El desafío de acep­tar­se co­mo uno es

El mo­vi­mien­to glo­bal body po­si­ti­ve, cuer­po en po­si­ti­vo, sur­gió co­mo una ma­ne­ra de vol­ver a po­ner acen­to en vi­si­bi­li­zar lo que es nor­mal y, a la vez, nor­ma­li­zar­lo.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - TENDENCIAS -

Un po­zo de ce­lu­li­tis en pri­mer plano; las es­trías que apa­re­cen du­ran­te y des­pués del em­ba­ra­zo y que se mues­tran con or­gu­llo co­mo si fue­ran la prue­ba irre­fu­ta­ble de que ese cuer­po al­ber­gó una vi­da. De pron­to, los gra­nos, las pe­cas, las man­chas, las oje­ras, las arru­gas y de­más im­per­fec­cio­nes sa­len del os­tra­cis­mo y se mues­tran sin pu­dor en las re­des so­cia­les pa­ra ha­cer vi­si­ble aque­llo que des­de siem­pre tan­to nos em­pe­ña­mos en ocul­tar o com­ba­tir en el gim­na­sio o en el cen­tro de es­té­ti­ca y con fil­tros y pho­tos­hop.

De la mano de mu­chas fa­mo­sas que se can­sa­ron de apa­re­cer co­mo mo­nu­men­tos a la per­fec­ción, el mo­vi­mien­to glo­bal body po­si­ti­ve (cuer­po en po­si­ti­vo) sur­gió co­mo una ma­ne­ra de vol­ver a po­ner acen­to en el cuer­po real. De vi­si­bi­li­zar lo que es nor­mal y, al­mis­mo tiem­po, nor­ma­li­zar­lo.

En Ar­gen­ti­na Sharon Hay­wood le po­ne el cuer­po a la cau­sa des­de An­yBody Ar­gen­ti­na, ONG des­de don­de pro­mue­ven la di­ver­si­dad cor­po­ral. La fun­da­do­ra y di­rec­to­ra de la ins­ti­tu­ción sos­tie­ne que es­ta trans­for­ma­ción es­tá em­pe­zan­do. Cuan­do Hay­wood lle­gó des­de To­ron­to, ha­ce ya 15 años, una de las pri­me­ras co­sas que le lla­ma­ron la aten­ción fue el cul­to a la es­té­ti­ca.

“Ob­ser­vé que ha­bía una uni­for­mi­dad en las mu­je­res. Fue cho­can­te ver tan­tas mu­je­res pa­re­ci­das, ar­ma­das, ope­ra­das, con bo­tox, te­ñi­das de ru­bio. Si lo quie­ren ha­cer, es­tá bien. Pe­ro lo que es­tá mal es que se sien­tan obli­ga­das a ha­cer tan­tas co­sas pa­ra ver­se bien con tal de cum­plir con un al­tí­si­mo es­tán­dar de be­lle­za que no es el real”, di­ce la ac­ti­vis­ta.

Pe­ro se­gún Hay­wood, es­to es­tá cam­bian­do. “Hay una glo­ri­fi­ca­ción a la mu­jer fla­ca y pa­ra no­so­tros to­dos los cuer­pos son vá­li­dos. Mu­chas es­tán em­pe­zan­do a cues­tio­nar las co­sas que acep­ta­mos co­mo nor­ma­les. ¿Es nor­mal po­ner­se bó­tox, es nor­mal vi­vir a die­ta to­do el tiem­po? No. La mu­jer es­tá reac­cio­nan­do. La gen­te quie­re amar sus cuer­pos, pe­ro con to­das las pre­sio­nes de la in­dus­tria de la mo­da y de la be­lle­za, es una lu­cha de­sigual. Es un desafío enor­me amar el cuer­po pro­pio. In­clu­so a mí me cues­ta, ten­go mis días ma­los a pe­sar de que fui sa­nan­do con el ac­ti­vis­mo. Es un pro­ce­so len­to. Por su­pues­to ten­go com­ple­jos, pe­ro tra­to de no ali­men­tar­los”, di­ce.

