No des­car­ten a Ro­dri­go Agui­rre

El Pais (Uruguay) - Ovacion - - NACIONAL - E.P.

TEl de­lan­te­ro Ro­dri­go Agui­rre se hi­zo que­rer en Na­cio­nal por­que cum­plió con su ta­rea en las re­des ri­va­les.

Bo­ta­fo­go es­tá dis­pues­to a ce­der al de­lan­te­ro uru­gua­yo, pe­ro hay al­gu­nos as­pec­tos que de­ben so­lu­cio­nar­se

iem­pos mo­der­nos, de re­des so­cia­les que mul­ti­pli­can de ma­ne­ra ace­le­ra­da cual­quier da­to, cual­quier in­for­ma­ción. Tiem­pos de una vo­ra­ci­dad de­sen­fre­na­da que por cul­pa del uso in­de­bi­do de esas re­des so­cia­les pue­den cau­sar in­fi­ni­dad de per­jui­cios. Na­cio­nal lo ter­mi­na de pa­de­cer, por­que una in­for­ma­ción fal­sa, crea­da a tra­vés de la uti­li­za­ción del pho­tos­hop pa­ra dar­le una su­pues­ta bien­ve­ni­da ofi­cial a Ro­dri­go Agui­rre ter­mi­nó ge­ne­ran­do que se re­tro­ce­die­ra va­rios ca­si­lle­ros en la bús­que­da del cen­tro­de­lan­te­ro que es­ta­ba tra­ba­jan­do des­de ha­ce va­rios días el má­na­ger Iván Alon­so.

El gran pro­ble­ma se co­men­zó a sus­ci­tar a par­tir del he­cho de que uno de los em­pre­sa­rios que ma­ne­jan en Bra­sil la fi­cha de Agui­rre cre­yó que es­ta­ban de­jan­do de la­do su par­ti­ci­pa­ción. Er­go: apa­re­cie­ron in­fi­ni­dad de tra­ba­jas pa­ra con­cre­tar lo que ve­nía bien ma­ne­ja­do con Bo­ta­fo­go.

El club ca­rio­ca, de acuer­do con los da­tos que fue­ron pro­por­cio­na­dos por pe­rio­dis­tas bra­si­le­ños, es­ta­ba dis­pues­to a lle­gar a un en­ten­di­mien­to con los tri­co­lo­res, lo que no es un de­ta­lle me­nor.

Es que la ope­ra­ción, por cier­to, no es pa­ra na­da sen­ci­lla por­que hay que ha­cer­la a tres ban­das. En pri­mer lu­gar la fi­cha de Agui­rre si­gue per­te­ne­cien­do al Udi­ne­se de Ita­lia y es­tá en Bo­ta­fo­go ce­di­do en prés­ta­mo —víncu­lo que re­cién cul­mi­na en ju­nio—, por lo que ha­bía que tra­ba­jar con mu­cha in­te­li­gen­cia y as­tu­cia pa­ra con­ven­cer a to­das las par­tes que un re­torno del ju­ga­dor al fút­bol uru­gua­yo —prin­ci­pal­men­te a Na­cio­nal— co­la­bo­ra­rá de ma­ne­ra muy efi­caz pa­ra po­ten­ciar al ju­ga­dor y de re­bo­te ha­cer cre­cer una vez más el va­lor de su fi­cha.

La in­for­ma­ción fal­sa ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en una es­pe­cie de freno de mano, que de­tu­vo el avan­ce lo­gra­do por Alon­so.

Igual­men­te, en Na­cio­nal no se des­car­ta que el te­ma pue­da re­flo­tar­se. Agui­rre es un ju­ga­dor pro­ba­do en los tri­co­lo­res y se co­lo­ca por de­lan­te de otros ata­can­tes que es­tán sien­do con­si­de­ra­dos.

Es un he­cho que las ba­te­rías se­gui­rán po­nién­do­se en él, aun­que tam­bién se es­tán dan­do otros pa­sos pa­ra que — en ca­so de ser ne­ce­sa­rio— una al­ter­na­ti­va B o C pue­dan emer­ger con fuer­za. Lo que es­tá cla­ro es que se trae­rá otro de­lan­te­ro más.

El ar­que­ro pa­na­me­ño po­dría ga­nar­le el duelo a Es­te­ban Con­de. El he­cho de que Eduar­do Do­mín­guez so­li­ci­ta­ra la lle­ga­da de un guar­da­me­ta pue­de ser el re­fle­jo de que quie­re ha­cer un cam­bio en el ar­co.

ME­JÍA. EL FON­DO.

Mien­tras no lle­ga un za­gue­ro y un la­te­ral iz­quier­do, la re­ta­guar­dia la pue­den in­te­grar Ma­xi­mi­li­ano Vi­lla o Agus­tín Sant’an­na, Ra­fael Gar­cía, Mar­cos An­ge­le­ri, Guz­mán Co­ru­jo y Ma­tías Vi­ña.

EL ME­DIO.

A la es­pe­ra de Fe­li­pe Car­ba­llo y de otro me­dio­cam­pis­ta más, esa fran­ja la pue­den ocu­par Ma­tías Zu­nino, Cris­tian Oli­va, Gus­ta­vo Lo­ren­zet­ti, Ro­dri­go Ama­ral o Gon­za­lo Cas­tro.

EL ATA­QUE.

Es­pe­ran­do por Ro­dri­go Agui­rre u otro nue­ve más, la ofen­si­va la pue­den in­te­grar Se­bas­tián Fer­nán­dez y Oc­ta­vio Ri­ve­ro. O, tam­bién, pue­de ju­gar Ama­ral con Ri­ve­ro y has­ta el “Cho­ri” Cas­tro.

Rin­dió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.