La Ri­vie­ra az­te­ca

La Ri­vie­ra Ma­ya tie­ne los des­ti­nos tu­rís­ti­cos más atrac­ti­vos de Mé­xi­co. Aquí tres op­cio­nes di­fe­ren­tes pa­ra vi­si­tar­la y acer­car­se a sus pla­yas y la cul­tu­ra in­dí­ge­na.

El Pais (Uruguay) - Revista domingo - - PORTADA - SO­LE­DAD GA­GO

To­do es ce­les­te, blan­co y ver­de. So­bre to­do ver­de y so­bre to­do ce­les­te. To­do es na­tu­ra­le­za y tu­ris­mo y tu­ris­tas. To­do es­tá pen­sa­do pa­ra que quie­nes vi­si­ten el lu­gar (o los lu­ga­res), se va­yan que­rien­do vol­ver. Es que la Ri­vie­ra Ma­ya es la zo­na de Mé­xi­co que ubi­ca­da en el es­ta­do de Quin­ta­na Roo, cuen­ta con las me­jo­res pla­yas de la cos­ta. Con una ex­ten­sión de 120 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud, re­co­rre to­do el li­to­ral, des­de la lo­ca­li­dad de Is­la Blan­ca, al Nor­te, y la de Pun­ta Allen, al Sur.

Are­nas blan­cas y fi­nas, aguas tur­que­sas, ti­bias y trans­pa­ren­tes, co­ra­les, na­tu­ra­le­za en es­ta­do pu­ro, sal­va­je. Pe­ro tam­bién, zo­nas ar­queo­ló­gi­cas, sel­vas, is­las, ce­no­tes, cen­tros co­mer­cia­les, res­tau­ran­tes de lo más va­ria­dos y del más al­to ni­vel y hos­pe­da­jes pa­ra to­dos los gus­tos: des­de ho­te­les all in­clu­si­ve (re­co­men­da­dos so­bre to­do si lo que se bus­ca es la tran­qui­li­dad, ver apar­te) has­ta hos­te­les de to­do ti­po de pre­cio, ex­pe­rien­cias con lo­ca­les, co­mi­da me­xi­ca­na a ca­da pa­so (eso sí, siem­pre ad­vier­ten qué es lo pi­can­te).

Aun­que pa­ra es­cri­bir la ex­pe­rien­cia de un via­je nun­ca al­can­zan las pa­la­bras, es­tas son tres op­cio­nes di­fe­ren­tes pa­ra re­co­rrer dis­tin­tas zo­nas y po­der co­no­cer un po­co más de cer­ca uno de los me­jo­res des­ti­nos del ca­ri­be me­xi­cano: la Ri­vie­ra Ma­ya, sus pla­yas, su gen­te, sus cos­tum­bres y tam­bién, cla­ro, sus raí­ces in­dí­ge­nas.

EL CIE­LO. La is­la Co­zu­mel es to­do y exac­ta­men­te lo que al­guien ima­gi­na cuan­do pien­sa en una pla­ya pa­ra­di­sía­ca.

Con 76 ki­ló­me­tro de lar­go y 14 de an­cho, es una de las me­jo­res pla­yas del ca­ri­be pa­ra los fa­ná­ti­cos del snor­kel y el bu­ceo, ade­más de que tie­ne una de las ba­rre­ras de arre­ci­fes más co­no­ci­das a ni­vel mun­dial.

En la is­la, que es­tá “en fren­te” a Pla­ya del Car­men y se em­pe­zó a po­blar a par­tir de la dé­ca­da del 70, vi­ven apro­xi­ma­da­men­te 120 mil per­so­nas, que, en su ma­yo­ría, se de­di­can al tu­ris­mo. Es que los tu­ris­tas que lle­ga­mos allí ne­ce­si­ta­mos que al­guien nos re­ci­ba y nos ba­je a tie­rra, nos ex­pli­que, nos cuen­te y nos mues­tre pa­ra po­der en­ten­der có­mo es que aque­llo se man­tie­ne ca­si in­tac­to, có­mo es que ese lu­gar pa­re­ce ca­si co­mo sa­ca­do de al­gún pun­to del glo­bo que nos es inac­ce­si­ble.

