un tra­ba­jo en equi­po. Yo ha­bía sa­li­do al ex­te­rior so­lo. En­ton­ces for­mé un cuer­po téc­ni­co, con el pro­fe­sor Sal­ni­tro, Ma­rio Vie­ra y Car­los Váz­quez y em­pe­za­mos a tra­ba­jar sin te­ner equi­po. En­ten­dí que lo más im­por­tan­te no es el en­tre­na­dor, sino el cuer­po téc­ni­co. Y apa­re­ció nue­va­men­te Ce­rro en mi vi­da, lue­go Da­nu­bio y ya no pa­ra­mos más”, aña­dió. “Y si al­gu­na vir­tud he te­ni­do fue sa­ber ele­gir a mi cuer­po téc­ni­co. Hoy to­dos mis asis­ten­tes son en­tre­na­do­res y des­ta­ca­dos: Ma­rio Vie­ra, Mau­ri­cio La­rrie­ra y Pa­blo Pei­rano. Quie­re de­cir que tu­ve buen ojo, pe­ro ellos fue­ron los que me im­pul­sa­ron”.

La de­ci­sión de to­mar­se un año sin di­ri­gir fue to­ma­da ha­ce me­ses tras vi­vir un año muy du­ro. “Fui a Co­lom­bia con Lí­ber Ves­pa a quien tu­ve co­mo ju­ga­dor y fue mi pri­mer ca­pi­tán en Ce­rro en 1994. Siem­pre le de­cía que él me ha­bía ayu­da­do mu­cho sin dar­se cuen- ta. Yo te­nía una deu­da mo­ral con él y siem­pre le di­je que es­tu­dia­ra y se pre­pa­ra­ra. Y cuan­do Pei­rano de­ci­dió ha­cer su ca­mino lo fui a bus­car. Nos fui­mos con un en­tu­sias­mo bru­tal. Él me in­yec­ta­ba lo que ne­ce­si­tás a me­di­da que vas cre­cien­do: juventud, fres­cu­ra, el ag­gior­nar­se. Tras su en­fer­me­dad y su muer­te de­ci­dí ter­mi­nar en el Ca­li, un club de pri­me­ra lí­nea en Amé­ri­ca y con gen­te ma­ra­vi­llo­sa. Aun­que el pre­si­den­te que­ría fir­mar por tres años más, al mar­gen de los re­sul­ta­dos”.

Sa­lir del cir­cui­to por un año pue­de ser un ar­ma de do­ble fi­lo, pe­ro a Pe­lus­so no le preo­cu­pa. “El mie­do lo per­dí ha­ce años. Un en­tre­na­dor de fút­bol no se re­ci­be de en­tre­na­dor de ver­dad has­ta que no pier­de to­dos los mie­dos: el mie­do a per­der, a los pe­rio­dis­tas, a la crí­ti­ca de los di­ri­gen­tes”, ase­gu­ró.

Su pri­me­ra ex­pe­rien­cia co­mo téc­ni­co fue en un equi­po amateur, en una li­ga ba­rrial en Quito, mien­tras in­ten­ta­ba re­cu­pe­rar­se de dos ope­ra­cio­nes de ro­di­lla, que a la pos­tre no le per­mi­tie­ron se­guir ju­gan­do. En ese mo­men­to de­fen­día a Eme­lec y se fue a Quito a ha­cer la re­cu­pe­ra­ción. “Ahí em­pe­cé a es­tu­diar, hi­ce mi pri­mer cur­so de en­tre­na­dor y di­ri­gí Co­lo­co­lo, un equi­po de la co­lo­nia chi­le­na. Un equi­po ba­rrial, con can­cha de tie­rra”.

En ese mo­men­to, el flo­ri­den­se no po­día ima­gi­nar que iba a te­ner una ca­rre­ra tan exi­to­sa en la que ga­nó 18 tí­tu­los en los úl­ti­mos 12 años. “Fui ju­ga­dor de fút­bol por­que el úni­co ju­gue­te que co­no­cí en mi vi­da fue la pe­lo­ta. Y por eso fui ju­ga­dor pro­fe­sio­nal, pe­ro ser en­tre­na­dor es al­go que yo ele­gí. Y me pre­pa­ré. El pro­fe­sor Luis Be­to­la­za me re­ga­ló un li­bro y me di cuen­ta que esa era mi vo­ca­ción. Lue­go di­ri­gí a Eme­lec, cuan­do te­nía só­lo 30 años, y des­pués es­tu­ve sie­te años en Flo­ri­da, un fút­bol to­tal­men­te amateur don­de yo col­ga­ba las re­des, in­fla­ba las pe­lo­tas y le sa­ca­ba la fi­cha mé­di­ca a los ju­ga­do­res. Ahí me di cuen­ta que esa era mi vo­ca­ción: or­ga­ni­zar las co­sas pa­ra que los mu­cha­chos ju­ga­ran a la pe­lo­ta”. DUE­LO.

