Me­mo­rias del in­cons­cien­te

Des­de la cien­cia di­cen que la gran ma­yo­ría de los sue­ños tien­den a ol­vi­dar­se. Sin em­bar­go, hay quie­nes lo­gran re­te­ner los de­ta­lles de lo que ex­pe­ri­men­ta­ron mien­tras dor­mían.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - PORTADA - RO­SA­LÍA SOU­ZA

Fue des­pués de ver Ju­man­ji por pri­me­ra vez, en los 90. Be­lén, que aho­ra tie­ne 28 años, so­ñó que las plan­tas de la pe­lí­cu­la la que­rían atra­par. Co­rría de­ses­pe­ra­da­men­te y las en­re­da­de­ras sa­lían de to­das par­tes. Aun­que el tiem­po pue­de ha­ber de­ja­do sus ma­ti­ces, lo des­cri­be co­mo si lo hu­bie­se so­ña­do ayer y has­ta re­me­mo­ra la sen­sa­ción de ex­tra­ñe­za que le de­jó.

Gui­ller­mo (50) di­ce que el sue­ño más le­jano que re­cuer­da es de cuan­do te­nía sie­te años: era de no­che y te­nía que ir a un su­per­mer­ca­do que que­da­ba cer­ca de su co­le­gio. Fren­te al co­mer­cio, ha­bía tres ataú­des, “co­mo ba­rro­cos, con cris­tal arri­ba”, de­ta­lla. Se acer­có y en uno de los ca­jo­nes es­ta­ba su pro­fe­so­ra de bio­lo­gía. Lo so­ñó por va­rios días y esas imá­ge­nes re­apa­re­cie­ron cons­tan­te­men­te en sus pen­sa­mien­tos du­ran­te la ni­ñez.

Tan­to Be­lén co­mo Gui­ller­mo tie­nen eso en co­mún: evo­can sus sue­ños con cla­ri­dad, pue­den con­tar­los al de­ta­lles y les su­ce­de des­de que son ni­ños. Se­gún Pe­dro Bus­te­lo, psi­quia­tra y di­rec­tor de la Fun­da­ción Ca­za­ba­jo­nes, eso ha­bla “de bue­na sa­lud ce­re­bral, de un sue­ño re­pa­ra­dor y un ce­re­bro que cum­ple bien sus fun­cio­nes más im­por­tan­tes”.

Por su par­te, Pa­blo Tor­te­ro­lo, doc­tor y pro­fe­sor ad­jun­to del La­bo­ra­to­rio de Neu­ro­bio­lo­gía Del Sue­ño de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na, ex­pli­ca que la ten­den­cia es ol­vi­dar lo que se sue­ña: “El ce­re­bro no es­tá di­se­ña­do pa­ra re­cor­dar­lo, por­que to­dos los sis­te­mas que tie­nen que ver con la con­so­li­da­ción de la me­mo­ria de lo que su­ce­de en el mo­men­to no es­tán fun­cio­nan­do”. Aun­que, aña­de, tam­bién de­pen­de de ca­da per­so­na, de la in­ten­si­dad del sue­ño y del in­te­rés es­pe­cial por re­cor­dar o no.

Ca­so con­tra­rio es el de las per­so­nas que di­cen no te­ner sue­ños (hay es­tu­dios que de­mues­tran que siem­pre se sue­ña). Juan (35) cuen­ta que nun­ca pu­do re­me­mo­rar uno, que in­clu­so vi­si­tó una psi­có­lo­ga por al­gún tiem­po y tra­tó de ha­cer el ejer­ci­cio, sin suer­te. Agus­ti­na ( 23) tie­ne se­gui­do la sen­sa­ción de ha­ber so­ña­do, pe­ro no lo­gra re­cor­dar, sal­vo al­gu­nas ve­ces, que pue­de vi­sua­li­zar al­gu­na ima­gen o al­gu­na per­so­na. Des­de la neu­ro­bio­lo- gía, Tor­te­ro­lo res­pon­de que no hay por qué preo­cu­par­se: “Vi­vir los sue­ños es im­por­tan­te pa­ra la sa­lud de las per­so­nas, pe­ro pa­ra el ce­re­bro no es fun­da­men­tal re­cor­dar­los. Por eso el 99% de los sue­ños, tien­de a ol­vi­dar­se”.