La for­ma más sen­ci­lla y eco­nó­mi­ca de lle­gar a la is­la es a tra­vés de los ferrys que sa­len ca­da una ho­ra des­de Pla­ya del Car­men; el pri­me­ro sa­le a las seis de la ma­ña­na y el úl­ti­mo en sa­lir des­de Co­zu­mel es a las diez de la no­che; el via­je du­ra apro­xi­ma­da­men­te una ho­ra.

Las ac­ti­vi­da­des pa­ra ha­cer en la is­la son va­rias, de­ma­sia­das, y, si se va por el día, con­vie­ne ad­mi­nis­trar el tiem­po y ele­gir bien qué ha­cer. Co­mo con­se­jo, la vi­si­ta al Par­que Na­tu­ral Chan­ka­naab, que re­ci­be su nom­bre por una la­gu­na, es un pa­seo que no pue­de fal­tar. Es ideal pa­ra ha­cer snor­kel ( don­de se pue­den apre­ciar, ade­más de la na­tu­ra­le­za, las es­cul­tu­ras sub­te­rrá­neas del Cris­to y una vir­gen) y te­ner un al­muer­zo con co­mi­da me­xi­ca­na, pal­me­ras, are­na blan­ca ymar.

Pe­ro, si es­tá en Co­zu­mel, por fa­vor, no se va­ya sin co­no­cer El Cie­lo. No es una me­tá­fo­ra pe­ro po­dría apli­car co­mo si lo fue­se. El Cie­lo es el nom­bre que re­ci­be una de las pla­yas de la is­la. No so­lo por­que aquel ban­co de are­na blan­ca pa­re­cie­ra no per­te­ne­cer a la Tie­rra, sino por­que es el si­tio ideal pa­ra ver es­tre­llas de mar. Pa­ra lle­gar, sí o sí se re­quie­re de con­tra­tar el pa­seo, o de lo con­tra­rio, un vehícu­lo (ships, au­tos, mo­tos) que al­qui­lan en la is­la pa­ra po­der ac­ce­der a la pla­ya. Una vez allí, se pue­de dis­fru­tar de una de las aguas más cris­ta­li­nas y ti­bias de to­da la is­la, a la vez que se pue­de dis­fru­tar de tra­gos y pla­tos tí­pi­cos en res­tau­ran­tes que es­tán en la pla­ya. Co­zu­mel tam­bién tie­ne un fa­ro, al que, si le que­da tiem­po, suba. Des­de allí se tie­ne una vis­ta ma­ra­vi­llo­sa de gran par­te de la is­la.

AR­QUEO­LO­GÍA. A 90 ki­ló­me­tros al Es­te de Chi­chén It­zá y a 40 de Tu­lúm, hay un te­so­ro que a ve­ces, en­tre tan­ta gran­de­za de lo que lo ro­dea, que­da chi­qui­to, ca­si des­aper­ci­bi­do. Sin em­bar­go, allí se en­cuen­tra uno de los tem­plos ma­yas más gran­des de la zo­na, y el úni­co, ade­más, al que se pue­de su­bir. La zo­na ar­queo­ló­gi­ca de Co­bá, a ca­si tres ho­ras de Can­cún, tie­ne una su­per­fi­cie de unos 70 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, es­tá pró­xi­ma a va­rios la­gos de co­lor que le dan su nom­bre y es la que me­nos se ha in­ves­ti­ga­do y res­tau­ra­do de to­da la zo­na. Ro­dea­da por sel­va, quie­nes tra­ba­jan allí es­ti­man que, jus­ta­men­te por los bos­ques, aún que­dan ocul­tas va­rias es­cul­tu­ras. Se es­ti­ma que en to­tal hay 6.500 es­cul­tu­ras en el área.

A Co­bá se pue­de in­gre­sar to­dos los días de en­tre las 8.00 y las 18.00 ho­ras (hay que pa­gar una en­tra­da de 70 pe­sos me­xi­ca­nos por per­so­na, que son apro­xi­ma­da­men­te 3, 50 dó­la­res). Con­vie­ne ir de ma­ña­na tem­prano o por la tar­de, por­que el ca­lor es in­ten­so y hay mu­cho por ca­mi­nar, re­co­rrer y su­bir.

