Un tor­pe triun­fa­dor

Gra­cio­so, con fa­cha de sen­ci­llo, con­quis­tó a ce­le­bri­da­des de to­do el mun­do. Aho­ra, de vuel­ta en Bue­nos Ai­res, con­du­ce La Voz Ar­gen­ti­na.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - PORTADA - RO­SA­LÍA SOU­ZA

Mar­ley el pa­pá de Mir­ko. Mar­ley el que ha re­co­rri­do el mun­do, el que co­no­ció a Tom Crui­se y char­ló con Oba­ma. El que fue a una cla­se de yo­ga con Ma­don­na y es me­jor ami­go de Su­sa­na Gi­mé­nez. Mar­ley el ni­ño que so­ña­ba con ser con­duc­tor de te­le­vi­sión y el adul­to que lo lo­gró. El que usó el úni­co tra­je que te­nía pa­ra apa­re­cer en Fax, el pro­gra­ma de Ni­co­lás Re­pet­to que lo lan­zó a la fa­ma, en 1991. Por ese en­ton­ces, cuan­do era ni­ño y has­ta que lle­gó a Re­pet­to, lo co­no­cían co­mo Ale­jan­dro Wie­be, te­nía cla­ras sus me­tas y se acer­có al con­duc­tor con unas no­tas de via­jes que no le sir­vie­ron de na­da, pe­ro des­bor­dó sim­pa­tía y eso sí fun­cio­nó.

“El mar­tes ve­ní bien em­pil­cha­do y sa­lís al ai­re”, le di­jo Re­pet­to. Eso fue un jue­ves y, ade­más de su sim­pa­tía, lo que le sir­vió fue sa­ber bas­tan­te de ci­ne y te­le­vi­sión, so­bre to­do al­gu­nas anéc­do­tas de Ma­rilyn Mon­roe, Ja­mes Dean y Humph­rey Bo­gart. Así lo con­tó el pro­pio Mar­ley en su ca­nal de You­tu­be, don­de com­par­tió un re­co­pi­la­do de sus pri­me­ras apa­ri­cio­nes en te­le­vi­sión ( aun­que an­tes ha­bía sa­li­do en al­gu­nos pro­gra­mas de Su­sa­na Gi­mé­nez). Sus pri­me­ros in­for­mes fue­ron so­bre erro­res y da­tos cu­rio­sos de pe­lí­cu­las holly­woo­den­se o ac­to­res y has­ta Bob Mar­ley tu­vo su es­pa­cio. Uno de esos días, en­tre de­ta­lles so­bre Mi po­bre an­ge­li­to (que se es­tre­na­ba y sa­lía en VHS), Re­pet­to lo pre­sen­tó con un “Vi­ve, igual que Mar­ley, Ale­jan­dro Vi­ve” y des­de en­ton­ces Ale­jan­dro esMar­ley.

Pa­sa­ron 25 años y, mu­chas pe­lí­cu­las co­men­ta­das, en­tre­vis­tas, con­duc­cio­nes y via­jes des­pués, Mar­ley es una de las gran­des fi­gu­ras que ha da­do la te­le­vi­sión ar­gen­ti­na. Gra­cio­so, con fa­cha de sen­ci­llo, ju­gan­do a ser tor­pe, pe­ro a su vez pers­pi­caz, ha re­co­rri­do un ca­mino televisivo que hoy (y ese es so­lo uno de los pun­tos de un año agi­ta­do) lo tie­nen al fren­te de la ver­sión ar­gen­ti­na de La Voz, que en Uru­guay se ve por Mon­te Car­lo. Un cu­rri­cu­lum car­ga­do con cua­tro tem­po­ra­das de Ope­ra­ción Triun­fo, tres de Tu ca­ra me sue­na y la pri­me­ra de, jus­ta­men­te, La Voz (en 2012), pa­re­cía in­di­car que era el nom­bre per­fec­to pa­ra con­du­cir el nue­vo ci­clo de Te­le­fé ( ahí tra­ba­ja des­de 2003, an­tes es­ta­ba en El Tre­ce).

En una en­tre­vis­ta de 2016 con El País, el con­duc­tor ar­gen­tino re­cor­dó aque­lla pri­me­ra ver­sión de La Voz co­mo un “for­ma­to re­don­di­to”, que le en­can­ta­ba. Pa­ra el pú­bli­co se­rá me­mo­ra­ble de aque­lla edi­ción la ver­sión po­co afi­na­da pe­ro con mu­cho hu­mor que hi­zo Mar­ley de “Gar­gan­ta con are­na”, un sketch que re­pi­tió es­te año, pe­ro ha­cien­do un play­back que con­fun­dió al ju­ra­do.

“Yo no ac­túo mu­cho cuan­do es­toy con­du­cien­do, lo mis­mo que se ve en la te­le es lo que soy en mi ca­sa. Es tras­pa­sar la pan­ta­lla y eso su­ce­de o no su­ce­de, no hay for­ma de es­tu­diar­lo”, di­jo en esa en­tre­vis­ta el co­mu­ni­ca­dor pa­ra el que la lle­ga­da a la gen­te es cru­cial a la ho­ra de con­du­cir un pro­gra­ma. Cree, ade­más, que “eso es­tá en la ge­né­ti­ca, no en nin­gu­na es­cue­la”.