El en­sue­ño (co­mo lo lla­ma la cien­cia) es un es­ta­do cog­ni­ti­vo que ocu­rre, ma­yo­ri­ta­ria­men­te, en lo que se co­no­ce co­mo sue­ño REM o MOR (Mo­vi­mien­tos Ocu­la­res Rá­pi­dos). Lo co­mún es des­per­tar des­de ese es­ta­do, por eso las imá­ge­nes oní­ri­cas es­tán la­ten­tes. Por lo con­tra­rio, la sen­sa­ción de no ha­ber so­ña­do ocu­rre cuan­do al­guien des­pier­ta en otra eta­pa del sue­ño y que tie­ne dis­tin­tas ca­pas de pro­fun­di­dad. “Du­ran­te el sue­ño len­to pro­fun­do, que se cla­si­fi­ca co­mo N3, si a uno lo des­pier­tan, se sien­te me­dio per­di­do, no sa­be dón­de es­tá y no cree es­tar so­ñan­do en ese mo­men­to”, re­la­ta el do­cen­te.

Otra ra­zón pa­ra “no so­ñar”, se­gún Bus­te­lo, es el uso de tran­qui­li­zan­tes, “so­bre to­do los que ter­mi­nan en ‘pam’”, que se usan mu­cho pa­ra con­tro­lar la an­sie­dad y los ata­ques de pá­ni­co; tien­den a in­hi­bir el sue­ño REM.

Pe­ro in­clu­so pa­ra los ca­sos de aque­llos que re­cuer­dan y na­rran, Tor­te­ro­lo ex­pli­ca que lo que se pue­de traer con fa­ci­li­dad a la vi­gi­lia es tan so­lo una pe­que­ña par­te de to­da la ac­ti­vi­dad oní­ri­ca de la no­che. Del sue­ño REM, que du­ra apro­xi­ma­da­men­te dos ho­ras (pa­ra ocho ho­ras de dor­mir y re­par­ti­das en ci­clos de 20 a 30 mi­nu­tos), se re­cuer­dan los úl­ti­mos mi­nu­tos.

Tor­te­ro­lo agre­ga que una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de las per­so­nas que re­cuer­dan, es te­ner el sue­ño frag­men­ta­do, y “si to­das esas ve­ces des­pier­tan del REM, re­cuer­dan más to­da­vía”. Hay ex­cep­cio­nes que de­pen­den de los com­po­nen­tes ge­né­ti­cos de ca­da per­so­na.

EL USO DE CAL­MAN­TES TIEN­DE A IN­HI­BIR EL SUE­ÑO REM, DI­CE BUS­TE­LO

CAM­BIO. Fran­cis­co (28) es uru­gua­yo, vi­vió en Mon­te­vi­deo to­da su vi­da y nun­ca pu­do so­ñar. Ha­ce un mes y me­dio se mu­dó al su­res­te de Fran­cia, des­de en­ton­ces, sue­ña. Se­gún Bus­te­lo, la lu­mi­no­si­dad de los lu­ga­res afec­ta ese es­ta­do cog­ni­ti­vo. “En ciu­da­des con mu­cha luz hay ta­sas de de­pre­sión muy ba­jas: me­jo­ra el es­ta­do de áni­mo, me­jo­ra el fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro y eso pue­de ex­pli­car que ha­ya em­pe­za­do a so­ñar”.