En­tre el 200 y el 800 des­pués de Cris­to Co­bá fue una de las ma­yo­res me­tró­po­lis del mun­do ma­ya, has­ta que su gran ri­val, Chi­chén It­zá, ex­ten­dió su do­mi­nio.

Pa­ra re­co­rrer­la, aun­que se pue­de ha­cer por cuen­ta pro­pia, con­vie­ne con­tra­tar un guía pa­ra no per­der­se de­ta­lles. La zo­na es­tá di­vi­di­da en tres gru­pos por épo­cas. A la pri­me­ra que se lle­ga, (des­pués de ha­cer una par­te del ca­mino en bi­ci­cle­ta) es a la pi­rá­mi­de que los lu­ga­re­ños lla­man “La Igle­sia”, un edi­fi­cio de 25 me­tros de al­tu­ra, que es­tá un po­co ve­ni­do a me­nos por el efec­to de la na­tu­ra­le­za so­bre ella.

Lue­go, se pue­de ver una “can­cha” del jue­go de pe­lo­ta ma­ya. Y acá, hay que pres­tar­le aten­ción a la ex­pli­ca­ción del guía, ya que ese jue­go era, pa­ra ellos, una suer­te de ri­tual: se rea­li­za­ba una vez al año y el ca­pi­tán del equi­po que ga­na­ba el jue­go era sa­cri­fi­ca­do. Aun­que pa­rez­ca ab­sur­do, tie­ne una ex­pli­ca­ción: pa­ra los ma­yas, las mu­je­res eran dio­sas, su­pe­rio­res a los hom­bres, por­que eran las úni­cas ca­pa­ces de dar vi­da. De es­ta for­ma, la úni­ca ma­ne­ra que un hom­bre po­día ser su­pe­rior, era mu­rien­do pa­ra con­ver­tir­se en una dei­dad.

El si­guien­te es uno de los gru­pos más im­por­tan­tes de cons­truc­cio­nes ma­yas, en­tre los que se en­cuen­tra una de las pi­rá­mi­des más al­tas de to­da la zo­na. Con 42 me­tros de al­tu­ra y 120 es­ca­lo­nes, la Noho­chMul do­mi­na el pai­sa­je del lu­gar y, ade­más, es a la úni­ca de to­da la zo­na ma­ya a la que se pue­de su­bir. Y, aun­que pa­ra­dos de­ba­jo de ella pa­re­ce de­ma­sia­do al­ta co­mo pa­ra po­der su­bir­la, su as­cen­so va­le la pe­na. La vis­ta que se tie­ne des­de allí de to­da la sel­va es real­men­te úni­ca.

A cin­co ki­ló­me­tros de las rui­nas de Co­bá, se en­cuen­tra la co­mu­ni­dad ma­ya de Ahao­chooc, que es­tá for­ma­da por cua­tro fa­mi­lias y, si se con­tra­ta por ex­cur­sión, se pue­de ir a co­no­cer có­mo vi­ven, y sus cos­tum­bres. Allí, un miem­bro de la co­mu­ni­dad ( Ja­cin­to, en es­te ca­so) re­ci­be a los tu­ris­tas, re­co­rre las ca­sas de ca­da fa­mi­lia, fa­bri­ca­das to­das con ma­de­ras que re­co­gen en el lu­gar y cor­tan du­ran­te la lu­na lle­na pa­ra que du­ren en­tre 20 y 25 años, y pal­ma pa­ra en el te­cho, que cam­bian ca­da cua­tro años.

En la zo­na, ade­más, es­tá el ce­no­te Mul­tum Ha, que se pue­de vi­si­tar. Y, dar­se un cha­pu­zón 18 me­tros por de­ba­jo de la tie­rra, es una ex­pe­rien­cia que hay que vi­vir pa­ra que el re­co­rri­do por Co­bá sea com­ple­to.

CO­ZU­MEL TIE­NE UNA DE LAS BA­RRE­RAS DE ARRE­CI­FES MÁS CO­NO­CI­DAS DEL MUN­DO Y ES IDEAL PA­RA BU­CEAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.