Aun­que no es­ta­ba al tan­to de la ten­den­cia body po­si­ti­ve, po­dría de­cir­se que la ar­qui­tec­ta Ga­brie­la Mar­che­se en­ca­ja den­tro de es­ta ten­den­cia. En sus 54 años ase­gu­ra que ja­más se hi­zo nin­gún pro­ce­di­mien­to es­té­ti­co. “Lo úni­co que hi­ce y que me ha­go es una lim­pie­za de cu­tis y na­da más. Ni si­quie­ra me ani­mo a la pun­ta de dia­man­te”, cuen­ta y ad­mi­te que siem­pre fue par­ti­da­ria de la be­lle­za na­tu­ral. “Re­cuer­do que cuan­do em­pe­zó lo de las ci­ru­gías es­té­ti­cas, me ho­rro­ri­cé. Ten­go ami­gas que se apli­can bó­tox y áci­do hia­lu­ró­ni­co en la ca­ra, y la ver- dad es que yo no lo ha­go por­que no me gus­ta, me pa­re­ce muy in­va­si­vo, me da mie­do. Y ade­más es­toy con­ven­ci­da de que lo im­por­tan­te pa­sa por otro la­do, no si te­nés ce­lu­li­tis, arru­gas o unos ki­los de más”, re­fle­xio­na Ga­brie­la, que ase­gu­ra que hay una so­bre­va­lo­ra­ción de la be­lle­za.

“Creo que es­ta­mos muy pen­dien­tes de la ima­gen, me pa­re­ce ne­ce­sa­rio re­la­jar un po­co, qui­tar pre­sión so­bre to­do a las más jó­ve­nes”. En es­te sen­ti­do, Ga­brie­la in­ten­ta que su hi­ja tam­po­co se ob­se­sio­ne con el fí­si­co. “Ella es chi­ca y ob­via­men­te le im­por­ta el pe­so. Des­de mi lu­gar de ma­má tra­to de trans­mi­tir­le que co­ma sano y que ha­ga ac­ti­vi­dad fí­si­ca, y con eso es su­fi­cien­te pa­ra sen­tir­se bien. Pe­ro hay al­go que so­lo te lo da la ma­du­rez. Con la edad apren­dés, los años te en­se­ñan a acep­tar­te co­mo sos”, sos­tie­ne la ar­qui­tec­ta.

Por su par­te, la psi­có­lo­ga y es­cri­to­ra Bea­triz Gold­berg, au­to­ra, en­tre otros li­bros, de No es­toy con­for­me con mi cuer­po ¿qué ha­go?, ha­bla de la ne­ce­si­dad de ami­gar­se con nues­tra ima­gen. “Veo un cam­bio. Mu­chas fa­mo­sas que se mues­tran sin ma­qui­lla­je, sin pho­tos­hop. Es una ten­den­cia que ba­ja un men­sa­je pa­ra los de­más. Pa­sa­ron de la per­fec­ción del 90-6090 a mos­trar­se al na­tu­ral, con im­per­fec­cio­nes. Creo que la pre­sión es mu­cha y que al­gu­nas sim­ple­men­te se can­sa­ron y em­pe­za­ron el ca­mino de la acep­ta­ción. Y es­to no im­pli­ca de­ja­dez, si­no­mi­rar­se des­de otro lu­gar más ama­ble y ver que to­das te­ne­mos pun­tos al­tos pa­ra re­sal­tar. Cuan­do se po­ne el acen­to en lo ne­ga­ti­vo, en lo que no nos gus­ta, se vi­ve en un es­ta­do de frus­tra­ción y va­cío per­ma­nen­te”, ad­vier­te la es­pe­cia­lis­ta. *La Na­ción/GDA

HAY UN CAM­BIO EN­TRE LAS FA­MO­SAS DE LA RE­GIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.