Le cues­ta ele­gir el me­jor mo­men­to de su ca­rre­ra. Di­ce que hay va­rios, pe­ro an­te la in­sis­ten­cia se que­da con el Da­nu­bio Cam­peón Uru­gua­yo de 2004. “Fue el pri­mer tí­tu­lo de mi ca­rre­ra y mi pla­ta­for­ma de lan­za­mien­to. Ese equi­po era un má­qui­na. Mu­cha­chos jó­ve­nes con un po­ten­cial muy gran­de. Siem­pre di­go, sin me­nos­pre­ciar a Da­nu­bio que lo lle­vo en mi co­ra­zón pa­ra to­da la vi­da, que si se hu­bie­ra po­di­do man­te­ner ese equi­po du­ran­te dos años y hu­bie­ra te­ni­do pues­ta la ca­mi­se­ta de un cua­dro gran­de era cam­peón de la Li­ber­ta­do­res. Era una má­qui­na de ju­gar. Nun­ca me sen­tí tan fe­liz y tan iden­ti­fi­ca­do con el jue­go de un equi­po”.

El peor mo­men­to, en el que más su­frió, fue en su se­gun­da eta­pa al fren­te de Na­cio­nal, cuan­do lo des­pi­die­ron tras la de­rro­ta clá­si­ca por 5 a 0 en el Clau­su­ra de 2014. “La co­sa em­pe­zó mal des­de que arran­ca­mos. To­do ro­da­ba mal. Lle­ga­mos y a los po­cos días in­ter­na­ron a Wal­ter Fe­rrei­ra y me avi­sa­ron que te­nía cán­cer. Lue­go un fut­bo­lis­ta, al que tra­ji­mos de Ita­lia con una ex­pec­ta­ti­va bár­ba­ra, tu­vo que ser ope­ra­do por el mis­mo te­ma. Y tam­bién la es­po­sa de un fut­bo­lis­ta que mu­rió por un cán­cer. Era una atrás de la otra. Pa­re­cía men­ti­ra. La co­sa em­pe­zó mal y ter­mi­nó igual, con aque­lla go­lea­da”, ad­mi­tió.

“Des­pués de per­der 5-0 ese clá­si­co es­tu­ve un año y cua­tro me­ses en­ce­rra­do en mi ca­sa ha­cien­do el due­lo. No que­ría sa­lir ni ha­blar de fút­bol. Fue du­rí­si­mo ese tra­mo. Pe­ro en ese lap­so nos pre­pa­ra­mos con el pro­fe­sor Ja­vier Car­ba­llo y Pa­blo Pei­rano, que re­cién em­pe­za­ba con no­so­tros. Que­ría­mos una re­van­cha, pe­ro no po­día ser cual­quie­ra. Me to­mé ese tiem­po, hi­ce el due­lo ca­lla­di­to, pe­ro me es­tu­dié to­do el fút­bol de Su­da­mé­ri­ca. An­tes de to­mar un equi­po uno ana­li­za tres co­sas: pro­yec­to de­por­ti­vo, lo eco­nó­mi­co y dón­de vas a vi­vir. Son las tres co­sas im­por­tan­tes. Pe­ro esa vez no im­por­ta­ba ni lo eco­nó­mi­co ni el lu­gar. Le di­je al pro­fe que si te­nía­mos que ir a la sel­va a vi­vir arri­ba de un pal­me­ra lo íba­mos a ha­cer. Ne­ce­si­tá­ba­mos una si­tua­ción que nos vol­vie­ra a po­si­cio­nar, por­que ha­bía­mos sa­li­do mal de la se­lec­ción de Pa­ra­guay y de Na­cio­nal. Ha­blan­do en tér­mi­nos ci­clís­ti­los, no po­día­mos te­ner otra pin­cha­zo más”.

Lo que ne­ce­si­ta­ba só­lo se lo po­dían dar dos equi­pos, al me­nos den­tro de sus po­si­bi­li­da­des: Eme­lec y San­ta Fe de Bo­go­tá. Y así se lo di­jo a su re­pre­sen­tan­te. Aun­que es­tu­vo en con­ver­sa­cio­nes con el pri­me­ro, se dio lo del equi­po co­lom­biano. Y ter­mi­nó ga­nan­do la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na. “La lla­ve más di­fí­cil que nos to­có fue con­tra Eme­lec. Yo sa­bía que si ga­ná­ba­mos no nos pa­ra­ba na­die. Trans­for­ma­mos una co­sa muy ne­ga­ti­va en una po­si­ti­va”.

“Un en­tre­na­dor no se re­ci­be de ver­dad has­ta que pier­de to­dos los mie­dos”.

Fa­mi­lia. Se irá pa­ra afue­ra con sus hi­jos Fa­bri­cio y Fer­nan­da y su nie­to Bau­tis­ta, de ocho años. “Aho­ra vie­ne y me lo que­do 20 días pa­ra mí”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.