Pe­ro es­te tiem­po no ha si­do so­lo de re­en­cuen­tros con los reali­ties mu­si­ca­les. Ya en 2017 y re­pi­tien­do es­te año, Mar­ley re­cu­pe­ró Por el mun­do, aquel pro­gra­ma de via­jes que ini­ció en­tre 2003 y 2006. En ese for­ma­to, vi­si­tó va­rios paí­ses acom­pa­ña­do, en ca­da emi­sión, por una fi­gu­ra ar­gen­ti­na. Pa­sea­ron con él des­de Eu­ge­nia “Chi­na” Suá­rez, Su­sa­na Gi­mé­nez, Hum­ber­to Tor­to- ne­se, Cri­sMo­re­na a Die­goMa­ra­do­na. Ade­más, tu­vo in­vi­ta­dos es­pe­cia­les e in­ter­na­cio­na­les en va­rias opor­tu­ni­da­des: Ro­ger Wa­ters en Ro­ma o Ba­rack Oba­ma en Ma­drid son al­gu­nos ejem­plos. A la edi­ción 2018 su­mó a Mir­ko, su hi­jo y un coan­fi­trión muy im­por­tan­te que ter­mi­nó por con­ver­tir­se en el be­bé que más paí­ses vi­si­tó, se­gún Guin­ness.

La fá­cil in­ter­ac­ción con las es­tre­llas, esas a las que mi­llo­nes per­si­guen, es al­go que tam­bién se le da bien a Mar­ley, que ya en los 90 ha­bía en­tre­vis­ta­do a Ma­don­na, Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger o a Luis Mi­guel y que en una fies­ta deMi­sión im­po­si­ble se la pa­só ha­blan­do con Ca­me­ron Díaz. En una en­tre­vis­ta con Cla­rín, con­tó que par­te de esa char­la fue “chus­mear” so­bre la di­fe­ren­cia de al­tu­ra en­tre Tom Crui­se y Ni­co­le Kid­man, por aquel en­ton­ces es­po­sos. “Yo so­ña­ba con co­no­cer y ha­blar con ca­da una de las es­tre­llas que es­ta­ban en el set y pre­gun­tar­les de to­do”, es­cri­bió el con­duc­tor en la bio­gra­fía de su web: lo cum­plió.

Pe­ro pa­ra lle­gar a to­do es­to, Mar­ley, tu­vo que trans­for­mar lo ma­lo en hu­mor, en par­ti­cu­lar su tor­pe­za, de la que sue­le reír­se en sus re­des so­cia­les. Así lo di­jo en una en­tre­vis­ta con Cla­rín, en 2013, don­de de­jó de la­do su per­so­na­je pa­ra pro­fun­di­zar en el chi­co del que to­dos se reían y apren­dió a reír­se de sí mis­mo. “En­con­tré el úni­co lu­gar que ha­bía pa­ra la ven­gan­za, la te­le”, ex­pre­só.

En la te­le, Mar­ley cons­tru­yó su im­pe­rio co­mo con­duc­tor, siem­pre al fren­te, y con más de 40 pro­gra­mas en su ha­ber. “Siem­pre es­toy pen­san­do en el si­guien­te pro­gra­ma. Mi­ro lo que pa­sa en la te­le del mun­do y es­tu­dio los nú­me­ros pa­ra ver a dón­de con­vie­ne ir”, con­tó. Y aun­que ven­de la ima­gen del “ton­to”, los pro­duc­to­res que tra­ba­jan con él han di­cho: “No es nin­gún ton­to pa­ra ne­go­ciar”.

Si de pla­near fu­tu­ro se tra­ta, el co­mu­ni­ca­dor lo sa­be bien. Ade­más de co­no­cer des­de ni­ño su vo­ca­ción, el ar­gen­tino te­nía cla­ro que que­ría ser pa­dre. “Es la de­ci­sión más fuer­te y el cam­bio más drás­ti­co y fe­liz de mi vi­da. Sen­tí que era el mo­men­to”, con­tó el año pa­sa­do en In­tru­sos. Aun­que es­tu­vo mu­chas ve­ces en pa­re­ja y des­pués de in­ves­ti­gar por 20 años, de­ci­dió que era al­go que te­nía que ha­cer so­lo, y aun­que cos­tó, lo lo­gró. A los 47 años, el 27 de oc­tu­bre de 2017, Mar­ley lle­nó su cu­rri­cu­lum de vi­da con el pun­to más im­por­tan­te: fue pa­pá deMir­ko.

“YO NO AC­TÚO, LO QUE SE VE EN LA TV SOY EN CA­SA”, DI­CE

LLE­VA MÁS DE 40 PRO­GRA­MAS Y YA PIEN­SA EN EL PRÓ­XI­MO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.