Be­lén, por ejem­plo, vi­vió dos me­ses en una ca­sa a la que no en­tra­ba mu­cha luz y du­ran­te ese tiem­po no re­cor­dó sus sue­ños, “por lo me­nos no al ni­vel de siem­pre”. So­bre es­tos cam­bios, Tor­te­ro­lo agre­ga que tam­bién es co­mún que cuan­do al­guien se to­ma va­ca­cio­nes, recuerde más. Tie­ne que ver con que “hay más tran­qui­li­dad, la per­so­na es­tá más re­la­ja­da, duer­me más tiem­po y au­men­ta el sue­ño REM. A ve­ces has­ta en­tra y sa­le de un mis­mo sue­ño va­rias ve­ces”.

EN TE­RA­PIA. Jor­ge Ba­fi­co, psi­coa­na­lis­ta, re­to­ma a Freud pa­ra ha­blar de la im­por­tan­cia de re­cor­dar los sue­ños a ni­vel psi­co­ló­gi­co. Los sue­ños, de­cía el aus­tría­co, sir­ven pa­ra co­mu­ni­car to­do aque­llo que la con­cien­cia no pue­de acep­tar. Con es­ta in­ten­ción, des­de ha­ce dos me­ses, Anas­ta­sia (25) tra­ta en sus se­sio­nes con la psi­có­lo­ga to­do aque­llo que re­cuer­da de su ac­ti­vi­dad oní­ri­ca. “Creo que ella vio que no iba a con­tar mu­cho y em­pe­zó a pre­gun­tar­me por ahí”, di­ce.

Anas­ta­sia no siem­pre re­cuer­da lo que sue­ña. Al­gu­nas ve­ces los re­cuer­da has­ta al de­ta­lle, y otras son so­lo sen­sa­cio­nes. Pe­ro los que com­par­te en te­ra­pia son aque­llos sue­ños que la mar­can. Cree que es­ta ini­cia­ti­va le sir­ve pa­ra dar­se cuen­ta de vi­ven­cias que en el día a día pue­den pa­sar­le des­aper­ci­bi­das pe­ro que la afec­tan y es­tán en su sub­cons­cien­te y la ayu­da a co­no­cer­se más.

No so­lo des­de el psi­coa­ná­li­sis se tra­ba­ja con los sue­ños. En ca­sos ais­la­dos, en los que el pa­cien­te po­ne hin­ca­pié en lo que sue­ña o tie­ne al­gu­nos sue­ños re­cu­rren­tes, la te­ra­pia cog­ni­ti­va-con­duc­tual tam­bién pue­de usar­los. In­clu­so se rea­li­zan ejer­ci­cios pa­ra que, si no los re­cuer­dan pue­dan ha­cer­lo. Ro­bert Stick­gold, un pro­fe­sor ad­jun­to de Psi­quia­tría en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de Har­vard, le di­jo a The New York Ti­mes que re­pe­tir la fra­se “re­cor­da­ré mis sue­ños” an­tes de dor­mir, pue­de ayu­dar a que su­ce­da.

Gui­ller­mo no va a te­ra­pia, pe­ro des­de la ado­les­cen­cia co­men­ta sus sue­ños con ami­gos y tra­ta de atar ca­bos. Ade­más, les po­ne tí­tu­los pa­ra no ol­vi­dar­los. So­bre aquel sue­ño de los sie­te años, en­ten­dió que se de­bía a la ad­mi­ra­ción por su pro­fe­so­ra: “Era dul­ce, te­nía mu­cha sa­bi­du­ría y ha­bla­ba de bio­lo­gía, que era to­do un mun­do pa­ra mí”. Ade­más, en la bio­lo­gía se ha­bla­ba de la muer­te y ese sue­ño, aun­que no le dio mie­do, fue su pri­mer con­tac­to con la te­má­ti­ca. Pa­ra él, los sue­ños “son re­ve­la­cio­nes, fun­cio­na­les, ope­ra­ti­vos”. Tam­bién lo ayu­dan a co­no­cer­se y le han per­mi­ti­do ex­pe­ri­men­tar co­sas que no pu­do vi­vir en la reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.